webislam

Lunes 20 Enero 2020 | Al-Iznain 24 Jumada Al-Auwal 1441
690 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=14403

Prieto, Martín, un escritor malsín

Prieto es la cifra de ese mal periodismo propiciado por la era Bush, inyectado de choque de civilizaciones, que soporta aún en buena medida el discurso de los medios de propaganda corporativa

10/11/2009 - Autor: Hashim Cabrera - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El columnista de El Mundo Martín Prieto
El columnista de El Mundo Martín Prieto

Qué pena de esos escritores que, no sabiendo escribir bien, se dedican a camuflar su falta entre los renglones de los diarios serie B, tomando partido emocionalmente en los cenáculos donde se relatan, seleccionan y componen de oídas los acontecimientos que forman nuestra contemporaneidad. No sería digno rebatir sus flagrantes mentiras, bajar a esa arena del bulo y la difamación, si no fuese porque aún quedan lectores incautos que buscan información y se dejan impresionar por la cabecera de la publicación o por las fotografías de los susodichos escritores, con expresión siempre dispuesta al canibalismo más atroz.

He tenido ese sentimiento leyendo un artículo de Martín Prieto en el diario El Mundo. En otro tiempo Prieto era un poco más comedido, estaba quizás más seguro en su estratagema intelectual. Hoy, con un premio nacional de periodismo entre las manos, se nos presenta vestido de paladín europeísta, como el hombre civilizado que, a fuerza de adjetivar convenientemente a unos y otros, ha logrado cruzar las líneas del frente sin que ni siquiera se fijen en él, sin un rasguño. Pero, claro, tanta falsedad en un espacio tan corto y en una sociedad tan comprometida con las definiciones culturales, no deberían quedar impunes, aunque sólo fuese en consideración a esos lectores incautos que merecen un producto literario un poco más serio.

Ya el propio título de su exabrupto, El Corán como Código Civil, nos da una idea aproximada del grado de ignorancia de este ínclito representante de la caverna mediática. Definir el Corán como un Código Civil es reducirlo a un conjunto de normas equiparables al Decálogo Mosaico, bien conocido y asumido por esa cultura judeocristiana —ahora nominalmente laica—occidental que parece ser su referencia fundamental. No es éste lugar para describir lo lejos que el Corán se halla de ser un Código Civil, para tratar de expresar la inmensidad del mensaje coránico, pues se trata de un hecho que excede con creces cualquier explicación reduccionista o simplista.

Si quiero señalar la falsedad y la pobreza del texto de un escritor a quien no le basta con retratar a Sarkozy como fabricante de ministros socialistas y funcionarias magrebíes (de vida díscola, nos dice Don Martín) sino que remata proponiéndolo como más tío, más macho (quiere más a las mujeres) que nuestro Rodriguez Zapatero. Inmediatamente queda claro que era una broma, que Don Martín es realmente más feminista que los otros, sin alharacas. Un discurso muy débil, trivial, para rellenar espacio impreso.

Entre otras falsedades e ignorancias, dice Don Martín que “el Corán es sangriento, y en lo que respecta a la mujer es miserable por más que estas indigentes genéricas lo asuman. El Corán reduce a las féminas a esclavas asumidas. Eso no tiene nada que ver con la cultura occidental y de todos los siglos que hemos avanzado en la definición de la condición femenina.”

Y todo ello para ilustrar el caso de una ciudadana de origen marroquí que fue supuestamente agredida por una pareja en la calle por no llevar pañuelo. En ninguna parte del Corán se dice que haya que pegar a nadie, y menos aún por no llevar pañuelo, más bien se conmina al ser humano a establecer la equidad de género y la comprensión. Además debería el señor Prieto leer más la prensa, debería saber que el propio marido de la agredida, Abdul Hakim, en declaraciones recogidas por Europa Press, aclara que la agresión no tuvo nada que ver con el pañuelo: “el pañuelo no tiene nada que ver en absoluto", ya que "se discutió de otra cosa".

Tendría que estudiar detenidamente Don Martín el proceso de liberación de la mujer occidental, tan reciente e inconcluso, y volver su mirada hacia el suelo patrio, donde la violencia de género se cobra cientos de vidas de mujeres indefensas, y donde no se achaca a la iglesia católica ni a ideología alguna la responsabilidad por esas muertes intolerables.

En un discurso demasiado burdo, con muy malas gramática y sintaxis castellanas, el señor Prieto se retrata a sí mismo como un escritor impresentable, como alguien profundamente ignorante de su propia historia y de la naturaleza de las tradiciones culturales y espirituales, más que como paladín de una visión europea contemporánea. Prieto es la cifra de ese mal periodismo propiciado por la era Bush, inyectado de choque de civilizaciones, que soporta aún en buena medida el discurso de los medios de propaganda corporativa, esas plataformas que erróneamente denominamos todavía medios de comunicación y que ahora no saben cómo evitar hundirse. Un periodismo que empieza a ser ya algo más que anacrónico, cuando los grandes diarios ven cómo los lectores huyen hacia Internet, en busca de una información más libre y contrastable, mientras se hunden sus beneficios empresariales.

Sinceramente le recomiendo a Martín Prieto que estudie, que lea, que aprenda a escribir bien en el idioma que le distingue y le hace posible sentirse dignamente occidental, que cuide un poco más a esa herramienta que le da de comer, y que se deje de pergueñar discursos zafios y ocurrentes, pues así no quedará de él ni la memoria, ni cumplirá el fin social y cultural que se le supone al periodismo. Le insto a que recuerde que un escritor, un periodista, trabaja precisamente en y con la memoria de la sociedad y el tiempo que le han tocado vivir.

Que consulte webislam, que se haga una cierta idea de lo que significan la Shariah y la jurisprudencia islámica, y pueda así diferenciar los problemas socioeconómicos, de un colectivo o de una clase, de su condición espiritual y deje a la religión al margen, que en esto no ha tenido ni tiene nada que ver. Es un consejo de escritor a escritor, de ser humano a ser humano. Además, en la era Obama funcionan otra gramática y otra sintaxis.

Necesitamos palabras más cultas y humanas para sentirnos occidentales con dignidad, no esas definiciones que sólo sirven a ese nuevo e irracional antisemitismo denominado islamofobia.


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/37459-prieto_martin_un_escritor_malsin.html