webislam

Miercoles 11 Diciembre 2019 | Al-Arbia 13 Rabi al-Zani 1441
1758 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12133

El Príncipe Alfonso, un fracaso político y social

El hombre que nace libre y en un entorno social capaz de desarrollarse en libertad es un ser humano más honrado, participativo, capaz y justo

02/02/2009 - Autor: Asociación Unificada de Guardias Civiles -AUGC - Fuente: El Faro de Ceuta y Melilla
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Barriada del Príncipe Alfonso, en Ceuta.
Barriada del Príncipe Alfonso, en Ceuta.

La situación de marginalidad en la que se encuentra la barriada Príncipe Alfonso, en Ceuta, es el resultado de una mala política social y de seguridad ciudadana. La exclusión es la peor política para solucionar los problemas de los pueblos y ciudadanos. La globalidad no es una bonita y nueva palabra en el diccionario, sino un conjunto de acciones y medidas encaminadas a insertar en la sociedad a los más desfavorecidos mediantes políticas de integración.

El hombre que nace libre y en un entorno social capaz de desarrollarse en libertad es un ser humano más honrado, más participativo, más capaz y más justo, porque la injusticia y la exclusión es un motor para generar más injusticia y violencia.

En un principio en la barriada convivían españoles con musulmanes ceutíes “no españoles” que servían para generar riqueza a la ciudad, pero se les impedía adquirir la nacionalidad y, por lo tanto, la capacidad de desarrollarse como ciudadanos libres y con derechos. Pasados los años se les dotó de una tarjeta estadística, que valía como su nombre indica, para conocer y certificar que había un moro más o menos. Pasados los años el Gobierno Socialista hizo justicia y acabo con esta injusta, putrefacta y racista exclusión. Tampoco podemos obviar las críticas xenófobas que recibieron dirigentes ceutíes que apoyaron con valentía estas medidas y todavía recuerdo cómo los desvergonzados llamaban a Fructuoso Miaja el chilaba.

La política de vivienda también fue un instrumento de exclusión, ya que no podían acceder a ellas. Los españoles “cristianos” iban abandonando la barriada y por pura evolución se creaba un gueto y la división entre musulmanes y cristianos hasta entonces inexistente. Tampoco podemos obviar que los musulmanes no podían comprar viviendas y de ahí la masificación en una barriada a la que se le dejaba crecer sin ningún o poco impedimento urbanístico.

La puntilla en materia de convivencia fue la eliminación de las casas o pabellones de la Legión existentes a la entrada y el cierre del puesto de Príncipe Alfonso. Este fue el error político más grave que jamás se haya cometido en nuestra ciudad. Una unidad de más de 150 guardias civiles en permanente contacto con los vecinos es una fuente inagotable de información y de seguridad. Las patrullas entrando y saliendo de la barriada creaban un clima de seguridad y confianza del que se carece actualmente - vecinos y guardias civiles se conocían hasta por sus nombres-.

Una de las funciones más importantes de los cuerpos policiales es la prevención de delitos. La prevención en esta materia es como para la medicina los chequeos periódicos. El análisis de la situación, la presencia policial y, sobre todo, la colaboración de los ciudadanos es base fundamental para atacar la delincuencia. Sin embargo, sin presencia policial poca colaboración puede haber y el análisis nunca será objetivo y mucho menos acertado.

Hace unos días denunciamos que la falta de policías en la barriada tenía un efecto boomerang sobre el resto de la ciudad. Todos conocemos que una parte muy importante de delitos comienzan o finalizan en la barriada o en su entorno más cercano. La poca presencia policial provoca que el botín de los robos acabe en la barriada o que la droga que sale llegue a nuestros hijos. No es necesario comentar la inseguridad que provoca los ingresos de la droga en el conjunto de la sociedad.

Los profesores y padres dicen que la ratio de alumnos por clase beneficia a la educación. La seguridad ciudadana también sabe de ratio –número de ciudadanos, delitos y policías-. Conocer si el número de agentes está en consonancia con estos parámetros es una pregunta necesaria para saber si se presta la atención necesaria a una barriada condenada a la marginalidad.
Crecer y vivir en un entorno saludable es un derecho de todos sin exclusión. Creo no equivocarme.

Anuncios
Relacionados

Unos informes reservados nada discretos

Artículos - 13/09/2005

Melilla, el muro de la tragedia

Artículos - 29/09/2005

Lo que ocurre allí

Artículos - 09/10/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35455-el_principe_alfonso_un_fracaso_politico_y_social.html