webislam

Sabado 16 Noviembre 2019 | As-Sabat 18 Rabi al-Auwal 1441
1571 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=15398

Lo que más nos impactó de Irán fue la hospitalidad de la gente

La jaquesa Beatriz Pitarch presentó ayer en la Librería Anónima de Huesca El chador azul

06/03/2010 - Autor: Myriam Martínez - Fuente: diariodelaltoaragon.es
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Antonio Romeo, Octavio Gómez Millán y Beatriz Pitarch, ayer en la presentación del libro en la Librería Anónima. PABLO SEGURA
Antonio Romeo, Octavio Gómez Millán y Beatriz Pitarch, ayer en la presentación del libro en la Librería Anónima. PABLO SEGURA

Estas son algunas pinceladas que bosquejan el país que en mayo de 2007 se encontraron la jaquesa Beatriz Pitarch y su madre, Asun, durante una visita al estado asiático que se prolongó durante dos semanas. El cuadro fue muy diferente a la idea preconcebida que Beatriz albergaba. "Fue un viaje muy impactante, no me había pasado con otros destinos y eso fue lo que me empujó a contarlo esta vez -explicó la autora-. Escribí un diario de viaje como recuerdo y, cuando se lo regalé después a mi madre, me dijo que le había gustado mucho cómo lo había contado todo y me animó a compartirlo con los demás".

La editorial barcelonesa Laertes se interesó por el trabajo y así fue posible que viera la luz "El chador azul". Ahora, Beatriz Pitarch está disfrutando de una gran experiencia con la presentación del libro en diferentes ciudades de España. Ayer, le tocó el turno a Huesca y el acto se celebró en la Librería Anónima. La autora, que trabaja en Radio Zaragoza de la Cadena Ser, comparte su pasión por la lectura y los viajes con su devoción por la música y eso le ha relacionado con diferentes grupos y le ha traído a la capital altoaragonesa en repetidas ocasiones. Prueba de ello era la presencia ayer en el acto del oscense Antonio Romeo, del grupo Domador, que intervino en la presentación con el poeta zaragozano Octavio Gómez Millán. También asistieron otros músicos como Raul Usieto, "Pecker".

Octavio Gómez Millán elogió la prosa ágil y amena de la autora, para dar forma a la propuesta "original" que supone el libro, ilustrado con una "estupenda" portada. El poeta destacó también la visión que traslada Beatriz Pitarch sobre la cultura iraní, "que aun siendo diferente a la nuestra es igual de válida".

Octavio Gómez, que entre las conclusiones que extrayó del libro está la de que "no hay verdades absolutas", indicó también que "El chador azul" reserva también un espacio para la contemplación del arte, para lo que la autora, licenciada en Historia del Arte, ha pretendido ser "más emocional que erudita".

Su vena periodística también se refleja en la descripción de ambientes y platos típicos, como el estofado de lentejas con patatas fritas al que se refirió Octavio y cuya sola pronunciación hizo la boca agua al público congregado en la Librería Anónima. El libro, dijo el poeta para finalizar, "muestra en la distancia otro mundo que que también es parte del mundo".

Un viaje para el recuerdo

A Beatriz y su madre les gusta viajar solas y gozar de la mayor independencia posible. Sin embargo, Asun tiene la peculiaridad de que va en silla de ruedas y en determinados momentos, en el caso de Irán, tuvieron que contratar un chófer y un guía. "Nosotras diseñamos el itinerario, reservamos todo por internet, los vuelos y los hoteles. El chófer, Mahmoud, y el guía, Amir, son dos personajes muy importantes en el libro, porque resultó, además, que los dos eran muy opuestos entre sí: las dos caras de Irán".

El chófer, según la descripción de la autora, era "muy religioso, muy defensor del régimen y tremendamente conservador", mientras que el guía era "muy rebelde y odiaba al presidente y a los clérigos". Cada vez que Amir daba una explicación sobre alguno de los aspectos de la ciudad que visitaban, se entablaba un auténtico debate entre ambos, que a Beatriz y su madre, como espectadoras, les resultó muy enriquecedor. "Nos permitió ver las dos caras del país, los que apoyan el régimen y los que lo odian a muerte –recuerda la jacetana-. Todo lo que está en el libro es real, las situaciones y las conversaciones, no hay ficción".

Beatriz Pitarch actúa como narradora en el libro y su madre también tiene un papel esencial, por las dificultades que encontró con la silla de ruedas y la hospitalidad que recibió para superarlas. "Irán es un país arquitectónicamente lleno de barreras, escalones, bordillos imposibles, no hay rampas. El libro está contado en primera persona, pero describo cómo se siente ella y hago mucho hincapié en la hospitalidad iraní, que nos dejó sin palabras. Apenas tenía que empujar la silla, porque enseguida venía alguien a ayudarnos".

El chador es una prenda de vestir femenina, que se usa sobre todo en irán. "Es una especie de sábana que no tiene costuras y te cubre de la cabeza a los pies, no tiene mangas, te la aguantas en la cabeza y te la sujetas con la mano por dentro, como si te pones una sábana -señala la jacetana-. Y siempre es de color negro. Es de uso voluntario, aunque para entrar a algunas mezquitas es obligatorio. Nosotras habitualmente teníamos que llevar el uniforme islámico, que consiste en taparte el pelo, manga larga, pantalón largo y una camisa que llegase por las rodillas, como van las chicas musulmanas, pero para entrar en algunas mezquitas teníamos que alquilar un chador y siempre nos daban uno azul, supongo que para hacer la distinción: te dejo entrar, pero tú no eres musulmana". Ésa es otra clave del libro que resalta Beatriz Pitarch, que ella narra la visión de Irán desde la óptica de dos turistas.

Las anécdotas salpican la narración, y despiertan la sonrisa y la curiosidad del lector, como un intento de ligue del guía Amir con una desconocida, el chófer corriendo por el hotel en calzoncillos o una de las que más ha llamado la atención a los lectores, una invitación sexual "un tanto extraña" a Beatriz, en el desenlace del libro.

La autora estudió Historia del Arte y su madre Bellas Artes y el motivo del viaje era inicialmente conocer Persépolis, los monumentos de la antigua Persia. "Y, aunque son muy bonitos, realmente lo que más nos impactó es la hospitalidad de la gente y sus conversaciones".

Y para hacer honor a esa hospitalidad, Beatriz sirvió ayer té frío y pistachos iraníes en la Librería Anónima a todos los asistentes.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/38329-lo_que_mas_nos_impacto_de_iran_fue_la_hospitalidad_de_la_gente.html