webislam

Viernes 13 Diciembre 2019 | Al-Yuma 15 Rabi al-Zani 1441
784 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13270

El Ornamento del Mundo

Discurso de Omar Duddu El Funti en defensa de Al-Ándalus como modelo de civilización universal

26/06/2009 - Autor: Webislam - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Omar Duddu El Funti0.
Omar Duddu El Funti0.

Al-Ándalus, El Ornamento del Mundo

Tengo el honor de participar en este seminario sobre cultura andalusí que constituye el broche de clausura del curso de experto profesional en cultura, religión y civilización islámica organizado por la Cátedra Toledo, curso que ha sido calificado por expertos docentes europeos como un “valioso ejemplo de buenas prácticas de cooperación para la integración social”.

Me llena de satisfacción que por segunda vez se haya elegido Marruecos, y en concreto la villa andalusí de Chauen para profundizar en los contenidos del curso y convivir, aunque sólo sea por unos pocos días, con la realidad de un país que acoge no solo con especial simpatía sino también fraternalmente a sus vecinos españoles, con los que comparte una historia común y una herencia espiritual, cultural y humana extraordinaria como es la Civilización Andalusí.

Una Civilización que ha dejado una huella indeleble en España y en Marruecos y cuyo esplendor todavía deslumbra a cuantos buscan en ella inspiración para mejorar la humanidad.

Es por eso, por ejemplo, que la profesora de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, Ana María Menocal, tituló su extenso y profundo estudio de esta civilización con el acertado calificativo de “El Ornamento del Mundo”.

Recientemente hemos podido leer la noticia de que Malasia, uno de los llamados dragones asiáticos, busca inspiración en Al-Ándalus para desarrollar su país, cuya población es una mezcla de malayos musulmanes, chinos e hinduistas. En palabras de Abdul Razak Dul-Kifli, vicerrector de la Universidad Sains de Malasia, “el desarrollo científico y cultural musulmán fue uno de los principales impulsores del Renacimiento en Europa. Este desarrollo alcanzó su cénit en la España musulmana cuando ciudades como Córdoba, Granada y otras se convirtieron en el centro del saber mundial”. En este sentido, considera que el desarrollo de Malasia debería basarse en la experiencia de Al Andalus.

A pesar de todas las manipulaciones que ha sufrido estos últimos años el concepto de Al-Ándalus por parte de los partidarios del choque de civilizaciones, el profesor Dul-Kifli, sin embargo, cree que existe una corriente internacional que está valorando de nuevo el papel de Al Ándalus, como centro de esplendor de la civilización universal.

Discurso de Obama

Prueba de ello es sin duda la reciente mención de Al-Ándalus y del espíritu de Córdoba en el famoso discurso del Presidente de los EE. UU de America, el Sr. Barak Obama, al mundo musulmán, que dirigió en la Universidad del Azhar en el Cairo hace unos días y que tantos comentarios ha suscitado.

Pocos saben, fuera de Marruecos, que fue ya el anterior Presidente de la Republica Francesa, Jacques Chirac, quien en su discurso pronunciado el 11 de octubre del 2003, en la tribuna del Parlamento marroquí hablaba del legado andalusí como “eclosión del Renacimiento, como modelo de desarrollo contra aquellos que intentan enfrentar a unos contra otros en un conflicto inacabable” como “respuesta a aquellos que intentan convertir el mensaje fraternal y pacífico del Profeta en arma de guerra”. Y terminaba diciendo: “Aquí, en Marruecos, menos que en ningún sitio, puedo creer en el conflicto de civilizaciones”.

Porque Marruecos ha jugado un papel valioso en ese diálogo de civilizaciones y de lucha por las libertades. La importante actuación marroquí contra el fascismo y el nazismo hizo que el General Charles de Gaulle, fundador y Presidente de la V Republica francesa, nombrase a su majestad el Rey de Marruecos Mohamed V “compañero de la liberación” junto con el General Dwight David Eisenhower, trigésimo cuarto Presidente de los Estados Unidos de América, Winston Churchill, Primer Ministro de Gran Bretaña, y el Rey Jorge VI de Inglaterra, en honor a la contribución de Marruecos a la liberación de Europa, sin olvidar tampoco la valiente defensa que hizo de los judíos marroquíes durante el régimen de Vichy a los cuales tuteló, lo que valió el reconocimiento publico no solo de los judíos, sino de todo el mundo.

“Cuando el régimen colaboracionista de Vichy aplicó las leyes antisemitas en Marruecos (por entonces, protectorado francés), el Rey Mohamed V quiso impedir que sus súbditos judíos llevaran la estrella de David. Ante la negativa del gobernador francés, según cuenta Berdugo, el Rey le preguntó cuántas iban a confeccionar para Marruecos: " Doscientas mil", respondió el gobernador. "Hagan cuarenta más, para mi familia", pidió el rey. La gratitud por esta defensa a ultranza, fortaleció aun más la ancestral unión de los marroquíes judíos con la Casa Real Alauí, al igual que sucediera siglos anteriores cuando Marruecos acogió y protegió a los judíos andalusíes escapados de las garras de la “Santa Inquisición”.

Marruecos, un país musulmán, fue el primer país en reconocer la independencia de los Estados Unidos de América. En efecto, el 20 de febrero de 1777, el Sultán Sidi Mohamed Ben Abdalah reconoció la independencia de los Estados Unidos. Diez años después, en 1787, los dos países firmaron en Marrakech un "tratado de amistad, navegación y comercio".

Al igual que el Sr. Presidente de los EE. UU de America, Barack Obama, el Sr. Presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, el Sr. Presidente de Turquia, Recep Tayib Erdogan y el que fue Presidente de la Republica Francesa Jacques Chirac, junto con otros países entre los que se encuentra Marruecos, con S. M Mohamed VI en cabeza, apostaron por un proyecto de Alianza de Civilizaciones que, como lluvia fina, empieza a calar en el imaginario global, como una alternativa real al caos que ha generado la política seguida hasta ahora por los partidarios de la guerra, de la conmoción y el espanto.

Algunos podrán decir que Al-Andalus es un simple mito necesario, otros que una moda pasajera o lo que es peor, un ardid del eterno enemigo, “el moro pérfido”, para reconquistar España y ganarla para el Islam con apoyo de Don Julianes rojos, quintacolumnistas conversos, yihadistas de variado pelaje y emigrantes siempre sospechosos. Nada de eso es ni puede ser cierto. El Sr. Presidente, Barack Obama, de un plumazo, en su discurso, desacreditó a todos aquellos que pretenden utilizar Al Andalus como un arma arrojadiza, como una excusa para sembrar conflictos o fundamentar sus viejos rencores y odios seculares.

El Sr. presidente Barack Obama, habló del Islam como una religión que condenaba expresamente el terrorismo, habló del Corán como un Libro Sagrado y reconoció que el Islam es parte de los Estados Unidos de América.

Mientras Europa debate sobre sus raíces judeo-cristianas, el Sr. presidente, Barack Obama proclamó: "No tengan ninguna duda, el islam es parte de América" y también, sin decirlo expresamente, es parte de Occidente, que se ha visto enriquecido, en palabras del Sr. presidente Barak Obama “por los valores de la tolerancia religiosa y la igualdad racial como podemos ver en la historia de Al Andalus y Córdoba…….”.

"Desde nuestra fundación", añadió el Sr. Presidente Barack Obama, "los musulmanes americanos han enriquecido Estados Unidos. Han peleado en nuestras guerras, servido en el Gobierno, se han levantado por los derechos civiles, han abierto negocios, enseñado en las universidades, competido en nuestros estadios, ganado premios Nobel. Y cuando el primer musulmán americano fue recientemente elegido para el Congreso, juró defender la Constitución usando el mismo Santo Corán que uno de nuestros Padres Fundadores, Thomas Jefferson, tenía en su biblioteca personal".

Ya hace más de dos siglos, en 1796, el segundo presidente de los Estados Unidos, John Adams, escribió: “Estados Unidos no tiene en sí mismo carácter de enemistad hacia las leyes, la religión o la tranquilidad de los musulmanes.

El islam es parte de la identidad española

Antes de esta declaración histórica de que el Islam es parte de América, justo es que se sepa que fue una ley española, aprobada por las Cortes Generales y sancionada por el Rey Juan Carlos I, siendo Presidente del Gobierno Felipe González, la que ya lo hizo, y me refiero a la ley sobre el “Acuerdo de Cooperación entre el Estado español y la Comisión Islámica de España de noviembre de 1992”, que proclama en su preámbulo que “la religión islámica, de tradición secular en nuestro país, posee una relevante importancia en la formación de la identidad española”.
“Relevante importancia en la formación de la identidad española”.

Esa declaración legal, que en su día fue un paso importantísimo en el reconocimiento de la religión islámica en España fue hecha por un gobierno socialista, el cual, por qué no mencionarlo, por primera vez en la historia contó con un alto cargo musulmán, un socialista melillense bereber de apellido morisco, que fue también el primer y único musulmán que subió a la tribuna de congreso de los diputados en toda su historia para intervenir en calidad de asesor del Ministro del Interior.

El último morisco

Ese musulmán hispanomarroquí, andalusí, y bereber que siempre sumó y no restó, orgulloso por igual de todas sus identidades, hoy despojado de su nacionalidad española, de sus bienes y hacienda se encuentra humildemente ante ustedes y es el mismo que les dirige emocionadamente la palabra.

Mi apellido El Funti, proviene de la familia morisca Fuente, expulsada de España por el Rey Felipe III, en 1609 a Melilla, y posteriormente también de allí, en 1863, debido a los acuerdos de extensión de los limites de la roca (ocupada por España) contigua a Melilla, por el tratado de Tetuán, y finalmente expulsada, por tercera vez en mi persona en el año 1987, al haber liderado un movimiento por los derechos civiles y humanos de los musulmanes melillenses y ceutíes. Reivindicaciones que fueron asumidas por los distintos gobiernos de España, reconociendo la explotación y marginación que habían sufrido los melillenses y ceutíes musulmanes a lo largo de su historia.

Como yo, muchos centenares de miles moriscos, al igual que Ricote en el libro del Quijote le hacemos a España la misma cariñosa pregunta que le hiciera aquel entrañable morisco a su paisano Sancho Panza :

“¿Cómo es posible, Sancho Panza hermano, que no conoces a tu vecino Ricote el morisco, tendero de tu lugar?”

No creo que se pueda expresar en una pregunta, más afecto, más ternura, más grandeza, más tristeza que la que expresa ese interrogante cervantino. ¡Qué tragedia para todos, no sólo para los que fueron expulsados sino también para los se quedaron como Sancho Panza!

Como sugiere el catedrático de Harvard, el sevillano Francisco Márquez Villanueva, uno de los mejores especialistas de Cervantes del mundo, al comentar este pasaje del Quijote:

“Ricote tiene la misma grandeza que Sancho Panza y muchos puntos de contacto con él, no en vano era su mejor amigo. Sancho lo encuentra retornado y en lugar de denunciarlo (como pedía el dominico Fray Jaime de Bleda) y enviarlo a la horca, porque está incumpliendo la ley, le da un abrazo. Son páginas conmovedoras. Ricote es muy prosaico, un hombre inculto pero muy listo que se da perfectamente cuenta de las cosas y que tiene un problema muy grave: es tan español como Sancho Panza, ama a España como su tierra y esa misma España lo destierra. Está desgarrado por su amor tan fuerte a España, ha venido porque necesita respirar físicamente el aire de España y al mismo tiempo se le expulsa ominosamente. Lo que Cervantes está planteando es el problema del totalitarismo moderno, que se inicia con los Reyes Católicos. El interrogante de Ricote es cómo puede el Estado arrogarse ese poder tan terrible. Porque todo el mundo tuvo que ponerse en marcha: enfermos, niños, moribundos, parturientas... A la calle, al camino, a embarcar como ganado, quieran ustedes o no”.

Ha llegado el momento del abrazo histórico

Este año se cumplen cuatro siglos de la expulsión de los moriscos de 1609. Afortunadamente, y en contra de lo que algunos han escrito, los moriscos fueron bien recibidos en Marruecos y no solamente eso, sino que constituyeron uno de los pilares más fuertes del Estado marroquí. Marruecos se enriqueció cultural, espiritual y humanamente con la llegada de sus hermanos andalusíes. Marruecos es y seguirá siendo nuestro país y estamos orgullosos de pertenecer a esta maravillosa nación que cada día es más libre, más próspera y más democrática. Sin embargo, a muchos de nosotros nos gustaría que ese abrazo de Ricote y de Sancho pudiera darse de nuevo entre españoles y marroquíes. Creemos que ha llegado el momento, que estamos maduros para reconocernos hermanos, para disfrutar del banquete de la reconciliación histórica.

Cuando hace unos años el rey de España, Su Majestad Juan Carlos I, en un gesto que le honra para siempre, pidió perdón a los judíos sefardíes por la expulsión ignominiosa de España, los judíos marroquíes agradecieron profundamente el paso valiente del monarca español pero le pidieron que no se olvidase de sus hermanos musulmanes andalusíes, a los que no mencionó entonces, de modo inexplicable.

A lo largo de estos últimos años ha habido intentos vanos de corregir este silencio, quizás sin demasiado acierto a veces o quizás con demasiada impaciencia en otras ocasiones. Hay quien ha visto en el Proyecto de la Alianza de Civilizaciones un marco ideal para hacer realidad ese venturoso anhelo, pero no me atrevo a hacer de agorero.

Intuimos hoy y lo hacemos público en esta asamblea que el momento está maduro para ese abrazo y pedimos a Dios que nos haga participar, in sha Allah en ese bendito y festivo reencuentro.

 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36477-el_ornamento_del_mundo.html