webislam

Martes 12 Diciembre 2017 | Az-Zulaza 23 Rabi al-Auwal 1439
1183 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12676

Pánico en Estrasburgo

La estrategia policial era clara: encerraron a unos 5.000 manifestantes pacifistas con un ejército de entre 2.000 y 3.000 Black Block

10/04/2009 - Autor: Gemma Ventura - Fuente: La Vanguardia
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Caos en la manifestación de Estrasburgo el 4 de abril /   Gemma Ventura
Caos en la manifestación de Estrasburgo el 4 de abril / Gemma Ventura

La imagen de un anciano de pie, solo, gritando repetidamente "¡Arretez!" (¡deteneros!) con el rostro granate por la desesperación, rodeado del humo blanco del gas lacrimógeno, del humo negro de las barricadas, del sonido de los disparos del gas de la policía, los helicópteros, los gritos y las correrías del grupo radical antisistema Black Block, policías y pacifistas, refleja la desesperación, humillación e indefensión de los que acudimos el pasado sábado 4 de abril a la manifestación de Estrasburgo.

Una compañera y yo acudimos a las conferencias anti-OTAN que se realizaron en la capital de Alsacia para entrevistar a algunos ponientes e, ingenuamente, decidimos atender la manifestación creyendo que formaríamos parte de una importante expresión multitudinaria a favor de la paz. En lugar de eso, experimentamos la que quizás ha sido la peor experiencia de nuestras vidas.

El recinto que las autoridades concedieron a los manifestantes para realizar la marcha estaba a unos 10 km del centro de la ciudad y solo se podía acceder a pie, ya que todo el transporte público había sido suspendido, todos los accesos directos estaban cortados y con la polícía que nos confundía en sus indicaciones, tardamos tres horas en llegar.

Cuando cruzamos el Puente de Europa lo entendimos: cientos de Black Block estaban destrozando todo lo que podían con piedras y barras metálicas, y unas instalaciones deportivas ardiendo en un gran incendio. La imagen nos consternó, como es lógico, pero se agravó mucho más cuando comprobamos que la policía, atrincherada, no intervenía, solo grababa lo que estaba ocurriendo. Estamos hablando de un recinto con miles de personas, cientos de ellas extremadamente violentas y un poderoso incendio que los bomberos no podían apagar por orden de la policía.

De repente se desató la locura: se nos bombardeó con gas lacrimógeno por tierra y aire de manera que nos veíamos obligados a huir en la dirección que la policía quería; los Black Block iniciaron sus ataques con lanzamientos indiscrimandos de piedras y, lo peor de todo, los accesos al recinto estaban cerrados por la policía y no se nos permitía salir de allí.

La estrategia policial era clara: encerraron a unos 5.000 manifestantes pacifistas con un "ejército" de entre 2.000 y 3.000 Black Block (que llegaron incluso a crear una barricada arrastrando dos vagones de tren) dejando que caos, violencia y pánico se apoderasen del lugar, alimentando todo esto con ataques puntuales e indiscriminados con gas lacrimógeno. Aquello se convirtió en una ratonera, en la que los pacifistas nos quedamos atrapados entre dos ejércitos: la policía y el Black Block.

Lo ocurrido es sin duda la supresión absoluta del derecho a la libertad de expresión por parte de unas autoridades que legitiman la violencia de grupos radicales antisistema para justificar tal abolición. La estrategia policial puso en serio peligro la vida de todos los que estuvimos allí. Prohibieron la entrada a los niños, pero había mucha gente mayor. Dejaron reinar la anarquía de los violentos.

Mi frustración aumenta todavía más al comprobar que ningún medio de comunicación ha explicado lo que allí ocurrió de verdad, y no por falta de periodistas. Las únicas imágenes que se dan de los incidentes son las del incendio y las de los radicales destrozándolo todo (con el beneplácito policial). Nadie ha hablado de la encerrona ni de la angustia de los que nos vimos allí atrapados. La imagen de la policía permitiendo a la gente salir, solo lo hicieron cuando hubo cámaras delante.

La nota final tuvo lugar al día siguiente cuando los compañeros activistas recogían sus tiendas en el campamento y la policía les obligó a ponerse en fila para anotar sus nombres, el número de pasaporte y grabar sus rostros con una cámara. La última vejación antes de dejarnos ir.
 

Anuncios
Relacionados

Carta a la reunión del G-20

Artículos - 18/11/2008

Si antes lo decimos, antes nos dan la razón (reacciones a la Cumbre del G-20)

Artículos - 11/04/2009

De Las Azores a Estambul

Artículos - 12/04/2009



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35954-panico_en_estrasburgo.html