webislam

Lunes 16 Septiembre 2019 | Al-Iznain 16 Muharram 1441
954 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10263

En torno a la libertad religiosa

Las leyes no solucionan por sí solas los problemas

27/06/2008 - Autor: Vicent Álvarez - Fuente: levante-emv.com
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La reforma de la ley de libertad religiosa es necesaria para mejorar la convivencia entre los ciudadanos
La reforma de la ley de libertad religiosa es necesaria para mejorar la convivencia entre los ciudadanos

La previsión del Gobierno de revisar la ley de libertad religiosa generó la reacción integrista de la jerarquía católica. Sin conocer las propuestas, ni los contenidos, muchos obispos alzaron el grito al cielo. Según ellos, el Gobierno y la mayoría parlamentaria querían imponer a los católicos un laicismo inventado, tratando, según leímos, de «minimizar el poder de la Iglesia católica y dar más fuerza a otras religiones que apoyan sus doctrinas».

Se parte, pues, de un a priori: querer igualar a la Iglesia católica, de «ponerla a la misma altura de otras religiones como el Islam». Bien, el tema es relevante, vale la pena comentarlo, pues está en el debate y su encaje jurídico en la cultura de la laicidad del Estado puede resultar determinante para que el nivel de convivencia avance, evitando tensiones innecesarias a mi juicio.

Lo primero que tenemos que considerar es la norma afectada por la posible reforma, las circunstancias en las que se elaboró y la realidad actual. Como sabemos, se trata de una ley orgánica que tenía como fin garantizar un derecho fundamental definido como tal en la Constitución, y que implica la libertad religiosa, de culto, garantizando a la vez un Estado no confesional.

Pues bien, la ley citada era muy corta, establecía mínimos compartidos y se fue complementando con acuerdos con las diferentes confesiones presentes en el Estado, tales como la católica o las evangélicas. Hoy, sin embargo, tenemos nuevas circunstancias, en términos orteguianos, como son la presencia del islamismo y su cultura en Europa y en España. Al mismo tiempo, ha aumentado de forma significativa la carga emocional suscitada tras algunas acciones extremistas. A todo ello, añadiríamos los cambios y la evolución en cuanto a creencias o prácticas sociales.

El hecho concreto es que se han producido cambios cualitativos y cuantitativos. Es cierto, también, que la religión mayoritaria entre los creyentes continúa siendo la católica y que producto de nuestra historia, su cultura -con sus manifestaciones populares- tiene gran incidencia en la vida social. Por otro lado, una parte igualmente muy amplia de la ciudadanía está por un Estado laico con unas instituciones neutrales en cuanto al hecho religioso se refiere.

Respetamos las manifestaciones religiosas tradicionales: muchas de ellas son parte de fiestas y eventos arraigados, tales como romerías o procesiones, por ejemplo. Somos conscientes de su valor cohesionador e identitario. El viejo anticlericalismo, negativo y que condujo en otras épocas a excesos rechazables, ya no existe, al menos como fenómeno con entidad. Por ello, muchas de las airadas reacciones de los obispos parecen más bien de otro momento ya pasado.

Las leyes no solucionan por sí solas los problemas, eso lo tenemos muy claro. Deben responder a aquello que compartimos, en este caso los creyentes y no creyentes, y sobre todo en cuanto a derechos fundamentales, cuya función es posibilitar el ejercicio libre de creencias e ideas diversas. Como se puede deducir de un libro muy revelador del profesor Díaz-Salazar titulado España laica, debemos tener un sistema jurídico común para creyentes y no creyentes, cuyo contenido esté conformado por los valores morales y éticos compartidos.

En suma, pese a reacciones como las que suele ofrecer nuestro obispo, García-Gasco, laicistas y católicos podemos revisar y poner al día el derecho a la libertad religiosa, sin nostalgias nacionales católicas o sin el anticlericalismo de otros tiempos.

Vicent Álvarez es miembro del Consell Valencià de Cultura.
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/33831-en_torno_a_la_libertad_religiosa.html