webislam

Jueves 19 Octubre 2017 | Al-Jamis 28 Muharram 1439
1791 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11535

Para un buen gobierno

Hace más de mil cuatrocientos años Ali Abu Talib recomendó una categórica división de poderes

28/11/2008 - Autor: Hajj Wilfredo Amr Ruiz - Fuente: El Nuevo Dia
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Escucha a quienes quieren llegar a ti con sus quejas...  y Cuida no separarte del pueblo.
Escucha a quienes quieren llegar a ti con sus quejas... y Cuida no separarte del pueblo.

En el nombre del Misericordioso Creador. Allá para el año 658 de nuestra era, Alí Abu Talib, primo y yerno del profeta Muhammad, actuando como califa, le escribió una carta a su recién nombrado gobernador en Egipto, Malik Al Hariz. Tomando como premisa que el gobierno no tenía valor alguno si no era un medio para establecer la justicia, Alí le instruyó mediante una serie de criterios que palpablemente siguen vigentes y aplicables hoy día tanto para nuestros recién electos gobernantes insulares como para los del continente. Todos sus consejos los basó en uno primario: temer a Dios y preferir la obediencia a Él.

Esta carta de Alí, contenida en la obra "La cumbre de la elocuencia", compilada en su forma actual por Al Sharif Al Radi en el año 1014, expone inicialmente una serie de instrucciones concernientes a las acciones justas en los asuntos de Estado. Su preferencia a que el gobernante exhibiera las virtudes de templanza y compasión quedó evidenciada con su admonición: "No sientas vergüenza de perdonar y olvidar.

No te apresures a castigar y no te enorgullezcas de tu poder de castigo. El enojo y el deseo de venganza no te ayudarán en tu administración". Evidentemente un buen consejo no sólo al gobernante de ayer y hoy, sino a los seguidores antiguos y contemporáneos. A los que tanto antes como hoy muestran preferencias al castigo apresurado y a la persecución.

Los gobernantes están obligados a buscar la complacencia del pueblo en general. Alí recomendó al gobernador atender prominentemente al hombre corriente, pues "las quejas y descontentos del individuo sin recursos y de la gente abatida, tienen preponderancia sobre la aprobación de personas importantes, ya que el desagrado de unas pocas personas importantes será disculpado por el Señor, si el pueblo en general está feliz contigo".

Cuando el gobernante comienza a armar su equipo de trabajo, debe cuidarse de quienes le rodean y aconsejan. El gobernador Malik fue apercibido de que sus peores ministros serán "aquéllos que han sido ministros de los gobiernos tiranos y opresores que te antecedieron".

La buena elección de su consejo ejecutivo definitivamente es una labor crítica de la que dependería la estabilidad, incorruptibilidad y firmeza del gobierno mismo. Alí le encomendó que sus nombramientos deberían realizarse "s o b re la base de un juicio desligado de cualquier clase de favoritismo o influencia. De lo contrario, reinará la tiranía, la corrupción, la confusión y el desorden de tu gobierno".

Ante lo crítico de la implementación equilibrada de la justicia, Alí proveyó consejos respecto a los requisitos a observar en la elección de quienes la administrasen. Impulsó no tan sólo que se nombraran individuos de conducta excelente, capacidad superior y antecedentes meritorios sino que también mostraran su temple judicial, revalidando que "la abundancia de litigios y complejidad de casos no debería malhumorarlos.". Hace más de mil cuatrocientos años recomendó una categórica división de poderes, cuando exhortó al gobernador: "Permite que el poder judicial esté por encima de cualquier clase de presión o influencia ejecutiva, del temor o del favor, de la intriga o la corrupción". ¡Cuán correcto y trascendental!

A esta abarcadora misiva no se le escapó ningún área esencial del quehacer gubernamental de entonces. Asuntos que aún hoy, con el pasar del tiempo, nos siguen preocupando; y de los cuales les comparto sólo algunos más. Sobre las contribuciones recomendó "siempre tener en cuenta la prosperidad del contribuyente, esto es más importante que el impuesto en sí". Exhortó al gobernador que fijara un tiempo, fuera de horas de trabajo para celebrar audiencias de ciudadanos comunes "para escuchar de quienes quieren llegar a ti con sus quejas. Cuida no separarte del pueblo". Lo invitó a ser humilde y a "no vanagloriarse de los favores y gracias hechas al pueblo". Le encomendó ser paciente y no "apre surarse y precipitar sus actos y decisiones". La tinta de Alí no dejó fuera lo que quizás fue el mejor de todos los consejos: pidió al gobernador Malik "reservar sus mejores momentos para rezarle al Señor".

wruizlaw@yahoo.com

Anuncios
Relacionados

Estrechez y Misericordia

Artículos - 26/07/2008

Para iluminar el camino de la humanidad

Artículos - 10/10/2009

Los califas rectamente guiados: Ali Ibn Abi Talib (ra)

Artículos - 01/11/2011



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34939-para_un_buen_gobierno.html