webislam

Sabado 7 Diciembre 2019 | As-Sabat 09 Rabi al-Zani 1441
550 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13530

El robo del estrecho

En el estrecho suceden muchas cosas casi imperceptibles porque quizás no hemos acostumbrado a ello

02/08/2009 - Autor: Javier S.Martín - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Estrecho de Gibraltar
Estrecho de Gibraltar

Cada año una enorme masa humana  afluye como una manada de ánades felices hacia los puertos ibéricos de Tarifa, Alicante y Algeciras. Son los  norteafricanos en asombroso y maravilloso ritual nostálgico. Coches, cada vez mejores modelos, van surcando nuestras carreteras. Los aparcamientos de las gasolineras en el anochecer están llenos de familias que pernoctan con colchones en el suelo, pegados a sus cómodas y confortables furgonetas en macroestaciones de servicios y gasolineras. El viaje durante la noche espolea los pensamientos de estos trabajadores argelinos o marroquíes, la noche y el efecto que produce en el pensamiento produce siempre un efecto calmante y se reviste de un áurea casi sobrenatural que incide en estos héroes acostumbrados a recorrer toda Europa e inundar sus países de vitalidad y modernidad. Sin duda alguna son el motor no solo económico sino ideológico, y esto lo saben muy bien las autoridades Europeas y Norteafricanas.

Una vez en el puerto el cansancio y la ansiedad comienzan a aparecer e influye en los tremendos atascos que se forman. No sólo es el cansancio lo que produce mal humor sino el auténtico robo legal a lo que se ven sometidos por la tarifas de las cuatro navieras que operan en el estrecho, las mayoría españolas. El incremento del precio durante época estival puede incrementarse hasta el 250 con respecto al resto del año y no es broma. Dirán que las necesidades de amortizar durante el resto de las estaciones  los servicios casi vacios lo hacen indispensable pero de igual modo es extremadamente exagerado. Nos hemos acostumbrado a esta situación donde los magrebíes son malpagados en su tierra de acogida y saqueados una vez que vuelven a la suya propia. Eso por no hablar de la frontera ceutí, inmenso campamento de contrabando, absolutamente indigno e infernal con el beneplácito de las autoridades españolas. Dirán las autoridades y responsables así como comerciantes que prestan un servicio y que numerosos productos llegan al consumidor marroquí, esperemos que no sean caducados, como acostumbran a hacer algunos borrando el etiquetado de yogures o lácteos para alargarlos unas semanitas más.

Según numerosos estudios el comercio entre la ciudad fronteriza de Ceuta con el resto de Marruecos beneficia sobremanera a la ciudad autónoma, siendo la máxima beneficiada en el intercambio, ciertamente muy desigual y desfavorable para Marruecos. Realmente a las autoridades de la ciudad autónoma y al gobierno de España les falta mucha imaginación para hacer de las dos ciudades algo más que inmensos campamentos de contrabando, militares y administrativos.

En el estrecho suceden muchas cosas casi imperceptibles porque quizás no hemos acostumbrado a ello. Nos parece normal observar a las porteadoras cargando enormes fardos, agolpadas, despreciadas y en algunos casos golpeadas por las policias de ambos países, ninguneadas en una y otra frontera. O las riadas de prostitutas marroquíes intentando buscarse la vida. Respecto a las porteadoras, que sería del comercio entre Marruecos y España sin ellas y su maltratadas espaldas. Fijénse que esto dato es real: El comercio o contrabando entre España y Marruecos se hace a través de Ceuta y no son precisamente los camiones los protagonistas, cuyas protagonistas no son más que seres humanos usados como bestias de carga. Me pregunto que pensará Zapatero y Mohamed VI de esta situación.

Mientras esto sucede en la frontera ceutí cada día cientos de miles de norteafricanos europeizados o ya europeos cruzan turbados, entre agobiados y felices, la frontera hacia su país entre expresionas tales como -el país está cambiando, está mejorando- y sin saber que precisamente un país como Marruecos ha descendido en un informe sobre percepción de la corrupción realizado por la ONG Transparencia internacional, ocupando el paupérrimo lugar 78, mientras que hace un lustro ocupaba el 37 !Peor que la democracia corrompida de Mubarak!

No solo esto sino que se encarcelan a estudiantes y se persiguen a islamistas incluso hasta el asesinato sin justo juicio. El vocablo o palabro islamista me produce una extraña percepción y resulta chocante para los que creen en un islam político, manida y manoseada palabra para denigrar a los que creemos en la inserción del islam en lo político y el espacio público. Porque una cosa es perseguir a terroristas y otra a islamistas, que aunque desgraciadamente rimen, no tienen nada, absolutamente nada que ver. Todos, curiosamente, utilizan la perversión lingüística para medrar o manipular ideológicamente y esto de islamistas me huele muy, pero que muy mal.

Todos, a pesar de la terrible crisis, de los sueldos bajísimos, de la vejación diaria escenificada en las fronteras de nuestras ciudades autónomas del sur, todos, decía, parecen olvidar estos hechos como la última plaga de langostas. Pareciera que los abusos de todo tipo es de lo más normal.

Si analizamos fríamente la situación observamos  de nuevo que los inmigrantes, especialmente marroquíes, son los más castigados por la crisis y bajos sueldos, aderezados con la propaganda islamofóbica del día a día de nuestra prensa libre (libre de libertad, quería decir). ¿Alguien o institución alguna ha realizado algún estudio sobre la capacidad adquisitiva de los marroquíes y su contraste con los naturales?

Lo que si está cambiando en sus países de origen es que realizan un enorme esfuerzo propagandístico cuando en realidad la cosas lejos de mejorar empeoran creando una falsa visión de la realidad.
El día a día, los meses y los años pasan, y yo solo veo que lo único que mejora es la prensa, la de aquí y la de allí, es decir, en sus articulación propagandística y su dependencia de las agencias.

Por mucho que se empeñen en mostrar una imagen moderna a través de operaciones triunfo, de mastodónticos puertos (y esto si que es positivo para acabar con los monopolios de contrabando) y megaurbanizaciones para el turismo de sol y playa no son más que parches. La realidad horizontal es que el norte de África duerme y es un misterio. Para que prosperen debemos de crear capas medias fuertes y apoyar a las populares, profundizar en la democracia y luchar contra la corrupción, y sobre todo que  no interfieran los europeos en sus asuntos para buscar réditos políticos. Y todo ello sin olvidar un ápice algo llamado islam, muy presente en mayor o menor grado en la vida de todos. De nada sirve creerse el príncipe de los creyentes cuando en realidad no es más que una estrategia de silenciar el islam más genuino, el popular y el asistencial. Supongo que no será casual la entrega de las ciudades del antiguo protectorado español al partido islámico PJD (eso sí, moderado).

Anuncios
Relacionados

Acercar el estrecho

Artículos - 29/07/2002

La puerta estrecha de Europa

Artículos - 24/08/2007

Marruecos y sus olores

Artículos - 27/01/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36720-el_robo_del_estrecho.html