webislam

Jueves 12 Diciembre 2019 | Al-Jamis 14 Rabi al-Zani 1441
1222 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10947

Origen y doctrina de la Shía (segunda parte)

Dogmas de fe o pilares del islam

13/09/2008 - Autor: Shaie Brisam - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El tawhid es una creencia común a todos los musulmanes.
El tawhid es una creencia común a todos los musulmanes.

En el Islam hay algunas creencias fundamentales que son comunes a todos los creyentes, sean estos sunnis o shías. Se les podría llamar los pilares o dogmas de la fe. Estos son la creencia en la unicidad de Allah, la creencia en la profecía, la creencia en el Juicio Final y en los ángeles o mensajeros de Allah.

El Tawhid (unicidad de Allah) expresada por la primera parte de la shahada, la illaha illa allah (no existen las divinidades excepto La Divinidad); es una creencia común a todos los musulmanes, sean estos shías o sunnis.

Lo mismo ocurre con la creencia de que Allah, a lo largo de los tiempos, ha enviado a distintos profetas con el cometido de enseñar Su mensaje a los seres humanos. El Corán nos informa de que no hay comunidad que no haya tenido un enviado de Allah o profeta.

Nadie sabe cuantos han sido, aunque hay tradiciones que hablan de 124000.

El profeta (nabi) es el que recibe una revelación pero no siempre tiene la obligación de dar a conocer ese mensaje a la comunidad. En este sentido hay mujeres que se consideran profetas como María o la mujer de Faraón. Entre los profetas está la categoría de los advertidores (nadir). El Corán nos dice en 67:4: "No hay comunidad en la que no haya vivido y muerto un advertidor". Su mensaje es siempre el mismo: para gentes distintas, en tiempos distintos.

Existe otra categoría de profetas que son los mensajeros ( rasul ): Rasul es el profeta que, además de tener un mensaje que comunicar, tiene la misión de reformar a la comunidad. No se trata exactamente de fundar una nueva religión, sino de completar la revelación anterior o corregir los desvíos en que la comunidad hubiera incurrido.

Hay profetas que reunen en sí mismos ambas categorías, son nadir y rasul. Algunos de ellos son: Abraham, Moises, Jesús, David y Muhammad. Este último es considerado, también, el sello de la profecía ya que el mensaje que le fue revelado completó la religión y, después de él, ya no habrá más profetas.

Todos los musulmanes, independientemente de su confesión, creen en el “yaum al qayama”, el día de la retribución. El día en que cada creyente será juzgado y retribuido de acuerdo a sus acciones.

También en los Malaika y el Malakut. Los Malaika son los ángeles o intermediarios entre Allah y el hombre y el Malakut el mundo que les es propio.

A estas creencias los shías añaden el imamato como resultado de la aplicación de la Justicia Divina.

De acuerdo a la shía (y algunos sunnis) el ser humano es libre de elegir sus propios actos lo que le llevaría a ser responsable de las consecuencias derivados de estos. Si no fuera así, Allah no actuaría con justicia ya que el premio o el castigo serían arbitrarios, por acciones de las que los hombres no serían responsables.

Para que los hombres, una vez completada la revelación y desaparecidos los profetas, puedan distinguir lo correcto de lo incorrecto han de tener un guía que les señale el sirat al mustaquim (el camino recto). Este guía de la comunidad ha de ser descendiente del Profeta por vía de su hija Fátima a quienes los shías consideran protegidos contra el error. Así pues, de la pareja formada por Fátima y Ali, el primer Imam, descienden los imames que serán los guías espirituales de los shías. El imamato es hereditario, resultado de la elección divina y designación del imam anterior. El imam está protegido del error y del pecado, tiene absoluta autoridad religiosa y el conocimiento de lo visible e invisible.

Este es el concepto en el que la shía basa lo original de su doctrina. Aunque, si profundizamos, vemos que, ni siquiera en este punto, las diferencias con los sunnis son tantas.

Aunque no expresan la necesidad de una guía, en la práctica, muchos sunnis otorgan a los "califas bien guiados"* un papel similar al de los imames en la Shía.

Aunque en un principio la dirección de la comunidad era por elección, enseguida, tras la muerte de Ali, pasó a ser hereditaria.

El califa ha de ser coraish por lo que el factor elitista también está presente en la elección de quien ha de guiar a la comunidad.

 

* Los cuatro primeros sucesores del profeta Muhammad: Abu Bakr, Umar, Uthman y Ali.
Anuncios
Relacionados

La caída de los ángeles según la tradición musulmana

Artículos - 22/01/2003

La sociedad tecnológica y el islam

Artículos - 30/06/2008

Los musulmanes no destruyen su yo

Artículos - 13/09/2011



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34404-origen_y_doctrina_de_la_shia_segunda_parte.html