webislam

Lunes 24 Febrero 2020 | Al-Iznain 29 Jumada al-Zani 1441
1205 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=9475

Yo reclamo el derecho a sentirme musulmana y feminista

Entrevista a Ndeye Andújar, de la Junta Islámica Catalana

23/03/2008 - Autor: Sergi Picazo - Fuente: La Directa
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ndeye Andújar, Vicepresidenta de Junta Islámica Catalana
Ndeye Andújar, Vicepresidenta de Junta Islámica Catalana

Ndeye Andújar (Barcelona, 1972) es feminista y musulmana. Su implicación en la defensa del islam le ha llevado a la vicepresidencia de la Junta Islámica Catalana. Por cuestiones laborales Andújar vive en París (Francia), donde es profesora de castellano en un instituto de secundaria de la región metropolitana. Es lingüista y experta en Cultura y Civilización Islamicas por la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). Es una de las impulsoras del Congreso de Feminismo Islámico. El encuentro, que se celebró en Barcelona en noviembre de 2006, denunció los códigos de familia discriminatorios, exigió la igualdad de género y denunció la violencia doméstica que se ejerce contra la mujer.

S. P.: ¿Podemos criticar el islam como lo hacemos con el catolicismo?

N. A.: No sólo lo podemos hacer, sino que lo debemos hacer. Lo que se critica no es la espiritualidad del islam, sino las leyes discriminatorias en países de mayoría musulmana.

S. P.: Las religiones católica o musulmana han defendido, en líneas generales, un sistema patriarcal y machista. ¿Cómo se puede ser feminista y musulmana?

N. A. : Esto depende del contexto histórico. El contexto en Cataluña es el de la lucha contra la dictadura franquista, que tenía como elemento fundamental el nacionalcatolicismo. Por eso las mujeres catalanas han desarrollado un discurso muy laico asociado a la noción de ciudadanía de los derechos. Pero en otros países no han vivido este contexto y no tienen los mismos referentes y, por eso, debemos reconocer el abanico de propuestas feministas en todo el mundo. El feminismo no está enfrentado necesariamente con las religiones. Por ejemplo, las sufragistas americanas del siglo XIX reivindicaron sus derechos invocando su condición de creyentes.

S. P. : ¿Cómo es, qué quiere y de dónde surge el feminismo islámico?

N. A.: El feminismo islámico es un movimiento que surge del islam en países como Irán, Sudáfrica o Malasia, reivindica la igualdad de género y denuncia las lecturas patriarcales y homófobas de los textos sagrados. En palabras de Margot Badran, una de las principales teóricas, se trata de un discurso y de una práctica feminista articulada dentro de un paradigma islámico. El feminismo islámico reivindica derechos y justicia para las mujeres y para los hombres. El adjetivo ‘islámico’ no se ha de entender en un sentido reductor, sino que sirve para contextualizar. El discurso del feminismo islámico forma parte del feminismo global.

S. P.: Entre “putas” y “sumisas” tú reivindicas un papel diferente.

N. A. :Muchos no musulmanes tienen una visión estereotipada de las mujeres musulmanas. Creen que “las musulmanas están sometidas a su marido” o que “no se quieren integrar en nuestra sociedad”. Es como si sólo nos pudiésemos liberar siguiendo un único modelo, es decir, prescindiendo de nuestra fe. Yo reclamo el derecho a sentirme musulmana y feminista, no veo ninguna incompatibilidad. De hecho, me hice feminista cuando me hice musulmana porque me di cuenta de que lo que nos venden como islam son manipulaciones de algunos sectores para mantener su estatus privilegiado. Las feministas musulmanas ponemos en duda las jerarquías y criticamos la falta de democracia y libertad de expresión en muchos países de mayoría musulmana, que curiosamente son dictaduras apoyadas por los países occidentales.

S. P. La profesora Dolors Bramon afirma que “si se hace una interpretación adecuada del Corán es un libro feminista”. ¿Qué piensas?

N. A. : El Corán defiende la igualdad ontológica de los seres humanos y ésta supera las diferencias biológicas. En ese sentido, es feminista. No obstante, el Corán se dirigía a una sociedad del siglo VII y por eso hay muchas referencias patriarcales. Nosotros denunciamos el inmovilismo y el anacronismo que supone basarse en leyes humanas del siglo X.

S. P. : ¿No crees, sin embargo, que la mujer musulmana padece a menudo desigualdad y opresión dentro de su familia o su comunidad?

N. A. : Depende. Se debe medir con precaución una afirmación de este tipo. En algunos casos de opresión hay algunas cuestiones religiosas por medio, pero más bien se trata de problemas económicos, políticos, sociales o culturales.

S. P. : Algunas musulmanas ven el velo como un elemento liberador y antiimperialista. Otras musulmanas dicen que las han obligado a llevarlo y que es un símbolo de machismo. ¿Cuál es tu opinión?

N. A. : La cuestión no es si estamos a favor o no del velo. Cada mujer ha de poder escoger libremente cómo quiere vestirse. Yo estoy en contra tanto de la imposición de llevarlo como de no llevarlo. Las razones para llevar el pañuelo pueden ser políticas, religiosas o culturales. Por tanto, reducir el tema a una cuestión de sumisión de la mujer me parece simplista y reductor. Lo que es prioritario es el acceso de las mujeres a la educación, al mundo del trabajo y a la política, en lugar de preocuparnos por si hemos de llevar el velo.

S. P. : El problema, obviamente, va más allá del velo. ¿Qué obstáculos encuentra una joven musulmana hoy en Cataluña o en Francia?

N. A. : Se enfrenta a la sociedad mayoritaria, que la obliga a escoger un modelo de vida. También encuentra obstáculos en su entorno, que la utiliza como un escudo protector de las tradiciones. La islamofobia y la intolerancia hacen que padezcan aún más discriminación en el mundo laboral que el resto de mujeres. En Francia, por ejemplo, muchas jóvenes estudian a fondo la religión para justificar su emancipación y buscan ejemplos de la historia musulmana para acceder a la educación, sobre todo a la universidad. Las tasas de analfabetismo más altas del mundo son las de las mujeres musulmanas. Esto es contradictorio con un dicho de Muhamad: “La educación es un deber sagrado para todos los musulmanes y las musulmanas”. Por tanto, prohibir el acceso a la educación a las mujeres es claramente antiislámico. El problema es lo que harán estas chicas después de la universidad: podrán abrirse camino en la sociedad o sólo será un paréntesis antes de volver al ámbito familiar.

S. P. : ¿Cuáles son los peores tópicos que has oído sobre la relación entre el islam y la mujer?

N. A. : Hay tantos que no sé por dónde empezar. Yo he oído decir que las musulmanas heredan la mitad que el hombre, que su testimonio vale la mitad en un juicio, que la mutilación genital es obligatoria, que tienen prohibido trabajar, que no se deben mezclar en espacios mixtos o que su marido la puede pegar si se rebela. Todo eso es falso. En general, se trata de ignorancia, tanto si lo dice un musulmán como un no musulmán.

S. P.: ¿Crees que el enemigo del islam está dentro del mundo musulmán?

N. A. : La solución está dentro del mundo musulmán. Cada sociedad ha de encontrar sus soluciones. No se pueden trasplantar soluciones que no tienen en cuenta las propias realidades. El neocolonialismo y el paternalismo intrínseco que comporta es totalmente contraproducente, ya que fortalece el islam ‘tradicional’ frente al enemigo occidental. Los que proclaman el choque de civilizaciones se sitúan en los dos extremos y por eso es necesario superar tanto la visión que demoniza el islam como la que lo idealiza. El feminismo islámico intenta romper con esto.

S. P. : ¿El islam puede cambiar gracias a la liberación de la mujer musulmana?

N. A.: No se trata de una reforma del islam, sino de una reforma dentro del islam. El matiz es bastante importante. Reformar el islam querría decir que aceptamos que el islam discrimina a las mujeres. El islam no las discrimina. Lo hacen las lecturas humanas y las leyes que se han derivado de estas malas interpretaciones.

entrevista@setmanaridirecta.info
Traducción webislam.com
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/33170-yo_reclamo_el_derecho_a_sentirme_musulmana_y_feminista.html