webislam

Miercoles 19 Febrero 2020 | Al-Arbia 24 Jumada al-Zani 1441
819 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=15723

La cultura de la otra orilla del Estrecho

El imam de la comunidad musulmana en Jerez desmonta estereotipos y se pronuncia sobre el atentado del 11-M, lo más repugnante que hemos vivido. El terrorismo no es el Islam

13/04/2010 - Autor: María Valero - Fuente: Diario de Jerez
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

En la imagen, el imam junto a un pasaje del Corán. (Foto de Miguel Ángel González).
En la imagen, el imam junto a un pasaje del Corán. (Foto de Miguel Ángel González).

Mariam es una bonita niña de 11 años que pasa las horas escuchando música y viendo los capítulos de la conocida serie que ha revolucionado la vida de los más pequeños, ‘Patito feo’. Su comida favorita son los macarrones con queso, de mayor quiere ser notaria y su cuarto está lleno de póster de la citada producción latinoamericana, de caras de los ‘Jonas Brother’ y demás artistas que forran las carpetas del colegio. Esta descripción puede responder a cualquier niña de hoy día, pero a veces Mariam se siente señalada por sus apellidos, Khaldi Carles.

Sus padres, Ahmed y Patricia nos abren las puertas de su casa para desmontar los estereotipos de la comunidad musulmana. En su salón son patentes los símbolos árabes y en la mesa ya tienen preparado un rico té y unas pastas de almendra, “hechas por mi hermana”, resalta Ahmed. Esta familia mezcla en sus habitaciones dos culturas, la árabe y la occidental, allí conviven con las tradiciones de uno y otro lado de la orilla, porque “lo importante es el respeto y la integración”, declara el padre, mientras llama al pequeño de la casa, Ismael-Ahmed, un niño de 10 años que adora al futbolista Leo Messi y juega a la Play Station.

Ahmed nació en Casablanca y llegó a España en 1990. No vino a buscar trabajo, sino como una parada ‘técnica’ para alcanzar su “sueño”, vivir en Australia. Por diferentes circunstancias se quedó en Andalucía por un tiempo, pasando por varias ciudades como Almería, Jaén y Málaga hasta llegar a Jerez. Aquí llamó a la puerta de una asociación que empezaba a dar sus primeros pasos, Ceain, donde encontró a la que hoy es su mujer, Patricia Carles Gassín, una jerezana que trabajaba como voluntaria dando clases de español a los inmigrantes en la asociación. “Y ya me quedé en Jerez, pero seguro que haré un viaje a Australia, aunque sea por placer”, declara entre risas. Desde el primer día que pisó la ciudad no encontró rechazo, pero reconoce que hay “miedo” hacia las personas inmigrantes, “son muchas las cosas que salen por la televisión, se lee en las novelas, en la prensa, que no son ciertas y la gente cree que todos los musulmanes somos iguales que esos personajes”. Creen que hay miedo a lo desconocido, a lo extraño, y esos prejuicios están fundados en los comentarios de aquellos que hablan sin conocer. “En mi casa no hubo problemas porque empezara a salir con Ahmed, mi familia es muy abierta. Pero sí que hubo compañeros del trabajo de mi padre que le decían que cómo su hija salía con un musulmán”, reconoce Patricia.

A pesar de estas barreras, el imam de la comunidad en Jerez, Brahim Allilou, resalta que esta ciudad es “acogedora y solidaria”. Sus discursos en el salón que tienen como ‘mezquita’ están llenos de mensajes de “progresismo y de apertura. Unidad no quiere decir uniformidad, aquí cada uno es dueño de su vida, no hay imposición, sino elección”. Este líder espiritual señala que los españoles son “sabios y no caen en las trampas de las falsas informaciones”, pero lo cierto es que en muchas ocasiones los inmigrantes se encuentran en momentos donde su cultura y sus raíces le señalan con el dedo en la sociedad. “Cuando ocurrió la tragedia del 11-M lo pasamos muy mal, de hecho, hicieron pintadas en la fachada de mi casa insultándome y diciéndome que me iría de nuevo a Casablanca en una caja”, recuerda Ahmed, quien baja también la mirada cuando comenta que a su niña hay compañeros que la insultan por ser ‘mora’. ¿Debe soportar una pequeña estos comentarios? Esta actitud para el imam responde a que hay gente que es “ignorante, pero vivimos juntos desde que el mundo es mundo, hay intercambios de orilla a orilla, pero todavía no nos conocen”.

Para muchos la integración es la asignatura aprobada y para otros la pendiente. Ahmed reconoce que cuando un musulmán llega a España no tiene “la obligación” de quitarse el pañuelo, su atuendo, “pero vivimos en un país que no es el nuestro y por ello, debemos adaptarnos nosotros, tomar lo bueno de ambas culturas porque es una magnífica forma de enriquecerse”. Ya tiene la nacionalidad española y a pesar de que lleva muchos años viviendo en el país su bebida favorita sigue siendo el té, “a pesar de que aquí lo normal cuando llegas a un sitio es tomarse una cerveza o un vino. He tomado muchas costumbres españolas, pero el té es el té”, apunta riéndose Ahmed. Es por ello por lo que este matrimonio intenta cada día enseñar a sus hijos lo bueno de cada cultura, no quieren que se encierren, sino que tengan la oportunidad de conocerlas, vivirlas, disfrutarlas. “Ellos viven, por ejemplo, la Semana Santa, pero también intentamos que vean otras fiestas de Marruecos”, declara Patricia, quien señala que este año han ido por primera vez a la Fiesta del Cordero.

El papel de la mujer en la comunidad es otro de los puntos que el imam quiere desmontar. Películas como ‘Un burka por amor’ provocan que la imagen de las esposas sea de maltratada, sumisa, relegada a un segundo plano, y es aquí donde Brahim respira y dice: “Aunque la gente no lo crea, la sociedad islámica es un matriarcado ‘casi’ encubierto”. Y Patricia lo sabe, “me quedé a cuadros cuando fui a Marruecos, porque las mujeres son las que tienen la voz en la casa y me sorprendió cómo mis cuñadas trataban a sus maridos”. La mujer educa, toma decisiones, administra y participa en la vida social y política, y para el imam una seña de lo citado es que en las universidades el porcentaje de mujeres es mucho mayor que el de hombres. “Esa antigua actitud sumisa no tiene nada que ver con la religión, sino con la sociedad. Cuando hablamos de tradición, de algo pasado, sí había comportamientos muy severos y de ahí que a la mujer no la dejaran respirar, expresarse, pero ahora estamos en el siglo XXI y todas las sociedades cambian, y la musulmana también”, declara Brahim. Uno de los cambios que ayuda a ese renovación es que la ley ahora apoya más a la mujer, “cuando un hombre maltrata a su esposa va a la cárcel y yo me alegro”, señala Ahmed, quien también reconoce que en aldeas y pueblos pequeños “aún puede haber personas que no respetan a sus parejas. Pero, ¿aquí no pasa lo mismo?”. De nuevo, no es cuestión de religión, sino una actitud de la sociedad.

Para una mujer española es inevitable preguntar al imám sobre el velo. El burka que tapa la cabeza de la mujer o el pañuelo sobre el pelo es una espina que duele a muchos. “No es una imposición, es un atuendo que responde al entorno sociocultural de la familia, pero lo elige la mujer”, declara Brahim. A su lado, Hakim Abu Sharif, integrante de la asociación ‘Averroes Ibn Rushd’, confirma lo que dice el imam y apunta que “mi hermana que vive en Francia no llevaba el velo, pero hace unos años decidió que lo quería. Obligar a la mujer a llevarlo no es el Islam, del mismo modo que no podemos obligarlas a que se lo quiten. Eso no es coherente con la libertad de conciencia”. Estas palabras responde a uno de los principios básicos del Islam, ‘La ikraf fi din’, no hay imposición en materia de fe.

“No te preocupes, me puedes preguntar lo que quieras”. “¿Lo que quiera?”. “Sí lo que quieras”. Y llega el momento del terrorismo. Muchos han echado en falta que la comunidad musulmana en España se manifestara en contra de los atentados del 11-M, pero ellos creen que “era lo mejor”. “Cuando vemos a los ‘hombres bombas’ es un paso atrás y nosotros queremos seguir adelante. Ese atentado ha sido una barbaridad, lo más repugnante que ha tenido la comunidad islámica en España, pero nosotros no tenemos nada que ver con los terroristas”, pronuncia por primera vez el imam en Jerez, quien cree que esos actos “nos perjudican, nos hacen daño” de cara a la sociedad”. De forma tajante se desmarcan de estas acciones que en “ningún momento responden a nuestra cultura. El pueblo sabe que son una minoría alocada que no tiene nada que ver con el conjunto de la comunidad”, declara Brahim, quien concluye sentenciando que “el terrorismo no es Islam”.

La comunidad musulmana no quiere carteles que lo identifiquen, “no queremos engañar a nadie ni vender nada. No queremos ser moderados ni retrógrados, ni defensor de esto ni de aquello. Uno puede ser fiel a su religión y al mismo tiempo vivir con su tiempo”, señala Hakim, quien relata que “actualmente se ofrece una imagen del Islam absolutamente antiética y manipulada, cuando millones de musulmanes en Europa conviven perfectamente con la práctica de su fe y el respeto a los valores de la democracia”.

En estas líneas sólo hay pinceladas de una cultura muy rica, no se pretende dar ‘todo lo bueno’ de ella, sólo valorar los cambios y eliminar prejuicios, porque niñas como Mariam, que han nacido en Jerez, tienen que enfrentarse a una discriminación injustificada, a una etiqueta de la que no es dueña. Tras preguntarle a su madre si puede jugar con la amiga, esta jerezana sale del salón de su casa donde sus padres ya han acabado el primer vaso de té. Ahmed coge la tetera y sirve otro mientras su mujer me prepara un táper con unos dulces. Brindamos y me dicen ¡bisme lah!. Pues sí, ¡salud!

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/38616-la_cultura_de_la_otra_orilla_del_estrecho.html