webislam

Martes 19 Noviembre 2019 | Az-Zulaza 21 Rabi al-Auwal 1441
798 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=15283

Afganistan: la guerra y el opio van unidos

Esta ha sido la mayor ofensiva lanzada contra los taliban desde el inicio de la guerra en 2001

20/02/2010 - Autor: PabloJofré Leal - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Campo de amapolas en Afganistan.
Campo de amapolas en Afganistan.

Hoy, más que nunca la guerra ha vuelto imponer su dominio en tierras afganas, arrastrando en ello a su vecino Paquistán. No sólo por que Obama incumplió su promesa de comenzar a retirar a los militares de Afganistán en julio del año 2009, sino porque envió treinta mil más y preparó junto a los Halcones del Pentágono la ofensiva que pretende restaurar una paz fantasmal. La idea de los militares estadounidenses es instalar un gobierno responsable en la zona de Helmnad, tradicional reducto talibán lo que lógicamente plantea interrogantes acerca del tiempo que permanecerán en la zona las fuerzas militares aliadas. Es previsible que, si se quiere colocar un gobierno fuerte, capaz de hacerle frente al Talibán, los norteamericanos deberán quedarse un buen tiempo en una zona hostil y ello implica más refuerzos militares.

Desde el día 13 de febrero las fuerzas de ocupación de Afganistán, acompañadas por el Ejército de ese país iniciaron la denominada Operación Moshtarak (juntos, en lengua dari) con la participación de un total de 15.000 efectivos de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), con predominio de afganos como parte de una política de “visibilidad de fuerzas propias” como lo denomina los teóricos de Washington. Esta ha sido la mayor ofensiva lanzada contra los talibán desde el inicio de la guerra en 2001. Tiene por objetivo restablecer el control del Gobierno de Kabul sobre la provincia de Helmand. Tal ofensiva ha costado la vida ya de veinte militares aliados (estadounidenses y británicos) y varias decenas de civiles afganos y talibanes, especialmente en la ciudad de Marjah.

Las fuentes militares aliadas señalaron que los rebeldes afganos siguen oponiendo dura resistencia a la ofensiva de la Operación Moshtarak, admitiendo que los insurgentes tienen experiencia táctica y capacidad de resistencia “y son astutos”. Yvonne Ridley periodista de CounterPunch afirma que “Los talibanes no han lanzado una yihad global, sino que están sencillamente haciendo lo que la generación anterior de pastunes afganos hicieron durante la época de la ocupación rusa… están ofreciendo resistencia ante unas fuerzas ocupantes extranjeras y un ejército y policía afganos hostiles, que no representan los intereses del pueblo pashtú, que son el grupo étnico mayoritario en el país. Si expulsar a las poblaciones pastunes de sus hogares bajo la Operación Moshtarak no es limpieza étnica, me gustaría saber cómo lo llaman los asesores legales de la Casa Blanca, Downing Street y la OTAN” Con ello Ridley pone el dedo en la llaga en un problema que se les viene con fuerza arrolladora a los aliados y explica el por qué los talibanes tienen tanto apoyo en la zona limítrofe entre Afganistán y Paquistán, precisamente porque tienen población mayoritaria Pashtú.

El secretario de prensa de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo que la Operación Moshtarak "demuestra que las fuerzas de seguridad afganas pueden tomar la iniciativa y trabajar con otros para hacer progresos contra el Talibán". Una vez expulsado el Talibán, el paso siguiente sería promover el desarrollo económico y mostrarle a la gente que se puede tener "un mejor nivel de vida", según Gibbs. Todo esto se enmarca en la nueva teoría que ha adoptado Obama, según la cual si la gente es tratada bien y se siente a salvo, rechazará a los insurgentes que la oprimen y se empeñará por mejorar las cosas. Esta teoría conlleva una admisión implícita de que al Talibán no se lo puede derrotar en un plano militar, sino que se lo debe marginar y aislar. Idealismo llevado al plano militar.

Al cierre de esta edición fuentes paquistaníes habían confirmado la detención del segundo hombre del talibán en suelo afgano: Abdul Ghani Baradar, lugarteniente del mulá Omar, el jefe fundador de los talibanes afganos. Según el New York Times, Baradar fue detenido en el sur de Pakistán, en Karachi, por agentes secretos estadounidenses y pakistaníes. La insurgencia no tardó en desmentir su captura afirmando que el mulá Baradar seguía libre y dirigiendo las operaciones de la yihad en Afganistán. Los analistas de inteligencia aliada aseguran que la captura de Baradar constituye un golpe muy duro para la insurgencia y para la cúpula talibán. “Forma parte de las 30 personas consideradas como las fundadoras del movimiento talibán”. Sin embargo tal noticia no ha sido acompañada de fotografías u alguna prueba que de fe de esta captura. Según la Interpol, Baradar de 42 años, pertenece a la tribu de los Popalzai, una influyente comunidad Pashtún, de donde también viene el presidente actual Hamid Karzai.

Al margen de ofensiva, de detenciones y las consabidas y trágicas muertes lo que parece estar en el fondo de todo este intríngulis es algo más pedestre: el opio. Esto, porque del análisis de las direcciones geográficas de la ofensiva aliada se concluye que son principalmente aquellos sitios en el distrito agrícola de Lashkar Gah, la capital de Helmand, convertida en una de las principales fuentes mundiales de opio (base de la heroína). Este negocio mueve alrededor de 3.500 millones de dólares al año según cifras entregadas por la ONU el año 2009 y es el principal motor de la economía afgana. El beneficio es compartido por igual por la guerrilla talibán, los señores de la guerra y el gobierno de Karzai, cuyo hermano ha sido denunciado como uno de los principales traficantes de drogas del país. Todo ello gracias a la corrupción de un gobierno apoyado contra viento y marea por Obama y Gordon Brown. Afganistán, más que una tierra donde los aliados buscan devolver una ambigua libertad, ha devenido en un Narco-Estado.

 

 


 

Anuncios
Relacionados

Guerra asimétrica y los perros de la guerra en Afganistán

Artículos - 08/12/2007

EEUU y la nueva hoja de ruta para Afganistán

Artículos - 24/12/2009

El atolladero de Afganistán

Artículos - 09/07/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/38237-afganistan_la_guerra_y_el_opio_van_unidos.html