webislam

Viernes 6 Diciembre 2019 | Al-Yuma 08 Rabi al-Zani 1441
975 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11245

Memorias de una infamia

Son muchas las infamias con las que la nefasta presidencia de Bush será recordada

21/10/2008 - Autor: Yonaida Selam - Fuente: Melilla Hoy
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Yonaida Selam es presidenta de Intercultura.
Yonaida Selam es presidenta de Intercultura.

Aunque el recurrente título de este artículo es igual al magnífico relato de la periodista mexicana Lydia Cacho, donde se describe la connivencia de pederastas, corrupción e impunidad en el México actual, la utilización del mismo sirve para relatar otra infamia, igual de aterradora que la vivida por Lydia. Me estoy refiriendo a "Guantánamo", una de las mayores aberraciones cometidas por el llamado "Mundo Libre" y que pasarán al igual que la pavorosa experiencia vivida por la susodicha periodista a formar parte de la infame memorias de nuestra historia contemporánea.

Son muchas las infamias con las que la nefasta presidencia de Bush será recordada, desde su perenne deuda, que ha multiplicado el número de familias pobres en Estados Unidos, gracias a la supresión de programas, incluido vetos presidenciales contra proyectos de ley favorables a millones de personas pobres sin cobertura médica o educativa, pasando por las invasiones de Afganistán e Irak, esta última, con casi cien mil víctimas (según el Irak Body Count), la llamada Ley patriótica, que bajo la excusa de defender la libertad, atenta contra los principios de la misma, al controlar sin previo aviso la intimidad de las personas, hasta rematar con Guantánamo, un campamento digno del Aushwitz I, cuya construcción se asemeja al erigido por los Nazis y cuyo principal objetivo era (al igual que Guantánamo) encarcelar por un período indeterminado a los enemigos (reales o presuntos) del régimen nazi y de las autoridades de la ocupación alemana en Polonia.

Centenares de personas siguen detenidas en Guantánamo, sin cargos y lo que es peor sin esperanzas de recibir un juicio justo, cientos de vidas frustradas, expuestos como prisioneros maniatados, enfundados en monos naranjas, con fundas acolchadas en manos y pies para quitarles toda posibilidad sensorial, sufriendo todo tipo de torturas y donde la desesperación lleva a algunos a autoinculparse (tras años de negar apoyo al terrorismo), para ser declarados culpables y así poder ser deportados a su país. En la memoria quedan testimonios tales como:"Les dije mi verdad, pero los policías españoles querían que les dijera que era un terrorista", "La gente de Cruz Roja me dijo que un general afgano me había vendido por 75.000 dólares", "Descubrí por la pulsera en la muñeca que para esa gente yo era sólo el animal número 64","Me dijeron: Puedes hablar dos minutos con tu madre. Dile que estás bien, pero no dónde estás" "Cada vez que venís a interrogarme me torturan los americanos, le dije al policía español (Lahcen Ikhasrien)" o él "Matadme o ayudadme" del joven canadiense Omar Khadr y así cientos de sobrecogedores testimonios que revelan como Estados Unidos con la complacencia de la mayoría de los gobiernos europeos, han permitido el menoscabo de los Derechos Humanos en nombre de la seguridad nacional.

Este tipo de detenciones a perpetuidad, y su indefinición legal choca frontalmente contra los principios básicos del derecho, atenta contra la dignidad humana y supone la práctica sistemática de la tortura en base a la mera sospecha. Esta práctica niega a los detenidos los derechos humanos y las normas más básicas del derecho internacional humanitario, aplicando sólo la fuerza y la arbitrariedad, vulnerando y violando la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que vinculan a Estados Unidos.

Las Naciones Unidas, el Parlamento Europeo, Amnistía Internacional, cientos de países y organismos internacionales que han denunciado y solicitado (unos más tímidamente que otros) el cierre de Guantánamo y la aplicación de la normas de derecho internacional a los detenidos, se han encontrado una única respuesta de los torturadores: su concepto de "seguridad nacional" tan prostituido, tan obsceno que sólo es comparable con los estados más negros de la historia moderna y al peor estilo de la SS.

Me pregunto si Bush dormirá tranquilo, seguramente sí, como Pinochet "que se consideraba un demócrata y que al igual que Bush se jactaba de dormir tranquilo", como muy bien dice Almudena Grandes "a veces, las ojeras son una condecoración que no está al alcance de cualquiera".

Yonaida Selam es presidenta de Intercultura
Anuncios
Relacionados

El Corán y la otra cruzada

Artículos - 17/05/2005

Los valores morales fundamentales

Artículos - 29/06/2008

Los asesores neocon de Aznar defienden las torturas de Guantánamo

Artículos - 24/04/2009



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34658-memorias_de_una_infamia.html