webislam

Sabado 29 Febrero 2020 | As-Sabat 05 Rajab 1441
975 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=13125

Las voces musulmanas

La aspiración de Obama seguirá siendo esquiva, si no se reconoce el triste dato de que la mayoría de los americanos siguen siendo lamentablemente ignorantes de los datos básicos sobre el islam

08/06/2009 - Autor: Vishakha N. Desai y otros - Fuente: nacion.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Estados Unidos debe compartir las expresiones artísticas musulmanas.
Estados Unidos debe compartir las expresiones artísticas musulmanas.

El presidente Barack Obama ha tendido una mano abierta de amistad en su discurso al mundo musulmán, pronunciado en El Cairo y que será un hito, con miras a atraerse a los musulmanes con un compromiso de respeto mutuo. Nadie puede poner en duda su sinceridad. Desde sus primeros días en el cargo, ha insistido en la importancia de iniciar un nuevo capitulo en las relaciones entre los Estados Unidos y los musulmanes del mundo.

Pero esa aspiración seguirá siendo esquiva, si no se reconoce el triste dato de que la mayoría de los americanos siguen siendo lamentablemente ignorantes de los datos básicos sobre el islam y sobre la gran diversidad geográfica y cultural de las culturas musulmanas.

Una mayoría de las encuestas de opinión correspondientes a los cuatro últimos años muestran que las opiniones de los americanos sobre el islam siguen siendo víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001. Las encuestas de Washington Post/ABC News correspondientes a 2006, por ejemplo, mostraron que casi la mitad de los americanos abrigan una opinión “desfavorable” del islam, mientras que una cuarta parte reconoce abrigar sentimientos cargados de prejuicio contra los musulmanes.

Distorsiones

Las opiniones americanas sobre el mundo musulmán están tan distorsionadas por el conflicto en Oriente Medio y las guerras en el Iraq y en el Afganistán, que los ciudadanos de los EE. UU. no tienen conocimiento colectivamente de que la mayoría de los musulmanes viven en Asia ni de que los cuatro países que tienen las mayores poblaciones musulmanas –Indonesia, el Pakistán, la India y Bangladesh– son culturas con historias milenarias de coexistencia con otras religiones y culturas.

Un informe de 2005 del Comité Consultivo sobre Diplomacia Cultural del Departamento de Estado de los EE. UU. pidió una nueva concepción de la diplomacia cultural que “incrementara la seguridad nacional de los EE. UU. de formas sutiles, amplias y sostenibles”. En 2008, un grupo bipartidista de dirigentes americanos –el Proyecto de Participación Americano-musulmán– convocado por la ONG Search for Common Ground y el Consensus Building Institute, publicó un informe en el que se pedía una nueva orientación de las relaciones de los EE. UU. con el mundo musulmán. Un objetivo primordial de esa medida sería el de “mejorar el respeto y la comprensión mutuos entre los americanos y los musulmanes en todo el mundo”.

Ya es hora de que los ciudadanos de los EE. UU. se comprometan a colaborar con el gobierno de Obama para pasar una página en las relaciones con el mundo musulmán. El primer paso es el de hacer un esfuerzo concertado para que estén mejor informados sobre las sociedades multiformes que componen la población musulmana, de mil millones de personas, en todo el mundo.

Poder de la cultura

El poder de la cultura estriba en su capacidad para transformar las apreciaciones. Entre el 5 y el 14 de junio, los neoyorquinos están conociendo la rica diversidad de las culturas musulmanas gracias a una iniciativa a escala de la ciudad, titulada “Voces musulmanas; artes e ideas”. Más de 300 artistas, escritores, intérpretes y eruditos de más de 25 países, incluidos los EE. UU., se van a reunir en ese festival y esa conferencia sin precedentes.

Entre las exposiciones figura una impresionante variedad de formas artísticas procedentes del mundo musulmán, desde las tradicionales (caligrafía, voces devocionales sufíes) hasta las contemporáneas (instalaciones de video, teatro indonesio de vanguardia y hip-hop árabe). Una conferencia política concomitante ha atraído a eruditos y artistas del todo el mundo que estudiarán la relación entre la práctica cultural y la política pública y propondrán nuevas orientaciones para la diplomacia cultural. Un objetivo fundamental de ese proyecto es el de contribuir a acabar con los estereotipos y crear una comprensión más matizada de las sociedades musulmanas.

Pese a nuestro entusiasmo por lo que esta iniciativa puede hacer para intensificar la comprensión, una performance, una película o una exposición de arte no pueden encontrar soluciones para todos los problemas que dividen a los americanos y al mundo musulmán. La distancia actual se debe tanto a la ignorancia como a las cuestiones políticas difíciles, muchas de las cuales superan el ámbito que pueden abordar de forma realista las artes y la cultura.

Sin embargo, la diplomacia cultural e iniciativas como “Voces musulmanas” pueden abrir la puerta a la realidad del mundo musulmán como espacio profuso para la producción artística de categoría mundial, lo que, a su vez, puede fomentar el interés por abordar las cuestiones políticas más difíciles con respeto y sentido de la equidad.

La diversidad

Durante demasiado tiempo, no se han formulado las diferencias entre EE. UU y el mundo musulmán desde el punto de vista de la diversidad, sino como fundamentos de un conflicto mundial permanente, pero, cuando las personas participen en una experiencia estética que aborda y al tiempo transciende una cultura determinada, las apreciaciones han de cambiar por fuerza.

Los Estados Unidos han llegado a un momento decisivo en su historia nacional y mundial, con nuevas esperanzas para un intercambio intercultural, un diálogo y un entendimiento mutuo. El presidente Obama y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, dicen que la suya va a ser una época de “poder inteligente”, que recurrirá eficazmente a todos los instrumentos diplomáticos de que disponen, incluida la diplomacia cultural.

Nuevos cauces

Los Estados Unidos deben centrar su atención una vez más en las artes como una forma profunda de fomentar un compromiso cultural más intenso y, en última instancia, de encontrar nuevos cauces de comunicación con el mundo musulmán. Hacerlo servirá para mostrar que no tienen por qué definirse las relaciones mediante el conflicto político. Más bien, ahora existe una oportunidad de determinar las conexiones entre los Estados Unidos y el mundo musulmán compartiendo la riqueza y la complejidad de las expresiones artísticas musulmanas como paso decisivo con vistas a encontrar bases para el respeto mutuo.

Vishakha N. Desai es presidenta de la Asia Society. Karen Brooks Hopkins es presidenta de la Academia de Música de Brooklyn. Mustapha Tlili es fundador y director del Centro para los Diálogos: Mundo islámico-EE.UU.-Occidente en la Universidad de Nueva York.
Copyright: Project Syndicate, 2009 www.project-syndicate.org Traducido del inglés por Carlos Manzano@nacion.com

 

 

Anuncios
Relacionados

El imam de América

Artículos - 21/10/2008

El poder conciliador de las palabras

Artículos - 29/04/2009

La visión musulmana de EE.UU.

Artículos - 31/07/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36359-las_voces_musulmanas.html