webislam

Viernes 6 Diciembre 2019 | Al-Yuma 08 Rabi al-Zani 1441
687 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13897

Yasser Abdel-Latif: En El Cairo se respira convivencia

La capital egipcia ha dado ejemplo de abrirse a otros cultos religiosos, sin perder la identidad como país musulmán

14/09/2009 - Autor: Redacción Webislam - Fuente: El Librepensador
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Yasser Abdel-Latif (Foto de Pablo Tosco
Yasser Abdel-Latif (Foto de Pablo Tosco

La primera novela del poeta Yasser Abdel-Latif esboza un retrato a media luz de El Cairo, poniendo el foco en uno de sus aspectos menos amables: el de una generación de jóvenes frustrada por la falta de expectativas, perpleja y perdida ante la vida, en una gran metrópoli tan desdibujada como ellos.

Con una escritura modelada por rupturas y una carencia total de la linealidad en la narrativa, Yasser Abdel Latif cuenta la historia de tres generaciones de una misma familia. Y lo hace a través de los ojos de su elemento más joven: un estudiante de filosofía de la Universidad del Cairo, nieto de un inmigrante nubio.

Herencias de El Cairo narra la historia de un padre, un abuelo y un hijo. ¿Por qué enfocó la historia desde este punto de vista generacional?

Quería explicar la historia de la integración de una familia de emigrantes del sur de Egipto a El Cairo y explicar como se desarrolla una transformación profunda de la ciudad a través de tres generaciones y las condiciones de cada generación para entender la idiosincrasia de una ciudad de contrastes como es El Cairo.

Sé que es complicado para un autor definir su propia novela, pero ¿se atrevería?

Es difícil, pero se podría definir como una narración sin principio ni fin, hecha de fragmentos de imágenes que se estratifican de un modo aparentemente desordenado para formar un mosaico inacabado, pero que consigue, con mucha eficacia y en apenas setenta páginas, transmitirnos las vidas partidas de sus personajes. La narración en primera persona del protagonista —un estudiante que se busca inútilmente a sí mismo en su herencia: sus orígenes familiares y El Cairo de su infancia— es el hilo conductor que da coherencia al conjunto.

Afirma en su novela que El Cairo puede resultar una ciudad sugerente, sobretodo en invierno. ¿Por qué?

Porque en invierno la luz que desprende la ciudad es maravillosa.

¿Es quizás su ciudad, como desprende la novela, una ciudad abierta en la cual conviven conjuntamente musulmanes, judíos y occidentales?

Por supuesto, la convivencia que hay en la ciudad se respira en cualquier esquina. Es una ciudad abierta e incluso ahora hay muchas más tendencias religiosas… El Cairo ha dado ejemplo de abrirse a otros cultos religiosos, sin perder la identidad como país musulmán. Me molesta mucho que a veces se quiera vincular los movimientos integristas que hay en Argelia o Paquistán a mi ciudad, porque la realidad social y civil de la ciudad demuestra cada día todo lo contrario.

La novela recorre la ciudad de El Cairo, sus calles, sus cafés y sus barrios y nos adentra en el corazón de una ciudad única, donde se dibujan vidas que corren paralelas, en tiempo y en lugares. ¿Qué significa la ciudad para usted?

Tengo una relación muy complicada con la ciudad. La amo y la odio a la vez. La vida es muy complicada allí. ¿Cómo se puede amar a una ciudad de veintidós millones de habitantes y caótica? Supongo que es una de las contradicciones que todos tenemos. Me gusta vivir en otros lugares, abrirme al mundo para compartir, para soñar. Pero necesito volver a allí, a El Cairo, para respirar la vida.

¿Qué hay de autobiografía en su novela?

He vivido todo lo que he descrito en el libro, así que en cierto modo sí se puede considerar autobiográfica, pero las vivencias están modificadas según las reglas literarias.

El pasado pesa mucho en la historia de los protagonistas. ¿Es quizás para usted el mirar al futuro, una forma de cambiar el pasado?

No exactamente. El pasado no hay que cambiarlo. Sólo nos tiene que enseñar a que las cosas en el futuro se pueden hacer mucho mejor. Para mí cualquier equivocación es una lección. Nunca se fracasa, se aprende.

Para finalizar, me gustaría compartir contigo una sensación que tengo. El hecho de que se esté produciendo un auge de la novela árabe, quizás en parte, gracias al legado del Nobel Naguib Mahfuz. ¿Cómo ve el futuro literario en lengua árabe?

La literatura árabe puede tener su peso dentro de la literatura mundial si no se la mira como a un elemento exótico y se la valora por su calidad literaria.

Anuncios
Relacionados

Opresión y desigualdad alientan sátira literaria Egipto

Artículos - 18/10/2010

Pedagogía de la Lengua y de la Cultura

Artículos - 15/06/1996

El diálogo del atardecer

Artículos - 16/06/2003



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/37050-yasser_abdellatif_en_el_cairo_se_respira_convivencia.html