webislam

Miercoles 11 Diciembre 2019 | Al-Arbia 13 Rabi al-Zani 1441
1598 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10682

Sobre las falsas realidades y la llamada democracia

La gran farsa democrática

08/08/2008 - Autor: Anwar Astilleros - Fuente: Blog de El Mutaizilii
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Yo soy musulmán (...) roba mis recursos, invade mi tierra, cambia a mis líderes, y llámalo democracia.
Yo soy musulmán (...) roba mis recursos, invade mi tierra, cambia a mis líderes, y llámalo democracia.

Puedo parecer de esquizofrenia. Lo siento. Pero es que me repito porque lo que veo, lo que siento y pero aún lo que observo me desasosiega profundamente. Se trata una vez más de la situación de numerosos musulmanes y de nuestra relación con la democracia, así como  la posibilidad que tenemos  de participar activamente en ella, con nuestras ideas anhelos y esperanzas. Bonitas palabras, mas la realidad es mucho más desagradable de lo que pudiera parecer.

Hablamos y hablan nuestros representantes del laicismo, de la falta de democracia en los países islámicos como la clave de sus fracasos, y del aburrido concepto de separación Iglesia y Estado cuando a todas luces es falsa. Respecto a este asunto me gustaría responder con ciertas dudas respecto a esta democracia impositiva que se abre por el mundo a sangre y fuego, despiadadamente y usando la cultura de los derechos humanos como si de un sistema propagandístico se tratara. En una ocasión escuché al presidente del imperio amenazar a un país (no recuerdo cúal) con el lanzamiento masivo de ayuda humanitaria. Es demasiado preocupante como para callarnos, no ya como musulmanes sino como sencillos ciudadanos. ¿Qué democracia queremos para el islam? ¿El modelo anglosajón, aquel que no discute en teoría la multiculturalidad, que parece oír al ciudadano y sin embargo no lo escucha, que utiliza la fuerza más brutal para imponerse? ¿El modelo francés, incluyente en la francofonía y el modelo cultural por antonomasia en Europa pero, !por favor!, más que fracasado? ¿Las nuevas democracias emergentes, burdas copias, como en Europa del este? ¿o la esperanza siempre frustrada latinoaméricana?

Cualquiera de ellos es profundamente decepcionante, el mundo sigue siendo aquel lugar de colonos sionistas, evángelicos o cruzados que lo conquistan a sangre y fuego. No parecen tener suficiente con el mercado. Nuestro camino es contribuir de algún modo a nuestras democracias en Europa pero Al-lâh quiera que los países islámicos o de mayoría musulmana hagan un supremo esfuerzo para recuperar el lugar que les corresponde en el mundo, ahora e históricamente. ¿Han de pasar y de adaptar sistemas claramente fallidos a su experiencia propia despúes de lo acontecido en la actualidad en Iraq o Afganistán? No. Ojalá no lo acepten jamás, porque es una miserable imposición de lo más perversa. La Europa laica mientras tanto dormita, como si la enorme ingesta y responsabilidad de dos guerras mundiales y carios genocidios y colonizaciones vergonzantes como en Argelia no permitiera la digestión. En parte es comprensible, de ahí el lugar del imperio que tutela. Estamos en una situación de sopor que nada tiene que ver con el mes de agosto.

Creemos que el progreso ha llegado porque los homosexuales pueden casarse y no sin embargo porque no hayamos sido capaces de parar guerras infames contra los musulmanes de medio mundo y otras personas absolutamente indefensas e inocentes, qué asco. Gloria a Zapatero que a pesar de su actual  pésima gestión tuvo un valor inolvidable con aquella quijotesca retirada. La idea de progreso debería quedar claro que se trata solo de la materia que nos rodea, en definitiva seguimos siendo hombres y mujeres. Sin duda alguna hay una política concentrada y perfectamente orquestada por numerosos países civilizados para someter al mundo musulmán externo e interno sin posibilidad alguna de oportunidad a que continúen su propio camino.

Estamos soportanto presiones enormes, tanto ciudadanos como gobiernos para que así sea. En realidad la sociedad seudodemocrática es una sociedad profundamente jerárquica y feudal, como la falsa catedral de Córdoba. Lo ciudadanos recogen las consignas veladas de los telediarios y tertulias y las repiten de abajo a arriba, de manera que un tertuliano pueda exclamar: "Los partidos islámicos no respetan los derechos humanos y colisionan frontalmente con los derechos humanos y un simple trabajador (mis respetos) lo recoge del siguiente modo: "los moros es que son unos fanáticos y terroristas", y es que cada uno hace su labor. Son capaces de confundir mezquitas con pagodas (como efectivamente me sucedió entrevistando a ciudadanos en Madrid). Curiosa asociación ¿no será que tras las mezquitas están las pagodas asiáticas, perdón, tras los musulmanes están los chinos, verdadero terror tártaro?

Hay un dicho chino que dice más o menos así : "que más dá de que color sea el gato si caza ratones". El verdadero motivo y motor de esta democracia en la economía y la esclavitud a la que someten a millones de ciuadadanos que venden sus sentidos por una vida hasta los 80 años y sin sobresaltos. El verdadero respeto de estas democracias no es hacia ciudadanos anónimos y ejemplares sino hacia la riqueza y el dinero, básicamente y por supuesto con excepciones. No hemos vuelto tan egoístas que es uno de los principales motivos de la decadencia moral de todo occidente. Una verdadera decadencia que debemos combatir.

Al margen de este macroesquema que sin duda se me queda grande tenemos una labor maravillosa y muy gratificante: buscar lo sagrado sin complejos. Se trata de un gozo aunque a priori pudiera parecer imposible. Esta es una forma de suversión absolutamente inédita impensable hace décadas. La búsqueda de la sacralidad. Está sucediendo. Cada día somos más lo que buscamos el sentido sagrado de la vida. Esto molesta enormemente a aquellos que pretenden una vida reglada del consumo de cosas y personas, pero que más da. Lo haremos por nosotros, lo haremos por los demás.

Mientras tanto supongo que actuaremos como si nada hubiera pasado mientras que cada uno en su fuero interno esté agitado o tenso o sencillamente en paz y maravillado. Porque vivimos en un mundo de representaciones y de imágenes que solo concuerdan en nuestra imaginación siendo la realidad bien distinta. Nada de lo que acontece parece ser real.

Anuncios
Relacionados

No es el islam ni los musulmanes

Artículos - 22/06/2008

La protección de los derechos de los palestinos

Artículos - 31/12/2008

La democracia en Israel

Artículos - 18/02/2009



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34159-sobre_las_falsas_realidades_y_la_llamada_democracia.html