webislam

Viernes 13 Diciembre 2019 | Al-Yuma 15 Rabi al-Zani 1441
708 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11836

Enfermedades del alma

Una de las enfermedades del alma es encontrar insípida la obediencia

07/01/2009 - Autor: Sheikh Al-Sulami
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Las enfermedades del alma (ed. Olañeta)
Las enfermedades del alma (ed. Olañeta)

El autor

Abu Abd al-Rahman Muhammad bin al-Husayn bin Muhammad bin Musa al-Sulami al-Azdi al-Nisaburi, nació en Nisabru, Iran en el año 325 (937) ó 330 (942). Fue alumno de su abuelo materno, Isma-il bin Nujard al-Sulami, uno de cuyos discípulos Abu Shal al-Suluki, lo inició en el sufismo y lo autorizó a enseñar novicios. También recibió la khirqa de Abu al-Qasim al Nasradhi. Al-Sulami estudió los principios de la teología (kalam) de al-Ashari, y en el campo de la jurisprudencia se adhirió a la escuela de Shafii. Su interés por el hadith lo llevó a emprender largos viajes de Marw el Hedjaz pasando por Iraq. Uno de sus discípulos mas conocidos fue Abu al-Qasim al-Qushayri, quien menciona frecuentemente a su maestro en su Risala.

Cuatro enfermedades

1. Una de las enfermedades del alma es encontrar insípida la obediencia. Eso puede provenir o de la ostentación - que esté mezclada con la obediencia - y falta de sinceridad, o de que haya abandonado una de las costumbres del Profeta (sunna).

El remedio correspondiente consiste en exigirle al alma la sinceridad, en seguir asiduamente el conjunto de las costumbres del Profeta en los actos y en actuar lo mejor posible para que los esfuerzos emprendidos den sus frutos.

2. Una de las enfermedades del alma es esperar para sí misma el bien, cuando esta participando de él. Pero, si tomase conciencia de su estado real, decepcionaria a la gente presente a causa de su caracter nefasto.

Así le preguntaron a uno de los Antiguos: "¿Cómo viste la gente en Arafat?" Y él respondió: "He visto una gente a la que hubiese esperado que Dios perdonase si no hubiese estado yo entre ellos". Y es que los despiertos tienen mala opinión de sí mismos.

El remedio correspondiente es que el aspirante no tenga por adquirido el perdón de sus pecados, porque Dios - suya es toda la Gloria y la Majestad - lo ve cometer faltas y transgresiones. Que se averguence de sí mismo, pues, y tenga mala opinión de sí mismo. En este sentido le decía al-Fudayl bin Iyad a su alma:  "Tuya, aunque yo sea perdonado". Había realizado el conocimiento de Dios y Su Mirada sobre él.

3. Una de las enfermedades del alma es olvidar que no puede vivir mientras no la hayas matado, dicho de otro modo, el murid (aspirante) no vive para el Más Allá mientras no muera al mundo. No vives en Dios hasta haber muerto a todo lo que no es Dios. Como dijo Yahya bin Muád al-Razi: "Dios preserva de las malas inclinaciones del alma a aquel que se acerca a El eclipsándose".

Eso significa que el murid tiene que prohibir a su alma que siga sus inclinaciones y tiene que arrastrarla a la verdad, que ella detesta y rechaza.

Los remedios correspondientes son la vigilia, el hambre, la sed y el esfuerzo con vistas a oponerse a las inclinaciones del alma; y también es prohibir al alma que satisfaga sus deseos. Yahya bin Muad dijo: "El hambre es un alimento con el que Dios fortifica a los verídicos".

4. Una de las enfermedades del alma es concederse licencias con ayuda de interpretaciones esotéricas.

El remedio correspondiente es dejar de lado las cosas dudosas, pues llevan al murid de lleno a lo ilicito. Acaso no sabes que el Profeta -que Dios le prodigue bendiciones y paz- dijo: "Lo lícito es evidente y lo ilícito es evidente. Entre los dos hay cosas dudosas: el que las deja de lado hace sana su religion, mientras que el que las acepta cae en lo ilícito, a imagen de un pastor que pone a pacer su rebaño al lado de unos dominios prohibidos, pues es posible que el rebaño entre en los dominios prohibidos. Cada rey tiene unos dominios prohibidos, y los dominios prohibidos de Dios corresponden a los actos que ha declarado ilícitos”.

Tomado de Las enfermedades del alma y sus remedios (ed. Olañeta)
Anuncios
Relacionados

Sobre la alegria (qanaah)

Artículos - 28/01/2007

La inmortalidad del alma y la influencia platónico-cristiana en el pensamiento musulmán.

Artículos - 22/03/2000

Noche y día

Artículos - 29/07/2002


1 Comentarios

Jorgegabriel Rodriguezr dijo el 10/10/2012 a las 17:34h:

Está muy claro, pero necesitamos los otros tratados de Sulami sobre conducta sufi.


Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35235-enfermedades_del_alma.html