webislam

Domingo 8 Diciembre 2019 | Al-Ajad 10 Rabi al-Zani 1441
593 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12148

Esperando a Duddu

Los musulmanes de Melilla viven hoy de la inercia de la lucha por los derechos civiles que lideró Omar Duddu en los años 80

04/02/2009 - Autor: Nadia Fernández - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Omar Duddu El Fonti, rodeado de peregrinos melillenses.
Omar Duddu El Fonti, rodeado de peregrinos melillenses.

Según un informe del Real Instituto Elcano publicado recientemente “la lógica demográfica, institucional y electoral hace muy probable que la población musulmana de Ceuta y Melilla se convierta en el futuro en grupo etnocultural titular de una Autonomía, incluído por tanto en una dinámica similar a la de los restantes grupos culturales, “minorías nacionales” o “naciones históricas”, titulares de la propia en España (como los catalanes, gallegos o vascos), con la importante diferencia de estar rodeados por el territorio de otro Estado-nación en el que sus características culturales son mayoritarias y que además ha reclamado históricamente su soberanía”.

El B.O.E. en árabe y en tamazigt

Para algunos analistas marroquíes, la nueva situación de Ceuta y Melilla con mayoría musulmana ha hecho replantearse al nuevo nacionalismo marroquí las viejes tesis sobre el concepto de soberanía en el caso de ambos “presidios ocupados” como se suele denominar a veces a estas dos ciudades autónomas españolas. Si el nuevo estatuto que Ceuta y Melilla pretenden pronto negociar con el gobierno español les otorgase el rango de Comunidad Autónoma con las mismas prerrogativas que el resto de las autonomías españolas el nacionalismo marroquí ve mucho más complicado el proceso de “restitución” por parte española de estos territorios que reclama como propios. Por el contrario, dos comunidades autónomas marroquinizadas en el seno del Estado español podrían suponer una ocasión extraordinaria de acrecentar enormemente la influencia marroquí en la política española. Algunos se atreven ya a pronosticar que en menos de veinte años veremos editado el Boletín Oficial de Estado en las futuras lenguas cooficiales de Ceuta y Melilla, el árabe y el tamazigt, en su versión rifeña.

Para el Instituto Elcano además “el carácter bereber de la población musulmana de Melilla, en el contexto del movimiento autonomista bereber de Marruecos, ha dado lugar a la formación de una identidad separada que puede rechazar la influencia marroquí”. Un riesgo demasiado alto que el Majzen no puede correr pues una Melilla así podría convertirse en un referente para el nacionalismo bereber marroquí, algunas de cuyas corrientes propugnan un modelo de Estado laico que socava profundamente los cimientos de la monarquía alauí.

En las conclusiones del mencionado informe se deja entrever la apuesta de Marruecos para el futuro: “La perspectiva de una integración marroquí en un espacio común euro-mediterráneo en el que las fronteras de Ceuta y Melilla dejasen de ser relevantes, señalada el pasado mes de julio por el ministro marroquí de Economía como horizonte de resolución del conflicto, parece demasiado lejana e incierta, pero su mención es una clara señal de que las relaciones con la Unión Europea son prioritarias para Marruecos”.

Esperando al líder

A finales de diciembre unas tres mil personas se daban cita en la ciudad de Nador para recibir a los melillenses que regresaban de la Meca. El que fuera presidente del Pueblo Musulmán de Melilla, Omar Duddu El Funti recibía a los peregrinos en su residencia de Nador entre muestras de afecto y de agradecimiento por el regalo que representa este viaje a los lugares santos del Islam. Desde que Omar Duddu consiguiera del rey Hassan II la merced de llevar a algunos de sus paisanos a cumplir con la peregrinación a la Meca, más de mil melillenses han viajado gratis o a mitad de precio al santuario de la Kaaba. La cita anual de la peregrinación sirve también para renovar los sentimientos de afecto y reconocimiento hacia la persona del histórico dirigente melillense, hoy convertido en flamante gobernador en el Ministerio del Interior marroquí.

La figura de Duddu ha adquirido para muchos musulmanes de Melilla la aureola de los personajes históricos que marcan determinadas épocas y a los que se recuerda con una mezcla de gratitud y de nostalgia. No faltan voces, como la del abogado Mohamed Bussián, buen conocedor de la realidad de la ciudad, que reconoce la labor fundamental de Omar Duddu en la historia reciente de la comunidad musulmana melillense llegando a afirmar que “los avances producidos (hasta hoy) no son más que resultado de la inercia del Movimiento de los años 80, liderado por el Sr. Mohamedi Duddu, que permitía instaurar en nuestra ciudad el marco constitucional, al tiempo que reparaba la injusta situación de los Melillenses Musulmanes, propiciando, pues, la actual estabilidad social”.

Además del reconocimiento, el prestigio de Duddu en los asuntos de Melilla no ha dejado de crecer. Por su casa de Rabat pasan cada vez con más frecuencia dirigentes de asociaciones religiosas, sociales y vecinales amén de políticos diferentes partidos, tanto musulmanes como cristianos. Si como se sabe, más de la mitad de la población en Melilla es ya de origen musulmán, la influencia que se ejerza en este colectivo puede traducirse en el futuro en posiciones políticas determinantes.A medio plazo, en las próximas eleccciones municipales, el apoyo activo de Duddu a una coalición del PSOE y Coalición por Melilla podría amenazar la continuidad del Partido Popular al frente del Gobierno de la Ciudad.
Más tarde o más temprano, parece inevitable que la mayoría musulmana de Melilla decida el gobierno de la ciudad. Ese día se inaugurará una nueva etapa en la historia de la ciudad, una etapa en la que Melilla tendrá que demostrar que puede integrar a todas sus comunidades y todas sus identidades.

Un Nuevo Ideario

Para lograr ese objetivo, los melillenses deberán asumir un nuevo ideario como el que expuso el propio Duddu en el transcurso de unas jornadas organizadas por la Cátedra Toledo en la ciudad marroquí de Chauen el pasado verano:

“Nuestras sociedades son plurales. Ya no podemos eludir la existencia del otro. La realidad hace imposible evitar la mutua interferencia. Y en caso de conflicto este no puede resolverse con el triunfo de una de las partes. Estamos forzados a coexistir, pues la destrucción del otro, en cualquiera de sus formas, no es conveniente.

De ahí que si queremos convivir en nuestras sociedades plurales, si nuestro propósito es el de prevenir los conflictos o acaso encontrar una resolución justa de los mismos, será necesario abandonar el etnocentrismo (juzgar desde nuestra reducido y exclusivo prisma) y el relativismo (que niega todo valor a la razón), optar por un decidido y verdadero dialogo, que necesita irremediablemente de un consenso de fondo, de un racionalidad mínima compartida por todos, sin el cual resulta imposible el referido dialogo (la aceptación de los Derechos Humanos, las instituciones comúnmente aceptadas aunque requieran adaptación y mejora, etc.), y también cierto distanciamiento crítico respecto de la propia cultura sin que ello signifique merma de nuestra identidad.

(…) Este dialogo no debe limitarse como hasta ahora en una mera comunicación superflua. No puede limitarse a conferencias y a fiestas. El dialogo que aquí demandamos ha de hacerse en pie de igualdad, desde el reconocimiento del otro, desde la superación del desconocimiento y los prejuicios. Este dialogo deberá aprovechar las convergencias y aceptar que las culturas no son autosuficientes, es decir, que no pueden desarrollarse aisladamente, sino en constante intercambio e interdependencia entre ellas. Las culturas se necesitan las unas de las otras.

Interdependencia en lugar de independencia. Reconocimiento del otro, coexistencia, consenso racional. Conceptos necesarios para entender el futuro de Ceuta y Melilla, para compartir un espacio común entre todos.Para España y Marruecos la construcción de este espacio común supone un reto decisivo que va a aponer a prueba su capacidad de adaptarse al curso imparable de la historia.. Para Ceuta y Melilla, en particular, supone jugarse su destino.

Anuncios
Relacionados

Omar Duddu sale ileso de un atentado en Nador

Noticias - 29/09/2010

Melillenses musulmanes: Romped las cadenas

Artículos - 30/08/2008

Melilla, un laboratorio de convivencia

Artículos - 25/11/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35469-esperando_a_duddu.html