webislam

Lunes 25 Mayo 2020 | Al-Iznain 02 Shawwal 1441
1455 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11095

Lo quiero de marca, cueste lo que cueste

Las marcas han conseguido calarnos hasta límites ridículos

03/10/2008 - Autor: María González - Fuente: Consume hasta morir
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Las marcas tienen el poder de ser más fuertes que la razón y la lógica.
Las marcas tienen el poder de ser más fuertes que la razón y la lógica.

Ayer fui a la farmacia: “una caja de Gelocatil”, le dije al farmacéutico. “¿Lo quieres genérico?” me contestó; “vale, es igual ¿no?”. “Sí, la composición es exactamente la misma, lo que ocurre es que lleva el doble de pastillas que la caja de Gelocatil y cuesta lo mismo”. “Entonces”, dije, “en realidad es como si costara la mitad”. “Pues sí, cuesta la mitad, pero te sorprendería ver la cantidad de gente que piensa que si no se lleva el Gelocatil la pastilla no le hace nada de efecto, y prefieren pagar más”.

Salí de la farmacia, con mi caja de paracetamol, pensando cómo las marcas han conseguido calarnos hasta límites así de ridículos. Cómo tienen el poder de ser más fuertes que la razón y la lógica.

Conscientes de eso, claro, las grandes empresas apuestan por hacer que nuestros ojos las vean, de modo que nos familiaricemos con ellas hasta tal punto que nos parezca una traición comprar una marca diferente, y no nos fiemos de las cosas cuya marca no conocemos.

En ciudades como Madrid esta tendencia se observa cada vez más en los espacios públicos. El cine Rialto, que estaba situado en la Gran Vía, pasó a llamarse Teatro Movistar, y el Teatro Calderón, que está en una esquina de la plaza Jacinto Benavente, ahora se llama Teatro Häagen Dazt.

Y parece que la nueva tendencia es que los bancos se dediquen a ocupar los nombres de los eventos deportivos. Resulta que el Gran Premio de Fórmula 1 de Monza ahora se llama Gran Premio Santander D’Italia. Si de algo servía un premio de automovilismo, (además de contaminar, claro) era que daba una pequeñita lección de geografía, que ahora ha sido sustituida por una lección de en qué banco meter tu dinero.

Y resulta que ya no hay Primera división en fútbol, sino “Liga BBVA”, y tampoco hay segunda, sino “Liga adelante”. Me imagino a algún periodista incauto preguntando dentro de un tiempo a un futbolista: “¿Cómo se siente jugando en primera división?”. “Disculpe”, responderá el jugador malhumorado, “Yo no juego en primera, juego en la liga BBVA”.


 

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34536-lo_quiero_de_marca_cueste_lo_que_cueste.html