webislam

Jueves 21 Noviembre 2019 | Al-Jamis 23 Rabi al-Auwal 1441
848 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13439

Occidente e Islam, una disputa de nunca acabar

Quizá ya no se ataque directamente a los musulmanes como terroristas, pero el estigma no se ha borrado

20/07/2009 - Fuente: Los Tiempos
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Obama junto a político iraní (Foto de Agencias)
Obama junto a político iraní (Foto de Agencias)

A raíz de la llegada de Barak Obama a la presidencia de EEUU, se habló de un nuevo comienzo entre Estados Unidos y los musulmanes en todo el mundo. Los hechos en la política internacional muestran que hasta ahora esto es más que nada un discurso.

Barak Obama, con su ascendencia musulmana, es el mandatario más popular en la larga lista de líderes mundiales, lo que se ha determinado hace poco en una encuesta realizada en 19 naciones (excluyendo a EEUU), donde un promedio del 61% de los entrevistados manifiestan mucha o bastante confianza en la política exterior de Obama.

Mientras, en casa, Obama logró manifestaciones de confianza de 70% de los consultados para este sondeo. "En estos momentos, Obama ocupa una posición única ante los ojos del mundo. Sus dotes de comunicación y el cambio que representa le abre la puerta para lograr compromisos del público de todo el planeta", dijo Stephen J. Weber, de WorldPublicOpinion.org, quien tuvo a cargo la encuesta.

¿Será esta buena vibración que emite el presidente suficiente para que la brecha, cada vez más creciente entre Occidente y el Islam, se detenga? ¿Creen los musulmanes que, de una vez por todas, las diferencias podrán dejar de tener la importancia que hoy tienen?

No todos son optimistas, sobre todo considerando el panorama político en Europa, donde agrupaciones de ultraderecha, críticas al Islam, están tomando una fuerza que preocupa a las organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Quizá ya no se ataque directamente a los musulmanes como terroristas, pero el estigma no se ha borrado: “La retórica de la guerra contra el terrorismo puede haberse abandonado. Pero muchos civiles todavía sufren la realidad del frente de guerra”, dijo a la agencia IPS Mark Lattimer, director ejecutivo del Grupo Internacional sobre el Derecho de las Minorías, con sede en Londres. Según el experto, la amenaza ha recrudecido para muchas comunidades del mundo musulmán en los últimos meses y la señal más obvia al respecto es el resultado de las elecciones al Parlamento Europeo: partidos de derecha de las 27 naciones de la Unión Europea, incluidos varios que suelen emitir fuertes críticas a los musulmanes en general, han logrado éxito. Lattimer señala entre ellos al holandés Partido de la Libertad en Holanda (liderado por Geert Wilders, un antimusulmán manifiesto), el danés Partido Popular y el británico Partido Nacional.

Aunque es cierto que en otros países como Francia la ultraderecha ha perdido apoyo, eso no significa que la opinión pública europea se haya vuelto más respetuosa de las comunidades musulmanas, pues en la mayoría de los casos ocurre lo contrario. Un ejemplo es que el parlamento francés prohibió en 2004 el uso de velos y pañuelos con que niños y niñas de ciertas vertientes de la fe musulmana se cubren la cabeza, lo que fue objetado frontalmente por el presidente Obama, quien dijo en una reciente reunión en El Cairo, “los países occidentales deben evitar impedir que los ciudadanos musulmanes practiquen la religión como mejor les plazca, por ejemplo, dictando qué vestimenta debería usar una mujer musulmana. No podemos esconder la hostilidad hacia ninguna religión detrás de una fachada de liberalismo”.

Más que discurso

Sin embargo, estas declaraciones no han sido consideradas suficientes por la inmensa comunidad musulmana que vive en los Estados Unidos, y que fue seriamente afectada por la política “antiterrorista” de George W. Bush.

Tras los atentados que acabaron con 3.000 vidas en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001, se devastó a organizaciones humanitarias legítimas del mundo musulmán, que no pudieron hacer su trabajo y debieron cerrar, ha advertido la Unión Americana por las Libertades Civiles (ACLU). Esas organizaciones son ahora investigadas por agencias del orden público de Estados Unidos o fueron declaradas terroristas por organismos del gobierno, explicó la ACLU. Al respecto Obama se ha comprometido a solucionar esa situación.

“En Estados Unidos, las normas sobre donaciones benéficas han vuelto más difícil que los musulmanes cumplan con sus obligaciones religiosas”, dijo el Presidente, asegurando que procurará, en cooperación con instituciones representativas de los siete millones de musulmanes estadounidenses, “asegurar que puedan cumplir con la zakat”, término en árabe que denomina el mandamiento de caridad. El zakat es uno de los cinco pilares del Islam, preceptos que todo musulmán debe cumplir. Los otros son la profesión de fe, la oración, el ayuno durante el mes sagrado de Ramadán y la peregrinación a la ciudad saudita de La Meca, al menos una vez en la vida del creyente.

La actual política del gobierno, pese a que la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos prohíbe al Congreso legislativo “impedir el libre ejercicio” de la religión, desalienta, además, las donaciones e impide a los creyentes cumplir con uno de los preceptos del Islam. Para la ACLU se “creó un clima de temor y de desconfianza en organismos estatales que perjudica los esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos en los países musulmanes”. Además, al reducir la asistencia al mundo islámico y avivar la percepción de que esa comunidad es perjudicada de forma injusta se deteriora la imagen de Washington en el extranjero, en especial entre árabes y musulmanes que tienen sentimientos antiestadounidenses y cuya aceptación trata de ganarse el presidente Barack Obama, quien le ha dado un giro importante a su política exterior al asegurar que su país “no está -y nunca estará- en guerra con el Islam”.

Pese a las buenas intenciones, la nómina de “los más peligrosos” la siguen encabezando los musulmanes; tres de los cuatro países en la lista de estados terroristas del Departamento de Estado estadounidense son musulmanes: Irán (desde 1984), Sudán (desde 1993) y Siria (desde 1979). La única excepción es Cuba (1982). Libia, Iraq (ambos musulmanes) y Corea del Norte han sido eliminados de la lista. Pero el país asiático podría volver en cualquier momento, a causa de las continuas amenazas nucleares que lanza a sus vecinos.

Los otros riesgos

Mientras tanto, al presentar su clasificación mundial anual “de pueblos bajo amenaza”, el Grupo Internacional sobre el Derecho de las Minorías informó que las minorías musulmanas y no musulmanas corren crecientes riesgos, principalmente en África, Asia y Medio Oriente.

Entre los países que encabezan la lista figuran Somalia, Iraq, Sudán y Afganistán. Minorías de todos ellos sufren una violencia generalizada y sistemática, al igual que en países como República Democrática del Congo.

Pakistán fue la nación que más puestos escaló en la lista respecto de años anteriores, y también aparecen en ella Etiopía, Eritrea, Georgia, Zimbabwe, Guinea, Níger, Kenia, Israel y Palestina.

La mitad de los primeros 20 países de la nómina son africanos y seis son asiáticos. En esta clasificación anual se enumera a los estados sobre la base de la amenaza de genocidio, matanzas masivas y represión violenta.

El estudio señala que la respuesta militar al extremismo violento, tal como ha sido promovida por Estados Unidos y sus aliados, creó una nueva generación de conflictos de identidad que han puesto en peligro a comunidades civiles enteras.

Falta mucho para que este proceso de pacificación y tolerancia, que será dolorosamente lento para muchos, empiece a hacerse efectivo, aunque los optimistas destacan que por lo menos ya se ha iniciado. (Con datos de IPS y BBC).

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36638-occidente_e_islam_una_disputa_de_nunca_acabar.html