webislam

Miercoles 11 Diciembre 2019 | Al-Arbia 13 Rabi al-Zani 1441
1649 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10612

El verdugo de sus pacientes

El monstruo se escondía a plena vista

30/07/2008 - Autor: Phyllis Chesler* - Fuente: La Razón
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

¿Cómo pudo Karadzic volverse contra los musulmanes que fueron pacientes suyos? ¿Cómo pudieron volverse los médicos Nazis contra sus pacientes y p
¿Cómo pudo Karadzic volverse contra los musulmanes que fueron pacientes suyos? ¿Cómo pudieron volverse los médicos Nazis contra sus pacientes y p

El monstruo se escondía a plena vista trabajando como terapeuta holístico, un gurú de la salud. Hablo del Dr. Radovan Karadzic, por supuesto, que finalmente ha sido capturado por su propia gente, no porque sus crímenes les causaran rechazo sino con la esperanza de que su captura y extradición a La Haya palíen la imagen serbia de nación criminal y le permitan ingresar en la UE.

El hombre, y el demonio, es un psiquiatra, y la suerte quiso que una de mis pacientes fuera una vez paciente suya. Es una mujer musulmana con educación superior, casada con un cristiano en un tiempo en el que Belgrado se enorgullecía de su sofisticación y su tolerancia.

¿Cómo pudo Karadzic volverse contra los musulmanes que fueron pacientes suyos? ¿Cómo pudieron volverse los médicos Nazis contra sus pacientes y profesores de medicina judíos? No es inusual que sujetos con poder militar, que antes fueron vecinos o amigos de sus víctimas, denuncien, saqueen o asesinen para asegurarse de que en un futuro no se reclaman sus nuevas propiedades.

Karadzic disfrutó de 16 años de poder e impunidad. Sus víctimas masacradas de manera genocida, no. Aquellas niñas y mujeres que sobrevivieron a su -palabras de Radko Mladic- «política de limpieza sexual», de violaciones colectivas repetidas, se han visto atormentadas a diario desde entonces. Una de esas mujeres, Jasmina, afirma que bajo el gobierno de Karad- zic «éramos violadas todos los días». Vivía en Bijeljina cuando, en 1992, los soldados de Karadzic tomaron la ciudad, de mayoría musulmana. Jasmina nunca volvió a ver a su madre. Los varones de su familia fueron apaleados. Otras 10 mujeres y ella fueron violadas colectivamente delante de sus hijos. Pidió a los soldados que la matasen, pero se rieron y le dijeron: «no nos eres útil muerta». Tras un año de esclavitud sexual, un soldado serbio, conocido de sus padres, la rescató: la compró como «prostituta privada».

Muchas musulmanas violadas se quedaron embarazadas. Muchas fueron repudiadas por sus familias por haber sido deshonradas. La depresión y el suicidio son riesgos reales. Jasmina se ha intentado suicidar en tres ocasiones y «es incapaz de mirar a su marido a los ojos». Las musulmanas «limpiadas étnicamente» no quieren volver a la región en la que viven sus torturadores y han sido evacuadas a otros lugares.

No espero que Karadzic lamente esto mucho más que su alter ego, Slobodan Milosevic. Se puede contar con que lo justifique como «autodefensa», el equivalente nacionalista a un crimen de honor. Aquellos que cometen mal a gran escala constituyen el tipo de personas que no creen que esté mal. Dinko Sakic capitaneaba un célebre campamento de prisioneros en Croacia en el que 2.000 serbios, judíos y gitanos fueron asesinados. Sakic huyó al terminar la Segunda Guerra Mundial y vivió en Argentina durante medio siglo a plena luz del día. Acabó concediendo entrevistas presumiendo de lo que hizo. Cuando fue extraditado y juzgado, su veredicto le causó risa.

Espero que haya un apartado especial en el infierno para los Sakic, Hitler, Stalin, Mao, Milosevic, Karadzic y similares, y para todos aquellos que cometen crímenes similares contra la humanidad. O quizá, tal vez, fuera más instructivo, más punitivo, condenarles a la compañía de ángeles y santos.

*Psicoterapeuta y profesora emérita de Psicología y Estudios de la Mujer en la Universidad de Nueva York.
 
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34101-el_verdugo_de_sus_pacientes.html