webislam

Miercoles 26 Febrero 2020 | Al-Arbia 02 Rajab 1441
904 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13876

Tarjetas de identidad (I)

Vigilancia global para el año 2012

11/09/2009 - Autor: Nathan Allonby - Fuente: Rebelión
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

No hay obstáculos a la introducción mundial de tarjetas electrónicas de identidad obligatorias
No hay obstáculos a la introducción mundial de tarjetas electrónicas de identidad obligatorias

Las tarjetas electrónicas de identidad han avanzado de modo alarmante hacia el objetivo de ser universales, utilizadas en todo el mundo. Más de 2.200 millones de personas, o sea un 33% de la población del mundo ya han recibido tarjetas de identidad ‘inteligentes’. De éstas, más de 900 millones tienen sistemas biométricos faciales y de huellas digitales. Según los planes actuales, más de un 85% de la población del mundo tendrá tarjetas de identidad inteligentes para 2012. La mayor parte de la población no se habrá escapado – en gran parte ya está inscrita en sistemas de identificación de una generación anterior, a menudo en Estados represores, como Myanmar (Birmania).

Como era de esperar, las campañas contra la introducción de tarjetas de identidad han tendido a destacar los problemas con los sistemas de identificación, presentándolos como imprácticos y que crean problemas insolubles con la invasión de la privacidad, el fraude, acceso no autorizado a bases de datos, crimen organizado, fiabilidad del reconocimiento biométrico, etc. Como resultado, mucha gente cree que las tarjetas de identidad obligatorias ‘simplemente no ocurrirán.’

Ya no podemos seguir escondiendo la cabeza en la arena. No hay obstáculos a la introducción mundial de tarjetas electrónicas de identidad obligatorias.

Todos esos problemas con los sistemas de identificación podrán ser reales, pero no bastan para impedir su implementación, sobre todo porque son problemas que afectarán a la gente como individuos, no a sus gobiernos – es nuestro problema, no el de ellos.

Apenas ha habido algún debate de importancia sobre uno de los temas principales de nuestra época. A la mayoría de la gente de a pie no le gusta la idea, pero el proyecto sigue adelante a pesar de ello.

También es hora de considerar lo que realmente pretenden lograr con los sistemas de identificación, no su justificación pública. Ya que es probable que los gobiernos siempre hayan sabido que las tarjetas de identidad no detendrían el terrorismo, el crimen organizado, la suplantación de identidad, el fraude, etc., tiene que haber alguna otra razón para su introducción, y parece ser un motivo que los gobiernos no quieren reconocer en público.

¿Una agenda coordinada internacional de identificación?

Tal vez lleguemos a saber más si consideramos lo que sucede por el mundo.

Es interesante que nadie parezca haber publicado un estudio exhaustivo o fiable de los planes de identificación del mundo, de modo que hubo que compilar un estudio para este artículo (vea las tablas en el apéndice). Este estudio tiene que ser necesariamente bastante breve e incompleto – no es fácil encontrar buenas fuentes de datos sobre cada nación, de modo que me disculpo por cualquier inexactitud, clasificación errónea de ciertas naciones y la omisión total de muchas más. (Si alguien tiene algún vínculo a datos publicados, que puedan colmar las brechas, le ruego que los envíe como ‘comentarios’). Al enlace en inglés al final de esta traducción, N. del T.

Lo que se destaca en este estudio, por poco fiable que pueda ser, es que sistemas avanzados de tarjetas electrónicas de identidad están siendo introducidas en algunas de las naciones más pobres del mundo, algunas de ellas sumidas en el caos, la guerra civil, el hambre, las más pequeñas y las mayores. Llegan a naciones con culturas vastamente divergentes, a naciones que son casi enteramente pre-industrializadas y subdesarrolladas, y que llegan primero a casi todas las naciones islámicas. Las pocas naciones que no tendrán un registro electrónico avanzado de la población serán una ínfima minoría. Y todo esto debe tener lugar para fines de 2012.

Por ejemplo, el 25 de junio de 2009, India anunció que sigue adelante con tarjetas biométricas universales de identidad, a ser completadas en 2011 – para registrar a cerca de 1.200 millones de personas dentro de sólo 18 meses.

Uno de los pocos sitios que definitivamente no introducirá tarjetas inteligentes de identidad es Myanmar (Birmania), porque les va bien con su actual tarjeta de identidad – al parecer su eficiencia basta para la represión existente. La ONU trató de convencerlos de que actualizaran sus tarjetas, pero se negaron.

Hay áreas grises, por ejemplo, en algunos países hay tarjetas de identidad biométricas para el registro de votantes, que no son oficialmente tarjetas nacionales de identidad, pero que sin embargo han registrado la población, por ejemplo en Mozambique y Zambia. Las ‘tarjetas electorales’ tienden a convertirse en tarjetas nacionales de identidad, inmediatamente después de la elección, como en Haití. (¿Cómo se vinculó la introducción de tarjetas de identidad a la “llegada de la democracia”?)

EE.UU. probablemente estaría en el área gris (debido a la inseguridad (deliberadamente no aclarada) sobre la VERDADERA Ley de Identidad; Canadá, debido a propuestas para ‘licencias de conducir realzadas’; Australia, debido a un estatus inseguro de la ‘Tarjeta de Acceso’.

Cualquier inseguridad es puesta en perspectiva por el ‘cuadro general’ – las tarjetas de identidad llegan, a casi todas partes.

¿El papel del FMI y de los organismos internacionales?

La introducción simultánea de sistemas muy similares de tarjetas de identidad en tantas naciones parece ser más que una coincidencia. Si fuera sólo un asunto de que las naciones tomaran sus propias iniciativas para actualizar sistemas, tendría lugar durante un plazo más largo, ya que las naciones han actualizado periódicamente sus sistemas, una vez cada par de décadas. ¿Indica ese plazo una presión internacional oculta aplicada a las naciones para que adopten tarjetas de identidad?

En el proceso de investigación para esta lista, apareció algo interesante – los planes para introducir una tarjeta nacional de identidad en Uganda fueron anunciados en un memorando de entendimiento enviado al FMI (‘Carta de Intenciones, Memorando de Políticas Económicas y Financieras, y Memorando Técnico de Entendimiento’). La impresión es que el FMI estuvo involucrado en la decisión mucho antes de que el pueblo de Uganda fuera consultado sobre su plan nacional de tarjetas de identidad.

¿Ha requerido el FMI que las naciones adopten tarjetas biométricas de identidad, con el pretexto de regulación financiera, de impedir el fraude y el lavado de dinero? Sería interesante saberlo.

Una y otra vez, en la descripción pública de los supuestos beneficios de sistemas biométricos de identidad, las razones presentadas incluyen el beneficio para el sistema bancario, en la prevención del fraude, y para permitir que los pobres tengan acceso al sistema bancario. Varias naciones (por ejemplo India) han mencionado la necesidad de confirmar que la ayuda llegue a los receptores previstos, y no sea perdida por fraude – de nuevo, algo que un organismo como el FMI podría considerar como razón justificable para promover o exigir la identidad biométrica. Otra gente lo ve como un simple pretexto para “lavado de política.”

En un ejemplo diferente de promoción occidental, la UE ha patrocinado financieramente la introducción de tarjetas biométricas de identidad en la R.D. de Congo, supuestamente para ayudar a promover la paz, al rastrear a ex soldados y ex combatientes. Una lógica similar ha sido aplicada a un plan biométrico en Somalia.

En un acto grotesco, las tarjetas biométricas de identidad llegarán a Ruanda. Las tarjetas de identidad fueron un instrumento importante en el genocidio en Ruanda. Hay que imaginar cuánto más efectivo podría haber sido el genocidio con un registro computarizado de la población, y un sistema de identidad con biometría, para impedir el fraude o la evasión. Ruanda es una ilustración horrible de cuán letales pueden ser las tarjetas de identidad en una nación en guerra civil, y provoca preguntas incómodas sobre la participación occidental, como lo hace el Congo.

EE.UU., el Reino Unido y la UE

La introducción mundial de tarjetas de identidad es sólo un testigo visible de un proceso invisible. Las políticas que afectan profundamente nuestras vidas y nos arrebatan nuestras libertades son elaboradas en acuerdos secretos internacionales.

En julio de 2005, durante su rotación semestral en la Presidencia de la Unión Europea (UE), el Reino Unido introdujo una propuesta para tarjetas de identidad biométricas para la UE, a pesar de que no existía el poder para hacerlo bajo los tratados de la UE de aquel entonces. Ya que las legalidades no son un obstáculo, esto se convirtió subsiguientemente en una política vinculante de la UE, en el programa de La Haya sobre justicia y seguridad.

Sin embargo, las políticas de introducción de tarjetas de identidad, desarrolladas en secreto, van mucho más allá de la identificación y de la seguridad, como lo describe Tony Bunyan de Statewatch, en un artículo en The Guardian. Las tarjetas de identidad son sólo un instrumento que permite un plan mucho más amplio, para rastrear y registrar la vida de cada individuo; Bunyan lo llama el tsunami digital: -

“Cada objeto que el individuo utiliza, cada transacción que hace y casi dondequiera vaya creará un registro digital detallado. Esto generará una profusión de información para organizaciones públicas de seguridad”, llevando a que la conducta sea pronosticada y evaluada por “máquinas” (su término) que emitirán órdenes a oficiales en el terreno. La propuesta presagia la recolección masiva de datos personales sobre viajes, detalles bancarios, ubicación de teléfonos móviles, registros sanitarios, uso de Internet, antecedentes criminales por pequeños que sean, huellas y fotografías digitales que puedan ser objeto de minería de datos y aplicados a un escenario diferente – subida a un avión, comportamiento en el metro o participación en una manifestación.

Pero esto no sólo ocurrirá en Europa como explica Bunyan, porque EE.UU. y Europa compartirán políticas y prácticas similares, en una agenda de armonización de políticas:

… se propone que para 2014 la UE tenga que crear un “área euro-atlántica de cooperación con EE.UU. en el campo de la libertad, la seguridad y la justicia.” Esto iría mucho más allá de la actual cooperación y significaría que políticas que afectan las libertades y derechos de todos en Europa no serán determinadas en Londres o Bruselas sino en reuniones secretas entre la UE y EE.UU. ((The surveillance society is an EU-wide issue’, Tony Bunyan, 28 de mayo de 2009, The Guardian)

¿Suena realmente a democracia, tal como la solíamos conocer?

¿Fue una respuesta al 11-S?

No, enfáticamente no – lo decimos porque algunos de estos planes tienen una historia y un itinerario publicados que datan de mucho antes – por ejemplo Taiwán, 1997 – India, 1999.

Esto significa que GW Bush y Tony Blair sólo tienen parte de la culpa por este proyecto – podrán haberlo apoyado, pero no lo iniciaron.

Podemos seguir la pista de la busca continua de bases de datos basadas en la identificación a la Tarjeta Australia, que fue derrotada en 1987.

Ha habido constantes afirmaciones sobre cabildeo de la industria de la tecnología de la información a favor de tarjetas de identidad inteligentes y control en bases de datos, pero sólo es parte de la situación.

También podemos decir con seguridad que la cooperación entre la UE y EE.UU. en la seguridad es anterior al 11-S, como lo es el desarrollo por la UE de bases de datos de seguridad que han sido aplicadas a manifestantes políticos.

¿Qué hacen las tarjetas de identidad?

* Vinculación y coordinación de bases de datos

Las nuevas tarjetas son como un ‘cemento’ de alta tecnología, una interfaz, que une todas las diferentes bases de datos estatales, vinculando sus informaciones.

Este es el significado de la función de identidad ‘multifuncional’ de las nuevas tarjetas. Un número de identidad es la clave para el acceso a todos los servicios y todas las bases de datos. Una tarjeta, un número, rastrea a la gente a través de múltiples actividades – durante todas sus vidas y en todo lo que hacen – empleo, impuestos, salud – todo.

Cuando numerosas bases de datos son conectadas mediante una interfaz común, en este caso números de identidad, funcionan efectivamente como una sola ‘meta-base de datos’.

El registro inicial de la población es compilado consolidando las bases de datos separadas existentes. Los gobiernos quieren saber si todo el mundo se ha registrado o no, y si alguna persona nueva ha aparecido repentinamente por primera vez.

El Registro de Información sobre los Ciudadanos en Gran Bretaña: –

“incluirá sus nombres, direcciones, fechas de nacimiento, sexo y un número personal único para formar una base de datos “más exacta y transparente” que los actuales registros de seguro nacional, impuestos, médico, pasaporte, votante y licencia de conducir… La decisión de seguir adelante con el registro nacional de la población sin ninguna necesidad aparente de nueva legislación o ningún debate público está en agudo contraste con el intenso debate en el gabinete que ahora tiene lugar sobre el… plan de la tarjeta de identidad.

El plan es un proyecto conjunto entre la Oficina de Estadística Nacional y el Tesoro…

La idea fue desarrollada por el panel de productividad de servicios públicos del Tesoro – un grupo de importantes hombres de negocios y administradores de servicios públicos.

El Home Office ministerio del interior… admitió que un plan nacional de tarjeta de identidad tendrá que ser “apoyado por una base de datos de todos los residentes del Reino Unido” y pidió puntos de vista sobre si el registro de información de loa ciudadanos debiera ser utilizado para este propósito… The Guardian.

El plan de identificación indio es otro ejemplo importante –

los números UID (Identificación Única) y la base de datos serán vinculados con agencias como la Comisión Electoral de India y el Departamento de Impuestos a la Renta… tarjetas de identidad con foto de votantes… el sistema público de distribución, y el Plan Nacional Rural de Garantía del Empleo para familias que vivan bajo la línea de pobreza… entregando ayuda financiera y otra a los necesitados. The Hindu.

Es el nuevo modelo para gobierno electrónico, en todo el mundo.

Históricamente, no es la primera vez que vemos sistemas semejantes – es muy similar en el concepto al sistema de identificación nazi, tal como terminó por desarrollarse, con un ‘Número Personal del Reich’ para vincular las otras bases de datos. El sistema de compilar el registro inicial de la población de registros en bases de datos anteriores existentes es, de nuevo, muy similar a la práctica nazi.

¿Por qué había de ser significativo? ¿Por qué debería haber mucho revuelo porque el gobierno conecta datos que ya tiene?

“Una vez que se ha asignado a un individuo un número de índice único, es posible recuperar con exactitud datos de numerosas bases de datos y construir un cuadro de la vida de ese individuo que no fue autorizado en el consentimiento original para la recolección de datos,” dice Sir David Omand en un informe para el Instituto de investigación de Política Pública…

“En 2006, Sir David Varney jefe de Transformational Government predijo que el Estado conocería “una profunda verdad sobre el ciudadano sobre la base de su conducta, experiencia, creencias, necesidades o deseos”.

Henry Porter, The Guardian.

Tarjetas de identidad – tarjetas de lealtad

No hablemos de un Estado policial, hablemos de tarjetas de lealtad de supermercados. No hay mucha diferencia entre estas últimas, en términos de tecnología, y las tarjetas modernas de identidad que parecen ser cercanas descendientes de las tarjetas de lealtad, hechas con un propósito similar – reunir información sobre la gente. Para poder rastrear a alguien, primero hay que identificarlo.

Las corporaciones quieren saber lo más posible sobre sus clientes, para propósitos de mercadeo, y han hecho una inversión increíble en infraestructura para reunir y analizar datos sobre ellos. En 2004, Wal-Mart había reunido 460 terabits de información sobre sus clientes, o sea más del doble de la información total en Internet (1). ¿De dónde provinieron esos datos? En su mayoría de tarjetas de lealtad.

Los gobiernos han adoptado tarjetas electrónicas de identidad porque los negocios han demostrado que se trata de una tecnología poderosa y efectiva. No sólo efectiva, sino eficiente en cuanto a los costes. A diferencia del equipamiento de defensa, como ser en esos misiles que a veces no funcionan, la tecnología del sector comercial tiene que funcionar, y pagar por sí misma.

Los negocios han demostrado que pueden rastrear y perfilar a sus clientes, descubrir sus costumbres de consumo, sus debilidades y sugestibilidad, qué publicidad tiene efecto sobre ellos. La tecnología que utilizan no sólo tuvo que demostrar que funciona, sino también que se autofinancia. Si las corporaciones de supermercados invierten tanto como lo hacen, se sabe que la tecnología tiene que ser muy efectiva.

Se ha desarrollado software poderoso y efectivo para analizar los datos de las tarjetas de lealtad de los negocios, como ser ChoicePoint y LexisNexis. Ahora encontramos algunos de estos sistemas en uso en el FBI, para preseleccionar a sospechosos (2). Los gobiernos se han dado cuenta de que la misma tecnología de perfilación funciona y que también puede ser aplicada a encontrar terroristas, ‘extremistas’, disidentes políticos y cualquier otra categoría de interés para el Estado.

Algunas de esas compañías también ayudan a recolectar datos. Cuando el gobierno de EE.UU. obtuvo datos personales sobre votantes en 11 diferentes Estados latinoamericanos, para propósitos no especificados, esos datos fueron obtenidos por corporaciones privadas, incluida ChoicePoint.

Se ha informado que la mayor parte de la recolección de datos de inteligencia de EE.UU. es subcontratada y que cerca de un 70% del presupuesto es destinado a corporaciones privadas. Aunque la mayor parte de esos gastos van a corporaciones de la defensa militar como ser SAIC y Booz Allen Hamilton, las corporaciones de consumo también tienen su lugar.

¿Vemos una simbiosis en desarrollo entre el gobierno y las corporaciones privadas, en la cual comparten tecnologías e instrumentos, y cooperan en la recolección de datos?

RFID Identificación por radio frecuencia – una poderosa tecnología de rastreo

Uno de los instrumentos que ha migrado de las tarjetas de lealtad a las tarjetas de identidad es RFID; está en la nueva tarjeta de identidad china y va a estar en todas las nuevas tarjetas de identidad ‘inteligentes’.

RFID es un sistema de rastreo, desarrollado originalmente para rastrear inventario en la cadena de suministro y los almacenes. Pequeños chips permiten que un número de serie y potencialmente otros datos sean leídos desde una distancia de varios metros. Cuando un ítem etiquetado con RFID pasa por un lector, su número es registrado. Cuando los lectores de RFID son conectados a una red, es posible compilar un registro de los movimientos de un objeto (o persona), registrando los tiempos y sitios en los que se registró su número de RFID.

El RFID en las tarjetas de lealtad permite que el nombre y toda la información personal del propietario sean leídos desde una distancia de varios metros, potencialmente sin conocimiento del propietario de la tarjeta. Los negocios pueden leer tu identidad de tu tarjeta de lealtad en cuanto entras al local, utilizando RFID, sin que te des cuenta. Ahora te entregarán ‘tarjetas de lealtad’ del gobierno, que te identificarán por RFID.

Los negocios también se han dado cuenta que pueden utilizar RFID para rastrear los movimientos de los clientes dentro de las tiendas, colocando lectores en diversos sitios, por ejemplo, para ver qué productos miraron pero no compraron, aparte de los que adquirieron.

Los negocios se dieron cuenta muy rápido de que RFID en productos, como vestimenta, podía ser utilizado para rastrear los movimientos de la gente que los compró. A diferencia de los códigos de barra, RFID identifica cada ítem con un número de serie único, diferenciando ítems idénticos. Las inmensas bases de datos de las cadenas de negocios les permitieron llevar la cuenta de qué objetos fueron comprados por qué clientes – colocando nombres a los números de serie de RFID. La información adicional fue muy útil en la ‘perfilación’ de clientes – por ejemplo, comenzaron a reunir datos sobre quién estaba de pie junto a ellos – pudieron conjeturar si los clientes compraban solos, con sus esposos o esposas, o con alguna otra persona.

Pronto podrán leer el número RFID en tu tarjeta nacional de identidad, de un modo muy similar, y el gobierno va a vender confirmación de identidad, para referencia recíproca con el número de serie en tu tarjeta de identidad con tu nombre y dirección. Los negocios gastan mucho dinero comprando datos, de modo que saber los nombres y direcciones de sus clientes tendrá que tener un cierto valor. Los clientes ya no podrán ocultar sus identidades, o dar nombres falsos en las tarjetas de lealtad.

Anuncios
Relacionados

Protección de datos en Internet

Artículos - 23/04/2008

Nos vigilan

Artículos - 23/11/2009

La Liga Árabe apoya a Tánger para organizar la Expo 2012

Artículos - 06/03/2007



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/37022-tarjetas_de_identidad_i.html