webislam

Lunes 18 Noviembre 2019 | Al-Iznain 20 Rabi al-Auwal 1441
650 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10898

La mujer, un pilar básico en el Ramadán

No existe la funcion del varón y la hembra durante el Ramadán ya que no hay ningún tipo de discriminación

03/09/2008 - Autor: Miguel Ángel Villar - Fuente: elfaroceutamelilla.es
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Varios de los integrantes de la Asociación Al-Ambar.
Varios de los integrantes de la Asociación Al-Ambar.

Ramadán, noveno mes lunar en el calendario islámico, es la fecha sagrada a la cual están llamados millones de fieles de todo el mundo para cumplir con una de las religiones que más seguidores tiene, el Islam.
Ceuta, debido a su multiculturalidad, acoge estos días en su seno una festividad donde el ayuno, la espiritualidad y la ayuda al prójimo son pilares básicos de este mes. El ayuno es deber del musulmán adulto, bien sea hombre o mujer. En ese sentido, las mujeres musulmanas juegan un papel importante en estos días tan especiales para ellos.

Pero, ¿cúales son esas labores que realizan?, la Asociación de mujeres musulmanas de Ceuta, Al-Ambar, abrió de manera amable sus puertas a ‘El Faro’ para explicarlo. Creada el 19 de abril de este mismo año, la Asociación sin ánimo de lucro situada en la barriada del Príncipe Alfonso tiene como objetivo principal ayudar a las personas más necesitadas. Compuesta íntegramente por mujeres, a excepción de los voluntarios Reduan Alí y Ah Med Enfedal Alí, se muestran felices por celebrar su mes sagrado. “El Ramadán es un mes al año donde las mujeres somos las que organizamos todo lo que se refiere a la preparación de la comida”, explicaba Habiba Abdelkader Mohamed, vicepresidenta de Al-Ambar.

“Llevamos el tema de la cocina, porque una vez terminados los rezos y el ayuno del día debe de estar todo listo para que nuestras familias y amigos disfrutamos juntos de una noche tan especial”, continuaba Abdelkader Mohamed. Todo listo para que una vez ocultado el sol puedan degustar los platos típicos de estos días, como son la ‘harea’ (sopa compuesta por diversos ingredientes), los dátiles y la leche. “Estas tres cosas son imprescindibles, no pueden faltar en la mesa”, contaba la vicepresidenta. Por otro lado un día normal para la mujer islámica en el mes del ayuno varía en función de si trabaja o no. Pero no significa que aquellas que por trabajo deban acudir no puedan realizar de manera normal las tradiciones que mandan su profeta Mahoma y su Dios Alá. “La mujer que tenga un trabajo se levanta, hace sus rezos, acude a su jornada laboral y una vez finalizada realiza los platos para tenerlo listo por la noche”.

Labor que es de admirar debido al agotamiento que eso supone, sobre todo “porque no puedes comer ni beber”, aseguraba Sabah, tesorera de la organización. Por este motivo, el cansancio provocado por la abstinencia puede dar a pensar en los riesgos para la salud, sobre todo para ellas. “Evidentemente nuestra religión pone diversas restricciones”, explica Reduan Alí. “El anciano débil cuya salud puede empeorar; los casos de hambre o sed severos que pueden repercutir en el estado de salud o los niños que todavía no están desarrollados sexualmente son algunos de los casos especiales, explica”. En cuanto a la mujer, también tiene diversas restricciones para que no le afecte sus salud. “Nosotras si estamos embarazadas, tenemos la menstruación o somos lactantes que tememos por nuestro pequeño se nos prohibe de manera rigurosa realizar el ayuno”, cuenta Sabah “ya que pone en riesgo de forma inecesaria una vida humana, tanto de la mujer como del futuro niño que nazca”, continua explicando la tesorera de Al-Ambar. Todas estas excepciones se permiten porque el Ramadán es una fiesta sagrada cuyo objetivo es la autopurificación y la compasión por el prójimo.

Por ello, Al-Ambar dejó claro que no hay diferencia entre hombres y mujeres. No existe la funcion del varón y la hembra durante el Ramadán ya que no hay ningún tipo de discriminación.

También hay que resaltar que otra de las funciones en este mes es la solidaridad. Esto siempre debe de estar presente en todo el año, pero ahora se debe intensificar más. Hombres y mujeres, ancianos y jóvenes deben de ayudar a los más necesitados. Por ello, las mujeres que conforman la Asociación, cuya presidenta es Fatima Amed, han creado este año el maratón solidario. El pasado lunes, desde las 9:00 horas hasta las 20:00 horas, la gente ofreció donativos económicos cuyos fondos recaudados irán para favorecer a los más pobres. Habiba Abdelkader se mostraba ilusionada. “Todo buen musulmán, sea hombre o mujer, debe hacer actos caritativos”, explicaba. El papel que juega la organización va encaminado en eso. Con la ayuda de las instituciones públicas (Extranjería, la de Estadísticas del ayuntamiento, los servicios sociales y el Imserso) ofrecen sus servicios gratuitos para ayudar a aquellos con problemas de vivienda o dinero. “Ayudamos a toda la gente sin mirar su religión”, cuenta la vicepresidenta con orgullo.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34331-la_mujer_un_pilar_basico_en_el_ramadan.html