webislam

Lunes 9 Diciembre 2019 | Al-Iznain 11 Rabi al-Zani 1441
686 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12683

¿Hay un Islam radical en Melilla?

La muerte de dos jóvenes melillenses mancha la imagen de una ciudad pacífica y alimenta el terror colectivo que suscita el islam en España

11/04/2009 - Autor: Enrique Delgado - Fuente: elfarodigital.es
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Un templo de Melilla
Un templo de Melilla

Un inquietante artículo de José María Irujo en El País del domingo 5 de abril alude a la existencia en Melilla de la secta islámica Tafkir Wal Hijra (Anatema y exilio), grupo muy violento al que se le supone la autoría intelectual de los atentados del 11 de marzo en Madrid o del 11 de septiembre en Nueva York.

En el mismo artículo titulado “Dentro de la secta del odio” o “ El infierno de Fatima” se relaciona a este grupo radical con el terrorífico asesinato de los jóvenes melillenses Salam Mohand Mohamed y Rachib Chaib en Cabo Chico el pasado mes de julio de 2008.

Afirma José María Irujo que poseen un grupo de “tafkiris”( fedaiyines) en La Cañada de Hidum, que tienen oratorios privados en casas abandonadas y que están establecidos en Farhana y Melilla. Tras la rotundidad de estos datos, que le habrán puesto los pelos de punta a media España, el resto del artículo se dirige hacia una línea que apunta hacia un asesinato ritual-religioso, mezclado con la ira de “la supuesta secta” por haber abandonado el grupo, tanto Salam como su novia Fatima.

¿Es esa la realidad de La Cañada?

Los miedos atávicos que suscita tanto el barrio de La Cañada como el Islam en el inconsciente español, quedan puestos de manifiesto claramente en el artículo. En La Cañada hay dos mezquitas, la tradicional del barrio y la nueva, fundada en 2005 y que está dirigida o tutelada por un grupo “ortodoxo islámico” mas próximo al clérigo reformista Muhammad Ibn Abd.-al-Wahhab (1703-1792), que a cualquier otra cosa.

Los integrantes o vinculados a esta mezquita, conocida por algunas jóvenes musulmanas de Melilla, como “la mezquita blanca”, que se distingue por su interior totalmente blanco y carente de cualquier adorno que distraiga de la oración. Son absolutamente pacíficos y trabajadores humildes, aunque siguen una práctica islámica muy rigurosa. Los hombres llevan barba y ropa parecida a un hábito y que se asemeja al cleriman de los sacerdotes católicos, por su color gris o marrón. Irujo dice en su artículo que los “tafkiris” visten como cualquier occidental para pasar desapercibidos, utilizando la vestimenta europea como camuflaje.

Sin embargo, sí dice que las mujeres de los miembros de la secta llevan “burka”, de colores oscuros y esto sí se presta a confusión, pues las mujeres (esposas, hijas o madres) de los integrantes de “la mezquita blanca”, llevan chador en colores negro, marrón o púrpura y cubren completamente su cuerpo. Tanto hombres como mujeres llaman la atención con su vestimenta y es habitual verlos en algunas zonas de Melilla, en los mismos usos que cualquier otro ciudadano. Aquí sí parece que el artículo mezcla datos de unos, los tafkiris, con los de otras, las mujeres de los miembros de la Mezquita blanca.

Añade el articulista que uno de los distintivos de esa secta islámica es que hombre y mujeres rezan separados. Pero esto es así en todo el mundo islámico, en el mundo del judaísmo y en el de los cristianos ortodoxos. O sea, que no se está diciendo nada, pero sí se está extendiendo el estado de sospecha, como cuando se afirma que estos fanáticos islámicos, luego rezan tranquilamente después de cometer los asesinatos. Pero esto también es así en todas las religiones. Los mafiosos italianos tienen asientos reservados en las iglesias de su región y se les hace el funeral de difuntos a personas con más de cien asesinatos en su cabeza, o quién no recuerda la foto de un soldado israelí rezando sobre La Biblia poco antes de bombardear una aldea palestina, o al Presidente Bush invocando a Dios antes de destruir Iraq y provocar centenas de miles de muertos, o a los caballeros Templarios cargando al grito de: “Dios lo dispone”, contra los fieles sarracenos.
La religión, desgraciadamente, sirve para justificar cualquier atrocidad, no solo la musulmana.

La Cañada es un mundo al que acuden muy pocos cristianos (rumis) y es verdad que está absolutamente desatendido tanto por la Ciudad Autónoma como por el Gobierno Central. Hay un invisible muro que separa la Melilla oficial, la de las cuatro culturas y la Melilla musulmana y ese muro es tanto físico como psíquico. El espacio físico que separa ambas ciudades se inicia en el final de la calle Ibáñez Marín y en donde se inicia la Ctra. de Hidum.

Nada se hace por integrar ese inmenso espacio en el conjunto de la ciudad. Allí no llega la administración ni los servicios ciudadanos, sin embargo, a pesar de tanta desatención, el conjunto es muy digno y amable, aunque se tiene la sensación de estar en un mundo diferente, en una ciudad distinta.

Una historia de terror

El asesinato de Salam y Rachib es un acto bárbaro, no propio de seres humanos, pero no parece un asesinato propio de una secta fanática religiosa. Más bien parece un asesinato de corte mafioso, es más, lo que se dijo en su día en la ciudad, impactada ante esa atrocidad, es que estos dos muchachos, absolutamente inocentes, fueron las víctimas expiatorias de esa mafia o de otra, que buscaba castigar a alguien que tenía una deuda con ellos. Es habitual en las mafias eliminar a familias completas o a personas muy allegadas al que se buscan castigar. ¿Castigados por abandonar una secta fanática religiosa, como afirma Irujo? Cuesta aceptar sin más una idea así, pero algo queda claro, los que mataron a esos muchachos eran mafiosos, independientemente del cariz del que se revistan así mismos.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35963-hay_un_islam_radical_en_melilla.html