webislam

Jueves 2 Abril 2020 | Al-Jamis 08 Shaban 1441
656 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12894

Lecciones sobre finanzas islámicas y la crisis subprime

Los financieros españoles deberemos entender y ser respetuosos de los principios básicos de este mercado

07/05/2009 - Autor: Antonio Rivela - Fuente: puntodeequilibrio
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mezquita.
Mezquita.

Las finanzas islámicas son aquellas en las que las transacciones de mercado son coherentes con los principios religiosos del Corán. Pueden ser tan sofisticadas como la ingeniería financiera Occidental, pero buscan el respeto a los principios del cuerpo doctrinal llamado Shari’ah. Como veremos más adelante, la sabiduría musulmana nos da una lección de humildad: sus principios rectores nunca habrían aceptado las prácticas que originaron la crisis subprime.

La razón por la que esta rama financiera está alcanzando gran repercusión internacional es obvia: el auge de los petrodólares y, con ellos, la consiguiente oleada de inversionistas del Oriente Medio (Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita), asiáticos (Singapur y Malasia) y, por supuesto, musulmanes en Londres y Nueva York. Desde hedge funds hasta fondos soberanos, pasando por clientes de banca privada. Todo participante del mercado islámico, que se precie de tal, invierte en activos coherentes con los principios fundamentales del Corán.

Asimismo, España se configura como un puente de unión entre el mundo árabe y Europa, y debería actuar como tal. Al igual que las escuelas de traductores de Granada impulsaron desde hace siglos la filología árabe, los financieros españoles deberemos entender y ser respetuosos de los principios básicos de este mercado. Entre otras cosas, porque tenemos una ventaja competitiva con nuestros colegas europeos para acceder a él. Cualquier persona que haya trabajado con inversionistas del Oriente Medio establece una inmediata analogía entre el mundo hispánico y el mundo árabe. Es evidente: en muchos asuntos vibramos en la misma longitud de onda.

El cuerpo doctrinal o Shari’ah se caracteriza, fundamentalmente, por la ausencia del tipo de interés (riba) en las transacciones de capital. Un banco islámico invertirá en el negocio de un agricultor repartiéndose los beneficios con el susodicho. Mas no llevará a cabo un préstamo en el que recibe intereses y, a su vez, no participa en el negocio, sino que se involucrará en la inversión como si de su propia empresa se tratara. Excepcionalmente, los intereses están autorizados si existen activos físicos cuya construcción o negociación renta ganancias. Los bonos islámicos colateralizados por activos físicos reciben el nombre de sukuks. De hecho, el singular de esta palabra es el origen del término cheque tan utilizado en Occidente. Resumiéndolo en román paladino: el dinero no renta dinero per se en el mundo árabe.

La inversión en empresas manufactureras de productos prohibidos (haram), como el tabaco, alcohol, armas de fuego, alimentos originarios del cerdo, casinos, hoteles, entretenimiento de adultos, entre otros, está vetada. Ello restringe, en gran medida, las inversiones de los sukuks. Por otro lado, la especulación y el juego (maisir), incluyendo la negociación (trading) especulativa y el intercambio de deuda por dinero (sin transferencia de activos físicos), no están permitidos. Por supuesto, y siendo consistente con los principios anteriores, la incertidumbre prevenible (gharar) ocasionada por los instrumentos derivados no es bienvenida en este entorno.

Finalmente, la negociación de deuda solo es válida al precio nocional al que se originó, y nunca a su valor de mercado (mark to market). Si echamos una vista a la crisis subprime, veremos que ha estado causada en buena medida por principios que el mundoislámico considera inaceptables, como el apalancamiento desmedido, la especulación, las titulizaciones sintéticas, los derivados y los efectos negativos de las valoraciones de mercado en los balances de las instituciones.

Con todo respeto, y sin caer en la simplicidad o en los tópicos, me gustaría –desde estas líneas– reflexionar sobre otras formas de ver la vida, diferentes a las Occidentales, y tratar de extraer conclusiones válidas para enfocar el futuro del capitalismo con mayor acierto.

Sin conocimientos profundos sobre el tema, es fácil cuestionar el progreso en las finanzas islámicas por la aparente falta de tecnología financiera. No es así. Siendo consistente con los principios del Shari’ah, se ha desarrollado una respetable industria de banca de inversiones con operaciones tan sofisticadas como contratos de leasing (ijara), de gestión de carteras (mudaraba), alianzas (musharaka), compra de activos a plazo (murabaha) y project finance (Istisna’a).

En resumen, creemos más industria real y especulemos menos.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36144-lecciones_sobre_finanzas_islamicas_y_la_crisis_subprime.html