webislam

Viernes 29 Mayo 2020 | Al-Yuma 06 Shawwal 1441
1554 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12795

La tierra

Hay una brutal demagogia del cemento y del asfalto, de la obra física, pero de lo espiritual, de lo cultural, de la pobreza de la gente que no tiene trabajo y que sufre, nada

26/04/2009 - Autor: Martín Rodríguez - Fuente: Correo Arequipa
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Cada día aumentamos más nuestra codicia, nuestra ambición por lo material.
Cada día aumentamos más nuestra codicia, nuestra ambición por lo material.

He escuchado decir que ayer ha sido "Día de la Tierra", planeta en el que vivimos y al que diariamente lo vamos acabando a pausas, a cuenta de la modernidad. Cierto es que no hay animal (racional aunque no parece) más agresivo contra sí mismo que el ser humano.

Convengo que la modernidad nos ha traído beneficios, pero si ponemos a la balanza beneficios y perjuicios, estos últimos ganan de sobra, porque sencillamente tenemos una capacidad autodestructiva incomparable.

Por ejemplo, a nadie le importa un comino el calentamiento global, la capa de ozono, la creciente disminución de los recursos hídricos, la sustitución del cemento por áreas de cultivo, el uso indiscriminado de aparatos que causan daño, es decir, por donde se le mire, somos nosotros mismos los que a este paso vamos a acabar con la Tierra.

Esto no es ni filosofía ni romanticismo. Es realidad pura y la escribo, porque, como usted amigo lector, la vivo todos los días. Ni en lo material ni en lo espiritual avanzamos, sino todo lo contrario, porque la modernidad es, finalmente, una huachafería mental que no tiene otro camino que la muerte.

En lo más simple nomás: Hay una brutal demagogia del cemento y del asfalto, de la obra física, pero de lo espiritual, de lo cultural, de la pobreza de la gente que no tiene trabajo y que sufre, nada. A nadie le importa un carajo.

Mientras hay pueblos en el planeta que tienen millones de personas que se mueren de hambre, hay otros que usan millones y millones de dólares en armas, con el propósito maldito de destruirnos entre seres humanos.

Cada día aumentamos más nuestra codicia, nuestra ambición por lo material, hemos tirado al canasto de la basura la escala de valores que nos inculcaron nuestros mayores. El pícaro, el astuto, ese es el que triunfa. La mediocridad es generalizada, con muy pero muy pocas excepciones.

Palabra que hay momentos en los que pienso en todo esto y me atrapa una crisis de fe y le digo a Dios: ¿Por qué no me hiciste nacer antes, cuando la palabra valía más que un documento y una firma? Espacio me faltaría para decir que con modernidad incluida "todo tiempo pasado fue mejor".
 

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/36075-la_tierra.html