webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
815 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10845

Los jardines del Islam (y 3)

Los jardines del mundo islámico medieval fueron lugares donde se mezclaban los negocios con el placer y la ciencia con el arte

01/09/2008 - Autor: Muslim Heritage - Fuente: Revista Amanecer
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Jardines del Alcázar de Sevilla.
Jardines del Alcázar de Sevilla.

En muchas partes del mundo islámico este interés real en la investigación botánica y la innovación en materia de agricultura duró varios siglos más que la revolución agrícola: las fuentes hablan de plantas sirias introducidas en un jardín de El Cairo por un sultán mameluco Qalawun; de un rey del s. XIII, Kanem, que experimentó con el crecimiento de la caña de azúcar en su jardín; y de varios sultanes yemeníes del s. XIV que estuvieron seriamente interesados en la investigación botánica y agrícola. Uno de ellos escribió un tratado agrícola, mientras que otro importó un arbusto exótico y fue el primero en sembrar arroz en el valle de Zabid.

Otro signo de la naturaleza seria de estas actividades reside en el hecho de que tales jardines estuvieron muy a menudo a cargo de destacados científicos: el de Il-Khans estuvo a cargo de un botánico persa que escribió un libro sobre los injertos en los árboles frutales; Al Tignari, autor de un importante manual andalusí sobre agricultura, creó jardines botánicos para un rey de las taifas y luego para el príncipe almorávide Tamim; en el jardín de un sultán de Sevilla, el autor de un tratado botánico anónimo cultivó raras plantas íberas y aclimató otras exóticas; en el s. XII, el famoso botánico y médico Al Safran recogió plantas de muchas regiones periféricas de España para el jardín de un sultán almohade en Guadix; el Jardín de la Huerta del Rey en Toledo estuvo dirigido por dos de los más expertos agrónomos de España, Ibn Bassal e Ibn Wafid, que llevaron a cabo experimentos agrícolas y escribieron importantes manuales sobre agricultura, cuyos textos han sido recientemente descubiertos.

Ibn Wafid fue también el autor de un libro de plantas, que recoge los nombres y usos de muchas de las nuevas plantas que fueron introducidas en España. Tras la caída de Toledo en 1085, ambos científicos se trasladaron al sur de España y continuaron allí su trabajo; Ibn Bassal plantó otro jardín botánico en Sevilla para su nuevo patrón Al Mutamid, un rey de taifas.

De este modo, los jardines del mundo islámico medieval, y en particular los jardines reales, fueron lugares donde se mezclaban los negocios con el placer y la ciencia con el arte. Al formar parte de una red que vinculaba las actividades agrícolas y las botánicas de regiones distantes, ellos desempeñaron un papel -quizás uno de gran importancia- en la difusión de las plantas útiles. Sólo muchos siglos después pudo Europa poseer similares jardines botánicos que la ayudaron a convertirse en un lugar privilegiado para la difusión de plantas, como había sido el mundo islámico en la Edad Media.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34321-los_jardines_del_islam_y_3.html