webislam

Viernes 29 Mayo 2020 | Al-Yuma 06 Shawwal 1441
2262 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11401

Todos los ismos son construcciones del ego: clasifican, dividen y falsean la Realidad

El camino solo se puede recorrer uniendo esas dos energías que se completan, o lo intentamos juntos o no se avanza

18/11/2008 - Autor: Yamal
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El camino solo se puede recorrer uniendo esas dos energías que se completan, o lo intentamos juntos o no se avanza.
El camino solo se puede recorrer uniendo esas dos energías que se completan, o lo intentamos juntos o no se avanza.

Aunque se fuerce la diferenciación de feminismos con distintos apellidos, en esencia el origen es el mismo (buscan superar las inhumanas injusticias de toda sociedad patriarcal y machista, fin del todo loable) pero es que también los errores de definición y ejecución práctica son los mismos, por mucho que se quieran demagógicamente basar en un respeto a la fe islámica y en "otra interpretación" del Corán.

La propia expresión es ya todo un ejemplo egocéntrico, lo de siempre, ellos los equivocados, nosotras las acertadas; o viceversa, cuando es el machista de turno el que se considera poseedor de la verdadera y única lectura coránica. El siguiente paso es la sentencia personal, sin ningún rubor, con el atrevimiento de la ignorancia. Al Corán solo podemos acercarnos con humildad, conscientes que sus numerosos niveles de comprensión e infinitos secretos espirituales no pueden desvelarse con la mente sino con el corazón. Por ello el consejo de tantos místicos y santos musulmanes, en referencia a que es más productivo escuchar una recitación que eleva el espíritu aún sin comprensión semántica, que una traducción siempre incompleta y muchas veces incluso de dudosa certeza.

Nos guste o no, le guste o no a nuestra siempre inquieta importancia personal, son muy pocos los que pueden interpretar en profundidad el Sagrado Corán, una prueba para nuestra humildad y nuestra fe en el Dios único, pues leído e interpretado desde la superficialidad de la mente analítica, podemos encontrar citas para defender cualquier postura, incluidas incongruencias como la guerra santa o ésta de la igualdad de hombre y mujer (que no deja de ser una variable diferenciadora que condiciona, entre otras muchas, el camino, las maneras, las necesidades y particularidades de cada ser humano). Intentemos ser prudentes, estar alerta ante las triquiñuelas de nuestros egos, rompamos ese hábito que sólo nos lleva a la fitna, nos apropiamos de cualquier dato o conocimiento para demostrar que tenemos razón. Y entonces ya hemos perdido, porque luchar por tener razón infla el yo y desaparece el Todo.

El Islam recoge en una sola religión la esencia de todas las religiones anteriores, quizá por ello lleve al error muchas veces. Y como dice el adagio latino, la corrupción de lo mejor se convierte en lo peor. Una idea esencial que recoge y que nos cuesta mucho interiorizar, ya que nos fuerza a recuperar la fitra, la naturaleza esencial, que tanto hemos perdido y olvidado bajo escombros de cientos de creencias e ideologías que hemos mamado desde la infancia, aparece también en el taoísmo. La complementariedad de los sexos, el principio activo y el pasivo, el sol y la luna, el yin y el yang, el cielo y la tierra... llevaría mucho tiempo extenderse con este tema pero solo una conclusión, el camino solo se puede recorrer uniendo esas dos energías que se completan, o lo intentamos juntos o no se avanza. Es el gran error de todos los feminismos, no es verdad que sea necesario un impulso de las mujeres a costa de un retroceso del rol privilegiado de los hombres. La desigualdad daña a todos, el opresor recibe tanto daño como la víctima (desde una visión espiritual incluso más), por eso decía Tagore que prefería ser víctima del poder antes que parte del aparato agresor. En el trabajo de constelaciones familiares se dice que "en el perpetrador me encuentro a mí mismo", y es que así se atraen las energías, y no hay papel de violento sin papel victimista, ambos igualmente falsos y producto de un mundo ilusorio en el que conceptos como libertad o democracia no son nada más que juegos del ego. Esa es la cuestión, preferimos no despertar y seguir alimentando el fuego de los contrarios, esa es la victoria de la oscuridad que se alía con nuestros insaciables egos, cuestionamos el plan divino y sabemos más que nadie señalando injusticias, luchas de clase, de género... impedimentos para encontrarnos todos y todas en esa Unidad de la que formamos parte.

No sabemos quienes somos, ni el hombre es un hombre de verdad, ni la mujer es mujer porque se ha masculinizado para liberarse. Y la única libertad del ser humano es para servir con humildad, así se encuentra consigo mismo, se conoce y descubre a su Señor, y perfecciona la creación.

Demasiada confusión y los resultados están a la vista, en los países liberados y democráticos, en vez de analfabetismo y esclavitud doméstica, está el maltrato, asesinatos casi a diario, y no lo obviemos, numerosas denuncias falsas (si tú me gritas yo denuncio que me has pegado porque aunque no haya prueba de lesión la palabra de la mujer vale más, ante la psicosis social hay un pre-juicio ya establecido ) basadas en leyes que buscando proteger ponen otro granito de arena en el proceso de desencuentro, confusión y frustración en sociedades de seres humanos sin qibla, sin dirección espiritual, y por tanto, sin conciencia de su papel como representantes del Creador en la tierra, ahí sí, con los mismos derechos, responsabilidades y oportunidades. Espiritualmente sí somos iguales, sin duda.

Todo esto no quiere decir que no duela el sufrimiento ajeno y en este caso el de tantas mujeres víctimas de muchos tipos de violencia. Sólo decir que sobran formas de solución que generan división; sobran ismos y complejos de inferioridad; miedos y violencias que siguen alimentando el fuego de la guerra de sexos desde la buena voluntad. Es necesario purificarse para que el corazón luzca libre de todas esas miserias a las que hemos de vencer porque están dentro, antes de mirar hacia fuera. Es la gran yihad de la que hablaba el Profeta Mohamed, la Paz y las Bendiciones sobre él. Es triste ver el estado actual de un pilar básico en la vida social como es la familia.

Shaitan está ganando la batalla, yo, yo y después más yo. Como se debe reír ante este panorama de una sociedad de solteros/as y separados/as, incapaces de aguantar a nadie, de servir por amor al otro, de ver a Dios en la pareja, pero eso sí libres, rebeldes e insumiso/as. Y, sin embargo, lo tenemos todo, venimos con ese secreto de fábrica, podemos hacerlo juntos, en familia, en comunidad porque desde la luz de la fe el maldito no nos puede engañar, Insha’Allah.

Sólo una petición, un ruego, dejemos de seguir repitiéndonos en lo esencial mientras nos consolamos modificando lo aparente. Las manifestaciones externas nos separan, mientras la esencia nos mantiene unidos, inseparable e invisiblemente conectados con la Luz original de la que venimos y a la que volveremos. Todos y todas.

 

Anuncios
Relacionados

Islam en clave feminista

Artículos - 25/10/2008

El hiyab, el velo

Artículos - 02/02/2002

¿Concede más derechos a la mujer la Biblia que el Corán?

Artículos - 21/12/2004



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34857-todos_los_ismos_son_construcciones_del_ego_clasifican_dividen_y_falsean_la_reali.html