webislam

Domingo 22 Septiembre 2019 | Al-Ajad 22 Muharram 1441
877 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10113

La nueva versión del facismo en el siglo XXI

En nuestro mundo se dan las condiciones objetivas para la proliferación de regímenes populistas y autoritarios

11/06/2008 - Autor: Mohamed Busian - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Resulta habitual que los ciudadanos manifesten sus quejas sobre el comportamiento de los políticos. Los casos de corrupción, promesas sistematicamente incumplidas,nombramiento de familiares y amigos para cargos de libre designación, no dimitir bajo ningun concepto, dinero público empelado en gastos supefluos y suntuarios, el empobrecimiento del debate político, falta de democracia interna en los partidos políticos, etc. Se trata , por desgracia, de comportamientos extendidos y arraigados en la vida pública, pero que en ningun caso resultan novedosos.

El descredito de la política y el descreimiento de los ciudadanos no es un fenomeno nuevo

Efectivamente la historia nos demuestra que el descredito de la política y el descreimiento de los ciudadanos no es un fenomeno nuevo, sino se suceden y acompañan a la misma actividad desde que los seres humanos se afanan en organizarse politicamente.

Sin embargo los politicos no son seres extraños, con comportamientos atípicos, sino que forman parte de nuestra sociedad y sus acciones solo reflejan los valores o contravalores del medio y sistema en el que se insertan.

Por otra parte, tampoco la política constituye una actividad intrínsecamente inmoral. La historia y la actualidad nos ofrecen numerosos ejemplos de políticos cuyas actuaciones estan domimandas por la vocación de servicio y no por el ansia de enrequecimiento o por la lógica de la conservación del poder. La educación y la sanidad universal, el extroardinario desarrollo de los suministros energeticos o los servicios de transporte, la protección frente a deteminadas contingencias ( la enfermedad, el desmpelo o la vejez ), la incorporación de la declaración de los derechos humanos a los ordenamientos jurídicos, etc, son ejemplos clamorosos de la politica con mayusculas, esto es, aquella que ha procurado felicidad y bienestar a muchos ciudadanos, aunque gran parte de la humanidad siga excluida de tales prestaciones.

Pero no es menos cierto que durante las últimas decadas el desprestigio , incluso desprecio, que ha merecido la politica se ha generalizado hasta niveles preocupantes, pues la confianza de los ciudadanos en sus instituciones resultan, en ultima instancia, vitales para la paz y la estabilidad social.

El liberalismo clasico, tanto o más dogmático que el socialismo cientifico, provocó la quiebra del Estado Liberal a la vez que ponía en peligro a la misma democracia

Por ello resulta conveneinte reflexionar sobre las verdaderas causas del referido descredito, que van más alla de los tradicionales casos de corrupción, que afectan a las propias instituciones y a la misma democracia, creandose así las condiciones objetivas para la aparición de programas y regimenes populistas y autoritarios, que se alimentan, precisamente, de la negación de la política y del desprestigio de la democracia como sistema apto para la solución de los problemas de los ciudadanos.

La primera mitad del siglo XX constituye un ejemplo claro de las trágicas consecuencuas que para la sociedad pueden acarraear la negación de la política y el desprestigio de sus instituciones.

Las políticas del liberalismo clásico, que dominaban la agenda politica y social durante aquel periodo, rechazaban cualquier intervención del Estado en la regulación de la economía y abogaban por un estado mínimo cuyo cometido era básicamente garantizar el orden público y la protección de la propiedad privada. Ello, en la practica, suponía reducir al Estado Liberal a una función meramente represora, cuyo cometido era el de mantener a raya toda la masa de asalariados, parados y pobres, en beneficio de la minoría que detentaba los medios de producción.

El Estado Liberal se mostraba, pues, incapaz de atender a las necesidades de la mayoría de la población, sumida en la más extrema penuria. Ello cuestionaría la capacidad de la democracia y de los politicos tradicionales para crear bienestar general, desencadenandose la crisis del Estado Liberal que acabaría amenazando con su destrucción.

Las politicas del liberalismo clasico culminaron con la gran depresión de los años 30, que abarcó a todo el planeta y que en su peor momento llevo al paro a la cuarta parte de la población activa estadounidense. El liberalismo clasico, tanto o más dogmático que el socialismo cientifico, provocó la quiebra del Estado Liberal a la vez que ponía en peligro a la misma democracia que se reveleba como incapaz de resolver los graves problemnas que aquejaban a la mayoría

La referida crisis permitió el auge de los populismos y de las dictaduras, que contaban con el apoyo de una mayoria que se mostraba desencantada con la democracia liberal. Las dictaduras que surgieron si demostraron, sin embargo, ser capaces de resolver la crisis. Efectivamente tanto la URSS, con el plan quinquenal, como la Alemania Nazi de preguerra, la Italia de Musolini (elgido por hacer que los trenes corrieran a tiempo, por poner fin a la huelga y al caos económico) o el Japon imperial, se mostraron capaces de resolver la crisis mediados los años 30. Esto hubo de permitir el establecimiento de los regimenes totalitarios que desencadenaria la segunda guerra mundial.

Pero la mencionada crisis y los fascismos en Europa también proporcionaron un chivo expiatorio propicio sobre el que descargar la frustación y el desencanto greneralizado entre la población. La judeofobia y el antisemitismo, que atraviesan de un extremo a otro la historia de Europa, culminaron en el genocidio de los judios europeos durante la segunda guerra mundial. Como refiere el teologo suizo Hans Kung " En tanto amarga , la verdad no puede ser callada : el antisemitismo racista que en el holcausto ha alcanzado su culminación terrorifica no habria sido posible sin la prehistoria casi bilemimaria del antijudaismo de las iglesias".

Escarmentados por lo ocurrido, amplios sectores de la izquierda y de la democracia cristiana suscribieron un nuevo contrato social, que permitió el establecimeiento del Estado del Bienestar a partir de la aplicación de las teorias del economista J.M. KEYNES. El Keinasianismo refutaba las ideas del liberailsmo clasico y abogaba por la lintervención del Estado en la economía para garantizar el bienestar general. De esta manera las teorias de Keynes dieron a los políticos la posibilidad de salvar la Democracia en Europa. El Estado asumía así sus responsabilidades sociales, especialmente la redistribución de la riqueza y en ultimo extremo la igualdad.

La revolución conservadora de finales de los años 80 dió paso a un nuevo sistema mundial que derogó todos las convenciones hasta entonces vigentes

Sobrecogidos por la contienda y las consecuencias del odio antisemita, se instaura tambien por la ONU un sistema internacional para garantizar la estabilidad política a escala mundial, al tiempo que se promulga un derecho internacional humanitario a partir del desarrollo de la declaración de los derechos humanos de 1948.

Democracia, Derechos Humanos, Cohesión Social y Economía Social de Mercado fueron los pilares del denominado mundo desarrollado tras la segunda guerra mundial.

Pero la revolución conservadora de finales de los años 80 dió paso a un nuevo sistema mundial que derogó todos las convenciones hasta entonces vigentes, a la vez que instauraba una nueva era, que retomaba el credo ultraliberal, impulsado gracias a la revolución tecnologica.

En nuestro mundo se dan las condiciones objetivas para la proliferación de regimenes populistas y autoritarios

El ultraliberalismo considera al Estado ineficaz por definición, debiendo abdicar de sus responsabilidades sociales y de cualquier intervención en la economia, a la vez que convertía a los mercados en una suerte sacrosantos que todo lo solucionan gracias al milagroso hacer de una "mano invisble y benefactora". De esta manera la mayoría de la población queda a expensas de los intereses privados y de la lógica del beneficio de las grandes corporaciones. Al mismo tiempo un programa de privatizaciones puso en manos del sector privado los servicios públicos por exelencia, cuyo extraordinario desarrollo fue posible gracias al esfuerzo inversor del Estado.
.
Asimismo se instaura a escala planetaria un nuevo gobierno dominado por organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la OMC o el G8. Este gobierno global, sin un estado o democracia global, no responde ante ningun parlamento o institución democratica y se muestra estrechamente vinculado a los intereses financieros y comerciales . Ello implica que las cuestiones que mas inciden en nuestras vidas, las que afectan a nuestro trabajo, vivienda, proteccion social , medio ambiente, etc. , se encuentran fuera del control de los ciudadanos, quedando en manos de las grandes corporaciones,que son las que controlan en ultima instancia aquellos organismos internacionales.

Extendida la ideologia ultraliberal, todos los partidos politcos actuan además persuadidos de que solo existe una forma de gestionar asuntos como la economía, la creación de empleo, la inmigración, etc. Ello ha empobrecido sobremanera el debate político, reduciendo este a cuestiones de mero detalle, en los que se renuncia a deliberar sobre la raiz de los problemas que aquejan a la mayor parte de nuestras sociedades.

El empobrecimiento del debate parlamentario, la corrupción de los mecanismos politicos causados por el programa de privatizaciones y el paulatino descredito de la democracia como sistema apto para la solución de los problemas, estan sin duda en la base del desprestigio de la politica y de la desconfianza de los ciudadanos hacia los responsables publicos, tenidos como una especie cuyo unico cometido sería la satisfaccion de sus particulares intereses.

Se trata de una nueva etapa en la que se suceden también con absoluta impunidad las agresiones a la soberania, independencia e integridad territorial de los paises, vaciando de contenido a la Carta de Naciones Unidas, que queda reducida a una mera declaración solemne de intenciones y principios sin efectividad alguna.

Pero aun más grave resulta comprobar como un programa pesudo fascista, esto es, militarista, antidemocrático e inhumano, se extiende a escala mundial, derogando de facto todo el sistema internacional humanitario inaugurado tras la segunda guerra mundial, como lo atestiguan la sistematica utilización de la tortura, las detenciones arbritarias o el establecimiento de lo que eufemisticamente se denominan Centros para Inmigrantes, una reedición de los campos de concentración, que constituyen una manifiesta perversión del sistema dirigido a violar impunemente las leyes nacionales e internacionales.

Este programa a nivel mundial, con tintes claramente fascistas, constituye uno de los pilares de un nuevo régimen que, con el pretexto de la inseguridad y el terrorismo, ha convertido a inmigrantes y a personas de nombre musulman en las nuevas víctimas del odio racista y antisemita. La deshumanización y criminilazación de estos sectores han permitido la promulgación de un conjunto de leyes que contiene los elementos centrales y definitorios de la legislación racial, siendo Guantanamo solo la expresión mas grotesca de este nuevo y diabólico regimen a escala planetaria. No en vano comprobamos como, sin que medie pudor, los discursos, programas y partidos políticos de la extrema derecha forman parte de los gobiernos de paises de la Unión Europea y de las propias politicas comunitarias.

Este nuevo orden ha dado lugar a un mundo desencantado y desprovisto de todo sentido ético, que proyectado sobre la vida social ha inaugurando un sistema político que hace del pragmatismo su nueva filosofia política. Es decir los políticos y su forma de actuar solo proyectan el nuevo sistema mundial instalado tras los años 90 en el que las consideraciones humanas y sociales han cedido ante la aplastante lógica del beneficio.

Con todo lo referido podemos afirmar, sin caer en exageraciones, que en nuestro mundo se dan las condiciones objetivas para la proliferación de regimenes populistas y autoritarios, que se nutren precisamente de la negación de la política, del desprestigio de las instituciones democraticas y de las violaciones sistematicas a los derechos humanos

El siglo pasado nos muestra las graves repercusiones sociales y politicas, asi como las trágicas consecuencias que para la humanidad tienen los ultrajes a la dignidad humana, la renuncia del estado a sus responsabilidades sociales y la deslegitimación de las instituciones democraticas.

Lo referido revela que la humanidad afronta graves problemas que ponen en peligro lo construido durante la segunda mitad del siglo XX y que amenazan con agravar aun más la situación de la inmensa mayoría de la población mundial. Y la historia nos enseña también que el destino de cada uno de nosotros se encuentra ligado irremediablemente al de todos y cada uno de los miembros de la familia humana

Bien haríamos hoy en recordar el grito desgarrado de los constituyentes franceses de 1789, quienes poseidos por la indignación y el optimismo propios de todo proceso revolucionario proclamaron que la ignorancia, el olvido o el menosprecio de los derechos del hombre son las únicas causas de las desgracias públicas y de la corrupción de los gobiernos.

 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/33693-la_nueva_version_del_facismo_en_el_siglo_xxi.html