webislam

Lunes 16 Julio 2018 | Al-Iznain 03 Dhul-Qaadah 1439
1168 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=9433

Escuchar el infinito silencio

Nacer Khemir filma una película políticopoética para devolver al Islam su imagen real

14/03/2008 - Autor: María Tomás - Fuente: Levante
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Un anciano que celebra el gozo de vivir en el amor en oposición al deseo de morir de los fundamentalistas
Un anciano que celebra el gozo de vivir en el amor en oposición al deseo de morir de los fundamentalistas

Entre los pliegues de una arena suave como la seda, de una extensión en apariencia infinita, dos siluetas en absoluto perdidas avanzan con un rumbo marcado por el simple hecho de caminar. Son una niña llamada Ishtar y su abuelo Bab´Aziz, un sufí ciego confiado en que quien tiene fe nunca se pierde. Aquél que está en paz, tampoco.

Su destino es la celebración de la gran reunión de derviches que tiene lugar una vez cada treinta años. Hay que guardar el aliento para andar una ruta que debe inspirarse en saber escuchar con el corazón el infinito silencio del desierto, que no es tal. La contemplación y la meditación para evadir la mente. Así que los diálogos de esta película son más bien alegorías a gusto del espectador. Cine de magia, de cuento dentro de otro cuento, de música y de luz.

Es la película Bab ´Aziz. El sabio sufí que el escultor, cuentacuentos y poeta Nacer Khemir ha filmado como un compromiso por mostrar la herencia religiosa árabe a un mundo occidental que «se comporta cada vez de manera más hostil con ella», afirma crítico con la imagen del Islam que ofrecen los medios. Un «modesto esfuerzo» por devolver al Islam su imagen real a través de la figura de un místico sufí (la dimensión esotérica del mensaje islámico), un anciano que celebra el gozo de vivir en el amor en oposición al deseo de morir de los fundamentalistas. «Los radicales no representan al Islam igual que la Inquisición no representa la fe de Jesús», afirma.

Una película política

Bab ´Aziz. El sabio sufí es por eso, aunque no lo parezca (las cosas no son lo que parecen en el desierto: hay que mirar lo invisible desde el corazón), una película política. «Tenemos la obligación de mostrar al mundo otro aspecto del Islam. Sin embargo, cada uno de nosotros se ahoga en su propia ignorancia sobre el otro. Es el miedo lo que ahoga a la gente, no la realidad», asevera Khemir.

Así que los que vayan a escuchar las parábolas del sabio deberán entender que la hospitalidad no es sólo acoger a la gente y darle de comer. También es escucharles y entenderles. Deberán tener en cuenta que quien realmente necesita el coraje es aquél que ama, porque el amor verdadero es el que arde con la llama; que las personas son como los icebergs: sólo una décima parte está a la vista. Y, también, que nada poseemos, así que casi será mejor que nada nos posea. Es, según explica el cineasta, aquello en que consiste el sufismo: «Renunciar a todos los placeres egoístas porque el verdadero amor no puede ser egoísta».

Una película que contiene en su interior a un príncipe que quedó absorto ante un oasis contemplando su alma, que no a sí mismo. «Sólo el que ama no verá su propio reflejo en el agua», dice el sabio. Un príncipe con una reflexión sobre el ego y la necesidad de dejarlo a un lado para mirar bien el mundo.

También, sobre la inagotable búsqueda de lo absoluto: los derviches que danzan con una mano al cielo para recibir su bendición y la otra hacia la tierra para transmitirla. Y todo con música, cantos, poemas y bailes de gozo comunicador, obra de Armand Amar, que combina la cultura norteafricana, con la europea y la de Oriente.

El bienestar del alma

Es también una película sobre el desierto donde la madre naturaleza procura el bienestar del alma porque en él confluyen lo infinitamente pequeño con lo infinitamente grande. Un pequeño grano de arena con millones de ellos, como el universo. El mismo que conocen los bebés en el vientre materno para luego olvidarlo y no se sabe si recordarlo de nuevo después.

Desierto como muestra del territorio árabe islámico que va de los palacios tunecinos a los paisajes iranís. El film está rodado en el desierto de Irán, cerca de Annark y en el de Túnez, en Tataouine. La reunión de los derviches, en la ciudad de Bam antes del terremoto que la destruyó.

Un lugar, el desierto, donde todo cambia contínuamente y hay que saber mirar para no perderse; donde no hay final porque tampoco hay principio. El paraíso lo ve sólo quien puede. Y cada uno tiene su camino. Y su tarea.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/33132-escuchar_el_infinito_silencio.html