webislam

Miercoles 11 Diciembre 2019 | Al-Arbia 13 Rabi al-Zani 1441
1300 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=9863

Carta abierta a la judicatura y el Ministerio Fiscal. Melilla, elecciones 2008: ¿El principio del fin?

07/05/2008 - Autor: Colectivo por la regeneración política y democrática de l
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El análisis de la distribución de los votos en cada uno de los colegios electorales ha puesto de manifiesto que la ciudad ha quedado dividida en dos bloques antagónicos, recluidos en torno a guetos poblacionales y escolares, sin apenas interrelación, más allá de una mera y frágil coexistencia.

Esta fractura social y política es consecuencia de una serie de negativas circunstancias políticas, económicas y sociales, que lejos de disminuir se hacen aun más clamorosas, y que es necesario enumerar, siquiera brevemente, si queremos abordar este análisis con un mínimo de rigor.

1).- La primera de las causas de la referida fractura social y política está en la ausencia de partidos políticos de vocación interétnica. El escenario político se encuentra dominado por organizaciones monolíticas y cerradas. Se trata de partidos cuyo capital político se ha forjado, por un lado, gracias a la explotación de los miedos y atávicos prejuicios, que lejos de cuestionarse se alimentan y refuerzan en sus discursos, y, por otro lado, gracias a la utilización y al mercadeo del victimismo, propiciado por la situación de precariedad en la que vive la Comunidad Musulmana de Melilla. Ello ha impedido que germine entre los melillenses un sentimiento de mutua pertenencia y una vocación política común que pongan fin a la fractura social y política.

2).- Otra de las razones que explicarían la actual división de la ciudad en dos bloques, se encuentra en las extremas y profundas desigualdades, que no encuentran parangón en toda la Unión Europea. Los índices de pobreza (33% de la población), los niveles de paro (8000 parados sobre una población activa que apenas alcanza a los 25000 melillenses) y las cifras de fracaso escolar y analfabetismo (las más altas del Estado español y Europa), golpean exclusivamente a la Comunidad Musulmana de Melilla, y condenan irremediablemente a estos Melillenses a la marginación, la emigración o la precariedad en su propia tierra.

La causa de esta situación está en la ausencia de una verdadera expresión política de dicha población, que se ha visto huérfana de verdaderos dirigentes capaces de representar sus intereses y defender sus derechos en las instituciones, más allá de la ignominiosa utilización que de sus necesidades y de los antagonismos religiosos hacen una serie de extraños individuos, que solo han contribuido a desarmar moralmente a dichos melillenses y a consolidar su discriminación social.

3) Otra de las razones a esgrimir como causa de la actual fractura es la política educativa, manifiestamente segregacionista, que renuncia a la escuela como espacio de integración, conocimiento y enriquecimiento mutuo, al tiempo que propicia el fracaso escolar en la Comunidad Musulmana. Melilla encabeza el índice de fracaso escolar de España y Europa.

Los indicadores anteriores son, a su vez, la razón última, de las clamorosas irregularidades que se suceden en todas y cada una de las elecciones. Estas han terminado por dañar a la medula espinal de la democracia misma, convirtiendo a esta en una grotesca caricatura que se extiende gracias al clima de impunidad propiciado por el silencio y la pasividad de las autoridades competentes.

La situación de precariedad de la Comunidad Musulmana ha propiciado la creación de redes clientelares que se han tejido y extendido al calor de las bolsas de marginación. Estas redes han permitido la manipulación y extorsión de aquellos melillenses, que comprueban como, en todos y cada una de los comicios electorales, su libertad y derecho al sufragio se encuentran condicionados en favor de una u otra opción electoral.

Propiciado por el mencionado clientelismo y por el referido clima de impunidad, han terminado por arraigar en nuestra ciudad practicas que se suceden en todos y cada uno de los procesos electorales, más propias de regímenes autoritarios o de pseudodemocracias: las agresiones físicas y las amenazas contra candidatos y militantes; coches de simpatizantes calcinados; piquetes que cambian los votos casa por casa, coaccionando y comprando mediante sobres con billetes a los posibles votantes; piquetes que toman literalmente los accesos de los colegios electorales, que interceptan a los votantes, les inquieren sobre el sentido de su voto y les entregan nuevos sobres; piquetes que abordan y trasladan masivamente a votantes musulmanes condicionando descaradamente su voto; etc..

Favorecido por esta situación, y con el precedente de los comicios municipales, en las últimas elecciones se han sucedido prácticas dirigidas a coaccionar a aquellos melillenses, para que estos emitieran su voto por correo, bajo la tácita o expresa amenaza de su exclusión de los programas de beneficencia o de los denominados planes de empleo.

Las elecciones del 9 de marzo de 2008, han convertido a esta ciudad nuevamente en triste protagonista de la actualidad, a resultas del voto por correo y del escándalo de las cartas enviadas y recibidas por los parados de esta ciudad, en las que se referían, falsamente, que habían sido preseleccionados para los planes de empleo.

En una ciudad con los más altos índices de pobreza, paro y analfabetismo, el voto por correo ha pulverizado todas las estadísticas nacionales, europeas y mundiales, con un incremento de 127% respecto a los anteriores comicios generales, y se ha convertido en una fórmula para ganar fraudulentamente las elecciones por medio de la intimidación y la extorsión.

Unos 5000 melillenses han emitido su voto por correo, que constituyen el 17% del total de los votos emitidos del censo electoral, y más del 90 % de estos votos emitidos por correo lo han sido por electores musulmanes, que suponen aproximadamente un 40% del total de los votos emitidos por musulmanes en estas elecciones.

Estos datos revelan por si mismo que en las elecciones del 9 de marzo tuvo lugar un fraude masivo por el procedimiento del voto por correo y constituyen la prueba inequívoca de un pucherazo electoral.

Salvo que algunos pretendan, con absoluto cinismo, que hubiese ocurrido un milagro, produciéndose una repentina y asombrosa politización de todos aquellos votantes “enfermos y viajeros” (votantes por correo) en un mismo espacio y tiempo, debe concluirse que el injustificable incremento del voto por correo se debe a la coacción, a la extorsión y al clima de terror propiciado por la precariedad, así como a las prácticas mafiosas y la pasividad de las autoridades de nuestra ciudad.

Hemos asistido, pues, a un fraude masivo de la legislación electoral que es la norma primaria de un Estado Democrático, en cuanto constituye el marco jurídico que garantiza la igualdad, así como la libertad y secreto del sufragio. Por ello las elecciones del pasado 9 marzo, dada la dimensión cuantitativa y cualitativa del fraude del voto por correo, resultan ilegales y, en cualquier caso, manifiestamente ilegítimas y antidemocráticas, ya que, de una forma real y efectiva, la libertad y el secreto del voto de varios miles de melillenses, así como la limpieza y transparencia del proceso electoral no han quedado, siquiera rudimentariamente, garantizados.

Todo lo referido ha convertido a esta ciudad en una suerte de paraíso de la impunidad, que abunda aún más en su imagen de espacio desconectado del resto del territorio español, mientras los melillenses comprueban atónitos como las irregularidades y los escándalos se suceden sin que los jueces y fiscales se den por enterados.

La Melilla de la España del siglo XXI, de la España democrática y de la España europea, demanda elecciones limpias y transparentes en todos sus extremos, y los referidos escándalos requieren una actuación decidida y una respuesta contundente de Jueces y Fiscales, que en anteriores ocasiones no se han producido, mediante una profunda investigación sobre lo ocurrido en las elecciones del 9 de marzo.

Las anomalías e irregularidades referidas han minado las bases de la democracia en nuestra ciudad y arrastrado a esta a una ya patente fractura social y política, que de no remediarse, nos habrá de conducir a la confrontación. Es hora de adoptar medidas y verdaderas soluciones, sin más demora, si queremos desactivar la bomba de relojería activada en estas elecciones del 9 de marzo.

Es necesario diseñar y ejecutar un proyecto de ciudad, que permita "fundar" una verdadera sociedad, con una vocación política común, mediante la creación de una red de intereses que habrá de actuar como colchón que amortigüe los conflictos inherentes a toda sociedad; una ciudad igualitaria, abierta, democrática y cohesionada, que haga del respeto y reconocimiento de su diversidad su principal seña de identidad.

Hay que tomar medidas con urgencia pues las elecciones del 9 de marzo han encendido todas las alarmas, que solo podrán apagarse mediante una verdadera y real actuación con el fin de eliminar las profundas desigualdades existente entre las diferentes comunidades, que no encuentran parangón alguno en todo el territorio español y europeo.

Pero todo ello exige que las autoridades, particularmente Jueces y Fiscales, superen el actual estado de impunidad que domina en esta ciudad, a la vez que la mayoría silenciosa, la práctica totalidad de los melillenses, asuman sus responsabilidades, para que decididamente se despojen de sus recelos y miedos, así como de sus prejuicios y victimismo que tanto los atenazan e inmovilizan, para convertir su riqueza humana en el principal motor de progreso y desarrollo. Autoridades y ciudadanos deben superar su tradicional atonía y asumir sin ambigüedades sus responsabilidades sociales, políticas y judiciales.

En las futuras generaciones no nos asombraremos tanto de la perversidad de la gente mala como de la pasmosa pasividad de la gente buena (M. L. KING).

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/33470-carta_abierta_a_la_judicatura_y_el_ministerio_fiscal_melilla_elecciones_2008_el_.html