webislam

Viernes 29 Mayo 2020 | Al-Yuma 06 Shawwal 1441
3039 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11483

Apuntes sobre el curso Diálogo y monoteísmo: más allá de los tópicos

¡Qué pasión y vehemencia la de Abdelmu’min! y ¡qué bien expuesta la charla de Pikaza!

18/11/2008 - Autor: Javier Gálvez Martínez - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Otoño.
Otoño.

Este es un resumen incompleto por dos razones. En primer lugar, por no haber estado en la primera jornada dedicada al judaísmo, y en segundo lugar por mi desconocimiento profundo de muchos de los temas tratados. Sin embargo, es mi intención aportar unas pinceladas de lo dicho y no dicho durante el curso de otoño de la Universidad de Castilla La Mancha, con el fin de hacer participes a los no asistentes de algo del espíritu y letra que inundaba el bello otoño conquense.
 

El lugar

En pleno casco antiguo de Cuenca, a espaldas de la Catedral de San Julián, llegué al recién estrenado edificio de conferencias de la UCLM. Al entrar, dejé fuera la humedad helada de sus callejuelas de piedra medieval, para adentrarme en el calor que despedían las conversaciones de los participantes mientras comentaban las charlas del día anterior; a vuelapluma y sin ánimo de objetividad escuché frases como: “…el Profesor Piñero no hizo concesiones, me quedé con ganas de preguntarle más” o “¡qué pasión y vehemencia la de Abdelmu’min!” y “¡qué bien expuesta la charla de Pikaza!”. Las vibraciones eran muy buenas y el interés generalizado. La segunda sesión sobre cristianismo iba a comenzar…


Segunda jornada: Cristianismo

Federico Lanzaco abrió fuego y lo hizo con afán de establecer una revisión histórica de las relaciones entre los primeros misioneros jesuitas y los países orientales y sus creencias. El tema extenso y áspero era ayudado por su alegre oratoria a salir adelante. Empezó por China y el jesuita Mateo Richi, que además de fomentar la inmersión en los clásicos chinos para el dominio del idioma y la mentalidad china, logró establecer un plan de aculturación del cristianismo reduciendo los elementos dogmáticos y poniendo énfasis en la práctica del ágape cristiano en la vida cotidiana. Ese afán por hacer compatible cristianismo y confucionismo dio lugar a anatemas varios desde Roma y la acostumbrada expulsión jesuita del Imperio Chino. Las relaciones de Francisco Javier con Japón, el blindaje del país del sol naciente a las influencias extranjeras y las relaciones religiosas con la India fueron otros temas tratados por el ponente. Sin embargo, la aportación más personal de Lanzaco una vez concluida su exposición histórica fueron sus “personales cuatro puntos comunes a todo proyecto espiritual”: Sentimiento plenitud de ser, comunión con el todo, superación del yo egoísta y solidaridad con los demás. Un breve descanso dio paso a la siguiente charla.

El tema del Profesor Jesús de Garay sobre neoplatonismo y cristianismo a pesar del temor general que inspiraba en la audiencia logró abrirse paso con éxito en el interés del público. Partiendo de la crítica de los filósofos paganos del siglo V y VI d.c a la religión cristiana, el ponente nos introdujo en las bases del pensamiento neoplatónico y en los paradójicos vericuetos históricos que dieron lugar a que en pocas décadas, ese núcleo pagano crítico al cristianismo pasara a ser considerado el núcleo de la filosofía cristiana. Proclo, representante más importante de la nueva academia de Atenas, acusaba a los cristianos de falta de racionalidad y de verdadera religiosidad en su defensa de la trinidad, de la presencia del logos en dicha trinidad, y de la concepción lineal de la historia cristiana. Frente a esto, Proclo y sus acólitos, defendían la eternidad del mundo, la unicidad de Dios “todo proviene del todo y regresa al todo”, de la incognoscibilidad de Dios, el panteísmo “todo está en todo pero a la manera de cada cosa”, y reivindicaban la calidad profética de Platón. En aquellos años, todo el mundo hablaba de Platón pero lo cierto es que apenas existían algunos textos. De Garay continuó con la pasión del que conoce lo que dice con algunos apuntes sobre Pseudodionisio Areopagita, verdadero artífice de la inclusión modificada de estas ideas dentro de la filosofía cristiana y con la interesante conclusión de un pensamiento de Nicolás de Cusa que se relaciona directamente con el diálogo religioso, a saber: la visión del hombre está limitada a un determinado ángulo de visión o perspectiva, mientras que la visión de Dios atraviesa todos los puntos de vista humanos, unificándolos y dando consistencia. El profesor Garay concluía así una gran exposición sobre este complejo tema dejándonos exhaustos aunque no por ello quedó libre de varias preguntas que agitaron el diálogo.

Por último, Fernando Bermejo brilló con una excelente oratoria en su charla sobre el Maniqueísmo. Explicó las bases de esta religión del siglo tercero d.c, su naturaleza dualista basada en la existencia una eterna lucha entre dos principios opuestos e irreductibles (el Padre de la Grandeza (Dios) y el Príncipe de las Tinieblas), la función del hombre primordial y el espíritu viviente en su lucha frente al mal, sus principales textos y prácticas. Tras esta necesaria recolocación histórica, se adentró en las relaciones entre maniqueos y cristianos, sus argumentos proselitistas y sus luchas por la expansión de sus creencias en el Mediterráneo y Asia Menor.

El profesor Bermejo incidió en lo difícil que resultaba un hipotético diálogo religioso en aquellos tiempos pero aún más entre presupuestos teológicos tan dispares, con esta idea intentaba sugerir una necesaria reflexión sobre los límites del diálogo religioso para emprender con honradez y realismo el camino hacia el entendimiento del otro religioso. Preguntado sobre las influencias del maniqueísmo en otras tradiciones llamó nuestra atención sobre el hecho de que el fundador de esta religión, Mani, ya se consideraba el último de cadena profética, sin embargo, también creía que su revelación había sido la más perfecta pues fue escrita de su puño y letra.

Sugerente conclusión de este ponente que daba por terminada una gran sesión. La noche y el frío reinaban por doquier y el descanso era imprescindible para retomar con fuerzas las tres charlas restantes del sábado.


Sobre el moderador y los coordinadores

Unas breves palabras agradecidas deben ser dichas sobre Xabier Pikaza y Abdelmu’min Aya. El primero en su labor de moderador, condujo con maestría los tiempos de los ponentes y los turnos de preguntas; además, dejó caer varias preguntas polémicas que nos estimularon nuevamente a discutir con gusto. Abdelmu’min a pesar de su segundo plano durante las ponencias, intervino varias veces en los turnos de preguntas y en los descansos se reveló como un organizador ubicuo pues a todos contentaba con su charla y calidez. A los dos un 10.


Tercera jornada: Islam

Empezamos con el profesor Víctor Pallejà de la Universidad de Alicante. Su tema Islam y filosofía griega quedó rebasado con creces por la amplitud y erudición de su charla. Comenzó desmontando muchos de los tópicos que damos por sentados al hablar de los árabes y los primeros años de su expansión como civilización. En primer lugar, restituyó a su lugar al pueblo árabe como conocido e importante en la vida de Oriente medio antes del nacimiento del Islam; véase por ejemplo, su retrato como pueblo en las escaleras del palacio de Persépolis o su presencia comercial dominante en Ctesiphon. En segundo lugar, desmontando la iconoclastia radical y ausencia de refinamiento de los primeros musulmanes con una serie de diapositivas de sus primeros palacios y mezquitas. Comentó la imposibilidad material, de que un pueblo ignorante y seminómada ajeno al fluir de ideas de su región, se hiciera cargo de la gestión de dos imperios agotados, el bizantino y persa en apenas 50 años.

Frente a esta idea, defendió la permeabilidad del pueblo árabe siglos antes de la llegada del Islam a toda idea e innovación procedente de su entorno cultural y la lenta formación de una élite educada. Si no fuera así, ¿cómo pudieron los musulmanes hacerse cargo de la administración exitosa de vastas naciones apenas décadas después de su supuesta salida del desierto, un pueblo cuyo texto religioso no se formaliza hasta 50 años tras la muerte del Profeta y una lengua que carece de gramática establecida hasta 150 años tras el advenimiento del Islam? Nos informó del kalâm a la que definió como dialéctica defensiva y de la tradición jurídica que refleja fielmente el triunfo en toda civilización de la cultura del escriba, ya que adoramos la palabra escrita como fuente de derecho. Para terminar hizo referencia al maliciosamente llamado primer filósofo árabe, Al Kindi (perpetuando una antigua idea de nuestra historia de la filosofía, según la cual el pensamiento abstracto es una actividad propia de arios y poco practicada por otras culturas, olvidándose intencionadamente de Jámblico y a Porfirio, árabes ambos por dar algunos ejemplos).

Yaratullah Monturiol tomó la palabra y valientemente decidió hacer una enumeración de algunos temas que dentro del diálogo interreligiososo apenas son tocados: la apocalíptica dentro del islam, los signos de la hora, la aparición del Dayyal, del Mahdi y la segunda venida de Jesús fueron esbozados de forma firme pero sutil en una primera parte de la charla.

A continuación, decidió recordar a Ibrahim y las figuras femeninas de Agar y Mariam según la perspectiva coránica, fue especialmente original su interpretación de la posible profecía de Mariam o en su defecto del elevado rango sacerdotal en sus años de consagración al templo judío.

En el turno de preguntas, hubo un interesante debate sobre la historicidad y existencia real de los personajes nombrados en el Corán y sobre si hay o no de una historiografía religiosa al modo judeocristiano dentro de los estudios coránicos. Una conferencia profunda y con un contenido simbólico muy fuerte que servía de contrapeso para el tono académico de la jornada.

La guinda al pastel fue puesta por Agustín Panniker; afable, distendido y con una naturalidad desbordante se adentró en los tópicos sobre el mundo hindú y sus relaciones con los musulmanes.

La primera losa que salió por su boca fue significativa: el término hinduismo es utilizado por los habitantes del continente indio por primera vez en pleno siglo XIX para referirse a ellos mismos. Desmontó la visión tradicional de la historia hindú separada en periodo hindú, periodo musulmán y periodo británico, reivindicando una islamización progresiva muy poco arabocentrada hasta alcanzar los 150 millones de musulmanes que tiene India hoy en día. No escapó a destacar las diferencias y problemas que ha caracterizado a la relación entre ambas comunidades en los últimos siglos pero también comentó todas aquellas interacciones provechosas entre ambas comunidades que tan a menudo pasan sin ser destacadas (un ejemplo: el mejor cantante de himnos devocionales a Krisna es un musulmán). En resumen, una vivaz crítica a los clichés existentes y una gran introducción al inabarcable continente indio. En el turno de preguntas se habló de los matrimonios forzados y de la violencia de honor, sin tiempo a más profundización en dicho tema. 


Conclusión

Llegamos así al final del curso Diálogo y Monoteísmo: más allá de los tópicos” con la entrega de los diplomas de asistencia y las palabras sinceras de agradecimiento de ambos organizadores a los ponentes y asistentes. Todos nosotros, con la sonrisa en los labios y la actividad cerebral en plena ebullición, nos despedimos satisfechos esperando una nueva edición el año próximo.
 

Nota
Cualquier imprecisión o error me pertenecen por completo

 

 

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34858-apuntes_sobre_el_curso_dialogo_y_monoteismo_mas_alla_de_los_topicos.html