webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
821 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=12046

Conflicto de Gaza

Palestina es la patria de los palestinos, indistintamente de la religión que profesen

20/01/2009 - Autor: Dr. Armando Bukele Kattan - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La rueda gira y, a veces, unos están arriba y otros abajo.
La rueda gira y, a veces, unos están arriba y otros abajo.

Conflicto en Gaza

El Centro Islámico Árabe Salvadoreño y la Comunidad Islámica de El Salvador, ante la Conciencia pública Nacional e Internacional manifiesta que:
Vemos con dolor y preocupación, la escalada bélica en la franja de Gaza, la zona más densamente poblada del Mundo, de 363km² únicamente, donde viven aproximadamente 1,500,000 palestinos. La zona goza de parcial autonomía, aunque se encuentra totalmente separada del resto del territorio de Palestina y totalmente rodeada por el Estado de Israel y con un pequeño paso fronterizo de Rafah con Egipto. La franja es así, fronteriza con Israel, el Mar Mediterráneo y Egipto; pero más bien que una frontera, podemos hablar de un cerco, ya que periódicamente la franja se cierra, y queda cercada internamente, con escasez de recursos básicos. El cierre de fronteras es continuo, tanto por mar, tierra y aire. Israel y a veces Egipto, cierran los pasos desde una perspectiva de seguridad nacional, pero desde la perspectiva de los habitantes de Gaza, en su estrechez geográfica; territorio semi-desértico; alta densidad poblacional y escasez de recursos; es un deterioro absoluto de sus condiciones de vida, que un ser humano no puede comprender, a no ser, que padezca esas mismas condiciones. Esto es naturalmente, el origen de los permanentes conflictos.

Periódicamente, en el estallido de todos los conflictos en Gaza, incluso en el actual, se pide la finalización del conflicto, lo cual consigue una tregua y un cese de hostilidades, que siempre se pide que sea “sustentable y duradero”. Pero eso sólo detiene por un tiempo el conflicto; porque se restaura el status-quo, estable pero asfixiante. Este cese del fuego debe ser sólo el principio. Tiene que continuarse con un Acuerdo de Paz, que concluya con el establecimiento junto con Cisjordania, de un Estado Palestino viable e independiente, donde a la par del Estado de Israel, convivan los 2 estados, sin excepción: en paz, concordia, justicia y hermandad.

Cuando un pueblo es permanentemente oprimido, los movimientos radicales adquieren su pre-eminencia. Es cuestión de compensación. En tiempos de paz, los movimientos radicales desaparecen, o tienen que transformarse, erradicando o disminuyendo en gran medida su radicalismo, o desaparecer.

En las últimas elecciones en la franja de Gaza, el movimiento Fatah perdió las elecciones; y por abrumadora mayoría, Hamás tomó el poder. Los conceptos de democracia y elecciones libres, no sirvieron de mucho, porque a pesar de ser electo libremente; Hamás fue acusado de ser una agrupación terrorista. Se le congelaron los fondos disponibles, como las cuentas bancarias y se estableció un bloqueo sobre la franja de Gaza, que se afloja o apreta de acuerdo a las circunstancias.

La situación ha sido de confrontación permanente, de acciones y reacciones de ambas partes, incluso de escaladas bélicas, en un círculo vicioso de actuaciones permanentes. Cada acción es a su vez, reacción al contrario y el quién empezó se pierde, en la continuidad del círculo. Sin embargo, la actual escalada bélica de confrontación, conlleva una acción (o reacción) Israelí totalmente desproporcionada. Es al decir de un comentarista de CNN, la mayor escalada bélica de Israel después de 1967. ¿Y contra quién se hace? Contra un pueblo armado con piedras y contra un Gobierno armado con armas cortas y pequeños misiles.

Lo más seguro, es que esto, no es una acción de represalia sino un plan de derrocar al Gobierno de Hamás, que casi con seguridad llevará a una acción militar de mayor envergadura donde entrarán tanques y botas. Esto es, ejército. Será así una confrontación militar desigual. Ahora solamente tenemos el principio.

¿Lograrán derrocar a Hamás? No lo sabemos, aunque sí estamos seguros que el sufrimiento del pueblo palestino en Gaza aumentará inexorablemente y donde las víctimas se contarán no sólo por cientos, sino por millares.

¿Y los Gobiernos del Mundo? Prácticamente silentes y totalmente inactivos. Al igual que su silencio cómplice, cuando Hitler masacraba judíos inocentes en Europa. (Es de aclarar que Hitler no era palestino, ni árabe, ni musulmán). Era alemán, europeo y cristiano.

El concepto de la rivalidad histórica entre árabes y judíos merece aclararse. El problema entre ellos tan sólo tiene 60 años, con la creación del Estado de Israel. Permanentemente los judíos y algunas veces los árabes, fueron injustamente perseguidos por la Europa cristiana y eran así compañeros de infortunio. Cuando los árabes eran dominantes, los judíos siempre encontraron protección en éstos, de sus perseguidores históricos.

Ahora que Israel es poderoso, una potencia militar de primer nivel, con un arsenal de armas de todo el potencial tecnológico disponible a nivel mundial, debería recordar los tiempos, donde buscaba protección en el Mundo árabe.
Sin embargo hay que aclarar, que el poderío militar por si sólo no es suficiente; porque éste nunca es permanente. Y Dios está siempre con los perseverantes.
Por el otro lado, no existen las guerras buenas. Todas son absolutamente malas. La violencia, genera violencia. Y la guerra es violencia y a la vez luto, dolor, muerte, hambre, destrucción, que no podemos aceptar. Mucho menos, aplaudir.

Fuera de lo anterior consideramos necesario también aclarar:

— Nuestro repudio absoluto a toda forma de terrorismo venga de donde venga, entendido éste como el ataque indiscriminado contra población civil inocente; aunque quiera justificarse como un ataque militar, con daños colaterales a la población civil o como una equivocación o como una represalia. Para tipificar los ataques, bastará observar quienes son los que mueren en el mismo.

— Tampoco podemos criticar el ataque a civiles de un bando y justificar al otro. Eso es un doble patrón de moralidad, totalmente inadmisible. O justificamos o condenamos ambos. Nosotros los condenamos. Matar civiles deliberadamente o bombardear ciudades densamente pobladas o disparar misiles, conlleva mortandad de civiles, que no pueden tener justificación.

— Tampoco aceptamos la excusa de ataques de represalia; ya que un ataque que proviene de un contraataque, es a su vez motivo para una represalia posterior del contrario. En una serie de ataques y contraataques, se pierde la perspectiva de quien empezó primero.

Y volvemos a insistir. Como dijo el gran Maestro Mahatma Gandhi: “No hay camino para la paz. La paz es el camino”.

Pedimos al Dios de Todo, todos y todas, al único Dios, ilumine a las partes en conflicto; evite el dolor y la confrontación en el Medio Oriente y les dé la sabiduría y la fraternidad necesaria, donde no haya vencedores ni vencidos; ni dominantes, ni sometidos, sino solamente hermanos. La violencia de ambas partes tiene que cesar, para que el odio no siga extendiéndose y que el germen del amor y del perdón, se multiplique. Si el germen muere, el odio reinará por los siglos y el conflicto se extenderá permanentemente. ¡La guerra no es la solución!. La solución se encuentra en la paz con justicia, para todos.

El hermano más fuerte tiene que ayudar al hermano más débil, y en eso no importa quien es el más fuerte y el más débil ahora. Por que en la rueda del tiempo, tanto en el pasado, como en el presente. Y en el futuro, la rueda gira y a veces, unos están arriba y otras veces, abajo.

De todas formas, pueblos que han tenido una historia común, les conviene tener un destino común.

CONFLICTO EN GAZA II

Jueves, 15 de enero de 2009

El 31 de diciembre de 2008 hacíamos público nuestro primer Comunicado sobre el conflicto en Gaza, el cual lo incorporamos como el primer programa de esta serie, auspiciada por la Comunidad Salvadoreña de Origen Árabe Palestino, de todas las Creencias religiosas, incluyendo la gran mayoría que profesa el catolicismo.

Ahora, el 15 de enero 2009, nuestro vaticinio de una mayor escalada bélica lamentablemente salió verdadero y la destrucción de la infraestructura de Gaza, las penurias del pueblo palestino y la mortalidad de civiles, incluyendo mujeres y niños, aumenta día a día; con casi la total pasividad de los Gobiernos del Mundo e incluso con la complacencia de otros; y con la anuencia y apoyo de algunos dirigentes religiosos, quienes justifican los ataques de Israel, sobre el pueblo palestino en Gaza, como una guerra legítima, al llamarla un derecho de Israel de realizarla, como un acto de legítima defensa. Nosotros condenamos dichos ataques.

Con eso no estamos justificando el ataque de misiles de parte de Hamás a territorio Israelí. Sería ponernos en un doble patrón de moralidad, equivalente a los que atacan a los palestinos como terroristas y justifican los ataques israelíes.

Nosotros condenamos ambas acciones; e insistimos que la Paz es el único camino. El cese al fuego tiene que ser inmediato, pero al mismo tiempo tiene que ser sólo el principio. Tiene que continuarse con un Acuerdo de Paz que concluya con el establecimiento junto con Cisjordania de un Estado Palestino viable e independiente, donde a la par del Estado de Israel, convivan los 2 Estados sin excepción, en paz, concordia, justicia y hermandad.

El problema se complica en el lado palestino, dado la superioridad militar de Israel, una de las más grandes potencias militares del Mundo, peleando contra un pueblo armado con piedras y un Gobierno armado con armas cortas y pequeños misiles. Lamentamos la muerte de civiles de ambos bandos, ya que todo ser humano es un ser invaluable, pero debe también considerarse la cantidad de víctimas: 13 del lado Israelí, en la cual se encuentran 10 soldados y tan sólo 3 civiles; por el lado palestino alrededor de 1,000 muertos y de éstos, al menos la mitad, mujeres y niños de acuerdo a las Naciones Unidas. En los canales de TV internacionales se ve diariamente, multitud de civiles palestinos, mayormente niños, masacrados. Multitud de heridos, amputados, quemados, etc. en escenas de horror que la televisión salvadoreña no transmite y cuyas noticias son atenuadas y muchas veces justificadas en la Prensa Nacional. Los ataques sobre civiles se justifican como un error de cálculo o un desvío accidental, pero son tan repetitivas que rebasa cualquier justificación o excusa.

El terror y el horror derivado, son sistemáticos; los Gobiernos del Mundo insensibles y el conocimiento de la otra versión de la moneda, el lado palestino, hasta ahora, con poca publicidad y a veces tergiversada en nuestro país.

La ofensiva Israelí empezó el 27 de diciembre, llamada “plomo fundido”, participa toda clase de artefactos bélicos: aviones, helicópteros artillados, bombardeos, disparo de artillería pesada, bombas de fósforo prohibidas internacionalmente; ataques a la Costa desde buques de guerra, bombas de 1tm, esto es, la potencia de 166 proyectiles Kassam de 6 kg. de explosivo, esto equivale a que si Hamás dispara 30 misiles Kassam diarios, se necesita más de 5 días de potencia explosiva total del lado Palestino, para igualar la capacidad explosiva de una sola bomba Israelí. Un edificio de 5 pisos fue destruido por una tan sola bomba Israelí, matando inmediatamente a un dirigente de Hamás con toda su familia incluyendo sus 11 hijos.

Y contra quien se hace: contra blancos militares y combatientes de Hamás, pero también en hospitales, ambulancias, camiones de ayuda humanitaria, residencias particulares, universidades; escuelas, mezquitas, planta de electricidad; etc; por aire, agua, tierra y subsuelo. Y no lo decimos nosotros. Basta analizar una noticia de Diario El Mundo del Martes 6 de enero 2009.
Gaza sufre hambre, sed y oscuridad.

La situación humanitaria es dramática en la franja de Gaza, arrasada sin descanso por fuego israelí y donde más de un millón de personas no disponen de agua ni electricidad desde hace cuarenta y ocho horas.

“No hay servicios públicos, ni agua, ni electricidad, ni pan, ni alimentos esenciales. No funcionan los teléfonos, la vida está paralizada, faltan medicinas; ¿qué más hace falta para reconocer que hay un desastre humanitario? Dijo ayer a Efe, el portavoz de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos.

Además, la inmensa mayoría de pozos funcionan con bombas a motor, por lo que, sin electricidad, no hay agua. Las tiendas están cerradas, los molinos no funcionan y cada vez escasea más la harina con la que se hace el pan que es la base de la dieta aquí. Tampoco hay azúcar ni aceite”. Los daños provocados por la invasión israelí son “enormes” y los tanques y tropas avanzan dejando atrás carreteras repletas de boquetes; tampoco hay medicinas y las ambulancias no pueden accesar.

Un informe de la ONU dado a conocer el 9 de Enero, revela que las fuerzas israelíes bombardearon una vivienda en la zona de Zeitun de la Ciudad de Gaza.

El documento, indica que soldados de infantería hebreos evacuaron a 110 palestinos y los refugiaron en una vivienda residencial, advirtiéndoles que debían «quedarse adentro». Cerca de la mitad de los acogidos eran niños.
Unas 24 horas más tarde, las fuerzas hebreas «bombardearon la casa repetidamente», matando a más de 30, indicó el vicejefe de la Oficina de Coordinación de los Asuntos Humanitarios (OCHA), Allegrea Pachecos, de la ONU.

Convoyes de la ONU han sido bombardeados, paralizando la ayuda humanitaria a los palestinos; 3 escuelas de la ONU fueron atacadas en diferentes días, matando sólo en una de ellas a 40 personas e hiriendo a 55, la mayoría niños. Casos espeluznantes se cuentan por montones y allí están las fotografías y los fílmicos para comprobarlos.

A pesar de todo, Israel decide incrementar los bombardeos y llamar a los reservistas, como si los soldados regulares no son suficientes, escalando aún más, el conflicto.

Hemos oído repetidamente que Hamás utiliza a la población civil como escudo. Pero sin defender a Hamás, consideramos ilógica esta aseveración. ¿Para qué tener escudos humanos si Israel no detiene los ataques por la existencia de civiles, con tal de matar al enemigo? Serían escudos innecesarios, que lentificarían la acción guerrillera. Y si la acción guerrillera está basada en la movilidad, para que encerrarse en una habitación estrecha y sin posibilidad de escape? Fuera de ello, la ONU ha manifestado que los inmuebles y ambulancias tenían banderas de la ONU y no había presencia guerrillera en la zona; ni acción militar alguna.

Israel no debe olvidar un axioma histórico: en tiempos de guerra, los movimientos radicales adquieran fortaleza. En tiempos de paz, el radicalismo desaparece y si no, los radicales quedan desplazados. A pesar de esta tragedia del Medio Oriente y este enfrentamiento destructivo entre Israel y el pueblo palestino de Gaza, hacemos un llamado para que la tradicional amistad entre las Comunidades Judía y Palestina en nuestro País continúe y que el acercamiento entre las religiones judía y musulmana, a través de Religiones por la Paz, Capítulo El Salvador, se siga fomentando.

El actual conflicto en la Franja de Gaza, no es una guerra religiosa entre judíos y Musulmanes, ni una guerra racial entre judíos y palestinos. Sino una guerra política y económica, entre un Estado laico, de corte occidental, Israel, y el mundo árabe, hoy casi centralizada en Palestina, la Patria histórica de nuestros ancestros, desde hace miles de años.

Modalidades de guerra – Convivencia histórica de árabes y judíos – Historia de Palestina.

En la Edad Media, independiente de las diferentes tácticas de guerra, existían 2 modalidades perfectamente diferenciadas: el ataque frontal y el sitio; éste último utilizado para debilitar al contrario, buscando su rendición al disminuir sus suministros; o debilitarlo para luego buscar un ataque frontal y su derrota.
Ahora con la aviación, ambas modalidades se utilizan al mismo tiempo. Se bloquea la ciudad reduciendo sus suministros (no sólo pertrechos bélicos sino también las necesidades básicas de la población civil). Con una variante adicional: antes los muros los hacían las ciudades, como defensa contra los ataques; hoy los hacen, los atacantes.

Para nosotros, no deben haber muros que nos separen si no puentes que nos unan; pero si tenemos desconfianza de nuestro vecino, levantamos un muro para protegemos de él (como se levantaran en El Salvador, primero por la guerra y hoy por la delincuencia).

Si Israel no confía en sus vecinos palestinos, con razón o sin ella, pudo levantar un muro dentro de su territorio, pero lo levantó dentro de territorio palestino; bordeando ciudades; eliminando calles; cerrando comercios; cercando fuentes de agua; separando las casas de los campos de cultivos de sus propietarios; permitiendo nuevos asentamientos y eso, no sólo se ha hecho en la franja de Gaza, si no también en la Cisjordania. Los palestinos – la mayoría pacífica y la minoría violenta, se encuentran prisioneros en su propio territorio, en el que se espera se constituya el Estado Palestino.

En la franja de Gaza, el muro serpentea territorio palestino y le quita parte de su escaso territorio. Los 363km² se reducen en mas del 10. Y no me refiero a la Guerra de 1948, donde Israel se anexó más del 70 del territorio original de la franja de Gaza autorizado para el Estado Palestino en la resolución 181 de las Naciones Unidas en 1947, en el plan de partición de Palestina; si no en el remanente que quedó, antes de ser ocupado en 1967, esto es 363km² y ahora con el muro, incluso menos.

Fuera de ello el cerco de la franja. No hablo de frontera, porque en las zonas fronterizas, hoy aduanas de ambos estados. En el caso de Gaza sólo Israel tiene el control, quedando así sus habitantes cercados, en un muro construido en territorio palestino, por la potencia ocupante.

Fuera de ello, Gaza no puede disponer de un aeropuerto, ni siquiera para avionetas civiles; no dispone de un puerto y no puede disponer de actividad pesquera y depende del permiso israelí para salir, incluso para Egipto. El cerco es permanente hasta para el suministro de necesidades básicas de la población, incluso en tiempo de paz. Se apreta o se afloja de acuerdo a las circunstancias. En tiempo de conflictos, el cerco se cierra herméticamente.

La guerra con su secuela de destrucción, hambre, peste y muerte – los 4 jinetes del Apocalipsis, asolando antes de tiempo, se complementa con la otra modalidad de guerra histórica: el sitio permanente de la ciudad, dentro de un muro construido dentro de territorio palestino por la potencia ocupante. Y con pasos controlados totalmente por Israel.

Viendo ese cuadro dantesco, doy gracias a Dios, por haber nacido en El Salvador, que con todos los problemas existentes, es el paraíso, en comparación del infierno en Gaza, hoy incrementado al peor de los infiernos, por la actual escalada bélica.

También se pide únicamente que Hamás se desarme y deje de hacer misiles caseros. Ojalá que Hamás se desarme y también todos los ejércitos del Mundo.
No concebimos guerra como solución a los problemas del Mundo. Los seres humanos no somos capaces de vernos como hermanos y con que naturalidad se desea la muerte de nuestros presuntos enemigos. El ansia del poder y del tener se multiplican por doquier, más allá de una ambición equilibrada que nos ayude a superarnos; sino por una codicia desenfrenada, que nos lleva a aceptar que el fin justifica los medios.

El pueblo judío ha sido una víctima permanente de sus perseguidores históricos, generalmente europeos, nunca árabes ni palestinos. En la práctica, exceptuando la época presente, en el mundo Árabe y musulmán se tiene constancia de las buenas relaciones históricas con las comunidades judías. No existió nunca, discriminación alguna, ni holocausto, ni vulneración de los derechos humanos, ni genocidio alguno. Al contrario, los judíos siempre fueron bienvenidos en momentos de adversidad y protegidos en momentos del apogeo árabe, donde se desarrollaron conjuntamente. Era tanto la unidad entre ellos que en Palestina, sobre todo en Jerusalem, desde el siglo XII hasta entrando el siglo XX existía una costumbre emocionante: los niños judíos y musulmanes nacidos en el mismo barrio y en la misma semana eran tratados por sus familias como hermanos de leche: el niño judío era amamantado por la madre musulmana y el niño musulmán, por la madre judía. Esta costumbre establecía relaciones íntimas y duraderas entre las dos familias y las dos poblaciones.

Muchos judíos reconocen la historia de convivencia pacífica entre árabes y judíos; y no están de acuerdo con todas las actitudes bélicas de Israel y han protestado, incluso rabinos, en manifestaciones públicos y escritos a nivel mundial. En New York, incluso, judíos ortodoxos condenaron las atrocidades de Israel en Gaza. Además, ellos consideran – en un análisis religioso – que no es momento de analizar en este programa – que el Israel actual, no tiene nada que ver con el Israel bíblico.

Los palestinos son los pobladores originales de la Palestina histórica. Mezclados con todos los conquistadores posteriores, entre los cuales se encuentran los hebreos y viviendo permanentemente en su Tierra desde hace 4500 años. Los primeros pobladores provinieron de la península arábiga, dando origen a la civilización cananea (Tierra de Cannán) y la civilización Filistea, de donde se derivó la palabra Falastín – (Palestina).

Jerusalén fue fundada hace 4200 años por uno de los pueblos que conforman la estirpe palestina: los Jebuseos, pertenecientes al tronco cananeo. Mil años después llegaron los hebreos, conquistándola a sangre y fuego. Los hebreos no fueron los primeros habitantes de Palestina y no fundaron Jerusalén. La conquista fue terriblemente despiadada y contemplaba la muerte de civiles, incluyendo ancianos, mujeres y niños. Basta citar muchos pasajes del Antiguo Testamento para confirmarlo.

En el año 1020AC se formo el Reino de Israel unificados, que duró únicamente 90 años. Luego un Israel dividido que terminó en el año 720AC con la invasión de los Asirios. Luego de eso, Israel no aparece hasta 1948. En la historia, antes de la conquista romana, los judíos gozaron de 100 años aproximadamente de independencia; pero no le llamaron a su Estado Israel, sino que Judea. Durante todo ese tiempo, la Filistea (Falastín, Palestina) se mantuvo independiente en la costa. En tiempo de Cristo, se consolida el nombre de Palestina para todo el territorio, y su nombre no cambia durante más de 2000 años.

Palestina no es la patria de los árabes de la península arábiga, es la patria de los palestinos, indistintamente de la religión que profesen y de las mezclas que posean.

Un libro de Jimmy Carter Ex–presidente de los Estados Unidos es sugestivo: Palestine: Peace not Apartheid – Palestina/Paz, no segregación. Nosotros deseamos para el Medio Oriente, paz con justicia para todos; y que el fantasma de la guerra y la destrucción, desaparezca para siempre de esa zona y que judíos y árabes, tanto cristianos como musulmanes, vivan en paz, concordia, armonía y hermandad, como antes. Amén

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35353-conflicto_de_gaza.html