webislam

Martes 22 Octubre 2019 | Az-Zulaza 22 Safar 1441
865 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10603

¿Será África el campo de batalla de una nueva Guerra Fría?

Occidente está menos interesado en los derechos humanos en África que en justificar y montar el escenario para una nueva Guerra Fría

30/07/2008 - Autor: Sam Akaki (Global Research) - Fuente: Rebelión
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Las heridas humanas, sociales y económicas infligidas a África por la última Guerra Fría siguen aún abiertas
Las heridas humanas, sociales y económicas infligidas a África por la última Guerra Fría siguen aún abiertas

Debido a la creciente escasez de los recursos primarios naturales de gas y petróleo, Occidente la ha emprendido ahora contra Robert Mugabe en Zimbabwe y contra al-Bashir en Sudán, y no hace más que culpar a Rusia y China por protegerlos; así es como va preparando el escenario para desencadenar una nueva Guerra Fría en África.

La última Guerra Fría contempló el asesinato salvaje o el derrocamiento violento por parte de británicos, estadounidenses, belgas, franceses y portugueses de muchos dirigentes africanos, entre ellos, Patrice Lumumba, el Dr. Kwame Nkrumah, Luis Cabral, Eduardo Mondlane, Samora Marcel, Milton Obote, Hamed Sekou Toure, Gamel Abdel Nasser y Ahmed Ben Bella, que fueron tachados de terroristas o de ser simpatizantes de Rusia y China.

Los afortunados –Jomo Kenyatta, Robert Mugabe y Nelson Mandela- padecieron largas sentencias de prisión de las que no esperaban salir vivos jamás. En la actualidad, la estatua de Mandela se levanta como un monumento al cinismo británico en la plaza del Parlamento, en Londres. ¡La estatua estuvo allí durante tres años hasta que la pasada semana Estados Unidos eliminó, finalmente, el nombre de Mandela de la lista de terroristas internacionales!

Las heridas humanas, sociales y económicas infligidas a África por la última Guerra Fría siguen aún abiertas. Mozambique, Angola y Namibia están plagadas de millones de minas terrestres y otros dispositivos militares sin explotar, que seguirán matando gente durante los siglos venideros. Argelia, Etiopía, la República Democrática del Congo, Costa de Marfil, el Chad, la República Centroafricana, Nigeria, Sudán y Uganda continúan con guerras autodestructivas, mientras que Somalia, gracias a las armas occidentales, dejó de ser un estado en 1992.

En conjunto, la última Guerra Fría dejó a África dependiendo de la maquinaria de apoyo de la ayuda alimentaria occidental que administra el Programa Alimentario Mundial, aunque sus dirigentes dicen de boquilla que es preciso sanar al enfermo.

Recientemente, el Panel para el Progreso de África (APP, en sus siglas en inglés), dirigido por el anterior Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, publicó un informe titulado “El Panel para el Progreso de África responde a la Cumbre del G-8 en Hokkaido” que decía:

“Los países del G-8 han hecho poco para mostrar cómo van a financiar el déficit de 40.000 millones de dólares USA de la ayuda programable y de la condonación de la deuda que el Panel para el Progreso de África identificó el pasado mes… El G8 tiene que presentar ya calendarios claros que perfilen la provisión futura de la ayuda o que permitan la transparencia necesaria para que se mejore la calidad de la ayuda”.

Sobre la “crisis global alimentaria”, el informe decía: “El Panel da la bienvenida, como un necesario primer paso, al compromiso de 10.000 millones de dólares USA para apoyo alimentario y a las medidas que aumenten las inversiones en el sector agrícola … Sin embargo, es preciso destinar más ayudas para aumentar los suministros de alimentos a los ciudadanos del mundo que están en situación de mayor vulnerabilidad, a la vez que deben adoptarse medidas inmediatas para aliviar las restricciones a la exportación de productos como el arroz”.

Sobre el comercio, decía: “El Panel da la bienvenida al compromiso de los dirigentes del G-8 para la conclusión de un acuerdo global, ambicioso y equilibrado en Doha… En cuanto las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio entren en ese período crucial, todas las partes necesitan entender que conseguir los Objetivos del Desarrollo del Milenio depende en gran medida en la capacidad del continente para regular sus vías para salir de la pobreza”.

Y, en conclusión, el Sr. Annan declaraba: “Si se apoya el desarrollo africano, el éxito del mismo no sólo se va a traducir en beneficios tangibles para sus pueblos sino que asegurará un futuro más próspero y seguro para el mundo. Para los dirigentes del G-8, ayudar a África a ayudarse a sí misma no es una cuestión de altruismo, es una cuestión de interés personal suyo”.

La Resolución de Naciones Unidas del 11 de julio acusaba a Robert Mugabe de “asesinar a 100 seguidores de la oposición y de desplazar a 2.000”, y pedía sanciones punitivas incluyendo la imposición de un embargo de armas, una señal clara para atacar a Zimbabwe. Menos mal que China y Rusia, que no estaban en la Conferencia de Berlín, rechazaron la resolución diciendo que “abriría el camino para que el Consejo de Seguridad interfiriera en los asuntos internos de los Estados miembros, lo que supondría una grave violación de la Carta de Naciones Unidas”.

En un intento de desorganizar la Unión Africana, el Tribunal Penal Internacional (TPI) está planeando arrestar al presidente de Sudán, Omar al-Bashir, por “dirigir una campaña de asesinatos, violación y deportación masiva en Darfur”. El plan va avanzando a pesar de la declaración de la UA “reiterando su preocupación por el abuso de acusaciones contra los dirigentes africanos”.

A propósito, el conflicto en Darfur empezó dieciocho años después del que se produjo en el norte de Uganda que mató a unos 300.000 civiles, provocó el secuestro de 20.000 niños y llevó a dos millones de seres a campos de concentración. Pero el TPI no investigó nunca el papel de las tropas ugandeses en esas atrocidades, limitándose a emitir una orden de arresto contra Museveni.

Eso no es sorprendente. Occidente está menos interesado en los derechos humanos en África que en justificar y montar el escenario para una nueva Guerra Fría. La BBC informaba el 13 de julio: “Se ha encontrado la primera prueba de que China está actualmente ayudando a nivel militar al gobierno de Darfur”.

Sin embargo, el verdadero crimen de China para ellos son sus inversiones dominantes en África, que exceden ya los presupuestos de ayuda combinados de Gran Bretaña, USA, la UE, el Banco Mundial y el FMI.

Hace poco, el Banco Mundial confirmaba que China está financiando proyectos de infraestructura en más de 35 países africanos, siendo Angola, la República Democrática del Congo (RDC), Mozambique, Nigeria, Sudán, Zambia y Zimbabwe los mayores receptores. En la RDC, China ha acordado construir miles de kilómetros de carreteras, varios hospitales y tres universidades. A diferencia de Occidente, China proporciona a África proyectos de calidad, cumpliendo los plazos fijados y con costes mucho más reducidos.

En las declaraciones más directas que se recuerdan, los dirigentes africanos dejaron oír sus puntos de vista sobre Occidente durante la Cumbre Chino-Africana celebrada en Pekín en noviembre de 2006. En unas declaraciones a Lindsey Hilsum, del canal británico de televisión Cuatro, el anterior presidente de Botswana, Festus Mogae, dijo: “Lo que pienso es que los chinos nos tratan como iguales. Occidente nos considera antiguos sometidos (léase esclavos). Lo cual es una realidad. Prefiero, por tanto, la actitud de los chinos a la de Occidente”.

Por su parte, el Presidente Museveni, que algunos consideran como la querida de Occidente, declaró: “Los grupos que gobiernan Occidente son presuntuosos, pagados de sí mismos, ignorantes de nuestras situaciones y empeñados en convertir sus negocios en los negocios de los demás. Dondequiera que los chinos negocian contigo, tu representas a tu país, ellos representan sus propios intereses y tu negocias con ellos”.

Y Rusia es considerada un enemigo porque se asienta sobre inmensas reservas de gas y petróleo y se opone no sólo a la expansión de la OTAN hasta sus fronteras, sino también a los planes de EEUU de construir instalaciones para sus misiles de defensa en Polonia y en la República Checa.

Considerando la devastación causada por la última Guerra Fría, ¿no será otra guerra de tal cariz un nuevo doble crimen contra la humanidad que va a superar no sólo a las masacres de los alemanes contra seis millones de judíos, sino también al genocidio cometido por los belgas en el Congo durante el siglo pasado y al comercio de esclavos?

Los dirigentes africanos tienen frente a sí una opción muy sencilla: o mantenerse firmes y decirle a Occidente que no toque a al-Bashir, o quedarse callados y esperar a que los vayan eliminando uno tras otro.

Sam Akaki es Director Ejecutivo de las Instituciones Democráticas para la Reducción de la Pobreza en Africa (DIPRA, en sus siglas en inglés).
 
 
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández
Anuncios
Relacionados

Crisis mundial en plena guerra fría

Artículos - 08/12/2008

El verdadero poder que está detrás de Obama

Artículos - 09/07/2009

¿Hacia una geopolítica interpares?

Artículos - 08/04/2010



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/34098-sera_africa_el_campo_de_batalla_de_una_nueva_guerra_fria.html