webislam

Viernes 20 Septiembre 2019 | Al-Yuma 20 Muharram 1441
1108 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12521

Economía superficial y economía profunda

La economía sería parte de la política, que sería parte de la ética, que sería parte de la espiritualidad

23/03/2009 - Autor: Leonardo Boff - Fuente: Atrio
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El teólogo Leonardo Boff.
El teólogo Leonardo Boff.

Existe una economía profunda? Aunque no sea dominante, estimo que existe y debe existir. A principios de los años 70 del siglo pasado el filósofo noruego, recientemente fallecido, Arne Naes introdujo una distinción, hoy ampliamente acogida en los medios ambientalistas, entre ecología superficial y ecología profunda. La superficial sería la que separa al ser humano de la naturaleza y lo coloca fuera y por encima de ella, presuponiendo que las cosas sólo tienen sentido cuando son útiles para él. La profunda ve la relación hombre-naturaleza, afirma el valor intrínseco de cada ser y se da cuenta de que un tejido de relaciones envuelve a todos, formando la comunidad de vida.

Hay un Todo orgánico y lleno de propósito, y el ser humano es capaz de identificar el hilo conductor que liga y religa todo y lo llama Fuente Originaria de todo ser, base de valores infinitos (veneración, amor, justicia) que llenan de sentido la vida humana. La profunda ayuda a la superficial a autolimitarse y no ser destructiva.

Apliquemos estas reflexiones al campo de la economía. La economía superficial sería aquella que se centra solamente en sí misma, en los capitales, en los mercados, en las inversiones, en las ganancias, en una palabra en el PIB, sin preocuparse de la dilapidación de la naturaleza, de la ruptura de la autorregulación de la Tierra y el foso creciente entre ricos y pobres. Estas últimas cosas son externalidades, factores que no entran en el cálculo económico.

Su lógica es la de un sistema cerrado, como si en una sociedad la economía fuese el todo. Efectivamente, como fue ampliamente denunciado por la escuela de Frankfurt, particularmente por Polanyi, en el capitalismo avanzado, la economía absorbió todas las instancias sociales (política, ética, estética, ciencia), transformando todo en mercancía y, por eso, en oportunidad de ganancia. Se estableció como eje articulador del todo social. Esto tuvo como consecuencia el exceso insano del deseo de enriquecerse a cualquier coste y nos condujo al caos socioeconómico actual. Es la locura de la racionalidad económica superficial.

¿Qué sería la economía profunda? Sería la vuelta al sentido originario de economía como técnica y arte de atender las necesidades de la casa, hoy de la Casa Común, la Tierra viva, respetando sus ciclos y su capacidad de soporte. Se insertaría en el todo que constituye conforma una sociedad. En esta habría una base que, en última instancia, aseguraría la vida material: la economía. Habría una forma de organización, de distribución del poder y leyes que permitieran a todos vivir juntos sin demasiados conflictos. Habría un conjunto de valores morales, éticos e ideales que darían sentido a la vida social y humanizarían las relaciones, siempre tensas entre las diferencias. Y, finalmente, habría un horizonte de sentido mayor que anclaría la historia en una instancia más alta y diseñaría el cuadro final del universo: la espiritualidad.

Así tendríamos, idealmente, una sociedad que podríamos considerar verdaderamente humana, porque tendría una visión integradora de la complejidad humana.

Aquí emergería la economía profunda, aquella que conoce su lugar en el conjunto de la estructuración social y respondería a la pregunta: ¿cómo producir lo suficiente y decente conservando el capital natural y en armonía con la comunidad de vida?

Ante la crisis actual el economista profundo pensaría así: ¿cómo podemos resolver los problemas de la humanidad? y no ¿cómo salvar salvar el sistema económico en crisis?

El cambio en la pregunta implica el cambio en la respuesta. Y esta solamente vendrá si hay una ruptura con el paradigma antiguo -la dictadura de la economía- y resituamos la economía en su debido lugar dentro el conjunto de la sociedad. Este sería un nuevo paradigma, sostenible a largo plazo. Entonces la economía sería parte de la política, que sería parte de la ética, que sería parte de la espiritualidad. La economía superficial estaría incorporada en la profunda. Y el futuro sería diferente.


Leonardo Boff es teólogo, filósofo y escritor, autor del libro que publicará próximamente la editorial Record: Opção-Terra, la solución de la Tierra no cae del cielo.
Traducción de MJG
Anuncios
Relacionados

Legado de la crisis: ¿cuál es el mejor sueño?

Artículos - 16/08/2009

La realidad argentina: reflexiones y propuestas

Artículos - 16/02/2002

Los terroristas de Wall Street

Artículos - 29/07/2002



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35818-economia_superficial_y_economia_profunda.html