webislam

Jueves 2 Julio 2020 | Al-Jamis 11 Dhul-Qaadah 1441
2862 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13142

Acerca del alma y el cuerpo: sus simbolismos

El alma desciende al cuerpo y su deseo es de volar hacia la libertad que tenia antes de ingresar

11/06/2009 - Autor: Al-Hajj Orhan Efendi al-Yerrahi al-Halveti - Fuente: sufismo.org.ar
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ceremonia sufi de dikr (recuerdo de Allah).
Ceremonia sufi de dikr (recuerdo de Allah).

Bismillahir Rahmanir Rahim

En el Nombre de Dios, Clemente, Misericordioso

Una vez le preguntaron a nuestro Sheikh Muzaffer Efendi (ra) acerca de nuestro Camino, como se podía definir el Sendero de la Tariqa y el respondió: “La Tariqa es un Camino. Por decreto Divino el alma fue enviada a la tierra a unirse a un cuerpo material. Es la unión entre los cielos y la tierra. Es algo controlado por tiempo y espacio que es este cuerpo y algo que no esta contenido en el tiempo que es el alma. Es un hermosísimo misterio sobre el cual deberíamos quizás meditar un poco”.

¿Por que? Porque si el alma desciende al cuerpo, el deseo que tiene es de volar hacia la libertad que tenia antes de ingresar al cuerpo donde se siente aprisionada. El alma se siente aprisionada en el cuerpo. El alma siente como que esta fuera de lo que seria su reino y sin duda lo es, ya que este mundo material no es el lugar donde ella prefiere estar. Es por ello que cuando el alma desciende al cuerpo se intoxica con esos sentidos que tenemos y con los cuales percibimos el mundo material. El punto es que muy pocas almas cuando ingresan al cuerpo recuerdan su origen y recuerdan que han descendido. En la mayoría de nosotros, el alma permanece intoxicada en ese elemento y se olvida de su origen.

Ante todo debemos recordar que en esta dimensión no hay nada mas grande que el ALMA HUMANA. Es importante que ese alma ingrese al camino del Recuerdo y de la Remembranza porque sin el alma no es posible tener una relación amorosa con otro ser humano. Aquellos que hemos tenido la posibilidad de haber podido lavar un cuerpo cuando el alma ha partido, como este fakir ha lavado el cuerpo de su padre, sabemos exactamente que es lo que significa tocar algo que hasta hace unas horas, unos minutos, unos días antes, estaba animado, sonreía, miraba, hablada, nos acariciaba y de pronto todas esas cualidades desaparecen cuando lo que queda es el cuerpo material al que tanto amamos.

Entonces porque estamos todos en el Dergah acá sentados? Por que estamos en este estado que inspira un deseo de cambio? Pero ese deseo de cambio no puede ser algo que se exprese solamente los días que estamos en el dergah. El deseo de cambio es permitirle al alma que recuerde su origen, pero eso no puede solamente suceder los días jueves, los Sábados o los días Lunes en los cuales nos reunimos por unas horas. Cuando el alma entra al cuerpo, saben con que se intoxica? Aquellos que estuvieron en el Hajj, recuerdan que cuando hemos ido a arrojarle las piedras al Shaytan, el simbolismo de eso era el reducir la influencia de la arrogancia, los cielos, la ira, el amor por las posesiones terrenales, el amor por la riqueza, el amor por posición y poder, etc. La misión de los Profetas fue justamente el recordarnos sobre estos 7 elementos que intoxican al alma cuando entra al cuerpo, para poder quitarlos o reducir su influencia y de a poco, inshallah, hacer lo que los alquimistas hacían: convertir el plomo en oro, hacer esa transmutación de algo totalmente material a algo menos material y mas angelical.

Cuando nos dan los Tesbihs, ustedes recuerdan que hablábamos de los 70.000 velos que nos separan de Allahu Ta’ala cuando el alma comienza su travesía del Paraíso de las Almas hasta la tierra. Ahora, somos nosotros quienes estamos separados pero Allah no lo esta. El dice que esta mas cerca que nuestra vena yugular. Cada uno de los primeros 7 nombres que nos son dados en nuestra Tariqa, y algunos empiezan con 3, otros con 4 y otros tienen 7 y recuerdan que son 28 los Nombres que son dados en nuestra Tariqa a los derviches en la medida que van progresando en este Camino. Los primeros 7: La Ilaha Illa Llah, Allah, Hu, Haqq, Hayy, Qayyum y Qahhar, cada uno de esos reduce la influencia de 10.000 velos, es que tenemos 7 Nombres multiplicados por 10.000 dan esos 70.000 velos. Estos son regalos que no tienen precio. No podemos imaginarlo ni pagar por ellos. Por favor, recordemos nuestro Camino 7 días por semana, 24 horas por día, 365 días por año. No practiquen Islam solamente los Jueves a la noche, los Sábados o los Lunes. Eso no es Islam.

A nosotros quienes hemos dado la responsabilidad de nuestra evolución espiritual a toda esa cadena, la Silsila, que va de regreso a Hz. Muhammad (saws), por favor no hagamos trabajar de mas a todos ellos que nos han extendido esa ayuda.

Hay un Adab para hablarnos los unos a los otros. Hz. Safer Efendi (ra) decía: “No me den respeto sino demen AMOR”. Y eso es lo que pedimos: AMOR los unos a los otros, AMOR a lo que Allah creo, AMOR hacia la Tradición, AMOR a la Tariqa y a todo lo que la Tariqa representa. Sino decimos Bismillahir Rahmanir Rahim cuando comenzamos a hacer algo o nos dirigimos hacia otra persona no estamos haciendo eso en el Nombre de Allah y no usamos el poder el Bismillah, en Su Nombre.

Recuerden también lo otro. Esta es la parte mas liviana, la otra parte que quizás sea peor aun que esta es aquella en la cual, y ustedes saben que hay 3 clases de Santos:

En el primer nivel están aquellos en el cual Allah sabe que son Santos y ellos también. En el segundo nivel están aquellos que Allah sabe que son Santos pero ellos no lo saben. Y en el tercer nivel están aquellos que saben que son Santos pero Allah no lo sabe.

Ay, Ay, Ay…que nunca caigamos en ese tercer nivel.

Hablábamos de los elementos que tenemos presentes como son las manos, los dedos de las manos y como nos deben recordar a aquellos que fueron enviados a enseñarnos. Tenemos la Luz del Profeta Muhammad (saws) que fue puesta en la yema del dedo índice, la luz de Hz. Ali (ra) que fue puesta en la yema del pulgar, la luz de Hz. Abu Bakr (ra) en la yema del dedo mayor, la luz de Hz. Omar (ra) en la yema del dedo anular y la luz de Hz. Ozman (ra) en la yema del dedo menique. Y todas estas fueron respuestas dadas a Hz. Adam (as).

Y en los dedos de la mano izquierda están los Miembros de la Familia del Profeta (saws):

Hz. Muhammad (saws), Hz. Ali (ra), Hz. Fatimah (ra), Hz. Hassan (ra) y Hz. Hussein (ra). El Ayat 33 del Sura al-Azhab hace mención a esto y del cual el Profeta Muhammad (saws) dijo: “Ese verso habla de nosotros, de nuestra Casa, de nuestra Familia”.

Cuando nos paramos tenemos los 5 dedos del pie derecho que nos recuerdan de los 5 Rezos que debemos realizar por día. Y en el pie izquierdo tenemos 5 dedos que nos recuerdan la caridad obligatoria. El 2,5 % de los activos líquidos.

Que es lo que sucede? Cuando nos paramos para rezar colocamos ambos pies uno al lado del otro, de modo que tanto el rezo como la caridad tienen la misma importancia. Si nosotros queremos pararnos sobre una sola pierna, cualquiera que nos toque nos hará caer. Necesitamos ambas piernas para tener equilibrio y armonía de movimientos. Si tenemos un solo pie es difícil que podamos dar la Sadaqa y hacer los movimientos del Salat de modo que ambas partes tienen la misma importancia en nuestro Camino. Porque la caridad es para servir a la Creación de Allah y si rezamos y Lo recordamos vamos a ser, vamos a convertirnos en mejores seres humanos y vamos a hacer el resto de las cosas con AMOR.

Allah nos ha dado también algo en nuestra vida diaria que nos recuerda a la Muerte y a la Resurrección y eso es el dormir. Cuando estamos dormidos no tenemos control de lo que sucede alrededor nuestro. Es una forma de estar muertos y mientras dormimos soñamos. Y algunas veces recordamos esos sueños y otras veces no. Pero cuando soñamos comemos, nos reíamos, lloramos, viajamos, podemos volar, sentimos dolor, amor, felicidad, degustamos, olemos, oímos, tocamos etc. y todo eso sin ninguna duda sin ninguno de estos 5 sentidos. Entonces dos cosas vienen inmediatamente a nuestra atención: Primero con que sentimos, disfrutamos y percibimos esas cosas? Con que sentidos? Donde esta eso que nos permite tener esa experiencia? Segundo es que quizás lo que nos están diciendo sobre estas otras posibilidad sea verdad, sea una realidad. Fíjense que cuando nos despertamos no podemos decidir cuando nos vamos a despertar. En algún momento de la noche el sueño se acaba. O porque un Ángel nos viene a despertar para hacer el Tahajjud, o los Farz del Fayr a tiempo o porque simplemente nuestro cuerpo ya descanso y es tiempo de continuar.

Y así va a hacer mientras estemos en el Barzakh, en el otro estado hasta el Día del Juicio. No sabemos cuando eso va a ocurrir pero si sabemos que nos van a levantar para ese momento, de la misma manera que nos despertamos cuando estamos durmiendo. Y cuando nos despertamos que es lo debemos hacer? Mirar a nuestro alrededor, lo que esta en la naturaleza, a todo lo que nos rodea y vamos a ver que básicamente los seres vivos tienen 3 características básicas: algunos se arrastran y viven arrastrados como las serpientes, los gusanos, los reptiles y no pueden hacer nada mas que eso el resto de su existencia. Después tenemos aquellos que se paran en 2 patas: los hombres y los pájaros. Y luego están aquellos que se paran en 4 patas. Los primeros y los terceros no pueden aspirar a balancearse y dirigirse como hacemos en el Salat, así como tampoco los que tienen 4 patas pueden arrodillarse y hacer la Shahada. En cambio a nosotros, a la suma de Su Creación nos ha dados la posibilidad de asumir cualquiera de todas esas posiciones.

El Salat es descender del alma humana, del alma de los animales de 4 patas y luego apoyar la cabeza como hacen los animales que se arrastran para luego asumir la posición para volver a dirigirnos como seres humanos. En todos los Cielos y la Tierra no hay nada que no LO Glorique. Y todo lo que Glorifica a Allahu Ta’Ala no posee lo que tiene el ser humano: la VOLUNTAD.

Y que es lo que hace la voluntad? La voluntad nos permite adorar a Allahu Ta’Ala de todas mas maneras que el resto de la Creación lo recuerda. Fíjense la diferencia. A nosotros, a través de esa voluntad se nos permite adorarLo, no solamente recordarLo como al resto de la Creación. El resto de la Creación NO puede elegir pero nosotros SI. El hombre es el propósito por el cual el resto de la Creación existe, hablando del ser humano, de la Humanidad. Todo lo que existe, existe para nosotros y nosotros para EL.

Los Ángeles, todos los seres celestiales son creados para servir a la Existencia y la mas importante manifestación de esa existencia somos nosotros. Hay una unión del Paraíso y la Tierra que ha formado esto que se llama SER HUMANO. Y esto que llamamos ser humano tiene una vida limitada en nuestra tierra y es la única oportunidad que tenemos para recordar el origen del alma o dormir negando el Mas Allá. Nosotros elegimos.

Y si elegimos, es para cumplir con la obligación de recordarLo. No hay nada ni existe ningún motivo por el cual NO podamos recordarLo a Allahu Ta’Ala 24 horas por día, 7 días por semana porque nuestras células lo hacen. Es esa otra parte nuestra la que no nos permite RECORDARLO. Es eso que llamamos EGO.

Hay charlas sobre si las mujeres durante los dias de su periodo mensual pueden hacer Zikr o no pueden hacer Zikr…Esto que acabamos de decir responde a esa pregunta. NO hay nada que nos impida hacer Zikr. Durante esos dias las mujeres no pueden hacer el Salat y lo tienen que recuperar. Pero nada impide que recordemos a Allah, nada impide que recordemos Su Nombre, nada impide que hagamos nuestro Tesbih. Es mas, nada impide que nos sentemos a escuchar la recitación del Coran…OK, no lo pueden tocar pero alguien puede leerles el Coran o simplemente mencionar Su Nombre. Por que no estar allí sentadas mientras se realiza el Zikr en vez de estar escondidas en la cocina.

Cuando a los Ángeles les fue ordenado adorar la Luz de Hz. Muhammad (saws) que Allah originalmente puso en la frente de Hz. Adam (as), fueron elegidos para ser testigos a lo mas maravilloso de esta Creación, que fue el origen, la Luz Primordial, lo que es Ahmad, el nombre de Hz. Muhammad (saws) en el Mas Allá. Aquellos que han visto la Creación nos dicen que si pudiéramos ver la Creación desde lejos veríamos que tiene la forma de un hombre.

Hay Ángeles que escriben las palabras sagradas de los libros que descendieron a los seres humanos. Hay otros que no dejan que el árbol de la existencia tenga impurezas. Hay otros que cargan cosas, que cargan las buenas obras realizadas por los seres humanos y se las presentan a Allahu Ta’Ala. Y hay otros que transforman los pecados en buenas obras cuando el creyente pide perdón y ese perdón le es otorgado. Hay otros que guardan aquello que esta escrito en el destino de cada uno para que eso no sea alterado ni modificado. Hay otros soplan los vientos, otros que traen las lluvias contando cada gota que desciende, otros que traen la noche como si fuera una cortina y la colocan del lado de la tierra que esta cubierta por la noche, y hay otros que traen el día como si fuera una cortina y la ponen del lado de la tierra que es cubierta por el día. Para aquellos que recuerdan a Allah hay Ángeles que detienen a los miembros de sus cuerpos para que no cometan pecados. Por ultimo hay otros que adornan los Jardines del Paraíso y hay otros que están encargados de mantener vivo el fuego del Infierno.

Cuando Allah dijo KUN y la Creación fue. Y luego con el trascurrir de los siglos, cuando EL decidió que la tierra fuera transformada en el Jardín maravilloso que es hoy día, organizo una fiesta y llamo a todos los Ángeles para que celebraran con la copa de Su Voluntad y la paso para que todos bebieran de ella. Y que honraran esa Luz, la Luz de Hz. Muhammad (saws). Y todos estuvieron de acuerdo excepto el Shaytan.

El Shaytan apareció para esa fiesta vestido con sus mejores galas mirando alrededor cubierto pero engañando, ocultando su verdadera naturaleza. Por supuesto nada se escapara a Allah. Y miro con desdeño a ese ser que Allah había creado de agua y arcilla. Y cuando Allah le ordeno que se postrarse frente a ese ser, este se negó y en ese momento salio a la luz su verdadera naturaleza. 

Ustedes creen que el Shaytan, quien fue expulsado de la presencia de Allah y que es un ladrón que engaña, va a entrar a una casa vacía? Allí no va a entrar porque no tiene nada que robar. Ustedes creen que el diablo esta en los bares, en los prostíbulos? No se equivoquen. Por que no va el Shaytan a esos lados? Porque los que están ahí dentro ya son sus súbditos. El no los tiene que convertir sino que ya se convirtieron en sus seguidores. Son sus ayudantes, así que para que perder el tiempo allí. El Shaytan esta parado allí en la puerta de ese Dergah. Y allí no puede entrar…por que no puede entrar? Y es una manera simbólica de hablar. Sabemos que el Shaytan esta en nuestras venas, en nuestra sangre. El no puede entrar porque cuando el Azan es recitado, el si tiene que escapar a algún punto donde no lo pueda oír. 

Y les relato esta historia relatada por nuestro amado Hz. Muzaffer Efendi (ra): 

Ocurrió que un hermoso leñador vivía en el bosque con su familia. Cerca de allí había una tribu pagana que adoraba a un pino.

Un día, el leñador dijo: “Voy a cortar ese árbol. Estoy seguro de que Dios me recompensará por ello, pues impedirá que esta gente sea pagana y le rece a un ídolo. Y, al mismo tiempo, obtendré buena madera para vender en el mercado. Así mataré dos pájaros de un tiro”.

Mientras se dirigía, hacha en mano, hacia el territorio de la tribu, un hombre se le acercó y le preguntó: “¿Dónde vas?”. El leñador dijo: ”Voy a la tribu que adora a un pino para cortarlo”. El hombre replicó: “No. No hagas eso”.

“¿Quién eres tú para decirme lo que no puedo hacer? Voy a hacer esto por Dios. Voy a echar ese pino abajo”.

“Pues te digo que no lo hagas,” repitió el hombre.

“¿Quién me lo va a impedir?”.

“Yo”.

“¿Y quién eres tú para impedirme cortar ese pino?”.

El hombre respondió: “Soy Satanás; soy el Diablo. No puedes cortar ese árbol. Te lo impediré”.

Entonces el leñador exclamó: “¡Tú! Tú no puedes impedírmelo”. Y agarró al Diablo y lo tiró al suelo. Después, se sentó en su pecho y, dispuesto a matarlo, le puso el hacha en la garganta.

El Diablo dijo: “No me puedes matar. Dios el Altísimo me ha dado vida hasta el Juicio Final. Y mi obligación hasta ese día es desviar a todo el mundo. Mira, ¿cuánto dinero ganas? Yo sé que eres un hombre devoto y que tienes una familia grande, y que también te gusta ayudar a la gente”.

“Gano dos monedas de cobre al día”.

“Eres poco inteligente. Vas a intentar echar abajo ese árbol, pero la tribu no te dejará que cortes su dios. Puede que te maten y que tu familia quede desamparada. Sé razonable. Abandona el proyecto. Haré un trato contigo. Dices que ganas dos monedas de cobre. Todas las mañanas, pondré bajo tu lecho dos monedas de oro. ¿De acuerdo? Tú eres un hombre devoto. En vez de ir y hacer que te maten, lo que puede ocurrir fácilmente, ganarás dos monedas de oro que podrás gastar en tu familia. Y lo que te sobre se lo puedes dar a los pobres”.

El hombre replicó: “No te creo. Quieres engañarme. Todo el mundo sabe que el Diablo es un tramposo y un mentiroso. Sólo quieres salvar tu pellejo”.

“No, No,” dijo el Diablo, “no te voy a engañar. Puedes hacer la prueba. Vete a tu casa y no hagas nada. Si no encuentras las monedas de oro, siempre puedes coger tu hacha y cortar ese árbol”.

“Suena razonable”. Así que el hombre se fue a su casa. A la mañana siguiente, halló dos monedas de oro completamente nuevas debajo del colchón. Se acercó a su esposa y dijo: “Mujer, ya tenemos todo arreglado para el resto de nuestras vidas. He hecho un contrato con el diablo. No necesito ni siquiera trabajar. Todas las mañanas recibiremos dos monedas de oro para gastarlas en lo que no dé la gana”. Pero la mujer no estaba tan segura. “¿Es que no sabes que el Diablo es un mentiroso?” preguntó.

“¡Pero aquí están las monedas de oro!”.

Aquél día comieron bien. Lo que sobró lo distribuyeron entre los vecinos de la derecha y de la izquierda. A la mañana siguiente, el leñador se levantó temprano y radiante y metió la mano debajo del colchón. Nada. Levantó el colchón. Nada. Levantó las almohadas, las alfombras, incluso el suelo, pero no encontró nada. “Ah, me has engañado”. Lleno de ira, tomó su hacha y salió a cortar el pino de los idólatras. En el camino, se encontró de nuevo con el Diablo, esta vez muy sonriente. El Diablo dijo: “¿Adónde piensas que vas?”.

“¡Tramposo, mentiroso! Voy a echar abajo ese pino.”

El Diablo tocó al leñador con un dedo en el pecho y el hombre se derrumbó. Satán dijo: “¿Quieres que te mate ahora? Ayer eras tú el que quería hacerlo”.

“Oh, no, no, no me mates. Y tampoco quiero tu dinero. Tan sólo quiero preguntarle una cosa. Hace sólo dos días, cuando quisiste impedir que cortara el ídolo, te derroté muy fácilmente. Te agarré, te tiré al suelo, y, al final, casi te mato. ¿De dónde has sacado esta fuerza hoy?”.

“Ah, el otro día ibas a cortar ese árbol por Dios. Hoy, mehas atacado por dos monedas de oro”.

Tomemos refugio en Allah de nosotros mismos y no olvidemos que no hay otro lugar donde estar.

As Salamun Aleykum.

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36374-acerca_del_alma_y_el_cuerpo_sus_simbolismos.html