webislam

Martes 22 Octubre 2019 | Az-Zulaza 22 Safar 1441
757 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=11062

Un ayuno para la reflexión

Cuatro musulmanes cuentan su experiencia de cumplir el Ramadán en España

28/09/2008 - Autor: D. S. Caballero | A. López | R. Martínez | I. G. Martínez - Fuente: ADN
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Yahia Masoud: El Ramadán debe ser antes de espíritu que de estómago
Yahia Masoud: El Ramadán debe ser antes de espíritu que de estómago

Unos 1.300.000 musulmanes esperan al miércoles impacientes en España. Ése día acaba el Ramadán -noveno mes del calendario lunar- y con él el ayuno obligatorio para todo musulmán adulto, sano de juicio y saludable (1.300 millones en el mundo) de no comer, beber, o mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta de sol.

El ayuno "lo manda Dios para padecer, unas horas al día, las privaciones que otros como los pobres y desamparados tienen todos los días del año", explica Mohamed El Afifi, portavoz del Centro Cultural Islámico de Madrid. También tiene un ángulo religioso para la purificación del alma -se reza más- y otro social -se debe ser más solidario con la gente.

Pero los musulmanes se encuentran con el problema de que mientras sus sociedades se adaptan a los ritmos que rigen estos días, Occidente no.

"Pero el ayuno no infiere mucho. Se rompe fuera del trabajo, por lo que no molesta. Es más una cuestión de nostalgia y de echar de menos ciertas costumbres o compañías", razona El Afifi. Y establece un paralelismo: "Los españoles que viven fuera se reúnen para pasar la Navidad juntos. Nosotros intentamos hacer un oasis con nuestras cosas".

El Mahjoub Akaddar: "El Ramadán es sólo cuestión de acostumbrarse"

Los frutos de un pequeño oasis esperan a Mahjoub tras la puerta de una nevera en el almacén donde trabaja. Entre tanques de productos inflamables, Mahjoub apaga el hambre y la sed durante su jornada con una dosis de estoicismo. "Es sólo una cuestión de acostumbrase", cuenta el joven, que desde los 6 años empezó a asumir las exigencias del Ramadán en su Kenifra natal, cerca del Atlas marroquí.

Sus compañeros del turno de tarde visitan la nevera a las 19.30, mientras Mahjoub sigue recibiendo pedidos. Él la tiene vetada hasta las 20.45. A esa hora, un dátil rompe el ayuno en el que se sumerge desde las ocho de la mañana. "¿Pero... tampoco bebes?", le pregunta un compañero con el que lleva trabajando siete meses. A pesar de ignorar los detalles del mes sagrado musulmán, Mahjoub no tiene problemas para ejercer su devoción. "Nadie me dice nada, el jefe lo entiende y me da permiso", cuenta un poco avergonzado, mientras el patrón le reconforta con un abrazo.

Antes de llegar a España,el periplo europeo de Mahjoub le llevó por Francia, Alemania e Italia. "Si estás cerca de la comunidad árabe, el Ramadán sigue siendo una fiesta, como en Marruecos", comenta. "Al caer la noche hay una atmósfera especial, llega el encuentro con los amigos, y... se sale un poquito", deja entrever. Mahjoub también sabe ser indulgente consigo mismo y obvia los rezos. "Hay algunas cosas que se pueden pasar por alto, pero la esencia permanece", explica.

Mohammad Fakih: "Mis clientes esperan a que cene para que les atienda"

Mohammad Fakih se pasa el día rodeado de comida y bebida. No le queda otra porque tiene que atender su Kebab, su discoteca y su restaurante Habibi, en Lavapiés. Pero a este libanés de 27 años, afincado en Madrid desde hace seis, no le supone ningún problema cumplir con el Ramadán. "Llevo tanto tiempo haciéndolo que no lo veo como un sacrificio, es cuestión de acostumbrarse", asegura.

|Tampoco le parece que sea más complicado seguirlo estando en España. Respeta a aquellos musulmanes que, como su hermano, deciden no ayunar. Él se siente muy comprendido. La cena del Ramadán (iftar) suele pillarle sirviendo mesas. "Los clientes esperan sin problemas a que terminemos de cenar, da gusto", afirma risueño.

Amina K.: "La gente no respeta nuestra religión"

Después de siete años buscando, Amina ha encontrado el lugar perfecto para trabajar. Al menos en lo que se refiere a compatibilizarlo con su religión, limpiar en el Centro Cultural Islámico, en la Mezquita de Madrid, lo es. Allí no tiene problemas con el pañuelo, ni con las oraciones, ni con el ayuno, como los ha tenido trabajando como empleada del hogar.

"La gente no respeta nuestra religión", lamenta. Para ella, pasar el ayuno en Madrid "es peor" que en su Casablanca (Marruecos) natal. Esta "falta de respeto", el calor, sociedades que no se adaptan... Pero Amina cumple: "No hay ningún problema", afirma con una sonrisa. Romper el ayuno con los suyos, "leer el Corán y hacer muchas cosas por Dios" hace más llevadera la situación.

Yahia Masoud: "El Ramadán debe ser antes de espíritu que de estómago"

El Ramadán, tercer pilar del Islam, es necesario para el cuarto: la limosna. "Uno de los motivos del ayuno es hacerte sentir como alguien tan pobre que no tiene nada que llevarse a la boca. Sólo así, sintiéndote pobre, puedes dar limosna de corazón", dice Yahia Masoud, egipcio de 35 años. "No obstante", añade, "debe ser antes de espíritu que de estómago, no mentir, ser sincero, buscar paz interior..."

Como director comercial de la agencia de turismo Dynamic Tours, Masoud tiene constantemente desayunos y comidas con clientes. "Salgo a tomar café con ellos; pero, claro, yo no tomo. La verdad es que ellos ya me conocen y lo ven como algo normal", dice. Sólo echa de menos las calles adornadas de su país en esta época. "Mi mujer, española, me entiende y apoya. Por ella y por el iftar (cena del Ramadán) con amigos, no me hace falta nada de mi país".

Anuncios
Relacionados

Luna nueva, inicio del mes de Ramadán

Artículos - 13/08/2010

El Ramadán gana adeptos

Artículos - 26/09/2008

Ramadán: más que ayunar

Artículos - 21/08/2009



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34505-un_ayuno_para_la_reflexion.html