webislam

Martes 19 Noviembre 2019 | Az-Zulaza 21 Rabi al-Auwal 1441
747 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11832

Chibuli

Sin duda es de justicia que los andaluces y españoles que fueron expulsados desde el siglo XV, puedan ver reconocidos sus derechos

29/12/2008 - Autor: José Manuel Molina - Fuente: Diario La Torre
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Imagen del documental Los senderos de la nostalgia.
Imagen del documental Los senderos de la nostalgia

Chibuli, el anillo, la canción principal del trabajo que dirigió Paco Cepero con la voz de Juan Peña el Lebrijano y la Orquesta Andalusí de Tánger, fue una de las últimas canciones que sonaron en el interesante reportaje del programa “Crónicas”, el domingo pasado en la 2 de TVE, repetido el día de Navidad en el canal internacional 24 horas.

“Los senderos de la nostalgia” que así se titulaba, es un documental dedicado a la forma de vida de los descendientes de andalusíes en ciudades como Chauen o Tetúan, en el norte de Marruecos, con sus anhelos y sus recuerdos del “paraíso”, la tierra de Al Andalus que es tan suya como nuestra, pues sólo la diferente religión nos separaba.

El programa fue exquisito en el tratamiento de la cuestión que plantean los descendientes de los moriscos, se calcula que unos 3.000.000 sólo en Marruecos, que reclaman el reconocimiento de la “nacionalidad preferente”, un derecho para poder recibir la nacionalidad española como el Estado Español ya hizo con los descendientes de judíos sefarditas en 1992.

Sin duda es de justicia que los andaluces y españoles que fueron expulsados en sucesivas oleadas desde el siglo XV, puedan ver reconocidos sus derechos como descendientes de españoles o habitantes de territorios que fueron hispanos, tal como hacemos con un argentino, un peruano, un cubano o un ecuatoguineano.

La distancia del tiempo y la dificultad para probar genealogías en la gran mayoría de los casos, no fue impedimento para que en 1992 se reconociera este derecho a los judíos expulsados quinientos años antes, así que en 2009, cuando se cumplen cinco siglos del decreto de expulsión de Felipe III, hay precedentes legales y jurídicos para que así sea y sería un colofón extraordinario para la “Alianza de Civilizaciones” que propugna Zapatero y para el encuentro Norte-Sur del que tanto se llenan la boca los líderes de la Unión Europea.

También el rey Juan Carlos, descendiente directo del monarca que firmó los decretos que supusieron la puntilla en el declive socio económico español, por la irreparable pérdida de población y riqueza económica que supuso este éxodo, debería tener un gesto, similar al que tuvo con los descendientes sefarditas.

Pero sobre todo, esta declaración de reparación a los descendientes de moriscos sería una compensación formal y simbólica, de muy reducido impacto demográfico pues pocos podrían ejercerla en la práctica, que sería reconocerles el derecho para volver a casa, como ciudadanos o como turistas, de los descendientes de nuestro propio pueblo que cruzaron el Estrecho hacia Marruecos, Túnez o Turquía.

Efectivamente los descendientes de moriscos son casi todos racialmente como los hispanos, como los peninsulares, que curiosamente, como un reciente estudio genético ha demostrado, tenemos el 30% de sangre magrebí o sirio-judaica.

La única diferencia palpable es pues la religiosa, pero hasta en esto los andalusíes son musulmanes cultos y tolerantes que tienen mucho que decir en el Islam y que convendría tener aquí, más que los crecientes grupos seguidores de imanes de Pakistán o Arabia Saudí, con interpretaciones sectarias del Corán, que se están extendiendo sin control por todas partes.

El Islam de Al Andalus fue casi siempre ajeno a ortodoxias y mahdis o enviados, que solían llegar del Magreb para amonestar a sus hermanos andalusíes, a sus ojos desviados. El Islam andalusí era pues diferente del magrebí y del árabe, con personalidad propia como consecuencia de que fueron nuestros antepasados peninsulares los que adoptaron la nueva religión y la convirtieron en suya con su propia idiosincrasia. Aunque tiempo después la rechazaron para volver al cristianismo de los señores que les conquistaban, y aquellos que no pudieron o no quisieron ocultar sus costumbres, su lengua y su religión, tuvieron que abandonarlo todo tras ser vencida su resistencia y marchar al exilio.

En la actual Andalucía, en la moderna España que huye de religiones oficiales, tenemos pues una deuda pendiente de pagar este 2009, tenemos que cerrar el círculo o anillo de esta gente que fue obligada a dejar sus casas, para que retornen si quieren y cuando quieran.

Inch Allah - Ojalá


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/35158-chibuli.html