webislam

Miercoles 26 Julio 2017 | Al-Arbia 02 Dhul-Qaadah 1438
912 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=15449

AJMM: Asociación de Jóvenes Musulmanes de Madrid. En memoria de las víctimas: no os olvidamos (2 de 2)

No al terrorismo en nuestro nombre

12/03/2010 - Autor: Salam Adlbi - Fuente: Webislam
  • 2me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

No al terrorismo en nuestro nombre. AJMM
No al terrorismo en nuestro nombre. AJMM

SEGUNDA PARTE (1)

La Asociación de Jóvenes Musulmanes de Madrid surgió como respuesta a los atroces atentados del 11 de marzo del 2004 en Madrid. Esta asociación está constituida por jóvenes españoles, de origen árabe diverso (palestino, sirio, marroquí, argelino y egipcio, entre otros) y musulmanes.

Con este artículo quiero antes que nada renovar nuestro apoyo y solidaridad con las familias de las víctimas así como con todo el pueblo madrileño y español. Por otro lado quiero reiterar nuestro rechazo a cualquier tipo de violencia, sea de individuos, de grupos o de países, como por ejemplo la que ejerce brutalmente Israel contra el pueblo palestino. Además y finalmente, con este artículo, quiero haceros una invitación a conocer de lleno una experiencia original y sin antecedentes en el contexto español de asociacionismo cultural y educativo, presentando un programa de educación no formal para jóvenes que viven entre dos culturas: la española y la árabe-musulmana, con la finalidad de desarrollar la cohesión social, la interculturalidad y la convivencia.

Programa intercultural: en búsqueda de la convivencia y de la cohesión social

Las actividades realizadas por la Asociación de Jóvenes Musulmanes de Madrid se incluyen dentro del marco de la llamada “Educación no formal”.

Consideramos la educación, como la define el pedagogo alemán F. März: tarea y actividad del educador, y por tanto, ayuda exterior ofrecida por una persona adulta y formada (madura) a un niño, joven, adolescente e inmaduro, con el fin de que llegue a ser persona, de que encuentre la salida de su pobreza, de sus limitaciones.

“(…) La educación es como un suceso cuyas características esenciales hay que verlas en que una persona madura ayuda a otra persona en su pobreza esencial; en que esta ayuda se realiza con la intención de llevar al otro hacia su propia responsabilidad; y en dicha ayuda tiene su causa en el amor del educador, en la firme voluntad de indicar al otro el camino para su salvación” (2).

Por ellos los objetivos son los siguientes:

1. Desarrollar y reforzar la autoestima y el espíritu crítico.
2. Desarrollar y reforzar las capacidades de debatir, dialogar y convivir.
3. Mejorar y entrenar las habilidades sociales para una firme y constante cohesión social.

El trabajo de AJMM se ha desarrollado a dos niveles.

El primero, con personas adultas, jóvenes universitarios, organizando encuentros, conferencias y mesas redondas, en las que tanto las intervenciones como los debates se estructuran en base a unos objetivos específicos y prefijados con antelación. Algunos de los temas trabajados son:

1. "La ciencia del pensamiento: estructuración y dirección del mismo".
2. "Una mirada crítica a cerca de la actitud que Occidente adopta frente al mundo árabe-islámico: el Orientalismo tradicional frente al actual".
3. “¿A qué sirve el orientalismo en la actualidad: Choque ó diálogo de civilizaciones?”.
4. "Lengua e identidad: discurso e imagen en la formación de estudiantes de origen musulmán en el sistema educativo español, problemas del aprendizaje y la comunicación".
5. “Los obstáculos y problemas de los jóvenes de segunda generación en Madrid tanto del ámbito familiar como laboral”.
6. "El ejercicio de la autocrítica a través de la mirada del otro".
7. "La situación general del trabajo asociativo-juvenil en Madrid".
8. "La tolerancia, respeto y convivencia".

A pesar de que estas actividades constituían uno de los ejes principales de la asociación, algunos investigadores, las han pasado totalmente por alto a la hora de informar sobre AJMM, dando así una visión sesgada de la misma, ya que se ocultaba y desvirtuaba una parte clave y básica del trabajo de la asociación.

El segundo nivel con el que trabaja AJMM es con chicas y chicos de entre 14 y 17 años. Tiene con ellos encuentros semanales, en los que también se trabaja con objetivos específicos y prefijados. Los temas se eligen conjuntamente entre los monitores y los jóvenes.

Algunos de los temas trabajados son:

1. La relación entre profesores y alumnos: cómo solucionar un conflicto con mi profesor.
2. Mi familia: cómo dialogar con mis padres.
3. El respeto a otras culturas y religiones.
4. La amistad y el compañerismo.
5. Paz, libertad, igualdad y fraternidad.

Estos y otros temas se tratan a través tanto de debates y talleres de trabajo como de sesiones de “vídeo-forum” y excursiones. Algunas de las excursiones llevadas a cabo son:

1. Museo de América.
2. El Palacio de Aranjuez.
3. La Universidad de Salamanca.
4. La Pedriza-Manzanares El Real.

Para concluir

En la primera parte de este artículo he presentado la Asociación de Jóvenes Musulmanes de Madrid a través de una entrevista colectiva realizada a los principales miembros de la misma, así como a partir de la observación directa y participativa (3) en las actividades de la misma, con el objetivo de renovar y reiterar nuestro apoyo a las familias de las víctimas del 11M.

Así, he relatado cómo AJMM surgió como respuesta a los terribles atentados y cómo su primer año de vida consistió en la elaboración del libro: “NIÑOS Y JÓVENES MUSULMANES DE MADRID, NUESTRA CONDOLENCIA Y SOLIDARIDAD POR EL 11-M”, presentado el 11 de marzo de 2005 y reeditado por Casa Árabe, con el título “QUEREMOS LA PAZ”, el 11 de marzo de 2009. Ambos libros fueron presentados como resultado del trabajo colectivo de la comunidad musulmana de Madrid como homenaje a las familias víctimas y para mostrar nuestra solidaridad con ellas.

En la segunda parte he presentado de un modo resumido algunos aspectos del programa intercultural de la asociación, con el cual se ha podido ver que AJMM defiende un enfoque intercultural, en el cual el contacto activo y participativo en y con la sociedad española en la que han nacido y viven estos jóvenes es clave, siendo la base el cumplimiento de sus deberes y el respeto de los derechos de todos y todas (4) y la finalidad, una cohesión social que no se vea amenazada por las diferencias culturales y religiosas.

Por tanto, se puede afirmar que la Asociación de Jóvenes Musulmanes de Madrid se trata de un movimiento social, ya que, retomando los cuatro elementos que el sociólogo A. Melucci (5) describe como características de los movimientos sociales, podemos comprobar que en el nacimiento y desarrollo de esta asociación se encuentran todos ellos:

“1. La definición del grupo social, en cuyo nombre se realizan las acciones; esta definición delimita la identidad colectiva y la legitimidad del movimiento.
2. La situación indeseable que da lugar al surgimiento de la acción colectiva y se atribuye a un adversario ilegítimo, el cual es definido usualmente en términos no sociales.
3. Clarificación de los objetivos o de las metas deseables; esos objetivos o metas son expresados como benéficos para la sociedad en su totalidad.
4. “Alineamiento”, es decir, una relación positiva entre el actor colectivo y las metas generales de la sociedad” (6).

Además, los jóvenes que conforman esta asociación, son conscientes de que su labor puede modificar los estereotipos e ideas preconcebidas que los medios de comunicación transmiten en relación a ellos y a su mundo de origen. De este modo, se pueden considerar actores sociales en el contexto de una sociedad postindustrial y postmoderna:

“Éstos funcionan como portadores sociales de una sensibilidad en favor de unas relaciones sociales y políticas no discriminatorias. Muestran dónde están las contradicciones o conflictos sociales fundamentales y se convierten en agentes que se movilizan por la superación de dichas contradicciones. Es lo que se ha denominado crisis de la modernidad y en donde hay que ubicar a los nuevos movimientos sociales” (7).

El hecho de considerarse actores sociales les ha llevado a aceptar numerosas entrevistas tanto con investigadores como con periodistas. Muchos de éstos han transmitido fielmente el mensaje que estos jóvenes han querido transmitir a la sociedad. No obstante, otros pocos, lo han manipulado, convirtiéndose así, estos investigadores, junto con algunos medios de comunicación, en otra fuente que impide y dificulta el desarrollo pleno de la identidad de los miembros de la asociación, al tomar sus palabras e interpretarlas de un modo subversivo, e incluso llegar a inventarse actividades y objetivos de AJMM que sencillamente no existen.

La Asociación de Jóvenes Musulmanes de Madrid, ha experimentado en primer lugar, como actor colectivo, una fase de nacimiento, que Alberoni (8) ha denominado como status nascendi. Tras esta primera fase, vino una segunda, la fase formativa:

“En la que según Melucci, dos elementos caracterizan la ideología del movimiento social. El primer elemento es el de la negación de la brecha entre expectativas y realidad. Melucci (1996) afirma que las etapas formativas de un movimiento social se caracterizan por la presencia de estados de ánimo desbordados entre los miembros, por la presencia de un entusiasmo que confía ciegamente en el logro de resultados positivos. (…) El segundo elemento es el tema del renacimiento. Cuando surge un nuevo conflicto, los únicos puntos de referencia sólidos, el único lenguaje conocido, las únicas imágenes en las cuales se pueden apoyar las nuevas demandas pertenecen al pasado. (…) De manera que un movimiento social establece un vínculo entre pasado y futuro, sostiene al mismo tiempo la defensa de un grupo social y demanda una transformación social”(9).

Como se ve claramente, en esta asociación el segundo elemento de la segunda fase no se cumple (10), a diferencia del primer elemento que sí tiene lugar, y que es la negación de la brecha entre expectativas y realidad. Ya que los miembros de la asociación confiaron en que sus actividades serían del todo bien recibidas en el contexto social (tanto el musulmán como el no musulmán) que les rodeaba. Sin embargo no fue así. Con respecto al contexto musulmán, recibieron grandes críticas, e intentaron enfrentarlas de la mejor manera posible, sin embargo algunas organizaciones de la primera generación, temiendo que las asociación les revelase como interlocutora con el gobierno y/o rechazando la insistencia de AJMM de conservar su total independencia, promovieron otras iniciativas juveniles, produciendo así un caos en el terreno del asociacionismo cultural y educativo.

Este temor de las organizaciones de la primera generación era del todo infundado ya que el comportamiento de AJMM es parejo al siguiente principio que sostiene A. Melucci:

“La efectividad política de dichos movimientos depende de que mantengan la mayor distancia posible y se autonomicen respecto de las instituciones políticas. Los movimientos, dice Melucci, no deben convertirse en poder político, antes bien, la conservación de su autonomía es vital para que sigan funcionando como signos de los problemas centrales de las sociedades complejas” (11).

En relación al contexto no musulmán, AJMM también se enfrentó a varias dificultades. Ya que, dado que no buscaban objetivos materiales, tales como solucionar problemas de papeles o de vivienda o solicitud de ayudas relacionadas con los alimentos u otro tipo de necesidades primarias, el contexto no musulmán no sabía como relacionarse con la asociación, insistiendo en colocarla en el estático molde de las necesidades de una asociación de inmigrantes. Por otro lado, el contexto no musulmán no se encontraba preparado para interrelacionarse con personas de confesión musulmana que partían de una postura de igualdad con ellos, tanto en lo que respecta al plano económico, como el formativo y el de ciudadanía.

Siguiendo la teoría del constructivismo social de A. Melucci:

“Todo movimiento social se encuentra sujeto a presiones de disgregación, tanto por su propia fragmentación interna como por las acciones de su adversario. En estas condiciones, la ideología se convierte en una herramienta principal para garantizar la integración del movimiento” (…) Los movimientos, para persistir en el tiempo, necesitan incrementar su influencia sobre el sistema político e incrementar la base de su consenso involucrando a sectores cada vez más grandes de la sociedad” (12).

Tendremos que esperar a ver si esto ocurre con AJMM, mientras tanto la asociación está viviendo un estado de latencia:

“Los actores se vuelven visibles únicamente donde surge un campo de conflictos públicos; de otra manera permanecen en un estado de latencia. Latencia no significa inactividad. Más bien, el potencial de resistencia o de oposición es forjado dentro de la misma fábrica de la vida diaria” (13).

Notas
1. Estos dos artículos se basan en el póster presentado en el XIV Congreso Nacional de Modelos de Investigación Educativa, en Huelva, los días 24,25, 26 de junio del 2009. con el título “AJMM después de los atentados del 11-M: fomento de la interculturalidad, la convivencia y la cohesión social (un programa de educación no formal)”, por Yaman Adlbi y Salam Adlbi. Publicación en CD-ROM: En “Educación, investigación y desarrollo social”. ISBN: 978-84-95944-24-5. D.L.: H 155-2009.
2. MÄRZ, Fritz (2001): Introducción a la pedagogía, Salamanca, Sígueme, p. 144.
3. Como miembro fundador y activo en la misma.
4. Siendo la base común la Constitución Española.
5. MELUCCI, Alberto (1996): Challenging Codes: Collective Action in the Information Age, Cambridge, Cambridge University Press.
6. AMPARÁN CHIHU, Aquiles; GALLEGOS LÓPEZ, Alejandro. (2007): “La construcción de la identidad colectiva en Alberto Melucci”, POLIS, vol. 3, nº 1, pp. 125-159, p. 146.
7. AMPARÁN CHIHU, Aquiles; GALLEGOS LÓPEZ, Alejandro. (2007): “La construcción de la identidad colectiva en Alberto Melucci”, POLIS, vol. 3, nº 1, pp. 125-159, p. 147.
8. AMPARÁN CHIHU, Aquiles; GALLEGOS LÓPEZ, Alejandro. (2007): “La construcción de la identidad colectiva en Alberto Melucci”, POLIS, vol. 3, nº 1, pp. 125-159, p. 150.
9. AMPARÁN CHIHU, Aquiles; GALLEGOS LÓPEZ, Alejandro. (2007): “La construcción de la identidad colectiva en Alberto Melucci”, POLIS, vol. 3, nº 1, pp. 125-159, p. 139.
10. Estos jóvenes no establecen ninguna relación idílica entre el pasado y el futuro, ya que para ellos no existe un “pasado” al que recurrir, ya que ellos son, en España, la “primera segunda generación”. En todo caso su referencia podría ser la de otros países europeos en los que la inmigración comenzó mucho antes que en España, por lo que ya hay hasta incluso seis o más generaciones.
11. AMPARÁN CHIHU, Aquiles; GALLEGOS LÓPEZ, Alejandro. (2007): “La construcción de la identidad colectiva en Alberto Melucci”, POLIS, vol. 3, nº 1, pp. 125-159, p. 139.
12. AMPARÁN CHIHU, Aquiles; GALLEGOS LÓPEZ, Alejandro. (2007): “La construcción de la identidad colectiva en Alberto Melucci”, POLIS, vol. 3, nº 1, pp. 125-159, p. 148.
13. AMPARÁN CHIHU, Aquiles; GALLEGOS LÓPEZ, Alejandro. (2007): “La construcción de la identidad colectiva en Alberto Melucci”, POLIS, vol. 3, nº 1, pp. 125-159, p. 149.

 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/38375-ajmm_asociacion_de_jovenes_musulmanes_de_madrid_en_memoria_de_las_victimas_no_os.html