webislam

Jueves 20 Febrero 2020 | Al-Jamis 25 Jumada al-Zani 1441
563 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13605

Cronicas desde Palestina III

Tercera entrega de crónicas de internacionalistas desplazadas a Palestina

12/08/2009 - Autor: Kaosenlared - Fuente: kaosenlared.net
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Puesto de control militar
Puesto de control militar

Hebrón

Es una de las ciudades más densamente pobladas de Cisjordania, está situada a 40 Km. al sur de Jerusalén. En el centro de Hebrón, 750 colonos viven en cuatro enclaves con unos 150.000 palestinos musulmanes, en los que se incluye 3 comunidades cristianas palestinas.

En el término municipal de Hebrón, hay 6.400 colonos judíos viviendo en el asentamiento de Kiryat Arba, además de 2.670 colonos que viven en el área de los alrededores, bloqueando la capacidad de desarrollo de Hebrón al este.

Según Naciones Unidas, existen 14 puestos de control militar, 13 muros metálicos, 44 carreteras bloqueadas, 13 puertas en las carreteras y 5 torres de control en la ciudad de Hebrón.

En el viejo Zoco y en la calle Shalala, se han levantado redes metálicas porque los colonos arrojan botellas, basura y piedras a las cabezas de los palestinos que pasan por allí desde lo alto de los edificios de Avraham Avinu y Beit Hadassa.

Varias casas fueron demolidas y todas las tiendas de las áreas cercanas a los asentamientos, tales como la calle Shuhada o la calle Al Shalala, han sido forzadas a cerrar, con graves consecuencias sobre la economía de la ciudad. Actualmente hay más de 1.200 tiendas cerradas, un tercio de ellas lo ha sido por orden militar por su “propia protección”. Hoy en día, la situación es muy difícil y precaria puesto que la mayoría de las familias de la zona H2 viven por debajo del umbral de la pobreza.

Hebrón es considerada como un lugar sagrado por las religiones musulmana, judía y cristiana. Fue allí donde Abraham enterró a su mujer Sara en una cueva, más tarde se convirtió en su propia tumba y en la de sus descendientes Isaac y Jacob y sus esposas Rebeca y Lea.

Desde el año 1967, tras la Guerra de los Seis Días, Israel ocupó Cisjordania (incluyendo Jerusalén Este) y Gaza. Según la Cuarta Convención de Ginebra, los civiles palestinos tienen el derecho a ser protegidos por la potencia ocupante y está prohibido cualquier clase de movimiento de población dentro y fuera del territorio. En contravención a la ley internacional, los gobiernos israelíes empezaron a apoyar activamente el asentamiento de comunidades judías dentro de Palestina y especialmente en Hebrón.

Los asentamientos en Hebrón se consolidaron en 1968 cuando un grupo de población judía liderados por el rabino Moshe Levinger llegó a la ciudad para pasar el Pesaj en el Hotel Hebrón Park, con el animo expreso de reivindicar la tierra judía. El Ministro de Defensa, Moshe Dayan, decidió llevar a los colonos desde el hotel a un cercano complejo militar, donde han permanecido desde entonces. El complejo es conocido como el asentamiento de Kiryat Arba.

En 1994, Baruch Goldstein, un colono nacido en los EE.UU. perteneciente al partido Kach, entró en la mezquita de Abraham y disparó sobre los devotos musulmanes con un fúsil de asalto M16, matando a 29 personas e hiriendo a cientos (los supervivientes acabaron con su vida).

Tras la masacre de la mezquita, el partido Kach fue ilegalizado en Israel, junto a Kahane Chai. Los partidarios de este grupo representan al movimiento religioso y sionista de extrema derecha, cuya intención es desalojar a todos los pueblos que ellos consideran incapaces de vivir en paz con los judíos de las fronteras bíblicas de Israel. Muchos de los colonos de Hebrón profesan fidelidad a estos grupos.

A continuación del atentado terrorista de Baruch, Israel y la Autoridad Palestina firmaron el Acuerdo de Hebrón. Conforme a éste, la ciudad de Hebrón se divide en dos áreas, H1 y H2. Supuestamente, la zona H1 está bajo control palestino pero en la práctica únicamente controlan aguas, basuras y poco más, un ejemplo, si un colono asesina a un palestino en la zona H1, la policía palestina únicamente puede detenerlo y entregarlo a la policía israelí, que lo dejara en libertad, el sábado, día de Sabat.

Los asentamientos hacen la vida de los palestinos muy dura. Los palestinos están sujetos a la violencia día a día, violencia tal como ataques a palestinos, quema de edificios, lanzamiento de piedras a niños cuando van a la escuela y a viandantes, asaltos a casas y comercios y griterío de lemas racistas. Todo con la intención de hostigar a los palestinos y forzarles a abandonar sus tierras.

En época escolar, ISM (Movimiento de Solidaridad Internacional) y otras organizaciones acompañan a los ninos palestinos a la escuela ya que los colonos les tiran piedras para impedirles el paso, no hay palabras para definir estos hechos, esto lo hacen niños y adultos, estos niños que crecen en el seno de estas familias colonas, me producen una profunda lástima, les enseñan a odiar, a despreciar al otro, Israel tiene el mismo proceder que los nazis.

Los palestinos tienen prohibido el paso por muchas calles y en otras se ha construido una barrera dividiendo la calle en un pequeño paso para los palestinos y la mayor parte de la calle para los colonos. Esto es un estado de apartheid, 1.200 tiendas palestinas han sido cerradas en Hebrón dejando a muchas familias sin trabajo, muchas familias han sido expulsadas de sus casas, muchas familias siguen pagando las tasas municipales a pesar de no poder acceder a sus casas y/o a sus tiendas porque mantienen la esperanza de recuperarlas algún día.

Al pasear por la zona palestina vemos que han colocado una especie de malla en lo alto ya que hay colonos ocupando las viviendas en lo alto y les tiran toda clase de objetos, la malla no puede evitar las orinas o el agua hirviendo, esta hermosa ciudad es hoy un verdadero infierno.

Hay un tour de colonos por toda la ciudad vieja palestina, van acompañados de soldados, muchos de los tenderos palestinos cierran sus puestos, ya que estos colonos pueden llegar a ser muy agresivos, cada vez empiezan por una zona diferente para tratar de despistar a los internacionales, conseguimos llegar hasta los colonos, un adolescente colono echa a correr, los soldados tratan de detenerle pero no lo consiguen, hay niños en la calle, hay mucha tensión, finalmente llegan más soldados y otros compañeros nos dicen que han conseguido detenerle, los palestinos nos dicen que en este tipo de situaciones es fundamental la presencia internacional ya que si no la hubiera los soldados probablemente hubieran dejado ir al joven colono, a pesar de ello, otro joven colono de unos 18 años, consiguió romper el cristal de un coche palestino, más tarde nos informan de que 10 colonos adultos han herido a un palestino con un cuchillo provocándole varios cortes profundos en el brazo, el palestino consiguió protegerse con una estructura metálica.

Ayer a la familia de Youssef (nombre inventado) a quien los colonos acosan de forma permanente les tiraron tanques de agua desde el tejado, viven rodeados de casas ocupadas por colonos e Israel querría que esta familia vendiera, la familia se niega, desde entonces los colonos han echo explotar cócteles molotov en una de las habitaciones, les tiran o disparan los tanques de agua y los colonos junto con los soldados se les cuelan por el tejado y duermen en su casa.

Ayer tras pasar el check point de Tel rumeida, junto con una mujer palestina y sus tres niñas pequeñas, vimos que se acercaban una pareja de colonos de unos 20 años. El chico llevaba una metralleta y caminaba con el dedo en el gatillo, con aire amenazante. Nos cruzamos sin mediar palabra, envueltos en un aire tenso, yo miraba que el arma demasiadas veces apuntaba a las niñas, trataba de sonreír a la niñas para tranquilizarlas, pero sentí que estaban más tranquilas que yo, como si esto formara ya parte de su cotidianeidad, los colonos siguieron su camino, la familia entro en su casa "ma salama". Dos pasos mas allá, de nuevo soldados charlando y compartiendo risas con un colono, paso por el trozo de calle separada por vallas asignada a los palestinos, contengo mi rabia, esto no es vida, esto no es modo de crecer, esto es una cárcel gigante.

Entramos en un café en el que compartimos charla con un hombre palestino, nos cuenta cómo le torturaron en la cárcel en 1976, todavía tiene marcas, en el pasado formó parte de la resistencia armada, hoy apuesta por la resistencia pacifica, cree que Israel se encuentra más "desarmado" enfrentándose a la resistencia pacifica, nos cuenta que perdió a su primo e íntimo amigo de 27 años en 1987, los soldados le dispararon, dejó a una familia de con tres niños, no es excepcional, la mayoría de los palestinos han perdido uno o varios familiares, o han tendido o tienen a alguien en prisión.

Una de las tareas del ISM en Hebrón es entrevistarse con las familias palestinas que han sufrido agresiones por parte de los colonos o soldados y dirigir escritos de queja formales a las Naciones Unidas.

No podemos permitir que nuestros gobiernos apoyen a dirigentes que llevan a cabo estos crímenes, no podemos aceptar el actual orden mundial en el que predominan los intereses económicos y geoestratégicos sobre los derechos humanos.

Sheik Jarra (Jerusalén Este)

Han pasado tantas cosas estos días, que no me da tiempo a digerirlas, ni siquiera a retenerlas, en la manifestación contra la expulsión de las familias palestinas de sus casas (en total 54 personas en la calle) en Sheik Jarrah, detuvieron a varios compañeros y compañeras, a una de ellas la golpearon, estas familias son refugiadas del 48, expulsión tras expulsión, abuso tras abuso, llueve sobre mojado, la barriada de Sheik Jarra fue construida por la UNWRA ( Agencia de la ONU que se dedica exclusivamente a los refugiados palestinos) para alojar a las familias palestinas victimas de la Nakba (en árabe significa el desastre, se refiere a las consecuencias que tuvo para los palestinos la creación del estado de Israel) y ahora se produce la expulsión de estas familias y Naciones Unidas no hace nada.

Las últimas dos noches, he estado en la barriada de Sheik Jarrah, las familias desalojadas siguen en la calle primero porque no tienen donde ir y también como modo de protesta, arrestaron a un francés por tomar fotos a una de las casas ocupadas por colonos en Sheik Jarrah, cortaron el acceso, se llenó de policías y soldados, únicamente dejaban pasar a esa parte del barrio a los colonos y a palestinos que demostraran vivir allí, a un joven un policía le empujó de malos modos pero no pude grabarlo, es tan triste, tan injusto, me genera tanta impotencia, esta familia encantadora en la calle, y esto es un hecho y no hay vuelta atrás, y los colonos entran y salen, hay policía en la puerta a cada rato para protegerles y quién protege a las familias palestinas de ellos, de los unos y de los otros. Una joven vecina cuya familia también tiene orden de evicción, me cuenta cómo su abuelo tenía un vecino judío y eran buenos amigos, el problema es el sionismo, este estado creado artificialmente al servicio de obscenos intereses, me cuenta cómo le paran en los check points soldados para preguntarle de dónde viene y a dónde va y ni siquiera saben dónde están, no conocen la zona, porque vienen de Rusia o Egipto, cree que si Israel no recibiera apoyo económico y militar de países occidentales, Israel no se saldría con la suya, me emociona reencontrarme con la señora Al Kurd, el año pasado cuando me marche todavía no habían expulsado a su familia, ahora los colonos llevan ya tiempo en su casa y su marido murió al poco tiempo después de tanta batalla, de un ataque al corazón, corazón que soportó demasiado, para terminar perdiendo, y no pudo seguir latiendo a este ritmo de cinismo e injusticia.

Dormimos en la acera, las familias nos traen té, desayuno, uno de los palestinos me trae una manta para que no coja frío, me produce un profunda ternura, esta mañana Aljazeera estaba haciendo una entrevista al señor Hannoun (miembro de una de las familias desalojadas) y la policía ha venido y les han impedido seguir grabando, no quieren testigos, se oye a alguien decir que no se trata de casos aislados se trata de Jerusalén, se están apropiando ilegítimamente de Jerusalén.
Una compañera con pasaporte americano de origen egipcio sigue en prisión, seguramente la van a deportar, la detuvieron ya en una ocasión en Sheik Jarrah y tenía prohibido volver, se arriesgó y la volvieron a detener, la convivencia con las familias allí es muy intensa, es difícil no volver y más cuando tu supuesto crimen es luchar contra acciones injustas, espero que no la golpeen como a nuestra otra compañera de Dinamarca y como siempre esto no es nada comparado con el trato que reciben las palestinos, nuestra compañera de Dinamarca nos dijo que lo peor fue ser testigo del trato que reciben los palestinos, como animales, no me gusta ahondar en su herida, pero a veces en alguna conversación con ellos surgen experiencias de torturas, esposados desnudos en un cuarto en el que apenas caben, golpeados en todas las partes del cuerpo, chorreados con agua fría...

Una persona que ingresó en prisión con 16 años durante la segunda intifada y estuvo encerrado durante 10 años, se muestra pesimista como yo, nos habla de la estrategia israelí para desmovilizar la resistencia y debilitar los lazos entre palestinos.

Bilín

Casi al mismo tiempo, una nueva invasión nocturna en Bilín, 7 palestinos, uno de ellos es miembro del Comité Popular y un internacional detenidos. Dos días después, la farsa de juicio se lleva a cabo. Este “estado” comete toda clase de abusos y pretende envolverlos en una aparente legalidad, intentamos estar presentes tres internacionales y aportamos nuestros datos personales la víspera para poder entrar al juicio, el día señalado fuimos hasta el juzgado que de forma estratégica está situado al lado de la cárcel y no nos dejaron entrar, no hay razones simplemente el comandante no autorizó nuestra entrada, se trata como siempre de un tribunal militar, en la sala de espera muchas familias con rostros de angustia, con lagrimas en los ojos, quién sabe cuándo volverán a ver a su ser querido, quizá un mes quizá años.

Durante el juicio militar muchos de los detenidos mostraban señales de haber sido maltratados, Abdullah Yacen de 18 años enseñó las marcas de haber sido tratado con violencia en su torso, otro detenido de 16 años informó de que le pusieron un cuchillo en el cuello y le amenazaron con cortárselo si no les decía dónde estaba su hermano. Este tipo de tácticas de presión en los interrogatorios son usadas para obtener “confesiones” de detenidos muy jóvenes, quieren que declaren que tiran piedras siguiendo las órdenes de los líderes del pueblo.

Mahammad Khatib, uno de los líderes del Comité Popular ha sido detenido bajo la acusación de “dañar la seguridad del área”, según el coordinador del Comité Popular de Bilín “Mahammad Khatib y Adeeb Abu Rahme, junto con otros líderes de la resistencia popular de Palestina son detenidos porque movilizan a los palestinos a resistir de forma no violenta, Israel nos roba nuestra tierra y después nos persigue como a criminales porque luchamos pacíficamente por la justicia”

Hoy estoy de vuelta en Bilín, necesitaban gente aquí, me alegro de volver, de volver a ver a mis compañeros, a pesar de lo dramático de estos días, todavía siguen en la cárcel los 7 palestinos detenidos, conservan su sentido del humor.

Bilín, incursión nocturna del ejército israelí que arrestó a siete palestinos y un activista americano, http://palsolidarity.org/2009/08/7930

Anuncios
Relacionados

Cómo asegurar que Gaza primero no es Gaza el último

Artículos - 20/08/2005

Palestina: el principio del fin

Artículos - 23/08/2005

Devorar Jerusalén

Artículos - 05/04/2009



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36793-cronicas_desde_palestina_iii.html