webislam

Jueves 17 Octubre 2019 | Al-Jamis 17 Safar 1441
754 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2385

Los océanos de Amor absoluto de nuestro Señor

Le pido a mi Señor para que me permita esparcir Su amor permanente a los corazones de toda la gente

06/01/2010 - Autor: Sheikh Nazim Al-Haqqani - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Sheij Nazim al-Haqqani al-Qubrusi al-Naqshbandi.
Sheij Nazim al-Haqqani al-Qubrusi al-Naqshbandi.
Sheikh Nazim visitó un centro dedicado al desarrollo espiritual. Dos grupos estaban en disputa, uno demandando que el otro no se estaba comportando de una forma digna de un lugar sagrado.

El Sheikh dijo:

El Señor - nuestro Señor, tu Señor, su Señor - es Uno. Él los creó y plantó Su Amor Divino en el interior de su ser. Ustedes deben saber eso, aunque ese amor pueda estar temporariamente cubierto, está corriendo a través de sus corazones como un río corre hacia el océano. A lo largo del curso de ese río, el amor se puede manifestar solo como amor humano temporario, y esa corriente de amor puede incluso parecer que ha desaparecido completamente, como un río que fluye bajo una montaña, solo para re-emerger del otro lado. Pero no hay duda de que nuestro Señor ha colocado en cada corazón una corriente que fluye irresistiblemente hacia Sus Océanos de Amor en la Presencia Divina. Por lo tanto, no se imaginen que los corazones pueden ser separados del Amor Divino - debe estar con ellos, tanto si ahora es visible para ustedes y para ellos, o no.

Mientras la corriente de nuestros corazones fluya hacia ese océano, la principal diferencia que nosotros notamos es que nuestro amor no está atado a la belleza física. Todos aman la naturaleza, la vegetación, las caídas de agua, las formas juveniles, la gente hermosa - pero ¿qué pasa con los otros? El Señor dio de su Amor a la gente en general, no solo a los jóvenes y hermosos. Y el Uno que implantó Su Amor en nuestros corazones dijo: “Oh Mi sirviente, tal como te he dado a ti de Mi Amor Divino, le he dado a toda la creación; de modo que repartan su amor a todo el mundo, y estarán en armonía con Mi Voluntad.”

En realidad, todo lo que contiene Su Amor es verde y hermoso, pero para percibir la belleza en toda la creación, ustedes deben trascender las formas externas y penetrar al reino de los Océanos de la Realidad Espiritual. Primero de todo, es importante pasar de las formas a los significados, desde las efímeras figuras hasta las eternas realidades espirituales, mientras que las formas son limitadas y limitan, las realidades espirituales son Océanos, Océanos Eternos de Contentamiento. Arribar a esos Océanos les traerá paz interior.

Por lo tanto, estoy tratando de amar a todos. Es fácil decirle a una persona, “Yo te amo” mientras que esa persona nunca te haya dañado, pero de acuerdo a nuestro Gran Sheikh esa no es la medida del amor real. Él solía citar un famoso poeta Sufí de Daghistan quien decía: “Yo no acepto que el amor que tú pretendes tener por mí sea real, hasta que te haya probado. ¿Cuál es la prueba? Si yo te pasara por una picadora de carne, y salieras del otro lado como carne picada - pero todavía estuvieras vivo - y si luego yo te volviera a tu forma original, ¿todavía me amarías?"

Lo que este poeta quiso decir fue: “Si yo te causara tanto sufrimiento y te dañara como nadie te ha dañado antes, ¿me seguirías amando a pesar de todo lo que yo te he hecho?” Ese es el verdadero amor. Pero si yo estoy contigo durante cuarenta años, y luego, a causa de una palabra dolorosa te grito en un momento de estrés, tú me dejas y me declaras tu enemigo, negando el amor de cuarenta años y diciendo, "Ya no te amo", ese no es el amor al que nos estamos refiriendo.

Por lo tanto, como he dicho, existen niveles de amor a lo largo del camino, que varían en calidad de acuerdo a su cercanía con el objetivo, los Océanos de Amor Absoluto de nuestro Señor. Cuando alguien ha alcanzado ese objetivo, podrá absorber cualquier cantidad de daño de los demás y todavía amarlos. Podrá decir: "Te quiero en el nombre de mi Señor, por ninguna otra razón. Ese amor nunca cambiará ni disminuirá, ya que no importa lo que hagas el amor de tu Señor está contigo. Tú te puedes comportar como un animal salvaje, me puedes lastimar, pero sin embargo, si todavía existes, el amor de mi Señor debe estar contigo, y por lo tanto Yo te estoy amando a ti también." Solo la humanidad más elevada y selecta está alguna vez en ese nivel, y estamos tratando de alcanzar ese punto - pero es verdaderamente difícil. Deben saber que esta es una prueba para ustedes y una oportunidad para alcanzar niveles espirituales. Ahora están en una situación en la que deben ser pacientes con la gente, que puede no estar apoyando el mismo nivel de decoro al que ustedes están acostumbrados. Aquí hay una oportunidad para ustedes para avanzar, como la gente santa nos ha aconsejado: en vez de evitar a toda la gente mal educada y con malas maneras, deberíamos mezclarnos con ellos y establecer contacto, para que ellos se puedan beneficiar y para que ustedes se prueben a sí mismos y ganen con eso.

Ellos son servidores de la Voluntad del Todopoderoso, y nosotros también somos sus servidores. Nuestro Señor es su Señor, y su Señor es nuestro. Debemos ser pacientes y ganaremos, poco a poco. Los cerezos al principio dan fruta agria, pero deben esperar - poco a poco, poco a poco, el árbol comienza a producir cerezas dulces y sabrosas.

Los Santos Maestros me han prometido que quienquiera que se siente con nosotros y escuche con su corazón lleno de amor, debe alcanzar el mismo nivel: sus corazones deben abrirse al Amor Divino. Los Maestros no nos abandonarán, y nosotros no nos vamos a alejar de ellos, ya que nuestros corazones han sido atados con los lazos más fuertes: los lazos del Amor Divino, la relación más fuerte de amor que existe entre el Creador y Sus criaturas. Esa relación es el objetivo final de la existencia, y nosotros rezamos para que siempre se fortalezca.

Aquellos con quienes nos sentamos y cuyos corazones son receptivos al Amor divino, alcanzarán ese amor. Esta es una promesa de los Maestros, y por lo tanto, nuestra reunión indica que el tiempo para ustedes se está aproximando, el tiempo en que ustedes sean capaces de romper los lazos que los hacen esclavos de sus egos. Pronto ustedes estarán libres para acercarse a sus objetivos espirituales, y es por eso que todos los que están aquí se sienten emocionados y conmovidos hasta las lágrimas.

Si el amor que está conmigo fuera solo amor transitorio, ustedes ni siquiera se molestarían en sentarse conmigo por un momento. Pero el amor que está conmigo es real, permanente y Divino; y yo he extendido un rayo de él a sus corazones para despertar el amor permanente en ustedes.

Mis hijas e hijos que están presentes hoy aquí, nunca antes me habían conocido, pero nuestro primer encuentro ha sido suficiente para establecer el amor real desde mi corazón al suyo. Este es un amor que jamás será olvidado, un amor que ya está floreciendo en sus corazones.

Le pido a mi Señor para que me permita esparcir Su amor permanente a los corazones de toda la gente - y se está acercando el momento en que ese permiso será concedido.

"Wa min Allah at-Tawfiq"

Anuncios
Relacionados

Sobre adoración y amor a Allah

Artículos - 23/02/2001

La que vuelve

Artículos - 06/03/2003

La Esencia y El Corazón

Artículos - 21/12/2006



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/37916-los_oceanos_de_amor_absoluto_de_nuestro_senor.html