webislam

Viernes 29 Mayo 2020 | Al-Yuma 06 Shawwal 1441
2607 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12514

Historia del Qadi Bektashi

¡Oh amante que buscas la Verdad! Los siervos fieles de los Amigos de Al-láh no son abandonados en la necesidad

22/03/2009 - Autor: Sheikh Muzaffer Efendi - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Los guías genuinos están dedicados en cuerpo y alma a elevar a sus hijos espirituales.
Los guías genuinos están dedicados en cuerpo y alma a elevar a sus hijos espirituales.

En una ocasión, un qadi (magistrado) fue designado al pueblo de Sivas, y los dignatarios locales se aprestaron a darle la bienvenida. En el curso de la amistosa reunión, la conversación giraba alrededor de la filiación a diversas órdenes sufis. Algunos de los presentes dijeron ser rufais, otros jalvetis, unos naqshis, y otros más mevlevis.

La discusión dejó al qadi con una risa cínica, porque él no creía en el camino sufi. Cuando cada uno había declarado su afiliación, el nuevo magistrado decidió burlarse de sus anfitriones declarando que él era bektashi. Se encontraron perplejos sin entender cómo un graduado de una academia formal podía haberse convertido en bektashi, pero la cortesía frenaba su curiosidad.

Se hizo tarde, la sesión terminó y todos se dispersaron. El qadi se sintió molesto por las conversaciones de la velada que había escuchado con disimulada animosidad. Llevó a cabo su oración de la noche y se acostó a dormir.

Durante la noche tuvo un sueño aterrador. Era el Día de la Resurrección y él era llamado a la corte del Poderoso. Convicto por numerosos errores de justicia, fue condenado al Infierno. Gemía y gritaba mientras los ángeles lo arrastraban hacia su fin. En ese instante un noble ser de apariencia radiante entró en la corte Divina y postrándose dijo, "Señor mío, este hombre es mi derviche, mi seguidor. Yo soy Tu amigo, Tu santo, Jayyi Bektash. Si Tú consignas a este qadi al fuego, yo me niego a entrar en el Paraíso. ¡Déjame acompañarlo, o deja que él venga conmigo al Paraíso!"

El Todo Glorioso respondió, "Llévatelo. Por ti, perdono a este magistrado de sus culpas."

El venerable santo tomó de la mano al tembloroso y aterrado qadi, y lo condujo al Paraíso, diciéndole, "esta es la consideración que brindamos a alguien que sólo finge ser un discípulo. Si hubieras sido un auténtico seguidor mío, te hubiera hecho alcanzar el Jardín de la Esencia".

El qadi despertó como si no fuera a volver a dormir jamás, y le costó trabajo concentrarse para la oración del amanecer.

"Con sólo pretender ser un bektashi alcancé el Paraíso, salvándome del Fuego por la intercesión del santo Jayyi Bektash. Si hubiera sido en verdad discípulo, ¿cómo saber qué estación exaltada habría podido alcanzar?"

Después de la oración de la mañana, buscó a las personas que le habían dado la bienvenida la noche anterior y les relató su experiencia, agregando, "Si hay una sheij bektashi aquí en Sivas, inmediatamente le declararé mi adhesión".

Fiel a su palabra, tomó la mano con el sheij bektashi del lugar, y se convirtió en miembro de la Orden Bektashi.

He narrado esta historia palabra por palabra como la oí de mi propio maestro, que estuvo presente en aquella ocasión.

¡Oh amante que buscas la Verdad! Los siervos fieles de los Amigos de Al-láh no son abandonados en la necesidad. Si Qitmir fue admitido en el Paraíso porque era el perro de los Compañeros de la Cueva, ¿acaso será privado de sustento el servidor de un santo? ¡No lo quiera Dios! Es seguro que no; en cambio, entrará al Paraíso en compañía del ser a quien sirvió.

¿Pues, acaso no nos dijo el más noble Mensajero, "Estamos con aquellos que amamos?" El discípulo es el hijo o la hija espiritual del guía. ¿Acaso una madre o un padre serían capaces de abandonar a sus hijos, fueran estos buenos o malos? Los guías verdaderos son aún más compasivos hacia sus hijos espirituales.

Por sobreprotección, ignorancia y falta de experiencia, los padres con frecuencia llevan a sus hijos a una estación inferior a la que podrían haber obtenido. Como padres espirituales, sin embargo, los guías genuinos están dedicados en cuerpo y alma a elevar a sus hijos espirituales a estaciones más altas, a dirigirlos a la felicidad y a la seguridad en este mundo y en el Más Allá, asegurándoles el bienestar. No olvidan ni siquiera a los más descarriados.

¡No tengas duda! La aprobación del guía verdadero es la aprobación del noble Mensajero, y ésta a su vez es la de Al-láh el Todo Glorioso.
 

Anuncios
Relacionados

El estado del discípulo

Artículos - 22/11/2005

Consejo para los estudiantes espirituales

Artículos - 16/07/2008

Adab: la cortesía del sendero

Artículos - 17/07/2008



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35816-historia_del_qadi_bektashi.html