webislam

Viernes 15 Noviembre 2019 | Al-Yuma 17 Rabi al-Auwal 1441
1877 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10034

Tesoro oculto

Con la solidaridad de todos los musulmanes podemos hacer un Centro a la memoria de Ibn Arabi y de todos los andalusíes de Al-Ándalus

03/06/2008 - Autor: Maria Velasco - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Tumba de Muhyiddin Ibn Arabi, en Damasco
Tumba de Muhyiddin Ibn Arabi, en Damasco

No hace mucho, me interesé por saber todo acerca de lo que fue el Al-Andalus, la tierra donde nací. Nací en Sevilla, en una de las chabolas que en su día existió cercana al campo de fútbol del Sevilla. En ésta viví hasta los tres años. Hasta los diez los pasé en San Jerónimo. Los restantes, en la Macarena, donde me casé con un árabe y con el que me fui a vivir a Damasco (Siria). Tras once años en esta ciudad, nos trasladamos a Gaza, donde actualmente vivo. Un guetto diseñado por los sionistas.

La historia es una de mis pasiones, y de ella surgió mi blog, http://mvelascoramos.blogspot.com.

En mis rutas por Al-Ándalus se me cruzó Blas Infante, cuya biografía e historia desconocía, y a cuya memoria le dediqué una pagina en mi blog. Fue quizás la misma intuición que tuvo Blas Infante la que hizo despertar mi deseo, mis ansias por conocer todo lo referente Al-Ándalus y los andalusíes.

Tras conocer a Blas Infante, escribí a su Fundación en Madrid, reenviando el mensaje a la Junta de Andalucía, a la Diputación de Sevilla y a instituciones y partidos andalucistas.

De la Fundación Blas Infante de Madrid me respondieron diciendo que no podían aportar ninguna financiación económica, pero sí aportar materiales sobre Andalucía y Blas Infante. La Junta de Andalucía y la Diputación de Sevilla ni se dignaron responder. Algunos andalucistas me trasladaron buenas palabras, otros me dijeron que leyera y me informara bien sobre Blas Infante, porque el tal personaje no merecía recuerdo alguno en la historia.

Así que hice pasar al olvido mi sueño de edificar un Centro Cultural Andalusí a la memoria de Blas Infante en Gush Katia, donde se están entregando tierras a todos aquellos que tengan proyectos financiados.

Tengo el proyecto planificado por jóvenes arquitectos e ingenieros en paro, pero no los recursos económicos para su construcción. De haberlos tenido yo misma me hubiera encargado de llevarlo a cabo.

Al no recibir ayuda alguna por parte de los que se dicen ser andalucistas, volví a escribir en mi blog. En él le prometí a un amigo de Murcia, un gran jardinero de Al-Ándalus, dedicarle un artículo que hace mucho tiempo encontré en Webislam, “El Jardinero de Damasco”.

Mi sorpresa llega cuando descubro que Muhyiddin es el murciano andalusí Ibn Arabi, que murió en Damasco, donde yo había vivido once años, y cuyo cuerpo está también en un Mausoleo en el Monte Qassiun, donde el gran maestro se dirigió a una multitud y desde cuya cima, al atardecer, se puede contemplar el paraíso de Ibn Yubair.

Si hay un paraíso en la tierra, Damasco, sin duda, es parte” (Ibn Yubair). Desde lo mas profundos de mis entrañas siempre presentí que no había llegado hasta Damasco por casualidad, como tampoco a Gaza.

Me fui de Damasco con la pena de no saber lo qué dejaba atrás sin conocer. Hoy he encontrado un gran tesoro. Tesoro que todos llevamos dentro del corazón por descubrir, oculto por el Creador.

Después de veinte años descubro a través del articulo,"El Jardinero de Damasco" lo que dejé en Damasco sin conocer. Nada más y nada menos que la tumba, la madrasa, de un gran Maestro andalusí de Murcia, que a los siete años se fue a vivir a Sevilla, donde yo nací.

Hoy después de veinte años he descubierto a través de un artículo un gran tesoro que estaba oculto en mi corazón sufi, Ibn Arabi, y un jardín desolado bajo mis pies, Gaza. Un jardín desolado, sin rosas.

Con la solidaridad de todos los musulmanes podemos hacer en éste un Centro o Madrasa Andalusí a la memoria de Ibn Arabi y de todos los andalusíes de Al-Ándalus.

Yo creo firmemente que existe una fuerza desconocida, que prepara a los hombres y a las mujeres para el cumplimiento de la misión particular que cada uno debe realizar en este mundo, y que se encuentra oculta en el corazón.

Mi corazón se ha hecho capaz de revestir todas las formas, es pradera para las gacelas y convento para el cristiano, templo para los ídolos y peregrino hacia la Kaaba, las tablas de la Torah y el libro del Corán. Mi religión es la del Amor, donde quiera se encamine la caravana del Amor, allí van mi corazón y mi fe."

Desde Gaza,
Maria Velasco.
mvelascoramos@hotmail.com

Anuncios
Relacionados

Musulmanes en España: más allá de la memoria historica

Artículos - 28/08/2000

Mardin, minaretes y campanarios

Artículos - 03/12/2008

Del amor divino

Artículos - 13/11/2007



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/33628-tesoro_oculto.html