webislam

Martes 16 Julio 2019 | Az-Zulaza 13 Dhul-Qaadah 1440
750 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10502

Consejo para los estudiantes espirituales

Risalah al Qushari: Principios sobre Sufismo

16/07/2008 - Autor: Al Qushari - Fuente: sufismo.org.ar
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mientras el Islam ha existido, ninguna época ha estado sin un sheik que poseía las ciencias de la Unidad y el liderazgo espiritual.
Mientras el Islam ha existido, ninguna época ha estado sin un sheik que poseía las ciencias de la Unidad y el liderazgo espiritual.

Bismillahir Rahmanir Rahim

En el Nombre de Dios Clemente Misericordioso

Cuando decidimos presentar las vidas de unos Sufíes y agregar capítulos en las etapas del desarrollo interior, era nuestra intención completar este Risalah con algún consejo para los estudiantes espirituales. Esperamos que Dios el Mas Elevado nos evite vivir con eso. ¡Y que no distinga un argumento en nuestra contra!

Si un estudiante va a dar el primer paso en este Camino, debe ser verídico y sincero, para que lo que construya se pueda establecer sobre bases sólidas. Los sheiks han dicho: “Sólo se les había prohibido el logro a través de descuidar sus fundamentos.” Así le oí decir a Abu Ali: “La creencia religiosa que ata al principiante a Dios el Mas Elevado debe ser sólida y correcta, purificada de las opiniones y las dudas personales, libre de error y desviación, y saliendo de pruebas y evidencias.”

Es algo feo para un estudiante apegarse a una escuela de pensamiento que no pertenezca a este Camino. Un Sufí no se afilia a una escuela externa y opuesta salvo por ignorar las enseñanzas de la gente de este Camino. Pero sus respuestas a las preguntas están mas cerca que las de cualquier otro, y lo métodos de sus escuelas son mas poderosos. La gente en general confía en la tradición y la costumbre o en el intelecto y el pensamiento. Los sheiks de este Grupo han progresado mas allá de todo aquello. Aquello que está oculto a la mayoría de la gente es evidente para ellos.

El conocimiento que la mayoría de las personas sólo pueden pretender se ha hecho real para ellas por la Verdad. Han llegado, mientras los demás están buscando direcciones. Son como el poeta que ha dicho:

A través de Tu Rostro mi noche se ha vuelto amanecer
Y su oscuridad ha pasado sobre las personas.
Ellas están dentro de los pliegues de la oscuridad
Mientras nosotros estamos en el brillo del día.

Mientras el Islam ha existido, ninguna época ha estado sin un sheik de este grupo que poseía las ciencias de la Unidad y el liderazgo espiritual, y en cada época los líderes de los eruditos se han sometido a ese sheik, se han humillado a él, y buscado su bendición. Si estos sheiks no hubieran tenido superioridad y distinción especial, las cosas hubieran sido justamente lo opuesto.

Shayban al-Rai fue uno de los iletrados entre los Sufíes. Si el estado de su iletrados es así, ¿qué debe pensar uno de sus líderes

Se dice que el círculo de enseñanza de uno de los grandes jurisconsultos, Abu Miran, estuvo cerca del círculo de Shibli en la mezquita de al-Mansur. Sus reuniones se detenían cuando Shibli hablaba. Un día los estudiantes de Abu Miran le hicieron una pregunta a Shibli sobre la menstruación. Su objetivo fue confundirlo, pero Shibli habló y recordó muchos dichos sobre el tema, desde muchos puntos de vista. Abu Miran se puso de pie y besó a Shibli en la cabeza. “Abu Bakr,” dijo, “He derivado de esta pregunta diez puntos que nunca antes había oído. ¡De todo lo que dijiste, sabía tres declaraciones!”

Los principios de los Sufíes son los mas sólidos de los principios, y sus sheiks son los mas grandes, sus eruditos los mas eruditos de los hombres. Si el estudiante es apropiadamente un seguidor sin autonomía de estado que desea avanzar a través de los reinos de la imitación hasta que esta se vuelve real, entonces que imite a sus antecesores, que siga en el sendero de los Sufíes, pues ellos le servirán mejor que ninguno.

Le oí decir a Abu Abd al-Rahman al-Sulami...(Abu Bakr al-Razi) que Shibli preguntó: “¿Qué piensas de un conocimiento sobre el cual el erudito tiene dudas?” y le oí decir... (Muhammad ibn Abi Ali ibn Muhammad al-Mukharrami- (Muhammad ibn Abd-Allah al-Farghani) que Junayd dijo: “Si supiera que Dios ha creado alguna forma de conocimiento bajo la faz de los cielos mas noble que el conocimiento del cual hablamos a nuestros compañeros y hermanos, me hubiera apresurado a él y hubiera tratado de conseguirlo.”

La facilidad de las restricciones en los asuntos de la Ley Sagrada es para las personas que están consideradas débiles y para las que tienen necesidad y preocupaciones apremiantes. Sin embargo, los Sufíes, no tienen otra ocupación que la de atender las obligaciones hacia la Verdad, gloria a Él. Así se dice que si un derviche declina del nivel de la realidad al nivel de las indulgencias en la Ley, su lazo con Dios se ha anulado y la promesa existente entre él y Dios, se viola.

Le oí decir a Abu Ali al-Daqqaq: “Cuando crece un árbol por sí solo sin un jardinero, da hojas pero no frutos. Precisamente así, cuando el estudiante no tiene profesor de quien recibir este Camino respiro por respiro, se vuelve el adorador de sus propios caprichos y nunca llega a la fruición.”

El estudiante debe trabajar para arrojar los apegos y preocupaciones, pues este Camino está construido sobre un corazón vacío de distracciones. Cuando al-Husri estaba al comienzo de su emprendimiento, Shibli solía decirle: “Si desde un Viernes en el que vienes a mi hasta el siguiente algo cruza tu mente salvo dios el Mas Elevado, ¡es ilegal que esté ante mi presencia!”

Cuando uno ha abandonado las pertenencias, luego es necesario abandonar la posición, pues proveer el amor por la posición es un obstáculo serio.

Si a un estudiante le parece que tiene algún mérito o valor en este mundo o el siguiente, o que alguien sobre la faz de la tierra es mas humilde que él, no puede dar un paso correctamente sobre el sendero.

No es correcto que los sheiks miren por arriba los errores de sus estudiantes, pues sería descuidar los derechos de Dios el Mas Elevado.

Hacer un alto para un estudiante es peor que volverse remolón. Ningún estudiante sirve si hace un alto al comienzo.

El sheik le ordenará al estudiante estar siempre en un estado de ablución externa, no dormir a menos que el sueño lo venza, y disminuir gradualmente lo que come, un poco por vez, hasta que tenga el poder sobre esto. No le ordenará dejar sus costumbres de repente, pues como dice el hadíz: “El que recarga un animal de carga para que colapse no cubre distancia y no le ahorra las cargas a su espalda.” Luego el sheik le ordenará al estudiante elegir el retiro y alejarse de la gente, y mientras se está en ese estado, sobre todos los demás, hacer un esfuerzo para evitar los pensamientos viles y los apetitos por distraer su corazón.

Cuando el sheik percibe que el estudiante ha desarrollado fuerza y firmeza para seguir el Camino, le ordenará ser paciente y que practique continuamente el recuerdo hasta que las luces de la aceptación de Dios brillen en su corazón y los soles de la llegada en la meta se eleven en su ser recóndito, como lo harán antes de que pase mucho tiempo. Lo principal es que, hasta el punto de que la necesidad motive a cada estudiante, debería ser conducido de vuelta a la reflexión y la meditación sobre las señales de Dios, y esa reflexión debería estar condicionada por el estudio del Corán y la Sunnah.

Saben que Dios, gloria a Él, está por encima de todo y no tienen duda de que hay tontería vacía. Esto hace sufrir intensamente a los estudiantes, y puede llegar al extremo de la peor difamación, el idioma mas feo, y los pensamientos mas disgustantes. Esto es lo mas difícil que les sucede a los estudiantes.

En este caso, es necesario dejar de dar atención a los pensamientos y seguir en la práctica del recuerdo, mientras se hace la súplica a dios para evitar su acaecimiento.

Estos pensamientos no son sugerencias de Satán. Son las nociones del propio ego. Cuando el siervo trata con ellas rehusándose a prestarles atención, las cortará.

Cuando Dios quiere lo bueno para un estudiante lo ata al lugar en donde recibió por primera vez la enseñanza. Cuando quiere lo malo lo envía de vuelta a la profesión y el estado que dejó.

Es muy peligroso para el novicio encontrase en el medio de los estudiantes y los derviches avanzados.

El estudiante no debe discutir con nadie. Incluso cuando sabe que tiene razón, debe guardar silencio y permanecer en armonía con todos.

Cuando el estudiante está entre derviches, viajando o en el círculo de un profesor, no debe ir contra su costumbre exterior, sea de comer o ayunar, quietud o actividad.

Los Sufíes se encargan de soportar la purificación de sus pensamientos, el trato de su carácter, y la expulsión de la inconciencia de sus corazones, no en acumular actos buenos.

El capital del estudiante, con el que hará su fortuna, está en soportar a todos con buen carácter, estar satisfecho con lo que experimenta, ser paciente en los agobios y la pobreza, y no cuestionar u oponerse –sea poco o mucho- la parte de la vida que le toca. Cuando el estudiante adopta el recuerdo perpetuo de Dios y elegido alejarse del mundo, encontrará cosas que nunca antes encontró, sea dormido, despierto, o entre estas dos cosas –mensajes oídos, milagros atestiguados.

Es una regla que si el estudiante no puede encontrar a nadie para que lo instruya en la conducta donde primero vive, debe mudarse y tener una residencia cerca de alguien que sea nombrado por ahora a guiar a los estudiantes.

Cuando visita a un sheik, el estudiante de crear siempre una condición para estar ante él con respeto y mirarlo con modestia. Si el sheik hace posible que realice algún servicio no debería considerar esto como una bendición pura.

No se requiere que el estudiante crea que los sheiks son inmunes al pecado. Lo que es necesario es que deje sus estados a ellos, que piensen bien de ellos, y respeten los asuntos a los que su sheik lo dirige como respeta las estructuras de Dios el Mas Elevado. Con respecto al aprendizaje, es suficiente conocer las diferencias entre lo que es loable y censurable.

Mientras los buenos de este mundo retienen algún alcance o valor en el corazón del estudiante, el nombre de “estudiante” se puede aplicar a él sólo metafóricamente. El propósito del estudiante cuando separa los lazos mundanos debe ser dejarlos atrás, no ocuparse con devociones.

Cuando los corazones de los sheiks aceptan a un estudiante, es la señal mas segura de su felicidad y el éxito de sus esfuerzos. Si alguien es rechazado por el corazón de algún sheik inefablemente verá el efecto de esto, aunque sea luego de un largo intervalo. Cuando alguien muestra irrespetuosidad a los sheiks en general, ha mostrado la señal de su propia desgracia y falla espiritual; no puede haber error en eso.

Uno de los peores desastres en este Camino es el compañerismo de los jóvenes. Es el consenso de los sheiks que cualquier siervo que está así de afectado ha sido humillado y abandonado por Dios el Mas Elevado.

El peor caso es cuando el corazón de un siervo hace pequeña la práctica y la considera fácil. Dios el Mas Elevado ha dicho: “la consideran trivial, mientras que para Dios es seria” (24:15).

Algunas personas avanzan en la asociación con los jóvenes mas allá de la simple conducta inmoral. Divisan que es una de las pruebas de la salmas, y no son dañinas.

Así que los estudiantes tengan cuidado de sentarse con los jóvenes y de mezclarse con ellos, pues la consecuencia ma suave de esta costumbre es la apertura de la puerta de la falla espiritual y la iniciación del estado de abandono por Dios. Nos refugiamos en Dios del destino malo.

Es un desastre para el estudiante cuando su ego es atacado con la envidia secreta de sus hermanos.

El siervo debe entender que lo que llega a las personas es un asunto del destino. Sólo será purificado de su preocupación con los estados de los demás cuando se vuelve alegre por la existencia de la Verdad, y acepta que su propio progreso sólo puede ser el resultado de la generosidad y la gracia de Dios.

Dirijámonos a la conducta propia a los estudiantes durante el concierto espiritual. No se le permite a un estudiante de ninguna manera moverse mientras elige durante el ritual. No es correcto seguir moviéndose sin que lo obliguen a esto, simplemente porque le gusta la sensación del éxtasis. Si alguien hace una costumbre de esto, su progreso se retardará y nada de las realidades se le revelará. En ese caso el resultado de sus estados sólo serán el levantamiento de su ánimo.

En general, moverse durante el ritual desvirtúa al que se mueve, sea un novicio o un sheik, y disminuye su estado. La excepción surge cuando sus movimientos son una respuesta espontánea de las inspiraciones de ese momento, o resultado de una fuerza que lo lleva desde su preferencia conciente. Sin embargo, cuando el sheik indica que debe moverse, el estudiante debe moverse. Si el sheik tiene autoridad sobre las personas como él, está bien.

Cuando los derviches avanzados indican que el novicio debe moverse en solidaridad, debe hacerlo de pie y realizando sólo las acciones mínimas necesarias para protegerse contra el hecho de ofender sus corazones. Luego, cuando su estado se ha vuelto verídico, evitará que los corazones de los derviches pidan este gesto.

Algunas veces en el transcurso del ritual los participantes arrojan sus capas. Cuando un grupo de derviches tiene la costumbre de arrojar sus capas y el estudiante sabe que luego las toman de vuelta, y si no hay sheik entre ellos a quienes debe mostrar respeto y modestia, el mejor rumbo de un estudiante s no recuperar su capa.

Cualquiera que le pida bendiciones a un estudiante le hace un daño. Ya que su fuerza es pequeña, puede ser peligroso para él. es necesario que el estudiante evite cultivar la estima por alguien que habla de esa manera dejándolo a él y su afirmación.

En el caso de que un estudiante sea tentado por la posición, la riqueza, la compañía de un joven ola atracción de una mujer, la dependencia de algún apoyo mundano, si no hay un sheik disponible para mostrarle los medios de liberarse, debería viajar. Debería irse de ese lugar y romper la situación en la que se encuentra.

Los sheiks han dicho: “Cuando el que sabe habla de lo que no sabe, llámenlo ignorante.” Los informes sobre las etapas del desarrollo son menos que el conocimiento interior. Cuando el aprendizaje de alguien es mas grande que su estación es un erudito, no un viajero en este camino.

La conducta correcta también requiere que los estudiantes no se involucren con ser líderes o pretendan tomar estudiantes y discípulos suyos. Cuando un buscador se vuelve buscado antes de que su naturaleza haya sido transformada y sus defectos críticos hayan caído, está velado de la realidad., su guía e instrucción no beneficiará a nadie.

Cuando un estudiante sirve a los derviches, sus pensamientos son mensajeros divinos para él. No debe rechazar las ideas por el servicio sincero que entra en su mente, sino gastar toda su fuerza y capacidad llevándolas a cabo.

Cuando el sendero del estudiante es el servicio a los derviches, es su trabajo ser paciente cuando son duros con él, aunque crea que está agotado por su servicio y ellos nunca lo reconozcan.

Le oí decir a Imam Abu Bakr ibn Furak: el dicho dice: “Si no puedes ser paciente bajo el martillo, ¿por qué te convertiste en un yunque?

Con este significado en mente los Sufíes recitan:

Algunas veces iba ante ti para disculparme
¡De los pecados que aún no me habían acusado!

El fundamento y los requisitos previos esenciales de esta empresa es la preservación de la conducta puesta por la Orden divina. Uno debe proteger la mano para que no llegue a las cosas prohibidas y dudosas, proteger la vista de lo que es peligroso, y cuidarse en cada respiro de estar junto a Dios el Mas Elevado y no con las varias formas de descuido. Si incluso en tiempo de necesidad uno no puede considerar legal una semilla de sésamo sobre la que hay dudas, ¿cómo entonces se hará en tiempo de comodidad, cuando otras elecciones están disponibles?

Parte del trabajo del estudiante es la lucha continua por abandonar las lujurias, pues cualquiera que se rinde su lujuria está desprovisto de felicidad. Es el rasgo mas feo para un estudiante volver a alguna lujuria que había dejado por dios el Mas Elevado.

Es parte del trabajo del estudiante mantener su promesa con Dios el Mas Elevado. Romper una promesa del sendero, en los estudiantes, es como la rebelión contra la religión en las personas del mundo externo. El estudiante no debe, por su propia elección, hacer promesas que no puede llevar a cabo. Cumpliendo con las prescripciones de la Orden divina encontrará suficiente para ocupar toda su fuerza. Describiendo un grupo, Dios el Mas Elevado dijo: “Con respecto al monacato, ellos lo inventaron: Nosotros no lo ordenamos para ellos, pero fue por el amor al placer de dios. No lo practicaban como deberían haberlo practicado” (57:27).

Es parte del trabajo del estudiante acortar sus ambiciones, pues el derviche es el hijo del “ahora.” Nada saldrá del estudiante que hace planes elaborados para el futuro, le da atención a algo mas que el momento presente, y pone sus esperanzas en lo que podría suceder.

Es parte del trabajo del estudiante no llevar dinero, incluso un poco, y especialmente no cuando está entre derviches. Pues la oscuridad del dinero apagará la luz del momento

Es parte del trabajo del estudiante –en realidad, es parte del trabajo de los viajeros consumados de esta escuela -rechazar aceptar los regalos de mujeres. ¿Cómo entonces sería posible, buscarlos activamente? De esta manera los sheiks Sufíes han actuado, y así han aconsejado. Cualquiera que no siga este consejo rápidamente se encontrará con la desgracia.

Es parte del trabajo del estudiante alejarse de las personas preocupadas por las cosas mundanas. ¡Su compañía es un veneno a prueba del tiempo! Les traerá beneficio a estas personas, pero ellos le traerán pérdida al estudiante. Dios el Mas Elevado ha dicho: “no obedezcan a aquél cuyo corazón Hemos hecho descuidado de nuestro recuerdo” (18;28). Los piadosos sacan el dinero de sus billeteras para acercarse a Dios el Mas Elevado; los Sufíes sacan el mundo y el conocimiento mundano de sus corazones para darse cuenta de Dios el Mas Elevado.

Este es nuestro consejo para los estudiantes espirituales. Le pedimos a Dios el Generoso que les conceda éxito y no deje que las malas consecuencias salgan de este consejo.

Alabado sea Dios con la alabanza que Le corresponde. Y que Sus bendiciones, gracias y misericordia estén con Su Mensajero, nuestro Maestro Muhammad el Profeta Sin instrucción, y con su familia pura y sus compañeros nobles y elegidos, y que Dios les conceda abundante paz.

Anuncios
Relacionados

Adab: la cortesía del sendero

Artículos - 17/07/2008

El estado del discípulo

Artículos - 22/11/2005

Historia del Qadi Bektashi

Artículos - 22/03/2009



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/33991-consejo_para_los_estudiantes_espirituales.html