webislam

Viernes 16 Noviembre 2018 | Al-Yuma 07 Rabi al-Auwal 1440
1012 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11189

Biografía de Alí al Muntasir El Kettani

Un andalusí contemporáneo que consagró los últimos años de su vida a desarrollar el Islam en España

15/10/2008 - Autor: Mohammed Hamza Ibn Alí El Kettani - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El profesor Ali Ketani en una intervención en la Universidad Internacional Averroes (1999), uno de sus proyectos más queridos en España.
El profesor Ali Ketani en una intervención en la Universidad Internacional Averroes (1999), uno de sus proyectos más queridos en España.

Alí Ibn Mohammed Al Muntasir bi Allah El Kettani (1941-2001)

Ejemplo, emblema, técnico e historiador, pionero de la ciencia de la energía solar y de la investigación sobre las minorías musulmanas en el mundo, reformador y restaurador, una enciclopedia móvil: una nación entera en un único hombre.

Nacido en Fez, Marruecos, el sexto día de Ramadán de 1941 (27 de septiembre), en el seno de una familia marroquí conocida por su gran linaje de sabios, de ulemas ejemplares, de jefes innovadores y santos virtuosos, tanto por parte paterna como materna, pues su madre desciende de los Fassi Fihri de Niebla (Sevilla), otro conocido linaje de intelectuales, recibió de manos de su padre una educación islámica en la escuela coránica, obtuvo el bachillerato bilingüe en árabe y francés por las escuelas de Damasco en 1958, además del diploma de Ingeniería Eléctrica de la Escuela Politécnica de la Universidad suiza de Lausana a principios de 1962.

Un impresionante curriculum académico

Más tarde cursó estudios de energía nuclear durante seis meses igualmente en Lausana e impartió clases en la Escuela Mohamedia de Ingenieros de Rabat. En 1964 fue nombrado doctor en energía por la Universidad Carnegie de Pittsburg (Pensilvania, EEUU) sin haber superado los veinticinco años con una tesis que preparó en año y medio que versaba sobre las vibraciones en el plasma.

En adelante, se convirtió en docente tanto en universidades estadounidenses como la de Pensilvania y el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT), como saudíes tales como la del Rey Abdu al Asís de RIAD y la del Rey Fahd de Ciencias y Tecnología en Dhahran, de la que fue uno de los fundadores. Obtuvo este puesto docente en 1972, cuando tan sólo contaba con 31 años de edad.

Trabajó también como profesor visitante en varias universidades internacionales dedicadas a los campos de la energía, la ciencia y la tecnología. Gracias a él se fundó la ciencia de ingeniería del plasma (Plasma Engineering), título de uno de sus libros por el que se considera una referencia científica y académica en varias universidades de América y Europa, publicando además varios libros más al respecto, entre los cuales sobresale Direct Energy Conversion (La Conversión Directa de la Energía), que a su vez sirve de materia de estudio en distintas universidades internacionales, tanto americanas como europeas.

Gracias a esas dos obras y a otras decenas de estudios científicos aplicados a la docencia, logró aportar mucho a la ciencia de la energía solar, además de a la de las tecnologías renovables, como la energía eólica y la energía solar, para así convertirse en el pionero científico de este campo. Sus estudios se han convertido en un directorio científico puntero en distintos institutos y centros internacionales dedicados a las energías renovables, cuyo objetivo es hallar una alternativa a las energías contaminantes como el petróleo y el gas natural.

En este campo obtuvo muchos logros importantes, entre ellos, el congreso de energía solar organizado en Dhahran en 1975, que fue considerado como el mayor congreso jamás organizado en los países del tercer mundo y al que asistieron más de 300 científicos e investigadores de todo el mundo y se presentaron miles de estudios importantes sobre energía solar. El Doctor Alí Kettani fue designado como presidente del congreso, quien justo después publicó su obra en inglés titulada Heliotechnique and Development, (La energía solar y el desarrollo) con la colaboración del doctor Joseph Soso, en dos grandes tomos con un total de 1800 páginas.

Sus logros científicos han sido el proyecto de Dawhat Salwa, que provee de energía eléctrica de muy bajo coste a todos los países del golfo, aprovechando para ello la energía del viento, del sol y del agua y, en el mismo campo, un estudio que presentó personalmente al difunto Rey Faycal Ibn Abd el Aziz de Arabia Saudí, que sirvió de base para construir el puente que une Arabia Saudí con Bahrain.

El doctor Kettani trabajó igualmente como profesor visitante en varias universidades, así como de miembro y presidente de varias organizaciones científicas internacionales, entre ellas la Cooperativa del Mediterráneo de Energía Solar, de la que fue delegado de su presidente; además de colaborar con la Unión de los Centros de Investigación Científica de la que también fue miembro.

Asimismo, realizó un largo estudio sobre la energía en el mundo árabe solicitado por la OPEC y que se publicó en Kuwait. Preparó igualmente un estudio en los países en vías de desarrollo, junto con unos nueve científicos destacados en energía más, solicitado por la ONU, y que apareció entre las publicaciones del mismo organismo.

En lo que se refiere a tecnología en el mundo musulmán, ha coordinado varios países islámicos en los campos de la ciencia, la tecnología y el desarrollo a través de su cargo como Director General de la Institución Islámica de Ciencias, Tecnología y Desarrollo, que pertenece a la Organización del Congreso Islámico, con sede en Djedda (Arabia Saudí) de 1982 a 1987. Colaboró también en la creación de varias universidades y centros científicos en el mundo islámico, y patrocinó numerosas becas de estudios en los países desarrollados con el fin de promover el nivel científico del mundo musulmán.

Realizó también varias investigaciones científicas, entre ellas la Guía de Universidades Islámicas y la Guía de Academias y Centros Científicos en el Mundo Musulmán, ambas editadas en inglés y en 500 páginas. Al mismo tiempo, organizó y asistió a decenas de congresos en el ámbito islámico, de los que destacamos el Congreso de Tecnología en el Mundo Musulmán celebrado en 1985 en Ammán. A partir de ahí, salieron a la luz varias obras importantes en el campo de la ciencia, la tecnología y el desarrollo en el mundo islámico.

Gracias a ello, conoció a muchos jefes de estado y dirigentes de estados islámicos, sobre todo los llamados presidentes luchadores Mártires Diae al Haq, presidente de Pakistán, Torgud Uzal, presidente de Turquía, el Primer Ministro Sirwak Datu batingi, ex Primer Ministro de Malasia, Muhadir, y su alteza el príncipe Al Hassan Ibn Talal, ex príncipe heredero de Jordania, además de otros presidentes de organizaciones internacionales e islámicas en los que encontró el apoyo para su proyecto islámico, pionero en tecnología y desarrollo, y la da-wa islámica (programa de difusión del Islam), difundida entre las minorías musulmanas del mundo.

De sus inagotables esfuerzos en el seno de la Institución Islámica de Ciencias, Tecnología y Desarrollo, nació la Academia Islámica de Ciencias en 1981, cuya sede se encuentra en Amman, la capital jordana, y reúne a los científicos e intelectuales más destacados del mundo islámico en ciencias y tecnología, y de la que fue su secretario general y delegado de su presidente. Dicha institución se encarga de preparar y organizar congresos periódicos sobre la ciencia y la tecnología en el mundo islámico. De los estudios más importantes que tal academia ha publicado bajo la supervisión y preparación del doctor El Kettani destacamos La salud, la nutrición y el desarrollo en el mundo musulmán, publicado en inglés.

Me dijo el ingeniero Munif el Zogbi, director de la Academia Islámica de Ciencias, que, gracias a cinco personas, entre las que citó a mi difunto padre, la ciencia y la tecnología evolucionaron y progresaron.

Asimismo aprovechó su membresía en la Organización de las Capitales y Ciudades Islámicas, cuya sede se encuentra en la ciudad saudí de Djeddah, para que dos países latinoamericanos ingresaran en la Organización del Congreso Islámico: Guyana y Trinidad y Togabo, dados sus esfuerzos en el campo de la da-wa de Allah en aquel continente. Luchó también por el ingreso de varias ciudades no musulmanas, pero de ancestral historia musulmana, en la Organización de Ciudades y Capitales Musulmanas, pertenecientes a la Organización del Congreso Islámico.

Organización de las minorías musulmanas en el mundo

En lo que respecta a las minorías musulmanas, el doctor El Kettani renovó la da-wa islámica en el mundo no musulmán, ámbito en el que empezó a interesarse desde que ingresó en la Universidad de Lausana y, más tarde, en Estados Unidos, donde creó varios centros islámicos. Luego, cuando residía en Arabia Saudí, se dedicó a asesorar a la Unión del Mundo Musulmán en la Meca, para la creación de una panorámica general de las minorías musulmanas en el mundo, acompañada de un estudio de tales minorías, donde destacó primeramente con su libro Los musulmanes en el campamento comunista.

En 1973 elaboró un inventario general de los musulmanes de Europa y América, en nombre de la Unión del Mundo Musulmán, y así reglamentar las minorías musulmanas en varias obras: Los musulmanes en Europa y América, en dos manuales, y Las minorías musulmanas en el mundo actual (Muslim Minorities in The World Today); así como su último resumen breve en lengua árabe. Ambos libros se consideran como unas de las referencias bibliografías más importantes para cualquier investigador en minorías musulmanas y, no solamente eso, sino que también el segundo libro se estudia en varias universidades y centros islámicos internacionales, como la Universidad Islámica de Pakistán y los centros islámicos de América y Australia. Colaborando con el profesor Ahmed Mujtar Ombo, redactó la enciclopedia de las Minorías Musulmanas en el Mundo, en tres tomos y bilingüe en inglés y francés, de la que se esta planificando la traducción al árabe; además de decenas de estudios y obras que redactó en este mismo campo del conocimiento.

Se añaden igualmente a su currículum su colaboración en decenas de organizaciones y centros islámicos que fundó en varios países de los cinco continentes. Gracias a él, el Islam se introdujo en varias regiones del mundo en las que nunca se había extendido o en las que se había perdido, en particular Nueva Zelanda y Nueva Caledonia, donde es considerado el primero en introducir el Islam. No hay que olvidar los congresos sobre minorías musulmanas que ha organizado o de los que ha formado parte, así como las charlas que ha dado en varias universidades y centros islámicos en el mundo no musulmán, hasta que se formó un gran número de heraldos en varias zonas del mundo, así como la unión de todas las organizaciones islámicas de Australia bajo la denominación de Unión de Organizaciones Islámicas de Australia, que engloba actualmente a más de 800.000 musulmanes y cuyo objetivo ha sido que el número de los conversos al Islam, gracias a él, alcanzara, sin exagerar, los dos millones de personas.

Labor en España

Si se mencionase el Islam en Al-Ándalus (España), no se puede olvidar al Doctor El Kettani, que fue uno de los primeros en introducir el Islam en aquellas zonas en época moderna. Sus actividades islámicas empezaron allí en 1973 y alcanzaron su auge en 1980, cuando luchó por recuperar para el culto musulmán la Mezquita de Al alcalde Abi Othman de Córdoba, (antigua Iglesia de Santa Clara). Construyó igualmente varios centros islámicos en la capital cordobesa, Málaga y otras ciudades andaluzas, creó más tarde la yama-a Islámiya (el colectivo musulmán) en Al-Ándalus y, gracias a ello, ramificó la Jama-a en varias grandes ciudades de Al-Ándalus: los españoles se convirtieron al Islam en masa.

Organizó igualmente varios congresos islámicos en 1984, 1985 y 1986, estableciendo un vínculo entre los andaluces musulmanes inmigrantes con los musulmanes del interior, y envió a los primeros a varias universidades islámicas para aprender la lengua árabe y la ley islámica.

Asimismo creó el nacionalismo andaluz musulmán contemporáneo en varias obras, congresos y artículos, de los que destacamos sus dos libros: La resurrección del Islam en Al-andalus (560 páginas) publicado por la Universidad Islámica de Pakistán, y El Despertar Islámico en Al-andalus de hoy: sus raíces y trayectoria, que se editó entre las publicaciones del Libro de la Nación de Qatar.

Más tarde y de acuerdo con su teoría sobre el implantación del Islam en las tierras en las que existe actualmente, fundó la primera universidad islámica en Europa Occidental desde la caída de Granada: la Universidad Islámica Averroes de Córdoba, de la que fue presidente, para dar paso a la construcción de otras varias universidades islámicas en países europeos como Francia, Holanda y Bélgica, hasta que se creó la Confederación de Universidades Islámicas de Europa, convirtiéndose de nuevo en pionero e innovador en este campo.

No solamente luchó en aquella Universidad con su esfuerzo físico sino que también con su propio dinero y su vida hasta que falleció allí, ¡Dios Bendiga su alma!, sino que siempre trabajó para extender la conciencia islámica entre los españoles, y hacer resurgir el aljamiado, una lengua latina local escrita en letras árabes, ya que el primer alfabeto que se empleó para redactar los dialectos latinos eran las letras árabes. Ya se sabe lo que conlleva el resucitar de aquellos idiomas, sobre todo en países cuyo objetivo es recuperar su cultura original y distinguirse así de sus países vecinos.

El proyecto morisco

El Kettani organizaba igualmente giras de da-wa por la región de Al-Ándalus, al que anexionó Portugal, las Islas Canarias y las ciudades ocupadas de Ceuta y Melilla, lo que provocó la inquietud del entorno cristiano extremista que le envió varias cartas en las que le amenazaban de muerte si no cesaba su da-wa en España, sobre todo al instituir la Unión de las Ciudades Moriscas, a la que se anexionaron más de ochenta pueblos de la región morisca que aun conservaban restos del Islam en Al-Ándalus. Se publicó el libro en lengua española de Ibn al Baitar que las autoridades de Purchena se encargaron de que vieran la luz, conteniendo la da-wa del Islam y el orgullo de los antecedentes históricos islámicos. Dicho libro tuvo un éxito inigualable.

La cultura del Doctor Kettani era inabarcable, no se hablaba de ningún tema sin su intervención, siempre interesante; manejaba a la perfección cuatro idiomas: árabe, ingles, francés y castellano, tanto en redacción, como en la publicación, sus charlas y la lectura. También tenía conocimientos de berébere, alemán, portugués, italiano y sueco. Nunca dejaba de leer o de redactar, tenía un gran fervor y entusiasmo hacia el Islam. Decía y hacía, era de gran capacidad inventora y teórica, con una gran capacidad de aplicar y explicar sus teorías e ideas.

Conferencias, seminarios, congresos

Organizó varios congresos y asistió a decenas de conferencias sobre la situación de los musulmanes en distintas partes del mundo, jugaba un papel pionero en la conciencia religiosa de su país, Marruecos, así como en su asistencia a las organizaciones no lucrativas, pues creó la Institución de la Salvación Islámica en Marruecos, con la colaboración del Organismo de la Salvación Islámica en Djedda (Arabia Saudí), que a su vez, se hizo cargo de decenas de huérfanos y viudas en Marruecos. Fue también miembro en la Institución Al Albayt y del Foro del Pensamiento Árabe en Ammán, (Jordania), de cuyo secretariado general también fue miembro. Fundó varias organizaciones culturales, entre ellas la Organización de Al Churafa Kettani, descendientes directos del profeta, para la cultura y la colaboración. A pesar de todos estos esfuerzos y este poder fue ejemplo de humildad y modestia.

Más de cien obras

Nos legó más de cien obras, de las que cabe destacar El árbol genealógico de los Kettani ilustrado en un manual enorme, La Enciclopedia de las biografías de los Kettani, los Churafa Kettani en el pasado y presente, un gran número de estudios científicos sobre energía en árabe, francés e inglés, como La Enciclopedia de los artículos escritos sobre el Islam en Al-Ándalus desde 1980 hasta 2000: el Gran Sabio luchador Mohamed Ibrahim Ibn Ahmed el Kettani, vida, sabiduría y lucha, revisó, junto a la obra de su abuelo Mohamed el Zamzami el Kettani Iqd al zumurud wa zuburdyud fi sirat al ibn wa al Walid wa al yad (Hayati) en 3 tomos, que trata la historia de Oriente Medio en el siglo catorce del calendario islámico.

Revisó el Viaje de Ibn Batuta (Al rihla) en 2 tomos, además de la obra Nudm al dur wa al al fi churafa uqbat ibn sawal (biografías de los Kettani) de su autor Al talib Ibn al Hadj, colección y revisión del conjunto de obras de Abd Arrahmán Ibn Jaafar el Kettani. La Enciclopedia de la poesía andaluza del dialecto andaluz en 2 partes, La antología de las poesías y prosas de los Kettani en 2 partes, un gran número de estudios sobre las minorías musulmanas en el mundo... Una gran colección de estudios intelectuales y la lista es aún muy larga.

Recibió muchos premios de varias universidades, instituciones y organizaciones islámicas e internacionales, su biografía fue elegida como la de uno de los genios del siglo veinte, The Intenational Who’s Who of The Intelectuals, de entre más de treinta intelectuales, en el marco del Centro de las Biografías Americanas, que se encarga de las biografías de los destacados del tercer milenio, American Biographical Institute.

Su muerte en Córdoba

Falleció en Córdoba, de manera repentina y en circunstancias misteriosas, tras haber recibido varias amenazas por parte de la derecha radical española, mientras que se preparaba para volver a su tierra natal marroquí. Fue en la madrugada del martes 10 de abril de 2001, su cadáver se trasladó directamente al día siguiente a Rabat, donde se le ofreció un magnánimo funeral al mediodía del jueves siguiente, para ser enterrado en el cementerio de Al Chuhada en Rabat, cerca de su padre Mohammed Al Muntasir El Kettani; por su alma se hicieron oraciones en varios países islámicos como Yemen, Arabia Saudí, Siria, etc. por la pérdida de un gran sabio innovador y una enciclopedia del saber y la ciencia.

El Dr. Mohammed Hamza Ibn Alí El Kettani es hijo del Dr. Alí al Muntasir El Kettani.
Traducción y adaptación al castellano: Malika Kettani
 
Anuncios
Relacionados

La Fundación Al-Babtain y la Universidad de Córdoba fomentarán el estudio de la cultura andalusí

Artículos - 13/04/2007

La ciudad

Artículos - 02/02/2002

Ibn Hazm de Córdoba *

Artículos - 08/04/2002



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34617-biografia_de_ali_al_muntasir_el_kettani.html