webislam

Miercoles 13 Noviembre 2019 | Al-Arbia 15 Rabi al-Auwal 1441
565 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13771

Amanecer en la tierra

Si esta relación con la divinidad la trasladáramos hacia cada rincón de nuestras vidas estaríamos más despiertos, más atentos a las pequeñas cosas y en definitiva más vivos

31/08/2009 - Autor: Anwar Astilleros - Fuente: Blog de El Mutaizilii
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Amanecer en la tierra.
Amanecer en la tierra.

Suena el despertador muy temprano, en pleno ramadán. Nunca me he sentido cómodo escuchando la insistencia impertinente del sonido electrónico y aséptico de este tirano y déspota artilugio. Así, en un ejercicio de sonámbulismo, nos disponemos a tomar algunos dátiles y frutos secos antes del fayr.

Cuando ayunamos nos sentimos ágiles y llenos de una extraña vitalidad que se transforma en un recio optimismo cuando recordamos a Allâh. Durante el trayecto al trabajo sintonizo algunas diversas estaciones de radio. Crisis, paro, acusaciones entre partidos, Cristiano ronaldo. Todo se sucede con una monotonía imperceptible que parece reconfortante, y ciertamente lo es, la seguridad se adquiera a base de repetir las ideas, los conceptos y finalmente las certezas. Hay seguridades de diversas categorías, las hay menores y mayores las hay de un solo día, como las que aparecen en las portadas de los periódicos o en cualquier boletín de noticias. Éstas crean adicción pues la brevedad crea ansiedad y en nuestro camino de luces y sombras buscamos a tientas cualquier seguridad, si ésta se revela por instantes hay que esperar hasta el día despúes en un ejercicio de información de origen caducifolio, instántaneo pero indefinido, de ahí el triunfo de los medios de comunicación en cualquier país.

Cuando leemos el Corán sucede que nos trasladamos hacia la intemporalidad y su manifestación holística es un piso firme dónde asentarnos. Así dos medios de comunicación parecen contradecirse,uno es perenne y el otro caduco. ¿Forma parte ésto de nuestra dualidad tan característica de Occidente? Creo que hay que profundiar en ambos aspectos, en el Corán como escritura sagrada y en los medios de comunicación como expresión profana.

Una vez que me aproximo al trabajo me llama la atención un viejo parque donde decenas de suramericanos beben en la mañana todo tipo de bebidas alcohólicas. Probablemente se levanten a la misma hora a la que solían hacerlo cuando trabajaban pero esta vez, como si de un ejercicio cotidiano se tratara, tienen que llenar el tiempo y manifestar públicamente su desgraciada indigencia. Antiguos trabajadores convertidos en bebedores sin esperanza. Todo esto sucede casi imperceptible.

Cruzo un portal y observo en una silla de ruedas a una anciana silenciosa con la mirada perdida en el horizonte, manos temblorosas y vestido raso y negro y no tengo la más remota idea que debe estar imaginando, los mundos que habrá surcado. El operario del Samur la introduce en el interior de la furgoneta en silencio, arranca y se marchan. Nadie la acompaña.

Unos metros más adelante un excelente músico rumano, supongo, a juzgar por su enormes dientes de oro toca el acordeón sonriente en medio de la calle, sobre el suelo un cartón y una botella de plástico recortada que contiene algunas monedas. Sonríe sin cesar y realmente lo toca bien,que extraña contradicción -pienso- tiene más talento que yo pero probablemente mucho menos dinero (y no es que ande sobrado) y como si de una burla se tratara al régimen de las cosas el hombre de los dientes de oro pide unas monedas. Hay tantos y tantos fenómenos normales al cabo del día que es dificil encontrar algo excepcional.

Así subo las escaleras y las bajo  ocho horas despúes, casi como si nada hubiera sucedido, y me dispongo a recoger el coche, camino de casa. Encerrado en el atasco de turno, todos, a través de las ventanillas, nos observamos en silencio en un extraño espejo humano, probablemente cada uno llevemos nuestra música y manos libres, que se manifiestan en una extraña sensación de autosufuciencia que se desvanece al primer pinchazo provocado por el hambre en mi estómago que me hace pensar en nuestra extraordinaria fragilidad, aunque escuchar el próximo boletín de noticias produce cierta seguridad y me olvido del rigor alimenticio del mes más maravilloso.

Una vez en casa leemos el corán y el significado del ayuno. Pienso, tal y como describe Alí Budak en el ayuno en el islam(ed light) que éste trasciende la carencia de liquidos y alimentos. Se trata, en definitiva, de restringir las pasiones, dominarlas y maniatarlas a placer, es decir, tomar el mando de nuestras vidas. Ayunar es compasión y la ausencia de ésta está provocada tal vez por  nuestra incapacidad para saber que quizás algo excepcional esté sucediendo en los hechos en apariencia normales.

La madre de las noches son las de Ramadán. No hay nada más hermoso y que una más a la gente. Multitud de mujeres y hombres se reúnen para realizar tarawih. La voz temblorosa del imam, las súplicas, el aire fresco tras las ventanas. El amor que se respira en el recinto y los niños. En estos momentos algo parece suceder. La relación con la trascendencia es lo que nos faltaba en el aire del parque de los bebedores, en la esquina de acordeonista, en el operario del Samur y tal vez en la mirada de la anciana. Esto nos hace vibrar,sentir vivos y no solo vivos sino útiles. Si esta relación con la divinidad  la trasladáramos hacia cada rincón de nuestras vidas estaríamos más despiertos, más atentos a las pequeñas cosas y en definitiva más vivos.

Que Allâh nos acompañe en cada acto y pensamiento.

Ramadán Mubarak.

Anuncios
Relacionados

Ramadán en Egipto

Artículos - 19/09/2008

Noches del Ramadán

Artículos - 20/09/2008

Ramadan en Guatemala

Artículos - 23/09/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36933-amanecer_en_la_tierra.html