webislam

Viernes 3 Abril 2020 | Al-Yuma 09 Shaban 1441
757 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=14218

Jesús en el sufismo

Jesús fue un maestro, fue un instructor. Él era el Verbo, que es la Verdad por sí misma, la verdad que guía y dirige

23/10/2009 - Autor: Sheikh Khaled Bentounès - Fuente: Musulmanes Andaluces
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Dijo Jesús, hijo de María: ¡Oh Dios, Señor nuestro! ¡Haz que descienda para nosotros un ágape del cielo que sea una fiesta conmemorativa para no
Dijo Jesús, hijo de María: ¡Oh Dios, Señor nuestro! ¡Haz que descienda para nosotros un ágape del cielo que sea una fiesta conmemorativa para no

En unas pocas palabras, solamente podemos aspirar a dar una ligera idea de lo que es el papel de Sidna Isa (Jesús) en el sufismo, como es tratado su doble aspecto (exotérico y esotérico), un lugar importante en el corazón de la parte interior del Islam.

Uno de los principales versos del Corán respecto a Jesús es el siguiente:

"Sí, el Mesías, Jesús hijo de María, es el Profeta de Dios, su palabra que plantó en María, el espíritu de Él”. (Expresión difícil de entender, ¿la palabra de Dios?)
Esto nos muestra de inmediato a entender y hablar la verdad de Jesús debe estar en armonía con lo que él representa. Por lo tanto, el venerable Shaykh Adda Bentounès nos ayuda a comprender de la mejor manera la verdadera dimensión del Mesías:

"Jesús fue un maestro, fue un instructor (...). Él era el Verbo, que es la Verdad por sí misma, la verdad que guía y dirige. (...) Jesús nadó en las grandes olas del infinito. El es la locura del amor en esta inmensidad. No está loco por Dios porque él es el Amor de Dios, es Gran amor, como el mar gris de su fragancia”.

Otro gran maestro de tasawwuf el Sheij Ibn Arabi declara que Jesús es el sello de la Santidad Universal en un libro que se refiere a esto: “Futuhats Mekiyya” conocido en castellano como “las iluminaciones de La Meca”:

"Hay otro sello con que Dios sella la santidad universal, desde Adán hasta el último de los santos, Jesús. Es el sello de la santidad, ya que es también el sello del ciclo del reino (Mulk al-Alam), él es un signo del acercamiento al fin los tiempos".

El otro sello mencionado por el Sheij Ibn Arabi es el Profeta Muhammad (Salalahu aleihi wa Salam), que es el sello de la profecía. En un hadith del Profeta (*3) donde se nos dice que "entre él y Jesús no hay lugar para deslizar un pelo”, sorprendente imagen de la proximidad y la unidad que Dios eligió para la humanidad y reflejo en los hombres de la ignorancia y ceguera que los divide y les hace estar en oposición.

Con su venida, Jesús nos ofreció el sabor de los misterios del amor divino. Pero también vino con un poder divino que se manifiesta a través de su persona a lo largo de su misión y constituye un desafío para perturbar el mundo de su época. Esto, evidentemente, ha conmocionado profundamente a los hombres no solamente de su tiempo sino también a todos aquellos que se acercaron a la personalidad de Jesús. El mensaje de Jesús es puramente espiritual: habla de amor. No podemos amar a Dios sin amar al prójimo, por lo tanto, Jesús nos llevará en una dirección especial, su mensaje se va a abrir hacia una nueva perspectiva. Más allá de la letra de la ley, es como un vino espiritual que se manifiesta desde si mismo y trastoca todo. El propio nacimiento de Jesús trae consigo el desafío de la ley física, una ley de los hombres. Dios a través de Jesús, hace una excepción en la ley física en su nacimiento y fruto de esto, su mensaje en vida será un reto para la humanidad. El reto de este milagro de Dios, que puede ir más allá de las leyes que rigen la materia, nos lleva a despertar en nosotros lo sutil, abrirnos a nosotros mismos, a darnos cuenta de que Dios está presente en todas las cosas, en cualquier lugar, en cualquier momento en cualquier condición, cada uno de nosotros realmente somos una excepción.

El mensaje de Jesús es un mensaje mucho más del ámbito del espíritu que del de la letra, pocas personas van a lograr realizarlo, ya que los hombres han hecho una “religión”: lo han racionalizado y en cierta medida se han bloqueado los principios del mismo mensaje, mientras que Jesús mismo es el principio de la lucha contra el Profeta. El vino sólo para desafiar la ley.

El venerable Sheij Alawi (*4), reconocido como uno de los grandes íntimos de Dios en el siglo 20, en un ensayo sobre el simbolismo de las palabras de alta perspectiva metafísica revela la sutileza sobre el enfoque del misterio de Jesús:

"Siempre hablamos de lo que entendemos por el misterio de la sagrada esencia, cuando hablamos de la alif (5) queremos decir que es el único gas noble, y cada vez que hablamos de BA (5) queremos decir con que es la última manifestación, llamado el Supremo Espíritu, entonces el resto de las letras, las palabras se sitúan por sí solas y, a continuación, el discurso en general, se sitúa en sus respectivas filas. La reunión de Alif y Bâ juntas forman la palabra AB, lo que significa en árabe y en hebreo: padre. Es el nombre divino por el que Jesús habló a su señor y fue el empleado cuando dijo:

"En verdad me regreso a mi Padre y vuestro Padre".

Es decir, con mi Señor y vuestro Señor (La concepción antropomórfica de la paternidad de Dios está excluido de la perspectiva islámica). Si logras entender el significado de estas dos palabras, sabrás ignorar su importancia. Por otra parte, esta confusión se ve reforzada por la asimilación se hace entre AB (padre) y RAAB (señor) en el idioma árabe, y en el actual uso de estas palabras en la lengua semítica que, por ejemplo, designa al padre (AB) de una familia como también el señor (RAB) de la casa".(*7)

Así, aunque el misterio en torno a Jesús permanece en entender su mensaje basado en el amor y la compasión está presente también por la esperanza de su regreso y el advenimiento de la era mesiánica. La fuente de la esperanza de que fluía bajo los pies de María sigue regando los corazones. La clave está en el credo de la Dependencia:

"Señor, tu Dios, el culto y que a él sólo se le sirva de culto".(*8)

Todas las leyes y los mensajes de los profetas dan lugar al Uno! Las vías que conducen al centro son los radios, es decir, las religiones que predican la fe en la unicidad. Por lo tanto, si queremos caminar con fe, sinceridad y amor, debemos cumplir con todas las religiones. Las prácticas son diferentes, pero la Verdad es Una.

Traducción: Omar Al Galliqi
Fuente: foro de los fuqara
Notas
1: Corán: Sura 4, verso 171.
2: El coro de los profetas: Shaykh Adda Ben Tornes. Editorial Albin Michel.
3: Hadith decir, es la palabra del profeta Muhammad, cuya suma es la tradición oral.
4: Sheik Alawi, el Fundador del movimiento Sufi Alawiya.
5: Primera letra del alfabeto árabe.
6: Segunda letra del alfabeto árabe.
7: El hombre interior, a la luz del Corán: por el Sheik Bentounès editorial Albin Michel, 1998.
8: El Evangelio según san Mateo 4/10 St Luc y 4/8, Deuteronomio 6/13-14.

Anuncios
Relacionados

Jesús, un profeta del Islam

Artículos - 20/12/2006

Jesús y María en el Islam. Una ocasión para el encuentro y el diálogo

Artículos - 10/01/2005

Presencia de María en el Islam

Artículos - 06/08/2002


1 Comentarios

Hens Bustosfuen dijo el 17/11/2012 a las 05:38h:

Amen


Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/37329-jesus_en_el_sufismo.html