webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
902 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11124

La crisis alimenticia agudiza la dura situación de los afganos

La gente está perdiendo la esperanza en el Gobierno y en los extranjeros. No sé qué pasará, pero no luce bien

05/10/2008 - Autor: Alistair Scrutton - Fuente: Invertia
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Afganistán está por enfrentarse a su peor escasez de alimentos en años.
Afganistán está por enfrentarse a su peor escasez de alimentos en años.

Muhammad Nabi es uno de los microcosmos de Afganistán. Se trata de un granjero que solía ser asediado por los talibanes, luego por la sequía y ahora critica los precios de los alimentos por los que responsabiliza al Gobierno.

Su lucha por alimentar a su familia se ve reflejada en todo el país y podría socavar la campaña de reconstrucción de "corazones y mentes", impulsada por el Gobierno del presidente Hamid Karzai a fin de conquistar a los afganos.

Paralelamente, el Gobierno busca con esta iniciativa ganar adeptos en medio de su lucha para derrocar a los islámicos talibanes.

"No veo ningún avance desde que llegaron los estadounidenses", dijo Nabi, quien dice tener unos 35 años. El hombre se encontraba parado junto a la carretilla que a duras penas le permitía ganarse la vida transportando productos por el barrio viejo de la capital.

"Yo voté por Karzai pero fue una pérdida de tiempo", afirmó Nabi, que mantiene a una familia de nueve personas ganando alrededor de 2 dólares al día. "Tengo hambre ahora", sostuvo.

Mientras se acerca el invierno boreal, Afganistán está por enfrentarse a su peor escasez de alimentos en años, con un aumento del 60 por ciento en los precios del trigo en la primera mitad del año después de que Pakistán impusiera vedas a las exportaciones, una mala cosecha y ante la sequía.

El aumento de precios está afectando a uno de los países más pobres del mundo, donde más de la mitad de la población vive por debajo de la línea de pobreza.

Los hogares que dependen de un trabajo asalariado pueden acceder a comprar un cuarto del trigo que compraban en el 2007, según el Programa Mundial de Alimentos.

Afganistán es un país en el que la mayor parte de los sueldos de los hogares son gastados en alimentos básicos como cereales.

La crisis se ha sumado a los problemas del presidente Karzai, quien ya enfrenta fortalecimiento de la insurgencia de los talibanes en el sur y el este. Su Gobierno es criticado en muchas partes por estar plagado de funcionarios corruptos, de los cuales depende para sacar adelante la administración.

"Se ven secuestros a lo largo de la autopista (que conecta Kabul con el sur)", aseveró Ahmad Wali Karzai, hermano del presidente y director del consejo provincial de Kandahar, la principal ciudad del sur de Afganistán.

"Los ataques ocurren regularmente. Las razones son la falta de puestos de trabajo, la mala economía y los altos precios de los alimentos", añadió Wali Karzai.

Por todo el país, los altos precios de los alimentos han resultado ser sólo un golpe más para los afganos, quienes ya se sienten frustrados por lo que ven como un bajo ritmo de desarrollo desde la invasión encabezada por Estados Unidos en el 2001 que derrocó a los talibanes.

Las frustraciones de la gente con respecto al Gobierno de Karzai están en aumento", sostuvo María Kuusisto del grupo de consultoría de riesgo Eurasia.

"Los talibanes están tratando de capitalizar esta frustración, especialmente en zonas donde no son fuertes militarmente", añadió.

Dependientes de las importaciones de alimentos y de ayuda internacionales, el aumento mundial de los precios de los alimentos ha golpeado más a Afganistán que a otros países.

La reducción de exportaciones por parte de Pakistán, su principal fuente de alimentos importados, ha elevado los precios a pesar de cierta estabilidad en los últimos dos meses.

"Hay cinco personas en mi familia, pero no podemos acceder a una comida completa ni siquiera una vez al día", dijo Mohammad Ghani, de 33 años, residente de la provincia de Herat al oeste del país, donde ha estado viviendo durante tres años a su regreso de Irán como refugiado.

"Pienso que para mi supervivencia, recurriría a cualquier cosa, a robar, a secuestrar e incluso a unirme a los talibanes", aseveró.

La ONU sostiene que un pedido de emergencia de 400 millones de dólares para alimentos debería permitir a la mayoría de los afganos pasar el invierno, una temporada en que cientos de aldeas pueden quedar aisladas del mundo exterior.

Pero los altos precios subyacentes de los artículos básicos no desaparecerán.

"Lamentablemente, las expectativas para lo que resta del año no son prometedoras", indicó en su informe semestral el Programa Mundial de Alimentos.

"Se espera que los precios de los alimentos permanezcan en niveles muy superiores a los de los últimos años, mientras el país se vuelve a enfrentar a una muy mala cosecha de cereales", agregó el informe.

Ataques y extorsiones

En Bagh-e-Qazi, el principal mercado mayorista de Kabul, los comerciantes culpan a la policía y funcionarios corruptos por elevar los costos del transporte en camiones que llegan desde el sur.

"Todo el mundo obtiene dinero por medio de extorsiones", dijo Mohammad Hassan, un mayorista. "Simplemente no hay seguridad", agregó Hassan.

La insurgencia ya ha provocado temores de que gran parte del sur y este del país puedan tornarse ingobernables.

Y si bien la mayoría de los aldeanos no morirá de inanición gracias a la ayuda en alimentos, las penurias podrían empujarlos a oponerse al Gobierno.

En la ciudad de Kandahar, al sur, los talibanes están usando los precios de los alimentos y la falta de empleos para persuadir a la gente de que se una a su movimiento, según cuentan los habitantes.

"Los talibanes se aprovecharán de la falta de comida", señaló Wadir Safi, un profesor de ciencia política de la Universidad de Kabul y ex ministro de gabinete.

"Ellos nos miran, nos analizan, piensan en formas de aprovecharse de nuestros problemas. Si llega el invierno y falta comida, les resultará mucho más fácil reclutar gente", añadió.

El mismo Karzai manifestó su preocupación en la cumbre del sur de Asia hace dos meses de que los precios de los alimentos eran un problema clave.

"Los altos precios de los alimentos están poniendo las reformas, las estrategias de crecimiento y más que nada las vidas en peligro", dijo Karzai.

Incluso en distritos de clase media en Kabul se puede escuchar el enojo ante los precios de los alimentos. Algunas personas manifiestan nostalgia por la vida después de la invasión soviética de 1979, a pesar de odiar la ocupación misma.

"Los soldados estadounidenses están aquí pero no hay comida ni paz", señaló Jan Agha, quien acude a una piscina de natación construida por los rusos que todavía funciona. "Cuando los rusos estaban aquí, la comida era más barata", agregó.

A otros afganos les preocupa cuánto podrán resistir.

"Realmente se está volviendo más y más duro a medida que pasan los días. La gente tiene hambre y está enfadada y puede hacer cualquier cosa", dijo el comerciante Abdul Mateen en la provincia noroeste de Badakhshan.

"La gente está perdiendo la esperanza en el Gobierno y en los extranjeros. No sé qué pasará, pero no luce bien", sentenció Mateen.

(Editado en español por Marion Giraldo)
Anuncios
Relacionados

Crisis alimentaria global

Artículos - 28/04/2008

Para salir de la crisis alimentaria

Artículos - 24/06/2008

Comerse el mundo

Artículos - 01/08/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34551-la_crisis_alimenticia_agudiza_la_dura_situacion_de_los_afganos.html