webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
1014 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=15069

El Islam en Internet: El concepto de ciberislam

Los individuos están encontrando en Internet más información, más asequible, más velozmente y a su vez están encontrando nuevas formas de relacionarse con la religión islámica

21/01/2010 - Autor: Arturo Guerrero - Fuente: Revista de Estudios Internacionales Mediterráneos
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La Universidad Camilo José Cela y la Cátedra Toledo de E-learning ofrecen un curso sobre Islam on-line.
La Universidad Camilo José Cela y la Cátedra Toledo de E-learning ofrecen un curso sobre Islam on-line.

Resumen
Las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación se han convertido en una parte fundamental de nuestras vidas. Internet, la telefonía móvil y otras plataformas digitales son imprescindibles en muchos de los campos. Estos adelantos también han influido en el Islam y ya son muchos los autores que han realizado estudios sobre el Islam en Internet. Este artículo propone un acercamiento al concepto del ciberislam y analiza sus características en contraposición con el Islam cotidiano y actual.

Abstract
The new technologies of information and communication have become essential part of our lives. Internet, mobile telephony and other digital platforms are essential in many fields. These advances have also influenced Islam and therefore many authors have studied Islam on the Internet. This article proposes an approach to the concept of cyberislam and analyzes their characteristics as opposed to the current and everyday Islam.

“Without the Internet, Islam as a religion may not lose anything that is intrinsic or central to beliefs” (Gary Bunt)1

Introducción

Para poder acercarme al Islam he podido asistir “in situ” a exposiciones magistrales, coloquios y clases en diferentes Universidades, he podido visitar unas cuantas mezquitas en Madrid o Estambul, también he podido entablar conversaciones sobre el Islam con musulmanes marroquíes, egipcios, turcos y por supuesto españoles, pero gran parte de mi relación con el Islam ha sido posible gracias a Internet. Cinco veces al día veo aparecer en la pantalla de mi ordenador la llamada al rezo (adhan), gracias a una aplicación de software que un día descargué de la página web: islamicfinder.com2, también he asistido a un curso online sobre el Islam que ofrecía en su día la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y que ahora es ofrecido por la Universidad Camilo José Cela y la Cátedra Toledo de E-learning. A su vez, recibo todos los días en mi correo electrónico las alertas de google, que me remiten información sobre las noticias relacionadas con el Islam.

Incluso a veces hago parte del recorrido del “Hadj” gracias a un personaje, Lord Yalin, un avatar, que he creado en el mundo virtual de “Second Life”. En este punto podría seguir enumerando infinidad de posibilidades que ofrece Internet para acercarse al Islam: Descargas, compras, consejos islámicos, sermones online, literatura, arte, política, historia, ciencia, filosofía, vídeos, audios, noticias, debates todo ello relacionado con el Islam. Todo esto era inimaginable antes de la creación de Internet, hace ya 20 años, y sus posteriores desarrollos que han evolucionado hasta llegar a lo que hoy en día se conoce como web 2.0, donde el usuario es una parte generadora de los contenidos que hay en Internet, permitiendo la creación de redes sociales como: Facebook, Twitter, Tuenti,de las bitácoras o diarios más conocidos como “blogs” o páginas de intercambio de vídeos como youtube.

El Islam y las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación

El estudio del Islam y su relación con los medios de comunicación es un tema con ya gran tradición en los estudios islámicos. Obras como, la conocida, “Cubriendo el Islam” de Edward Said 3 o otras más recientes como “Muslims and the news media”4 de Poole y Richardson han puesto de manifiesto la importancia del estudio de cómo la imagen del Islam es proyectada a través de los diferentes medios de comunicación.

Sin embargo, la profunda transformación de los medios de comunicación y la aparición de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, mantienen este campo de estudio abierto y en continua renovación, casi como si de un campo de estudio inexplorado se tratase. Nuevas herramientas de estudio, más interdisciplinares si cabe, son necesarios para acercarse al análisis de cualquier tema relacionado con estos nuevos avances tecnológicos. Lo que supone una nueva meta para los estudios relacionados con los nuevos medios de comunicación. En este sentido hay varias obras importantes dedicadas al estudio del Islam y las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, entre las que destacan las de Gary Bunt, profesor de la Universidad de Gales, Lampeter, que lleva más de una década dedicado al estudio del Islam en Internet y que recientemente ha publicado su última obra “iMuslims: Rewiring the House of Islam”5. También dedicado a este tema está trabajando otro investigador, Vit Sisler, que con el apoyo de la Universidad Charles de Praga ha puesto en marcha una página web: Digital Islam6, que actualiza regularmente los contenidos que relacionan al Islam con las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación. Esta página no solo se centra en Internet, sino que incluye también videos y juegos de ordenador que requieren de otros soportes como las conocidas “Playstation”, “Wii”, lectores de DVD, etc.

Actualmente podemos encontrar una gran variedad de artículos dedicados a este tema (la mayoría de ellos accesibles a través de Internet), que se acercan al estudio del Islam y su relación con las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información desde muy diferentes puntos de vista. Así podemos encontrar artículos que estudian el Islam en espacios virtuales, como “Second Life”.7 Hay otras publicaciones dedicadas a temas más concretos como es el análisis de las fetuas (fatawa)8 publicadas en Internet y también son muchos los autores, que se aventuran a perseguir el rastro, del mal denominado, terrorismo yihadista en su vertiente “online”9.

Ciberislam como concepto

En todos los artículos antes mencionados es frecuente encontrar expresiones como: entornos ciberislámicos (“Cyberislamic environments”) utilizado, por ejemplo, por el ya mencionado, Gary Bunt, en su último libro publicado. Bunt define con ello todo espacio o contenido en Internet dedicado al Islam. Otros, como hemos visto en el caso del autor Vit Sisler, utilizan el término Islam digital o “digital Islam”, ya que incorporan otros soportes cuyo funcionamiento no requiere estar conectado a Internet o lo que es lo mismo, no tienen que estar “online”, si utilizamos la terminología anglosajona que define estar conectado a Internet. En este documento recurro al término ciberislam, ya que este término se enmarca dentro de la tradición que designa terminología dedicada a Internet, ya son muy comunes en nuestra habla cotidiana términos como: cibercafé (para describir un lugar publico, normalmente una cafetería o bar, en el cual se puede acceder a Internet), ciberespacio (espacio virtual compuesto por redes de ordenadores) cibernauta (persona que navega por el ciberespacio), que definen al lexema partiendo del prefijo “ciber”. “Ciber” es un prefijo, que nace derivado de la palabra “cibernética” que según la RAE es: “El estudio de las analogías entre los sistemas de control y comunicación de los seres vivos y los de las máquinas”10 y se utiliza para denominar temas relacionados con redes informáticas. El concepto ciberislam, también ha sido utilizado por algunos autores como Ndeye Andújar, Vicepresidenta de la Junta Islámica Catalana11. Hay otros autores que prefieren escoger el término en su vertiente anglosajona, cyberislam. Este es el caso de Paul Lubeck12, Fatima Mernissi13 o de la página Árabo-Islámica que incluye una sección dedicada al “cyberislam”14.

Para entender lo que realmente hay detrás del concepto de “ciberislam” sería necesario hacerse algunas preguntas sobre este término:

¿Cómo se define el ciberislam en relación con el Islam que no requiere de las nuevas tecnologías de información y comunicación?

¿Existe el ciberislam, los entornos ciberislámicos o un Islam digital como tal o es una extensión del Islam que se vive sin necesidad de estar vinculado a las nuevas tecnologías de información y comunicación?

Para responder a estas preguntas hay que partir de un hecho en el que coincidirán todos los usuarios de Internet y es el hecho de que en Internet hay contenidos islámicos. Con cualquier motor de búsqueda o buscador de Internet como google, yahoo, altavista podemos encontrar contenidos islámicos en multitud de idiomas. Las páginas webs, los chats, las bitácoras (blogs), los foros, los mundos virtuales tienen contenidos islámicos.

Esto a su vez lleva a poder asegurar que Internet permite la difusión y el intercambio de información a cerca del Islam.

Sin embargo, para poder responder a las preguntas anteriormente formuladas es necesario responder a preguntas previas subordinadas. ¿Es posible que un individuo pueda llevar a cabo una vida musulmana tan solo a través de Internet? Para poder responder a esta pregunta habría que ver primero cuales son los requisitos necesarios que debe cumplir un musulmán. Entre los fundamentos a cumplir por cualquier creyente en la fe islámica está la de conocer y cumplir correctamente los cinco preceptos básicos o pilares del Islam: La shahada (profesión de fe), el salat (rezo), el sawm (ayuno), el zakat (limosna) y el hadj (peregrinación a La Meca)

El primer pilar del Islam es la “shahada” (profesión de fe). (En su traducción al español se expresa verbalmente como sigue: No hay más dios que Dios y Muhammad es su Profeta). Es obligatorio para cualquier musulmán, que pasa de la infancia a su etapa de madurez, llevar a cabo la profesión de fe frente a dos testigos adultos. En el caso de un individuo que se quiere convertir al Islam también es necesario llevar a cabo esta exigencia en el momento de la conversión. Este precepto se puede llevar a cabo en el ciberespacio gracias a Internet y la tecnología que permite la comunicación audiovisual. Según apunta Gary Bunt en su última obra ya se han podido documentar casos reconocidos de conversión al Islam a través de Internet.

El segundo pilar, el “salat” (rezo) es imprescindible llevarlo a cabo cinco veces al día orientando el cuerpo hacia La Meca. Internet facilita en relación a este pilar del Islam, no solo ser avisado con el “adhan” (llamada al rezo) “online” como he advertido antes (algo que también se puede obtener realizando descargas en teléfonos o otros dispositivos móviles como la “Blackberry”), sino que Internet posibilita acceder a aplicaciones que indican con precisión la qibla o lo que es lo mismo la dirección a la que se debe dirigir el rezo que es en dirección a La Meca. Estas aplicaciones establecen la dirección a partir de la localización del ordenador o del terminal (télefono, blackberry) usado. Este elemento es fundamental para realizar correctamente el rezo. Por otro lado, no hay que olvidar que el rezo es recomendable realizarlo en una mezquita, sin embargo, no es obligatorio. Otra cuestión diferente es el sermón del viernes (jutba), que es preferentemente aconsejable asistir a una mezquita para así escuchar el sermón del imam. En relación a esto habría que indicar que Internet permite acceder a espacios virtuales que representan mezquitas y en los cuales se puede escuchar los sermones de diferentes imames. En este sentido los usuarios pueden acceder a varias páginas webs que permite escuchar e incluso visualizar los sermones de diferentes imames como: los sermones de Al-qadarawi, como ejemplo de imam vinculado a la corriente sunni del Islam y Al Sistani, como ejemplo de la corriente shii. A través de Internet es posible descargarse simulaciones del ritual del rezo completo en varios formatos: en video, en presentación (powerpoint) o en animación (gif) que nos muestran como rezar. Por supuesto, los personajes o avatares de los espacios virtuales simulan perfectamente todo el ritual del rezo.

El sawm (ayuno) durante el mes de Ramadán es otro precepto incluido en los cinco pilares básicos de la fe islámica. En Internet es posible encontrar gran información sobre este punto. Lógicamente es un rito individual que no requiere más que del autocontrol personal, pero Internet ofrece mucha información acerca de los requisitos y beneficios del ayuno.

El cuarto pilar del Islam es el zakat (limosna). En este sentido son muchas las páginas y organizaciones que ingresan las donaciones de los creyentes a través de transacciones electrónicas como es el caso de Islamicity.15

Aunque no siempre ha sido fácil su labor en Internet, ya que algunas de estas páginas han sido cerradas o investigadas tras el 11-S por tener una supuesta relación con la financiación de grupos terroristas.

El último de los pilares que debe cumplir un musulmán es el del Hadj (peregrinación) a La Meca. Es una obligación de cualquier musulmán sano y con capacidad económica llevar a cabo la peregrinación a La Meca. Como hemos visto, el mundo virtual creado en Internet, “Second Life”, ha creado un escenario virtual que representa el recorrido íntegro del Hadj. Esto ha sido posible gracias al apoyo de organizaciones islámicas. Esta aplicación permite a un usuario realizar el Hadj “online” con solo el requisito de crearse un avatar o personaje virtual. En este caso hay coincidencia de criterios y tanto creadores de “Second Life” como las organizaciones islámicas que le dan su apoyo y asesoramiento aseguran que este espacio está concebido con carácter divulgativo y que en ningún caso es posible el reconocimiento de ese Hadj, por lo que no se considera válido y a aquellos que lo hayan hecho “online” no tienen el reconocimiento de la comunidad islámica, ni obtendrán el certificado de “hadji”. El principal motivo para no certificar el “Hadj” como válido, es que cualquiera individuo que no sea creyente puede realizar el “Hadj” a través de Internet, cuando en La Meca solo es posible el acceso a los creyentes. A pesar de todo hay autores que indican, que el espacio dedicado a La Meca en un entorno virtual es un espacio que de alguna forma se puede considerar sacro, ya que contiene elementos estéticos y los comportamientos promovidos por otros usuarios recrean cierta espiritualidad.16

Hemos visto que de los cinco pilares habría cuatro que se podrían realizar a través de Internet y que quedaría uno que no se podría realizar. Esta afirmación, sin embargo debe ser matizada, ya que hay algunos autores y autoridades islámicas, que consideran que ninguno de los cinco pilares del Islam puede ser realizado correctamente a través de Internet, otros que indican que solo es posible parcialmente y otros que son posibles todos salvo el pilar relacionado con el “Hadj”. No hay que olvidar que, en el trasfondo de este debate, encontramos una lucha de poder entre diferentes individuos, organizaciones e instituciones por ocupar el nicho de autoridad que se creo con la aparición de Internet. Este nicho de guías espirituales fue en un principio ocupado por los más diversos individuos. Incluso hubo una proliferación de autoridades religiosas islámicas autoproclamadas, que se sirvieron de los recursos de estas nuevas plataformas de comunicación para divulgar su visión del Islam. Lo que puso en desventaja a las autoridades religiosas islámicas tradicionales, que se afanan ahora en recuperar en terreno perdido. Es algo a tener en cuenta a la hora de acercarse a los contenidos de Internet. Hay algunos autores que han dedicado artículos a este tema y hablan de una crisis de autoridad y legitimación17 catalizada por la profusión de páginas relacionadas con Internet. Por otro lado hay que tener en cuenta que muchas páginas web, que supuestamente publican contenidos islámicos e incluso hablan de un “verdadero Islam”, pero no son del todo fiables. En este sentido son muchos los autores y publicaciones que advierten de este fenómeno. La página web Jannah.org18, que ofrece una recopilación de páginas web islámica (http://www.jannah.org/mamalist), indica que no se hace responsable de los contenidos vertidos en las páginas webs que ofrece en su listado recopilatorio y advierte que toda información debe ser contrastada con otras fuentes.

Los cinco pilares del Islam son preceptos que debe cumplir todo musulmán, pero no son los únicos ritos, ni costumbres, ni aspectos que se observan y deben tener en cuenta los musulmanes. Entre esos aspectos está la obligación de conocer el Corán. El Corán es uno de los elementos principales de innumerables páginas web como Digikoran.com19 y muchas otras más. En estas páginas web es posible descargarse, escuchar o comprar recitaciones completas del Corán. Las versiones del texto coránico original, se encuentran al lado de las traducciones a multitud de lenguajes. La traducción al español la podemos encontrar en varias páginas webs como es el caso de Webislam.com20. Lo mismo pasa con los hadices o dichos del Profeta Muhamamd, que también están presentes en diferentes colecciones, textos explicativos e interpretaciones en muchas páginas webs. En este sentido habría que remarcar que hay un aspecto esencial en el que Internet está cumpliendo una labor importante, que es en la preservación y transmisión del texto coránico y los hadices o dichos del Profeta.

En el Islam hay otros aspectos que, aunque no están incluidos dentro de los cinco pilares del Islam, son parte primordial de la vida islámica y afectan a las relaciones personales de los musulmanes: El nacimiento, pasando por el matrimonio y la defunción son tres aspectos vitales que están influidos por el Islam. En este sentido Internet no ofrece la posibilidad de sustituir las tradiciones vinculadas a estas fases vitales de un individuo musulmán, pero si ofrece apoyo, información y comunicación. Internet ofrece la posibilidad de asesorarse de las tradiciones que se siguen en el Islam en un nacimiento e incluso podemos encontrar páginas que listan nombres musulmanes para que los padres del recién nacido tengan información sobre el significado e historia de cada uno de los nombres islámicos listados21. Tampoco faltan as páginas webs que relaciona a individuos entre si para llegar a formar una pareja con el objetivo de establecer las bases para un posible futuro matrimonio. Esto es algo que está a la orden del día en Internet y es un instrumento utilizado por los musulmanes en el ciberespacio22. En relación a las defunciones existen páginas con obituarios que ofrecen información sobre el entierro y funerales de musulmanes.

El ciberespacio también facilita la adquisición de productos halal e islámicos (ropa, libros, comida, souvenirs, arte). En este sentido tiene especial relevancia la posibilidad de realizar transacciones bancarias o la compra productos financieros dentro del sistema bancario islámico, que deben seguir los preceptos musulmanes preestablecidos. Un ejemplo de este sistema bancario online islámico es el del Dubai Islamic Bank, su oferta posibilita la gestión online de diferentes productos, pero no solo eso, ya que va más allá y facilita la posibilidad de hacerlo a través de teléfono móvil.23 Este tipo de banca islámica online está controlada al igual que la banca islámica tradicional por los denominados “sharia boards”, compuestos por ulemas especializados en este tipo de transacciones y que velan para que se cumplan estrictamente los preceptos islámicos.

La oferta de Internet en relación al Islam no queda allí. También es posible encontrar información sobre lugares sagrados (La Meca, Medina, Jerusalén, etc) en todo tipo de formatos y los personajes relevantes del Islam encabezados por Muhamamad tienen un sitio preferente en muchas páginas webs y son tema de debate, discusión y veneración en chats, foros y blogs.

También hay que tener en cuenta que más allá de que los diferentes rituales que se puedan llevar a cabo a través de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación y si son válidos o no válidos a la vista de los diferentes autores, interpretes, organizaciones, instituciones o escuelas, lo que hay que tener en consideración es la evolución hacía su viabilidad. A la hora de estudiar el “ciberislam” como concepto es interesante detenerse a analizar esa evolución y observar cómo se han ido desarrollando los contenidos islámicos en Internet. No podemos olvidar que Internet nace hace poco más de 20 años y a Internet se han ido incorporando nuevos avances: correo electrónico, páginas webs, chats, foros, espacios virtuales hasta llegar a lo que hoy conocemos como web 2.0. Esto ha permitido un progresivo avance en la comunicación, la información e interacción entre usuarios y todos estos avances han sido aprovechados por los musulmanes y el Islam para ahondar en su interrelación. Estos nos conducen a entender que el concepto de “ciberislam” está a su vez en expansión, aunque no llega en ningún caso a desplazar al Islam “offline” de su papel. Pero a la pregunta de: ¿si aporta algo el “ciberislam” al Islam? Habría que contestar que al Islam, al igual que está pasando con otras religiones en Internet, está encontrando nuevos caminos de expresión y difusión de sus creencias. Los individuos están encontrando en Internet más información, más asequible, más velozmente y a su vez están encontrando nuevas formas de relacionarse con la religión islámica, aunque esto es extensible a otras religiones24.

Hemos podido observar que hay gran variedad de información sobre el Islam en Internet. El texto coránico, los hadices y las fetuas están disponibles en diferentes idiomas, pero a su vez Internet se ha vuelto un campo en la que están presentes diferentes interpretaciones: sunnies y shiies, así como interpretaciones sectarias como las sufíes. En Internet tampoco falta espacio para organizaciones de todo tipo, que se autodefinen como islámicas. No hay que olvidar que en el ciberespacio están presentes todo tipo de movimientos islámicos: feministas, homosexuales, pacifistas, fundamentalistas, moderados, conservadores, adscritos a una organización o instituciones o de forma individual y también es importante mencionar que en Internet hay un amplio espectro dedicada a la islamofobia.

Conclusiones

La abundancia de contenidos islámicos en Internet pone a disposición de los usuarios de este medio de comunicación una cantidad ingente de información y posibilidades de comunicación. Los usuarios que buscan contenidos sobre el Islam, tanto creyentes como no creyentes, se han visto favorecidos por las nuevas tecnologías de información y comunicación a la hora de acercarse al Islam. Los usuarios han encontrado una fuente de información sobre el Islam con una accesibilidad e inmediatez que antes de la aparición de Internet era impensable. Hay que tener en cuenta que en la época previa a la aparición de Internet, la información relacionada con el Islam era prácticamente exclusiva del ámbito musulmán y de expertos en la materia. Mucha de la información sobre el Islam, que ahora está disponible en Internet era prácticamente inaccesible para aquellas personas fuera de estos grupos. Internet, también se caracteriza por ser un buen medio de proselitismo para el Islam, ya que la información disponible sobre el mundo islámico es cuantiosa, muy variada y en gran parte con vocación proselitista, algo que es característico del Islam por ser una religión universalista A pesar de toda la información y la interacción posibles a través de Internet, no todos los preceptos del Islam pueden ser llevados a cabo a través de Internet. Por lo que Internet no desplaza al Islam que se practica “offline”. En contrapartida, este medio de comunicación si que ofrece un espacio de interacción y debate y son numerosas las interpretaciones que se encuentran en Internet sobre cualquier tema relacionado con el Islam. Todos estos contenidos se han ido adaptando a las nuevas pautas catalizadas por los avances tecnológicos, pero a día de hoy funcionan como extensión y complemento del Islam que se vive cotidianamente en el mundo “real” “offline”.

Por un lado, son los usuarios, creyentes y no creyentes y por otro lado los creyentes que no son usuarios los que determinarán la evolución de los contenidos islámicos en el ciberespacio. Quizás algún día sí será reconocido el “Hadj” virtual como válido o no, nunca se sabe. Lo que parece imprescindible es mantener este campo abierto para su estudio, ya que los avances vinculados a Internet son muy rápidos y no deben pasar desapercibidos. Internet es una vía de difusión de información demasiado veloz, global y con tanto impacto que es necesario no perderlo de vista para así entender acontecimientos que se producen en el mundo islámico.

Y retomando las palabras de Gary Bunt con las que empecé habría que constatar que es cierto que: “sin Internet, el Islam como religión no perdería nada que sea intrínseco o central a su credo” y si a día de hoy se desenchufase Internet, algo que parece improbable, el Islam seguiría basándose en sus creencias esenciales.

DEA del Programa de Doctorado en Estudios Internacionales Mediterráneos de la UAM. Licenciado en CC. Políticas y de la Admón., por la UCM.
1 BUNT, Gary (2003): Islam in the Digital Age: E-Jihad, Online Fatwas and Cyber Islamic Enviroments, Londres, Pluto Press.
2 Islamicfinder.com; (Descarga del Adhan); disponible en http://www.islamicfinder.org/athanDownload.phpconsulta: 6 de diciembre de 2009.
3 SAID, Edward (2005): Cubriendo el Islam, Barcelona, Ed. Debate.
4 POOLE, Elizabeth et RICHARDSON, John E (2006): Muslims and the news media, Londres,Tauris.
5 BUNT, Gary (2009): iMuslims: Rewiring the House of Islam, Chapel Hill, University of North Carolina Press.
6 Digital Islam; disponible en http://www.digitalislam.eu/ consulta: 6 de diciembre de 2009.
7 DERRICKSON, Krystina (2008): "Second Life and The Sacred: Islamic Space in a Virtual World" Digital Islam: Research Project on Middle East, Islam and Digital Media; disponible en http://www.digitalislam.eu/article.do?articleId=1877 consulta: 6 de diciembre de 2009.
8 WAX, Emily (1999): "The Mufti in the Chat Room: Islamic Legal Advisers Are Just a Click Away From Ancient Customs", The Washington Post, 31 de julio, disponible en http://www.ijtihad.org/Mufti.htm consulta: 6 de diciembre de 2009.
9 PAULO BOTTA, Jorge (2006): "El uso de internet por parte de los grupos terrorista yihadistas", Centro Argentino de Estudios Internacionales (Programa Medio Oriente), disponible en: http://www.caei.com.ar/es/programas/mediooriente/04.pdf consulta: 6 de diciembre de 2009.
10 Real Academia Española, Diccionario de la Real Academia de La Lengua Española, Vigésima Segunda Edición, en http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=cibernetica consulta: 6 de diciembre de 2009.
11 ANDUJAR, Ndeye (2006): "La fauna forística", Webislam, Marzo, disponible en http://www.webislam.com/?idt=4078 consulta: 6 de diciembre de 2009.
12 LUBECK, Paul (1999): "Antinomies of Islamic Movements under Globalization", CGIRS Working Paper Series, Center for Global International & Regional Studies, University of California, Santa Cruz, disponible en http://escholarship.org/uc/item/0hn7r3q7 consulta: 6 de diciembre de 2009
13 MERNISSI, Fatima (2003): "Ciberislam Time-zone", Comunicazioni Sociali, Vol. 25, Nº 3, pp. 255-263.
14 Árabo-Islámica: "Cyberislam", disponible en http://www.arabic-islamic.org/biblioteca/cyberislam/cyberislam.html consulta: 6 de diciembre de 2009.
15 IslamCity.com; (Donación del zakat online), en http://www.islamicity.com/Contribute/Drive/ consulta: 6 de diciembre de 2009.
16 DERRICKSON, Krystina (2008): "Second Life and The Sacred: Islamic Space in a Virtual World"; Digital Islam: Research Project on Middle East, Islam and Digital Media; disponible en http://www.digitalislam.eu/article.do?articleId=1877 consulta: 6 de diciembre de 2009.
17 BUNT, Gary (2003): Islam in the Digital Age: E-Jihad, Online Fatwas and Cyber Islamic Enviroments, Londres, Pluto Press.
18Jannah.org; disponible en http://www.jannah.org/ consulta: 6 de diciembre de 2009.
19Digikoran; disponible en http://www.digikoran.com/ consulta: 6 de diciembre de 2009.
20 Webislam; disponible en http://www.webislam.com/ consulta: 6 de diciembre de 2009.
21 Names 4 Muslims; disponible en http://www.names4muslims.com/ consulta: 6 de diciembre de 2009.
22 Muslim 4 Muslim; disponible en http://Muslim4Muslim.com consulta: 6 de diciembre de 2009.
23 Bubai Islamic Bank; (Banca online); dsiponible en http://www.alislami.ae/en/electronicbanking_online.htm consulta: 6 de diciembre de 2009.
24 CASEY, Cheryl Anne (2006): "Virtual Ritual, Real Faith: The Revirtualization of Religious Ritual in Cyberspace"; Online – Heidelberg Journal of Religions on the Internet, Vol. 02.1, disponible en http://archiv.ub.uni-heidelberg.de/volltextserver/volltexte/2006/6958/pdf/Aufsatz_Casey.pdf consulta: 6 de diciembre de 2009.
Revista de Estudios Internacionales Mediterráneos ISSN 1887-4460
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/38037-el_islam_en_internet_el_concepto_de_ciberislam.html