webislam

Domingo 5 Abril 2020 | Al-Ajad 11 Shaban 1441
796 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=14171

Ibn `Âshir Al-Andalusí

Sufi de la época marînî

18/10/2009 - Autor: Musulmanes Andaluces - Fuente: Identidad Andaluza
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Castillo de Jimena de la Frontera
Castillo de Jimena de la Frontera

Su nombre era Abu l-’Abbas Ahmad ibn Muhammad ibn ‘Umar al-Ansari al-Andalusí. Sufi de la época marînî, enterrado en Salé donde murió en el 764 o 765, correspondientes al 1362/3.

Era originario de Jimena de la Frontera. Por razones desconocidas, abandonó su ciudad natal y se instaló en Algeciras. Ahí se ganó la vida enseñando el Corán. Un sabio personaje de la ciudad al que frecuentaba y con el que tenía plena confianza le aconsejó abandonar al-Andalus antes de que se apoderaran de ella los cristianos. Emprendió entonces la peregrinación a Meca. A su vuelta de Oriente, se detuvo en Fez y después se trasladó a Meknes donde vivía una de sus hermanas. Sintiéndose incómodo en la ciudad retomó su camino y fijó su nueva residencia en Shâlla sobre la orilla izquierda de Bu Regreg. 

Un sufi, Abu ‘Abdallah Muhammad al-Yâburî, del que se hizo discípulo, le ofreció una jalwa en la zawiya que había fundado en el interior de un cementerio. A la muerte de su maestro, abandonó ese lugar tranquilo y tan propicio para la meditación, por otra zawiya que se encontraba en Salé, sobre la orilla derecha del río, cerca de la gran mezquita. Más tarde, con algunos ahorros duramente amasados, adquirió una casa modesta situada en la parte oeste de la ciudad, frente a la puerta al-Mu’allaqa que se abre sobre el cementerio donde fue edificado posteriormente su actual mausoleo. 

Ibn ‘Ashir, a pesar de su saber, no era un intelectual, ni era tenido por ‘alim (sabio). Sobretodo enseñaba Corán y sólo, con el objeto de poder subsistir, pues siempre se impuso a sí mismo como regla inquebrantable, vivir del trabajo de sus manos. 

Un historiador, Ibn Qunfudz de Constantina relata que en la época en que se encontró con él (1361/2), alrededor de dos años aproximadamente antes de su muerte, se procuraba el alimento cotidiano copiando una obra de hadiz, la ‘Umda, uno de sus libros preferidos. Releía cada copia que hacía y la vendía exactamente por el precio del trabajo. Su aversión hacia el mundo le valió reputación de solitario y malhumorado. 

El año 1356, el Sultán de Marruecos Abu ‘Inan al-Mârinî intentó vanamente atraerlo hacia su corte. Es por lo que los modos atentos y amables con los que acogió al historiador Ibn Qunfudz fueron objeto de sorpresa general entre sus discípulos. 

Su propensión hacia la soledad, el gusto por el silencio y la meditación se fueron acentuando en él con la edad. No amaba en absoluto la práctica del samâ’. Soportaba lo justo las reuniones con los fuqarâ que siempre rehusaba presidir y durante las cuales raramente tomaba la palabra y aun con mucha reserva cuando lo hacía. Vestía muy sencillamente, era difícil de abordar, sombrío, amante de la compañía de los muertos, así era Ibn ‘Ashir en su última época. 

No pertenecía a ninguna hermandad sufi. Su tariqa se fundaba, según Ibn Qunfudz, en la observación estricta y celosa, sincere y sin reservas, en la enseñanza contenida en el Ihya de al-Gaççali. Ansioso de hacer siempre una exacta distinción entre lo halal y lo haram, cuidaba en extremo el no aceptar de nadie nada y se sometía cotidianamente a un severo examen de conciencia. Otro de sus biógrafos, al-Hadrami, asegura que la Ri’âya de al-Muhâsibi era uno de sus libros de cabecera. 

Ibn ‘Ashir atrajo a muchos sufies a Salé. El lugar, propicio al recogimiento, era, en su época, un refugio de paz para todos los aspirantes a la ciencia de los sufies. Ibn ‘Abbad de Ronda, otro de los grandes maestros sufis de esa época, fue uno de los que pasó años en compañía de Ibn ‘Ashir, del que fue el discípulo más prestigioso.

Anuncios
Relacionados

Islam y ciencia en al-Andalus (I)

Artículos - 26/08/2011

El maltratado término Yihad (II)

Artículos - 16/01/2010

Al-Ándalus según Blas Infante

Artículos - 14/02/1999



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/37286-ibn_ashir_alandalusi.html